lunes, 11 de junio de 2012

El error de Julio de 2012: ¡hasta más de 70 millones se pueden equivocar!

Nuevamente corre por el país el fantasma del rumor infundado. Ahora es el movimiento #yosoy132 el que está desparramando la sopa.

Inicialmente eran estudiantes de la Ibero. Luego se unieron a ese grupo inicial, otros, de otras instituciones. El caso es que todos estaban unidos en torno a estar contra Peña Nieto.

Las encuestas de diferentes casas continúan mostrando que es Peña Nieto el que lleva la delantera en las intenciones de voto entre los electores. A los del movimiento estudiantil #ys132 se les ha ocurrido soltar la declaración de que no confían en el IFE. Y esto sí que es grave. Es exactamente el mismo discurso que los mexicanos se tuvieron que chupar cuando López Obrador se “inspiró” a proceder a desbaratar la poca confianza que los mexicanos comenzaban a tener por sus instituciones. Claro, lo primero que él hizo fue enviar al ¿carajo? a todas.

Hoy son algunos chavos de la Ibero y sus seguidores los que han decidido declarar que no confían en el IFE. Esto es, por demás, injusto.

El sábado 9 me tocó asistir a una reunión de entrenamiento para atender a los votantes en una casilla básica y 3 contiguas aquí, en Mérida la de Yucatán. Es la tercera reunión que los que podríamos estar a cargo de la casilla, hemos tenido que atender. Se trata de 1 presidente, 1 secretario, 2 escrutadores y 3 suplentes que van del 1 al 3.

Todo está previsto. Las casillas no deberán comenzar a montarse a menos que ya estén todos los funcionarios que finalmente la atenderán durante la jornada. Se les mostró a todos cómo formar las ánforas, que son traslúcidas, para que fácilmente pueda verificarse que no contienen nada ni antes ni después de vaciarlas para comenzar el conteo.

La junta de “simulacro” fue tediosa, cansada, larga, llena de detalles. Todos debemos saber cómo se llenará cada cuadrito, montar la mampara para que se vote en secreto, colocar las urnas en forma fácil para que cada votante sepa en dónde depositar su papeleta. Y el simulacro fue de 3 horas: la jornada será de más de 12 reales. A cada funcionario se le hará entrega de $275 para su almuerzo.

Este año no se jugará con el tema de los votos nulos. Durante muchos años, una cruz que se “pasara” del cuadrito de un partido, ya era suficiente para anular el voto. En esta ocasión, los votos se interpretarán buscando respetar la intención del elector. Por cierto, en la elección de 2006, hubo casillas en Tabasco, Guerrero y Oaxaca —solamente— en las que los votos a favor del PAN fueron menos en cantidad que los votos anulados. Jamás se mencionó el tema. Esto lo supe porque se me ocurrió aplicar algunas sentencias SQL para buscar tendencias a las bases que el IFE provee a todos los mexicanos que las deseen investigar.

Se podría comprender, de gente con menos formación académica que los estudiantes de la Ibero y sus anexados, eso de que se está “gestando un fraude”. Para empezar, a los que estarán haciendo el arduo trabajo en las casillas, se les está ofendiendo. Es en ellos en los que no se confía —son más de 1 millón de personas. Pero de jóvenes con el privilegio de una alta educación académica, la especulación no tiene sentido alguno.

Las casas encuestadoras, combinadas con el PREP y las encuestas de salida, son los elementos que deben tomarse en cuenta para saber cuál fue la voluntad electoral del pueblo mexicano.

Algunos pensamos que el 1 de julio de 2012 los mexicanos cometerán, en masa, el “Error de Julio de 2012”. Pero esta vez, el error, será masivo y no personal, como lo fue el mal llamado “Error de Diciembre de 1994”, cuando Ernesto Zedillo decidió quitar los alfileres de los que pendía la economía mexicana, alfileres que engañosamente habían colocado Salinas y Aspe Armella para “brincar el charco” de los errores del sexenio.

Errores que no cometieron ni Fox ni Calderón. Ellos estarán dejando la reserva internacional más alta en la historia de México. El PRI les entregó una economía en vías de reconstrucción, pero en pañales sucios e infectados. Empezó la reserva con US$20 mil millones. Hoy, a 12 años de se día, creemos que llegará a niveles por encima de US$160 mil millones. Lo que no pudo hacer el PRI en 71 años, lo logró el PAN en 12.

Por eso, esta vez, el error no será de diciembre, sino de julio 1 de 2012. Ni modo, nadie es perfecto. ¡Hasta los mexicanos, 70 millones de esos, se pueden equivocar!

No hay comentarios: