miércoles, 4 de julio de 2012

Otra vez: “Voto x voto...” ¿Es realmente necesario?

Esta investigación se debió haber hecho en 2006. Nadie la sugirió. Quien esto escribe viene hablando del tema en Youtube, en múltiples artículos —eticasimple.blogspot.com y eticasimple.wordpress.com— y en todas las oportunidades que ha tenido. Nadie parece tener interés en escuchar; algunos solo quieren confundir.

En 2006 no hubo ningún fraude. Las sumas de los votos a favor de Calderón y de AMLO fueron correctas, esto es, si lo fueron, también, las cantidades que los ciudadanos que participaron anotaron en las actas.

Todas las actas de 2006 están visibles en el portal del IFE. Cualquier persona que quiera usarlas para una investigación, es libre de hacerlo.

La investigación que quien escribe ha sugerido en varias ocasiones, es la siguiente:

  1. Al azar, utilizando una metodología de muestreo aleatorio bien vigilada por profesionales del tema, se selecciona un número M (muestra) de casillas.
  2. Se extrae la información de las Actas firmadas de esas casillas.
  3. Se baja del portal del IFE la base de datos completa para la elección presidencial.
  4. Se confronta lo que dicen las actas con lo que está anotado en la base de datos que se bajará.
  5. Se anotan y se contabilizan las inconsistencias y a favor y en contra de qué partido y/o candidato son.
  6. Al final, se hacen las sumas totales de la base de datos, para ver si los resultados que arroje nuestra sumatoria coincide con la que se publicó y se hizo oficial.
  7. Obtenemos el índice de coincidencia entre lo anotado en las actas y lo anotado o copiado a la base de datos

Es obvio que si el índice de coincidencia está por encima de 99.99%, debemos aceptar que los datos son correctos. También podríamos publicar a favor y en contra de qué partido fueron las inconsistencias.

Si alguien aún piensa que hubo fraude, deberá explicar qué tipo de fraude fue. Nuestra prueba sería un claro e indiscutible indicador de que:

  1. Se anotó en las actas lo que todos los representantes de diferentes partidos estuvieron de acuerdo.
  2. Si todos estuvieron de acuerdo, es porque las sumas fueron las correctas o las aceptables para los asistentes.
  3. De sumas aceptadas, se capturaron los datos para las sumas nacionales.

Esa es la razón por la cual las cosas que se hicieron *no pueden indicar que hubo fraude alguno. Hacerlo, efectivamente, ofende a los que hicieron el trabajo de escrutadores.

Las personas deben abstenerse de emitir tal indicación de grave ignorancia al hablar de fraude cuando no se conoce el proceso. Si no se entiende el proceso, la gente debe preguntar en el IFE. La gente que allí trabaja sabe que los procesos están todos amarrados para que el fraude no sea posible, por lo menos en el proceso de recibir y contar votos.

Cualquier otro mecanismo, vendría a ser una imperfección en la ley, pero no un fraude con los votos emitidos.

Estas mismas pruebas se pueden aplicar en 2012. Voto x Voto es algo totalmente imposible de realizar, a menos que todo el material de las casillas se lleve de nuevo a cada casilla, con actas en blanco, nuevas, para que las llenen de nuevo —a ver si coinciden. El IFE podría insacular nuevos escrutadores para hacer el segundo recuento: 3 x 145,000 = como 450 mil personas que habrá que alimentar un día para que López esté satisfecho.

Pero tampoco se lograría. En todo caso, el fraude es decir cosas públicamente que van en detrimento de aquello en que él cree. ¿Eso va a lograr con sus modificaciones de leyes? ¿Coartar la libertad de expresión? Ya lo hizo en parte… ¿quiere más áun?

No hay comentarios: