martes, 3 de julio de 2012

Elección Yucatán 2012: lamentable reflejo de ignorancia

El escenario de Yucatán es muy triste hoy. ¿Cuestión de opinión personal? No, no es cuestión de opinión. Es cuestión de historia, y en este caso biografía. Quien hoy ha quedado electo como gobernador de Yucatán, ha sido señalado por muchos años como el encargado de orquestar la coerción para que, en 2001, el responsable del distrito de Tizimín, cediera urnas para que estas fueran violadas, marcando boletas como anuladas para bajar así la votación a favor del PAN.

La operación era “necesaria”, según el criterio político de Víctor Cervera Pacheco, porque era inaceptable que Acción Nacional lograra el control del congreso de Yucatán. Es decir, el “mandato popular” ejercido a través del voto, era algo que le tenía, al C. Cervera Pacheco “muy sin cuidado”. Para él —y para el hoy gobernador electo de Yucatán— lo que los ciudadanos ordenen en las urnas, debería ser alterado.

Leer los números que el PREP del IPEPAC nos permite ver, solo hace que sintamos una gran frustración. Las victorias de Acción Nacional son mínimas, las victorias del PRI son brutales, totales. Nos preguntamos qué es lo que hace tan “atractivo” al PRI. No encontramos una sola respuesta racional.

Una ser de la calidad humana de Joaquín Díaz Mena “Huacho”, ¿cómo puede recibir decenas de miles de menos votos que el señor que ganó? ¿Qué es lo que le vieron los electores al estratega para robar la elección del Distrito X (Tizimín) en 2001? En la página del Diario de Yucatán es provocador de náuseas el encuentro de comentarios hirientes e insultantes en contra de quien, en forma despreciativa, llaman “el desconocido”.

El resultado es que, después de haber vivido el período de gobierno yucateco más ofensivo en la historia (de 2007 a 2012), ¡se nos quiere hacer creer que en forma razonada el “pueblo” se lanzó a las urnas a repetirlo! El candidato “triunfador” fue parte determinante del equipo 2007-2012. ¿Que “rompieron” en un momento dado? Puede ser, pero las personas que están, desde hoy, ubicadas en los principales puestos de poder en todos los niveles de gobierno —ejecutivo, judicial, legislativo— están al servicio del gobierno ofensivo y se originaron de allí mismo. ¡Y fueron electos con 9% de votos por encima de los de don Joaquín Díaz Mena!

La única forma de combatir la compra de votos, el robo de urnas, la coacción al voto, la confiscación de credenciales y demás actos indecentes, es tipificándolos como delitos graves, con castigos de prisión de 15 a 25 años. Un individuo que tiene acceso al interior de una casilla, e insiste una y otra vez que se vuelvan a contar los votos —dado que no le fueron favorables a “su” partido— es un potencial delincuente electoral, y ese debe ser también tipificado como un intento de tergiversar el deseo real de la sociedad.

El ciudadano debe tener el civismo mínimo de reflexionar: ¿sé verdaderamente por qué debo votar por este y no por aquel? ¿Tengo elementos de conocimiento claros y con buen sustento? De plano, si no sabes por qué vas a votar por quien lo harás, ¡quédate en casa y deja que otros decidan por ti! O bien, infórmate vía medios confiables, veraces, sustentados en sus afirmaciones. Si no lo haces así, ¡no votes!

En muchas casillas de Mérida es posible ver una importante ventaja a favor del candidato Renán Barrera Concha, virtual ganador para la alcaldía de Mérida. Él y Joaquín Díaz Mena hicieron gran parte de la campaña en Mérida juntos. Que me disculpen los electores pero, ¿qué les pasa? Era obvio que el voto para gobernador —para que las cosas fueran mejores en Yucatán— debió haber sido para Huacho. ¿Por qué hay de 3% a 10% de diferencia hacia abajo en votos a favor de Huacho para gobernador con respecto a los emitidos a favor de la alcaldía?

Entre algunos círculos de jóvenes corrió la muy equivocada —diría yo, estúpida opinión— de que cuando el PAN tuvo Gobierno Estatal y Municipal todo fue un desmadre. ¿De dónde sacaron esa estupidez? ¿Quién les hizo ese cuento tan falso? Siento que las redes sociales pueden causar a veces mucho más mal que bien si lo que se propaga es tontería.

El único verdadero desmadre se ha dado cuando ambos gobiernos estuvieron en manos del PRI. ¡Y lo acaban de vivir! El gobierno de Mérida, en quiebra; el gobierno del estado, endeudado y con grandes y graves atrasos en los pagos —con todo y que las partidas federales que ha recibido han sido las más altas de toda la historia, fuera de proporción incluso al pasado más reciente.

El asunto electoral 2012 de Yucatán es algo tan indecente en sus resultados, que solo puede demostrar un profundo grado de ignorancia en el electorado. En tanto los maestros escolares no tengan cultura política responsable, continuaremos generando una sociedad ignorante. Ya no se puede decir que sea apática, porque 73% de participación es realmente muy alto.

No hay comentarios: