«Diez mil años de crueldad», finalizando la represión al erotismo humano

Esta es literatura erótica revolucionaria, apta para gente inteligente.

¿Por qué «Diez mil años de crueldad»? Debes leer la novela para tener una respuesta más apropiada. Aclaro: la novela no narra nada sobre esos dies mil años de crueldad. No, ¡claro que no! La novela se dedica a contarnos cómo va a ser que finalmente vamos a concluir, terminar, esos diez mil años.

La novela plantea que el humano está ya maduro, pero no lo sabe, hasta que en grupo —eso es muy importante, que sea en grupo— descubre, junto con los demás miembros de ambos géneros, que liberarse de las cadenas de la cultura cruel es más fácil de lo que se habían imaginado. Además, es saludable —si se siguen las disciplinas de los Rebolledo— y es altamente productor del placer más sublime de que puede disfrutar nuestra especie.

¿Qué razones puede tener uno al escribir 172,000 palabras y formar lo que llamamos en nuestra cultura un libro? ¡Arrogancia! Sí: el que escribe cree que sabe más que los que van a leerlo; cree que tiene algo especial o diferente por decirles. O bien, puede ser que escriba para crear un mundo nuevo, un mundo que no existe y que, en caso de existir algún día, el que escribe ya no vivirá para verlo.

¿Existe alguna diferencia real entre lo erótico y lo pornográfico?

Erotismo es un término que proviene de la palabra griega eros, que significa nada más ni nada menos que vida, lo opuesta de thanatos que significa muerte.

Es muy fácil darnos cuenta de que lo erótico es lo que tiene que ver con la vida, no con la muerte. Entonces, una novela erótica es una pieza literaria que alaba la vida.

¿Por qué durante estos diez mil años de crueldad —desde que comenzamos a vivir en torno a la agricultura— hemos tratado de enterrar o esconder de nuestras vidas, ¡la vida misma!? ¡Así es! Cuando convertimos los erótico en peligroso, algo que debe esconderse del conocimiento de «los demás», algo que debe hacerse en «privado», lo que estamos haciendo es darle a algo bello una odiosa categoría de «turbio», oscuro, indeseable. ¿Por qué?

Porque estamos inmersos —hemos estado por diez mil años— en una cultura cruel.

¿Cuál es mi caso concreto? La verdad, sí: las dos cosas. Por una parte, estoy convencido de tener cierta percepción de la vida humana que no concuerda con la forma en que ahora, los humanos, nos hemos organizado en la cultura. El orden social y sus reglas me parecen divorciadas de los requerimientos naturales o biológicos de la especie humana.

La novela «Diez mil años de crueldad» es un mundo ficticio que, según el autor, sería el correctamente adaptado a la especie humana; es un mundo que haría posible un ambiente más agradable para el desarrollo de la vida de cada individuo; es un mundo que generaría un sentimiento generalizado de igualdad y pertenencia automática a un grupo no en competencia con los demás grupos.

Hace casi 100 años Sigmund Freud trató de entender la sexualidad humana. Llegó a concluir que la energía central del humano es la sexual; la llamó libido. También concluyó que, después de varias décadas de estudios intentando entenderlo, aún no se sentía capaz de responder la simple pregunta: ¿Qué es lo que realmente desean las mujeres?.

Los estudios de Meredith Chivers, la profunda inmersión mental de Eckard Tolle («La nueva tierra» y otros títulos) y el brillante análisis que se expone en el libro «Sex At Dawn: The Prehistoric Origins of Modern Sexuality», de Christopher Ryan, Ph. D. y Cacilda Jethá, M.D., sirven de una especie de marco referencial de sustento a muchas de las ideas expresadas en el libro «Diez mil años de crueldad».

El ciclo ha dado la vuelta y parece que estamos regresando, de nuevo, a ese punto en el que vamos a tener que aceptar que el origen de la energía humana para funcionar es La Libido. Parece ser una energía que solo puede consumirse eficazmente en el sexo, pero es, al mismo tiempo, la misma que nos hace funcionar dándonos la capacidad de adaptación a lo que hemos llamado cultura humana.

Se antoja la pregunta: ¿Tenemos que ser esclavos de nuestras propias creaciones culturales? Es decir, si somos nosotros mismos los creadores de la cultura que está siendo cruel con nosotros, ¿por qué no nos concentramos en la tarea de mejorarla o modificarla para hacerla más compatible con nuestra esencia humana?

La novela «Diez mil años de crueldad» es una sugerencia de los caminos, convicciones y actitudes que podríamos tomar en caso de modificar nuestra cultura a una que nos cancele la incertidumbre, la soledad, la escasez real de sexo saludable. ¡Cuidado si pensamos que ahora hay más sexo que nunca! Es falso que haya sexo humano saludable: lo que hay es permisividad cultural. El sexo humano saludable —el que se plantea en la novela— es el ausente hoy; la permisividad sexual de la vida moderna, solo conduce a un vacío mayor; esa permisividad se funde en excesos relacionados con vicios como la pornografía, la prostitución, el alcohol y las drogas: o sea, evasión de la realidad.

La lectura de «Diez mil años de crueldad» es ágil, tiene soltura, te lleva suavemente por sus 172,000 palabras (como 450 páginas). Los diálogos van soltando piezas de información que van a resultar en, por lo menos, un buen entretenimiento y, posiblemente, en un entusiasmo para formar parte de un cambio ordenado hacia una vida humana más justa, igualitaria, equilibrada, sin incertidumbres o sentimientos de soledad.

El libro se puede adquirir en su versión impresa dando clic sobre la figura:

«Diez mil años de crueldad», la novela que narra la liberación de los últimos años de crueldad sexual, liberando al humano para que practique y manifieste su sexualidad como su esencia biológica se lo pide.

Formato Impreso

Si eres de los que aún gustan de tener el libro en las manos, puedes adquirirlo en CreateSpace, en donde te darán un servicio muy eficiente, en cualquier parte del planeta.

Formato eBook para Kindle

La versión para los lectores Kindle (con aplicaciones para dispositivos como tabletas y teléfonos inteligentes Android, iPhone, iPad, etc.) se puede adquirir dando clic sobre la figura pequeña:

«Diez mil años de crueldad» para su kindle. Con un clic la puedes adquirir desde Amazon.com.

Esta es la novela que hará cambiar tu vida. Aunque sigas dentro de la misma «cultura de la crueldad», tu visión de la realidad te permitirá sentirte libre.


Para los que prefieren ver-oír...

Pues esto es como todo actualmente: si suficientes personas le ponen interés, algo podemos lograr.


No hay comentarios: