jueves, 6 de febrero de 2020

Liberarnos del efectivo es provocar mejor vida

Algunas observaciones

Un banco electrónico central es una estructura tecnológica que solo existe en dispositivos que almacenan bits y que reciben y envían bits. Allí estarán todas las cuentas de todos los mexicanos. O de todos los seres humanos que vengan a México y obtengan un CURP… (resolviendo en alguna forma el estado en que se les indicará que nacieron) o un RFC, dato más universalmente asignable. Así como el CURP será el identificador personal único para las cuentas personales de los mexicanos, otro tipo de llave será la que identifique las cuentas en otros países, en sus bancos centrales.

El modelo facilita las cosas para todo mundo y quita al intermediario que siempre se ha quedado con grandes cantidades de dinero por hacer nada exactamente, nada.

El cerebro del humano se petrifica (aparentemente) cuando se le presenta una forma de hacer las cosas diferente de la forma que está “acostumbrado” a ver que las cosas sucedan hoy. ¿Por qué pasa esto? Bueno, ya sabemos que el ser humano es un animal de costumbres; pero, en este sentido, sabemos que todos los animales (¿mamíferos? ¿todo?) son finalmente, animales de “costumbres”. Aprenden a hacer las cosas en una forma y no pueden concebir que las cosas se puedan hacer en “otra” forma. Se neurotizan, se desesperan.

Y es que todo ser pensante humano, con sus 86 mil millones de neuronas, debe esforzarse un poquito para IMAGINAR cómo sería el mundo con ese cambio:

  1. Los pagos serían siempre a través de dispositivo, sabiendo el CURP o RFC de la entidad que debe recibir los fondos. 2) Todas las cuentas están protegidas; solo el dueño de la cuenta puede hacer movimientos de salida. 3) Todos los movimientos de entrada normal provienen de otras cuentas CURP o RFC. 4) Los aumentos por adquisición de préstamos los autoriza el propietario de la cuenta. Nadie interviene, nadie autoriza el préstamo, excepto las Reglas del Sistema. El sistema puede retirar en forma automática las cantidades que el que tomó el préstamos declaró que querría dar para devolver. 5) Una cuenta se puede congelar por fallas en su manejo, como no tener disponible para devolver un préstamo; si requiere más préstamo, puede hacerlo antes de que se venzan los pagos. ¿Habrá un nivel considerado peligroso? ¿Un máximo? Quizás sí, pero solo basado en el “comportamiento al devolver” que tenga en su historial la persona.

¿Y los ladrones? ¿Los asaltantes? “Pasa a este CURP 100,000 o te mato…” La cuenta receptora es nueva… el sistema puede levantar una bandera unos días después. Pero, ¿si ya mataron al que envió el dinero?

Volvemos al mismo problema de la INSEGURIDAD. Mientras no tengan todos dinero disponible, llegarán a la desesperación.

Cuando se llega a la desesperación, se hacen cosas horribles.

¿Cómo podemos evitar eso?

Durante los primeros años, antes de que la economía se fortalezca, habrá que cuidarse como siempre. Quizás pensemos en dispositivos que se desactivarán en forma automática con un toque para que cuando el ladrón diga “envía…”, lo siento, pero ya lo desactivé… El ladrón agresivo y frustrado, matará de inmediato. Entonces, ¿qué hacer? ¡Inseguridad! Solo se resolverá cuando nadie sienta angustia por falta de fondos para vivir.

Y eso se puede resolver con el IBU o “Ingreso Básico Universal”.

La cuenta CURP vacía se llenará automáticamente con fondos suficientes para atender necesidades que el sistema haya captado que la persona ha requerido comprar en el pasado reciente (3 o 4 meses).

El sistema notará cuentas agotadas y las atenderá según algunos reglamentos que deben ser diseñados con mucho cuidado.

En alguna forma el que recibe pagos de la persona en esa situación, recibirá aviso para saber que se trata de persona en problemas. No puede hacer nada, sino ser empático. La persona puede mostrar su aplicación en la sección de “Calificación”. El que hace alguna venta, puede exigir ver esa pantalla de comportamiento o no. El que hace una compra, puede exigir ver la pantalla de comportamiento del que hace la venta… ¿qué calificaciones tiene? ¿Ha cumplido en el pasado?

Hay muchos detalles, pero todos son tratables en forma más objetiva. Las reglas no las aplican por criterio o por raza o color, sino por comportamiento, nivel de responsabilidad, y cosas semejantes.

Pasar de CURP a RFC

Una persona puede activar su RFC. Lo hará porque piensa hacer algo, un negocio o algo semejante. Tiene un plan y una proyección. Pasa fondos personas a su RFC. Trata de obtener préstamo: se le sugiere invitar a socios. Invita a socios: pone un aviso. Expone su plan. Reciben la invitación los que han abierto su sistema para recibir esas solicitudes.

Y progresivamente, van llegando fondos.

Cada vez que llegan fondos, se sabe de quién vienen los fondos y a quién se le deben en caso de fracaso en el negocio, la repartición es instantánea.

¿Se puede detectar? No hay algoritmos perfectos para captar este tipo de eventualidades, pero se puede trabajar para perfeccionarlos. Lo que se mueve desde un RFC debe ir para adquirir insumos para negocio. Eso puede clasificarse desde el primero momento. El dinero no es libre de ser usado en la forma que un negocio que se abre desee. La libertad tiene el límite que por espíritu capitalista debe tener el mismo individuo.

Si vas a hacer un negocio, debes tener un plan.

La cuenta central llevará el historial de los movimientos de dinero. Qué se compró, cuándo, con qué bienes diferentes de monetario se cuenta (parte del historial de compras). ¿Qué se espera que haya sucedido con servicios que se contrataron?

Los que quieren hacer un negocio se pueden reunir y estudiar la manera de realizarlo. Ya tienen un objetivo, un enfoque: a dónde quieren llegar o por dónde quieren pasar. ¿Por qué creen que es útil para la vida de los demás lo que piensan hacer? ¿Por qué creen que recibirán pedidos y que tendrán éxito?

¿Tienes que clasificar los gastos o erogaciones? Tú, no. Deja que el sistema vaya integrando el contenido de tu situación financiera.

La imaginación es el límite

Ya la buena voluntad. Nada es posible cuando no se aplica la buena voluntad. ¿Qué es esto? ¿Cómo podemos definir Buena Voluntad?

Intenciones. Si lo que buscamos es que las cosas salgan bien para todos, las cosas, en forma sumada y multiplicada, van a salir bien para todos. El país será mejor. Será mejor porque los actos de sus ciudadanos estarán vinculados a la Buena Voluntad. La intención de todo lo que haga cada habitante de México será que las cosas funcionen bien. Eso es lo único que puede servir de base real para que la vida suba de calidad para todos.

Cuando creemos en algo con buena voluntad —realmente, un tanto difícil de definir con objetividad total— vamos a lograr, entre todos, que las cosas sucedan. Un mejor país es posible, cuando cada uno de nosotros se convenza de que el bienestar personal, no es el bienestar colectivo, ni se traduce en tal, así como tampoco el malestar personal es reflejo de toda la nación. Debemos enfocarnos en analizar las cosas y darnos cuenta de lo posible tomando en cuenta todos los factores.

Es posible lograrlo: vamos a cambiar ciertas condiciones y reglas y así lograremos la mejoría total.