jueves, 1 de noviembre de 2012

Hay que leer «Diez mil años de crueldad»

«Diez mil años de crueldad» es el título de un libro que escribí. Lo llamo «novela» porque todas las ideas que expresa el libro están en boca de sus personajes. Los capítulos están divididos en las experiencias de los personajes que finalmente van decidiendo adoptar una forma de vida diferente.

Introduzco el concepto de «villas de paz». Los personajes de «Diez mil años de crueldad» tienen la particularidad de encontrar una forma de vida que los hace, a todos ellos, sentirse bien. ¿No es esa la idea de la vida? Digo, ¿no sería mejor la vida si todos nos sintiéramos bien?

Quizás el título pudo haber sido diferente. Al ponérselo, pensé en que son más o menos 10 mil años los que han pasado desde que nuestra especie introdujo la agricultura como forma de subsistencia. Y ha sido una forma muy exitosa, a decir por la cantidad exagerada de individuos homo sapiens sapiens que hoy pueblan la faz del planeta Tierra.

Pero el costo en calidad psicológica existencial es el que ha sido muy elevado. Ese costo se traduce en lo que don Antonio Rebolledo —un importante personaje de la novela— llama cultura cruel. Para don Antonio —y su amigo Chucho— es un hecho que la cultura creada a raíz del invento de la agricultura es cruel con el ser humano. Y esta crueldad, aunque ellos hablan de muchas formas en que se manifiesta, es una crueldad la más importante: la forma en que se trata de organizar la vida sexual.

Por ello don Antonio resuelve que eso ya no puede seguir así. Su esposa, Lisa, es una mujer excepcional. El éxito de la vida de los Rebolledo se basa en la apertura e inteligencia de su esposa Lisa. Lisa declara en todo momento que su vida ha sido feliz gracias a que no ha tenido una agenda escondida con respecto a lo que busca en su vida sexual. Ella podría ser totalmente independiente, pero escoge, por convenirlo así a los dos cónyuges, dedicarse a un cierto tipo de labor doméstica, en tanto que arquitecto Rebolledo hacer lo tradicional: trabajar, acumular y lograr seguridad existencial.

Pero los Rebolledo solo son tradicionales hasta ese punto. En su vida sexual son una pareja completamente diferente. Gustan de andar siempre desnudos, practican sexo constantemente y don Antonio decide agregar gente sexualmente activa a su vida matrimonial.

El asunto es que la pareja de los Rebolledo no se lanza por sí sola a hacer una revolución cultural integral —en base a lo sexual, inicialmente— sino que agrega al grupo a personas que también aceptan el cambio, lo disfrutan y se sienten bien en el esquema existencial que van desarrollando.

Ellos se llaman humanos de paz. Desarrollan una forma de vida en la que tratan de sentir que no tienen nada qué guardar con respecto a sus deseos sexuales. Estos, sin embargo, se van apaciguando y estabilizando conforme pasa el tiempo en la villa de paz. Logran acabar con los celos, el sentido de posesión de unos sobre otros y van creando su pequeño paraíso terrenal.

Es un cuento, una novela, una historia ficticia. Hablan los personajes: ellos definen por qué escogen hacer lo que hacen y cómo se sienten. La historia sugiere que la paz es más fácil en un ambiente de cero agendas escondidas o restricciones sexuales entre humanos.



Las estadísticas de Infidelidad

A continuación se presentan algunas estadísticas sobre infidelidad y el matrimonio según lo informado por el diario The Associated Press de Terapia Familiar y Civil:

  • Porcentaje de matrimonios que terminan en divorcio en los Estados Unidos: 53%
  • Porcentaje de los "matrimonios de conveniencia" (donde los padres recogen a sus hijos o cónyuges hijas) que terminan en divorcio: 3%
  • Médico de campo (s) con la tasa más alta de divorcios: psiquiatras y consejeros matrimoniales
  • Porcentaje de matrimonios en los que uno o ambos cónyuges admiten a la infidelidad, ya sea físico o emocional: 41%
  • Porcentaje de hombres que admiten haber cometido infidelidad en una relación que han tenido: 57%
  • Porcentaje de mujeres que admiten haber cometido infidelidad en una relación que han tenido: 54%
  • Porcentaje de hombres y mujeres que admiten haber tenido una aventura con un compañero de trabajo: 36%
  • Porcentaje de hombres y mujeres que reconocen la infidelidad en viajes de negocios: 36%
  • Porcentaje de hombres y mujeres que reconocen la infidelidad (emocional o físico) con un cuñado o cuñada: 17%
  • Duración media de una aventura: 2 años
  • Porcentaje de matrimonios que duran después de que un asunto ha sido admitido o descubierto: el 31%
  • Porcentaje de hombres que afirman que tendrían una aventura si sabían que nunca iban a descubrir: 74%
  • Porcentaje de mujeres que dicen que tendría una aventura si sabían que nunca iban a descubrir: 68%

No hay comentarios: