sábado, 30 de junio de 2012

Mi más sentido pésame a México el 1 de julio de 2012

Estamos a 24 horas de que se haya concluido la masacre electoral del 1 de julio de 2012. Hoy es 30 de junio: menos de 24 horas quedan para que el electorado haya decidido su “genialidad” —lo digo porque confío mucho en ciertas encuestas serias, todas las cuales apuntan a la masacre electoral histórica— tirando por la borda el único grupo de gobierno que ha sabido mantener en México una economía sólida, estable, con crecimiento realista y sin apoyo alguno de la oposición.

Yo les pregunto a los mexicanos que entienden lo que está sucediendo, qué habría logrado nuestro país en caso de que la oposición —PRI, PRD, y demás satélites que existen para hacer bulto, producto de la corrupción electoral nacional— hubiese actuado a favor de México en vez de hacerlo única y exclusivamente a favor de sus más mezquinos intereses electoreros.

Les negaron a los dos presidentes electos por las minorías mayores —Fox y Calderón— la posibilidad de que la Constitución fuera reformada para que fuera posible con mayor facilidad el crecimiento. Con el cinismo más asqueroso, típico de la clásica sucia “politiquería”, cacarean que “fueron años perdidos”, cuando los únicos culpables de tal pérdida fueron precisamente ellos al negarse día a día a aceptar tan siquiera discutir las reformas.

Además, no solo se jactaron en burlarse del país durante varios años, sino que lanzaron todos los días las críticas más mordaces, pero vacías de contenido, en contra de todos los actos de los regímenes humanistas. Y lograron finalmente su objetivo: la masacre electoral contra todos los intereses históricos de México del 1 de julio de 2012. Mataron la realidad a palos día a día.

En ese proceso de asesinato ruin y traicionero, los medios masivos tuvieron mucho qué ver. Le cantaron alabanzas a la izquierda y crítica destructiva, opinionera y sin sustento, a las acciones del grupo en el poder federal. Fue una manera de decirle a esa minoría mayor que los eligió “que se dieran cuenta de la estupidez que habían hecho”.

Cuando la única estupidez que realmente se estaba perpetrando era la ejecutada maquiavélicamente a la perfección por el dinosáurico priismo, que se negó a morir y que a costa de su propia inercia de coletazos, se logró salvar y regresar al mismo populismo electoral, basado en la simulación, la mentira, el acarreo, el chantaje y la manipulación.

No, compatriotas, mexicanos, yo soy uno de esta misma nación y pertenezco a una minoría —quizás 20%— que sí entendió lo que ha estado sucediendo y que jamás se hubiese dejado llevar por la manipulación frívola y vacía de un hombre de copete estilizado o de un peligroso populista, incapaz de entender que la riqueza es lo único que sirve para combatir la pobreza con realismo y sustentabilidad.

Solo Josefina Vázquez Mota debió haber sido electa presidenta de México. Lo demás habría sido pacotilla. No me avergüenza pertenecer a una pequeña minoría, porque es la que, a final de cuentas, logrará que México algún día salga adelante. Solo espero yo —en compañía de los que entendemos la realidad— que quien sea el que tome el poder no joda lo que hemos logrado.

Ahora sí, el representante de los traidores que no quisieron aprobar las reformas durante el tiempo de Fox y Calderón, va a contar con el apoyo de los que ellos no apoyaron, porque el grupo de los Calderón, Fox y Vázquez sí actúa a favor de México, no de un partido político.

Mi más sentido pésame a los participantes de la masacre electoral del 1 de julio de 2012.

jueves, 28 de junio de 2012

Fraude Electoral, según “#yosoy132”

Ya están hablando de “fraude electoral” los de #yosoy132. Y esto sí que causa temor. Declararon que en esta ocasión no van a dejar que gane nadie que no sea López Obrador. Que tiene que ganar, que no es opcional.

Según todas las encuestas serias que hay por allá, Peña Nieto con el PRI y PVEM está en un muy alejado primer lugar, con 45% de intención de voto.

López Obrador vino de abajo: de 18% ha subido hasta 29.5%, aún 15.5% puntos por debajo del puntero.

Penosamente, Vázquez Mota se ha quedado muy abajo, con menos de 22%.

Las preferencias electorales o intención de voto, desde luego, están totalmente divorciadas de lo lógico. Reflejan una total falta de memoria del mexicano, además de una penosa propensión a decidir en base a la mercadotecnia, sin razonar. La imagen vendida a ese 30% que fluctuando puede hacer ganar a cualquiera, es la de una cara bonita, que efectivamente demostró no tener muchos activos en el cerebro —por lo menos en varias ocasiones— aunque, para ser honestos, en la entrevista en Tercer Grado se le vio ya facha del típico Tlatoani priista del siglo 20.

¿Qué pasaría si fuese necesario ir a una segunda vuelta? La suma de López con Vázquez da más de 50%. Pero, ¿a dónde se irían los de Vázquez en caso de una segunda ronda?

Una mayoría se iría con López, pero el resto se iría con Peña, lo mismo que los de Quadri. La victoria de Peña sería contundente. Así es el PRI.

De hecho, el PAN solo ha podido ganar porque existe el PRD, que se desprendió del PRI cuando ya no era posible darles gusto a todos dentro del partido. El PAN jamás ha sido escogido por más de 43% de votantes mexicanos. Y el PRI no llegará a más de 50% con 3 partidos porque existe el PRD. Si el PRD jamás se hubiese desprendido, el PAN jamás hubiese logrado ninguna presidencia: suma PRD+PRI siempre ha sido mayor que PAN solo, aún en 2000, con Fox.

La conclusión más fácil es que eso que significa el PAN —orden administrativo, disciplina financiera, productividad, respeto a la ley— no es lo que más les atrae a los mexicanos. Estos creen más en lo que permite transar, negociar, manipular. Todos quieren poder delinquir y que haya siempre alguna forma de librarse del castigo. Esto solo es posible en un sistema que tolere la delincuencia. Y el PRI prefiere delincuencia si le aseguran votos. Eso es todo.

El PRD es el ala izquierda de los mexicanos, con una tendencia a erradicar la corrupción, pero siempre tratando de ver cómo hacen más difícil que los negocios de la libre empresa prosperen. Consideran que los empresarios son potenciales enemigos del bienestar general. Es una visión equivocada, anticuada y poco práctica para generar riqueza, que es lo único que puede hacer que la pobreza realmente disminuya.

El empresariado mexicano tiene la mala costumbre, aprendida en la época de “oro” del PRI, de arreglar todo vía el proceso llamado “La Transa”. Dicen los empresarios que “El que no transa, no avanza”. Y así fue mucho tiempo durante el régimen de 71 años del PRI. Los “empresarios nacionalistas” se acostumbraron a que es así como las cosas se mueven más rápido.

Esto cambió sustancialmente —no fue erradicado— durante los 2 sexenios del PAN en el gobierno federal. También lo hemos notado en Yucatán y en Mérida, cuando ha gobernado el PAN. De hecho, el gobierno priista de Ivonne Ortega en Yucatán, y el de la priista Angélica Araujo en Mérida, demostraron en forma fehaciente y sin dejar una sola duda, cuál es la forma en que al PRI le gusta y “sabe gobernar”.

La propaganda escondida del priismo trató de venderle a la población mexicana la idea de que los panistas eran igual de corruptos que ellos mismos. Un análisis serio de estas afirmaciones tipo rumor, nos arrojaría que las cosas se manejaron en forma totalmente diferente, promoviendo que se cumpla la ley en vez de tratar de hacer que todos vengan y transen para que así se les puedan “bajar centavos o pesos” (mordida, para avanzar).

El engaño mediático, maiceado por el priismo, de 12 años de panismo, ya dio frutos: el resultado electoral del 1 de julio de 2012 es un regreso al PRI. ¿Y qué busca este regreso? ¿Qué les hace falta a los mexicanos hoy que antes sí tenían con el PRI? ¡Posibilidad de transa! Eso es lo más importante. Eso es lo que buscan, es lo que añoran —los que tienen memoria— y los nuevos, los jóvenes primerizos en votar, solo van a probar ver otro color gobernando porque no entienden ni remotamente cómo fue el México que ellos no han conocido.

Pero los de #yosoy132 no están de acuerdo y quieren que a huevo salga como presidente López Obrador. Son universitarios pero no entienden el método que se aplica cuando se levantan encuestas que coinciden entre sí. Son universitarios, pero están reprobados en estadísticas y cálculos de probabilidades.

Todas las encuestas están arrojando que no gana AMLO, pero ellos dicen que se va a hacer un fraude electoral “como el de 2006” —gran mentira, porque en el 2006 no se hizo fraude alguno— sino que fueron resultados muy estrechos, pero totalmente coincidentes con las encuestas de salida y el famoso conteo rápido.

Ya lograron llegar a ese 30%, cercano a ese 37.4% de 2006. ¿Por qué no pueden aceptar que democráticamente no son atractivos, en la forma idéntica que el PAN tampoco lo es? El PRI hoy es atractivo porque representa un “descanso” hacia el México con la transa posible, un mucho de flexibilidad en el manejo de la ley. Muchos empresarios están felices. Hasta que vean que así es muy difícil trabajar, como lo descubrieron en Yucatán, en donde unos cuantos “ganaron” lo que cientos perdieron, y millones pagarán por años.

Tendremos que ver cómo #yosoy132 demostrará que se hizo trampa. Los rebusques de los “científicos” de la izquierda llenarán los espacios de Youtube. ¿Por qué no hacen un simple muestreo aleatorio, extenso, de la coincidencia de las actas de 2006 con lo apuntado en la base de datos? ¿Por qué no solicitan las bases de datos y las estudian con sentencias SQL? Verán, después de hacer el estudio aleatorio, que lo que dicen las actas es lo que se anotó en el sistema. ¡Caray, qué terca puede ser la gente que se encapricha en algo que está sucediendo por sí mismo, y no porque alguna siniestra mano esté moviendo los dados!

¿Qué significa “saber gobernar“?

El PRI dice que ellos “sí saben”... ¿es cierto?

Exactamente,¿qué quiere decir “saber gobernar”?Casi se ha convertido en un lema para el PRI:Nosotros sabemos gobernar.El lema implica automáticamente que los “otros”—el PAN—no sabe hacerlo.

Por eso,queremos saber ¿qué significa saber gobernar?

Si saber gobernar significa usar honestamente los recursos…Entonces,es el PAN el partido que mejor saber gobernar.Los yucatecos lo vimos tanto a nivel estatal como municipal.Los gobiernos del PRI endeudaron,gastaron y no hicieron obra.

Si saber gobernar significa cumplir con la ley…Entonces,a nivel federal,el caso del Infonavit es un gran ejemplo.25%de todas las casas que existen hoy en México fueron financiadas por recursos de fondos de vivienda,administrados por el gobierno,durante los últimos 11 años.En el sexenio de Calderón y de Fox,en cada uno por separado,se financiaron más viviendas que en 4 o 5 sexenios priistas.

Si saber gobernar significa mantener disciplina fiscal…Entonces,a nivel nacional,los gobiernos del PAN han logrado lo que históricamente jamás se consiguió:llegar la reserva internacional a más de 150 mil millones de dólares.La economía de México es tan sólida,que es de las pocas que ha podido sortear la brutal crisis financiera y económica de 2008-2009.El euro se tambalea por los problemas de Grecia,España,Italia y Portugal.

Si saber gobernar significa buena administración de recursos…Entonces han sido infinitamente superiores los gobiernos del PAN,porque jamás han tenido falta de pago a los maestros,jamás han dejado de llegar las participaciones a los gobiernos,y el déficit público se ha mantenido tan a raya,que la inflación real ha sido,durante estos 12 años,la más baja en 50.

Si saber gobernar significa no transar con los delincuentes…Entonces solo los gobiernos del PAN,especialmente el de Felipe Calderón,se ha dado a la tarea de combatir frontalmente a los grupos criminales que habían logrado corromper —aún quedan muchos,pero es algo que,puede probarse,se mantiene “a raya”—las entrañas de todos los gobiernos del país.

Si saber gobernar significa no quebrar al país al final del sexenio…Entonces son los gobiernos del PAN los que han logrado llegar al final de sus sexenios cada vez con una economía más fuerte,en vez de que el país esté “colgado de alfileres”y se desate una brutal devaluación y haya que recurrir a “salvamentos de la banca”—que a todos nos cuesta—además de perder más de lo que se había ganado en crecimiento.

Por más que se le busque con seriedad,todo indica que lo único que no saben hacer los gobiernos del PAN es algo,muy importante:hacer que al mexicano medio le llegue la información verdadera de lo que realmente está sucediendo en su país.

En esa forma podemos explicarnos la ignominia de lo que arrojan las encuestas para este primero de julio.

viernes, 22 de junio de 2012

El error electoral mexicano de julio de 2012

Total falta de lógica, de conocimiento, de información de calidad: ciudadanos que declaran con respecto a cómo votarán, reflejan eso y solo eso. Estamos en un país que es mucho mejor hoy que hace 12 años, pero rumores, chismes, comunicaciones sesgadas, mentiras planas, nos han engañado.


Si te muestro la Gráfica 1, demostrativa de que cuando ese partido que hoy está en el poder, PAN, gobierna, logra resultados favorables a México, mucho más que ese otro partido, PRI, que cuando gobernó quebró cada 6 años nuestra economía, ¿qué conclusión sacarías?

Ve la Gráfica 1: te muestra los resultados que se obtuvieron cuando un partido (el PAN) estuvo a cargo del gobierno. Son resultados que contrastan con lo que lograba el otro partido (el PRI), cuando cada 6 años, en forma puntual, quebraba al país.

¿Alguien dice que ya cambió? ¿Quién dice? Pregúntales a los que han sido gobernados por ese partido —Yucatán, Puebla, Veracruz, Coahuila, Oaxaca, Tamaulipas, y otros— si ese partido ha cambiado. Te van a responder que sí: ahora es peor.

Y si vives en Mérida de Yucatán, basta con que le eches un vistazo a lo que hicieron con la administración de la ciudad en menos de 2 años —lee en el interior del portal http://a7.com.mx los reportajes de contraste— para darte cuenta que son los mismos de siempre: no importa qué nombre o qué apellido tienen: pertenecen al mismo partido, y hacen las cosas en la misma forma. Cero cambio.


Gráfica 1. Los resultados que obtuvieron gobiernos del PRI y PAN, contrastados. ¿Cuál hace mejores las cosas?

Pero, ¿qué opina el mexicano? En la Gráfica 2 vemos el resultado, el día 95 de campaña, del “genio mexicano” para conocer a su país y entender lo que realmente le conviene. ¡Ah, nada más veamos la ridiculez, la falta total de información, la irresponsabilidad con que van a ir a las urnas el día 1 de julio!


Gráfica 2. Aquí vemos cómo piensa votar el mexicano. En tercer lugar está la candidata del partido que cuando ha estado en el poder, ha logrado los resultados de la Gráfica 1. ¿Deficiencia educativa? ¿Tontería pura? ¿Arrogancia electoral? Para algún observador de fuera de México, el sentido del voto del mexicano es un sinsentido total. (Gráfica cortesía de Milenio.com)

Por eso las elecciones de este año serán llamadas, para siempre, El Error Electoral de Julio de 2012.

viernes, 15 de junio de 2012

El “Milagro Electoral 2012”… ¿se dará?

Dentro de escasos 16 días, dos semanas enteras y dos días, los mexicanos van a ir a las urnas con mala información en sus cerebros. Por lo tanto, los mexicanos, en masa, se van a equivocar en la opción que van a escoger ese día. La confusión que reina en el país es mayúscula. Pocos podríamos habernos imaginado que ya en la tercera década de una democracia electoral —por lo menos técnicamente correcta— nos habríamos de topar con el peor enemigo de esta forma de vida: la mala información.

Si sales a la calle y le preguntas a la gente por quién va a votar y luego le preguntas por qué, te encuentras con una situación realmente desesperante. La gente en general, no sabe nada de nada. Ve mal en donde no hay tal, ve bien en donde no existe. Pone esperanzas en lo que jamás funcionó y rechaza lo único que realmente ha modificado a favor del ciudadano la realidad mexicana global.

Escuchas a un candidato expresarse en forma cínica —que raya en la desvergüenza— engañando aún más a los que lo escuchan. Luego oyes al otro, tratando de hacer malabarismo aritmético, cayendo en contradicción tras contradicción. Y luego oyes al lógico —impecablemente lógico— pero sabes que es solo una pantalla que cubre uno de los peores crímenes históricos nacionales cometidos en contra de la formación educativa del mexicano.

Hay una mujer, solitaria entre tres hombres, que representa un cambio que no se notó, una solidez económica que no se percibe, un sistema respetuoso de las leyes y de los derechos humanos fundamentales que se da por sentado, una forma de gobernar responsable —tanto que le valió a México el calificativo internacional de la economía más sólida en 2012. Es la candidata perdida: habla a veces como poetisa y trata de mostrar cariño en lo que solo debe mostrar firmeza. Pero es la que el mexicano informado escogerá para presidenta. Por desgracia, los de esta clase —mexicano informado— son muy pocos, son una minoría casi en proceso de extinsión.

Yucatán… Yucatán es otro escenario. Aquí hemos heredado la suspicacia maya: “El indio sabe muchas cosas pero no las dice”, escribió Antonio Mediz Bolio. El yucateco sabe muchas cosas y las mantiene secretas para siempre, dando solo la sorpresa colectiva cuando nadie la esperaba. Mérida, la ciudad, y Yucatán, el estado, están ante el momento de ejercer su poder de voto. Para los yucatecos no será sorpresa; para los que aún están asimilando la esencia de Yucatán, les servirá para comprenderlo mejor.

Lástima por los años perdidos —los que tuvo Yucatán y los que podría vivir México… a menos que se dé el milagro.

martes, 12 de junio de 2012

Después del debate presidencial del 10 de junio de 2012

Solo Josefina Vázquez Mota sube

A partir del debate del 10 de junio, la encuesta día Gea-Milenio muestra que todos los candidatos varones están bajando puntos. Solo la candidata mujer, Josefina Vázque Mota ha subido. Ya son dos días consecutivos.


La medición de esta encuesta aparece por lo menos 2 días después de que se aplica. Los datos que vemos aquí serían la reacción inmediata después del debate.

Sin embargo, la encuesta del día 84 (que no aparece aquí, pero puede verse en el sitio de Milenio) también mostró la misma tendencia: JVM va para arriba, solita, en tanto que los otros candidatos —los varones— van para abajo.

De mantenerse esta tendencia —que en parte, muestra lo que sucede conforme los indecisos se van decidiendo— nadie sabe lo que sucederá realmente el día 1 de julio. En pocas palabras, *la moneda está en el aire.


¿Se realizará el milagro? Esta “foto estadística” de la tendencia el día 85, nos muestra, por segundo día consecutivo un ascenso solitario de Josefina, contra un descenso de todos los demás candidatos. Las flechas verdes indican subida, las rojas, bajada. La gráfica nos muestra el segundo día consecutivo con flechas verdes y rojas idénticas.

Como declaró Felipe Calderón hoy: será una elección con resultados muy reñidos. Puede ser que la lógica histórica se imponga. Pero va a suceder en una forma peligrosa y que generará dudas entre el pueblo amante del rumor. “¿No que Peña Nieto iba arriba? ¡Seguro que el gobierno panista intervino!”

Y hoy, tanto Calderón como la Secretaría de Hacienda se dieron a la tarea de refutar las cifras de Andrés Manuel López Obrador, con respecto a de dónde obtendría los fondos para financiera el crecimiento del país.

López Obrador pide serenidad todos los días. Solo de eso habla. En el debate se abstuvo de ocuparse de los ataques a su persona y a su proyecto, excepto al ataque que le lanzó Josefina Vázquez, que se refería a su entrada al PRI aún después de que el gobierno emanado de este partido había perpetrado, en menos de 3 años, 2 eventos que resultaron en cientos de jóvenes masacrados.

Una vez más, los comentaristas que hablan como merolicos, se equivocan radicalmente con respecto a la percepción de la gente en general del debate del día 10 de junio (2012). Todo parece indicar que, con todo y todo, la única que está ganando puntos es la que estaba en tercer lugar. Aún sigue en tercer lugar, pero a escasos 0.7 puntos de López Obrador, después de haber estado casi 7 puntos abajo.

En ese mismo tiempo, Peña Nieto ha bajado de más de 49% a bastante menos de 45%. Y continúa bajando.

De nuevo, en esta elección de 2012, todo puede suceder.

lunes, 11 de junio de 2012

El error de Julio de 2012: ¡hasta más de 70 millones se pueden equivocar!

Nuevamente corre por el país el fantasma del rumor infundado. Ahora es el movimiento #yosoy132 el que está desparramando la sopa.

Inicialmente eran estudiantes de la Ibero. Luego se unieron a ese grupo inicial, otros, de otras instituciones. El caso es que todos estaban unidos en torno a estar contra Peña Nieto.

Las encuestas de diferentes casas continúan mostrando que es Peña Nieto el que lleva la delantera en las intenciones de voto entre los electores. A los del movimiento estudiantil #ys132 se les ha ocurrido soltar la declaración de que no confían en el IFE. Y esto sí que es grave. Es exactamente el mismo discurso que los mexicanos se tuvieron que chupar cuando López Obrador se “inspiró” a proceder a desbaratar la poca confianza que los mexicanos comenzaban a tener por sus instituciones. Claro, lo primero que él hizo fue enviar al ¿carajo? a todas.

Hoy son algunos chavos de la Ibero y sus seguidores los que han decidido declarar que no confían en el IFE. Esto es, por demás, injusto.

El sábado 9 me tocó asistir a una reunión de entrenamiento para atender a los votantes en una casilla básica y 3 contiguas aquí, en Mérida la de Yucatán. Es la tercera reunión que los que podríamos estar a cargo de la casilla, hemos tenido que atender. Se trata de 1 presidente, 1 secretario, 2 escrutadores y 3 suplentes que van del 1 al 3.

Todo está previsto. Las casillas no deberán comenzar a montarse a menos que ya estén todos los funcionarios que finalmente la atenderán durante la jornada. Se les mostró a todos cómo formar las ánforas, que son traslúcidas, para que fácilmente pueda verificarse que no contienen nada ni antes ni después de vaciarlas para comenzar el conteo.

La junta de “simulacro” fue tediosa, cansada, larga, llena de detalles. Todos debemos saber cómo se llenará cada cuadrito, montar la mampara para que se vote en secreto, colocar las urnas en forma fácil para que cada votante sepa en dónde depositar su papeleta. Y el simulacro fue de 3 horas: la jornada será de más de 12 reales. A cada funcionario se le hará entrega de $275 para su almuerzo.

Este año no se jugará con el tema de los votos nulos. Durante muchos años, una cruz que se “pasara” del cuadrito de un partido, ya era suficiente para anular el voto. En esta ocasión, los votos se interpretarán buscando respetar la intención del elector. Por cierto, en la elección de 2006, hubo casillas en Tabasco, Guerrero y Oaxaca —solamente— en las que los votos a favor del PAN fueron menos en cantidad que los votos anulados. Jamás se mencionó el tema. Esto lo supe porque se me ocurrió aplicar algunas sentencias SQL para buscar tendencias a las bases que el IFE provee a todos los mexicanos que las deseen investigar.

Se podría comprender, de gente con menos formación académica que los estudiantes de la Ibero y sus anexados, eso de que se está “gestando un fraude”. Para empezar, a los que estarán haciendo el arduo trabajo en las casillas, se les está ofendiendo. Es en ellos en los que no se confía —son más de 1 millón de personas. Pero de jóvenes con el privilegio de una alta educación académica, la especulación no tiene sentido alguno.

Las casas encuestadoras, combinadas con el PREP y las encuestas de salida, son los elementos que deben tomarse en cuenta para saber cuál fue la voluntad electoral del pueblo mexicano.

Algunos pensamos que el 1 de julio de 2012 los mexicanos cometerán, en masa, el “Error de Julio de 2012”. Pero esta vez, el error, será masivo y no personal, como lo fue el mal llamado “Error de Diciembre de 1994”, cuando Ernesto Zedillo decidió quitar los alfileres de los que pendía la economía mexicana, alfileres que engañosamente habían colocado Salinas y Aspe Armella para “brincar el charco” de los errores del sexenio.

Errores que no cometieron ni Fox ni Calderón. Ellos estarán dejando la reserva internacional más alta en la historia de México. El PRI les entregó una economía en vías de reconstrucción, pero en pañales sucios e infectados. Empezó la reserva con US$20 mil millones. Hoy, a 12 años de se día, creemos que llegará a niveles por encima de US$160 mil millones. Lo que no pudo hacer el PRI en 71 años, lo logró el PAN en 12.

Por eso, esta vez, el error no será de diciembre, sino de julio 1 de 2012. Ni modo, nadie es perfecto. ¡Hasta los mexicanos, 70 millones de esos, se pueden equivocar!

viernes, 8 de junio de 2012

El error de julio de 2012

Las encuestas de la elección 2012 muestran el resultado del engaño y la manipulación mediática de 11 años

A partir de hoy solo faltan 23 días para que en México se cometa el error más grave en la historia reciente: interrumpir el proceso de transformación en una nación de verdad. Es un proceso que comenzó, a medias, desde 1992-93, cuando fue aprobado el TLC.


El proceso de cambio de México para convertirse en una nación de verdad, comenzó a tomar forma definitiva con el gobierno de Ernesto Zedillo Ponce de León. Es durante los dos últimos regímenes panistas, sin embargo, que el proceso se transforma en una realidad que ya parecía no tener vuelta atrás.

Por desgracia, el destino nos está mostrando que cualquier cosa podría suceder. Y de todas esas, la peor es la que está sucediendo: la panista Vázquez Mota no parece tener el apoyo popular que necesita para ganar la presidencia de México. La historia de México se ensuciará de una lamentable interrupción.

Vicente Fox Quesada, el presidente panista 2000-2006, dice que “todo está bien” y que el PRI, de regreso a Los Pinos, “no es ningún problema”. Según él, ese autoritarismo de los años de gobierno del PRI, ya no se volverá a dar. Tal parece que lo que de verdad tiene feliz a Don Vicente, es que el candidato de la izquierda está muy lejos —pero en segundo lugar— del candidato del PRI.

En 2006, el candidato de la izquierda le envió públicamente el mensaje ¡Cállate, chachalaca! a Vicente Fox, siendo este presidente de México. ¿Saben ustedes lo que le hubiese pasado a cualquier persona que osara referirse así al presidente de México, cuando el cargo lo ostentaba López Portillo, De La Madrid, Salinas o Echeverría? Probablemente ya no estaría vivo.

La ciudad de Mérida fue gobernada por gente del PAN durante 19.5 años. Durante este tiempo jamás se llegó a un nivel ni siquiera mínimo de endeudamiento. Las calificaciones crediticias internacionales de Mérida llegaron a ser de las más altas en toda América Latina. Cuando el último alcalde panista salió de Mérida, dejó más de mil millones de pesos en caja —dinero no comprometido. Durante sus últimos dos años se lograron pavimentar en Mérida más de 300 km de calles.

Entró el PRI y durante sus últimos dos años alcanzó a pavimentar 17 km. Así es: de más de 300 (como 343) km a ¡17 km! Pero las cosas son aún más graves. Se está yendo el gobierno priista dejando una deuda de más de mil doscientos millones de pesos. Y ojalá se tratara de obra “buena y útil”. ¡Nada qué ver! Se trata de, por lo menos $480 millones en un contrato de unas lámparas que ni dan la luz que se necesita ni duran el tiempo que se contrató. Además, debe casi $60 millones a las empresas que recolectan la basura; estas ya han declarado que están a punto de comenzar escalonamientos en no recolectar.

¿Cómo te quedó aquello de que “todos son iguales”? Mucha gente se llena la boca de… ¿de qué? ¿De estupidez? En fin, dicen “todos son iguales”. ¡Si Chucha! Les decimos los que estamos viendo las diferencias reales, contundentes.

¿Y qué podemos decir entre el gobierno del PAN 2001-2007 y el del PRI 2007-2012? Las comparaciones en este asunto se vuelven brutales, escalofriantes. Recibieron la caja con $5 mil millones que les dejó don Patricio. Están dejando deudas por más de $7 mil millones, para pagar en 25 años. Pero, ¿y cuál fue la obra?

Es difícil entender cómo un pueblo usa tan irracionalmente su “poder del voto” como lo que vemos a nivel del estado de Yucatán, pero peor aún lo que vemos en Mérida. ¿Por qué cambiaron al panismo en el ayuntamiento? ¿No sabían que se trataba de uno de los más altamente calificados gobiernos municipales en todos los países de habla hispana? ¿Por qué no lo sabían?

Yo sé por qué no lo sabían: la prensa local. Esta no quiso que los de Mérida y los de Yucatán lo supieran. Se escondió el tema cuidadosamente. Tenemos un extraño tipo de prensa: busca que la ciudad y el estado se pudran con políticos corruptos para que ellos puedan vender más ejemplares.

¿Qué va a pasar a nivel nacional? Pues allá tenemos las encuestas: Josefina Vázquez Mota está todos los días estancada con 23%-24%, en tanto que López Obrador y Peña Nieto ascienden. Este le lleva como 20 puntos a López y los dos van subiendo parejos, dejando a la panista atrás.

¡Uy, sí, qué mal gobierno hizo el PAN! Sí, ¿verdad? Los mexicanos fuimos víctimas del maquiavélico proceso de convertir verdades en mentiras y mentiras en verdades durante los 11 años que el PAN estuvo en el gobierno federal. Diario se le hacía ver a la opinión pública cada detalle rebuscado de cosas que pudieran merecer alguna crítica. Pero jamás pusieron con claridad que solo fueron los diputados del PRI y del PRD los que se opusieron a que las reformas legislativas se aprobaran.

Tampoco dijeron que con o sin reformas, el gobierno panista había logrado crecimiento real, acorde con la inversión. Esta no dejó de fluir, aunque no lo hizo como lo hubiese hecho en caso de que las reformas se hubiesen logrado. Durante estos 11 años, la reserva de divisas —que es la más clara medida de solidez internacional de una economía— subió de US$20 mil millones a US$155 mil millones al día de hoy (junio 8 de 2012).

El combate al crimen organizado, que debió haberse manejado como mérito, representativo de anti corrupción, se manejó ¡exactamente al revés! Todos los días se habló de los muertos —criminales que se matan entre sí— como si el culpable o el responsable fuera el gobierno federal.

El clima general social es una porquería, un verdadero asco. Los comentólogos se llenaban la boca hablando de los “diputados inútiles”, jamás haciendo la clara diferencia entre los diputados del PAN y los de los otros partidos que se opusieron a las reformas. Jamás se le hizo al público mexicano entender la gran diferencia entre unos y otros. Se les puso a todos como malos. Se le engañó al pueblo mexicano y hoy este sale a las urnas con un voto producto de la mentira, el engaño, la falsedad, la calumnia. Un voto que se le revertirá y que hará que su país retroceda mucho de lo que ya había avanzado.

Este artículo no es partidista: pero sí es realista. Lo que estoy haciendo aquí es describiendo una realidad indiscutible. Estos son los hechos que realmente se dieron. Todo lo demás es politiquería barata. Lo que va a pasar en México solo se entiende yendo a la realidad de los hechos.

miércoles, 6 de junio de 2012

Inversión y crecimiento: de la mano con buenos gobiernos

Se molestan los de la izquierda cuando se les dicen las verdades que ellos mismos deben saber para no perjudicar al país. Les remitiré, dentro de este artículo, a otro que escribí hace unos días. En ese artículo me refería a la terrible situación que vamos a volver a vivir los mexicanos si cualquier gobierno que llegue al poder, dejara de hacer lo que debe hacerse para atraer el máximo de inversión. Me insultó la mujer, una que tiene cuenta en Facebook, cuyo nombre pondré al final de este artículo. Pero antes de esa parte, que no es sino chisme, vamos a hablar del tema crecimiento económico.


¿Qué significa que un país crezca económicamente? Empleos. Si no hay crecimiento, no hay empleos buenos. La gente en general vive de los empleos que se ofrezcan. En la medida en que el empleo ofrecido es mayor que la oferta de trabajo, el precio que se pagará por cada empleado que se encuentra será mayor. En la medida en que hay poca oferta de empleo, el valor de los que se contratan es menor. Esto no se puede resolver con política: es un asunto de mercado.

Existe una correlación de 93% entre el crecimiento de la inversión y el crecimiento de la economía. El PIB o producto interno bruto, es el tamaño de una economía. La inversión —que puede provenir de los particulares o de los gobiernos— debe representar más de 20% del PIB. En la medida en que la proporción entre la inversión y el PIB sea mayor, será aún mayor el crecimiento de la economía.

Todos los actos políticos, sociales, religiosos o de cualquier tipo que estorban a la inversión, estorban al crecimiento económico. Todos. No hay excepción. El crecimiento económico o aumento del PIB de una nación, no puede darse por decreto o porque alguien digan que los "culpables" son "los otros". Echar culpas sin razón, no ayuda en nada. Es más, perjudica en forma directa la posibilidad de crecimiento que se habría dado.

Durante los gobiernos humanistas o del PAN en el poder federal, a pesar de todos los problemas internos no naturales —o sea, problemas provocados políticamente, como la falta de aprobación de reformas necesarias— se puede ver claramente que el crecimiento del PIB ha ido exactamente siguiendo la línea de la inversión. A mayor inversión, mayor crecimiento; se estanca o baja la inversión, baja o se desploma el crecimiento.

¿Por qué no hemos tenido crisis mayores? Porque, para empezar, el gobierno federal ha mantenido una postura de utilizar una gran parte de los recursos como inversión, sobre todo en la construcción (63% de su inversión). Esto hace posible que, la parte puesta por los particulares sume un total de arriba de 20%, a pesar de la ausencia de reformas constitucionales.

¿Para qué se quieren las reformas que han negado el PRI y el PRD? Sencillo y directo: las reformas harían mucho más atractiva la inversión. Y si hay más inversión —arriba del 20% o 25% del PIB, o sea, cerca de 30%— entonces el crecimiento será mucho mayor de 6% anual.

Lo maravilloso durante los años del panismo —totalmente mal entendidos por la gran mayoría de la población y de los mismos articulistas y editorialistas— es que a pesar de la negativa legislativa de la oposición, el país ha continuado firme en su crecimiento.

Hoy, la reserva en divisas con que cuenta México es la mayor en toda su historia. Jamás estuvo ni cercana a esos niveles. Es esta reserva la que le da la fortaleza para que, sumada a las reformas legislativas, México se convierta en un imán de inversionista, con el consecuente beneficio de crecimiento.

Esto no se va a dar cuando quien gobierna cree y hace creer a los demás que los inversionistas son los "enemigos" de la nación. Ya es hora de cancelar esa manera de hablar, de pensar y de confundir. Peña Nieto representa ese tipo de gobierno que tiende a tener que pagar muchos favores electorales, cosa que se atiende y provoca distracción en lo realmente importante: mantener disciplina férrea en las finanzas federales y mantener, en todo momento, un déficit muy bajo y un nivel de endeudamiento solo dentro de los límites de lo que la economía puede soportar para provocar mayor crecimiento.

El panismo debe continuar gobernando México en tanto los demás partidos políticos no hayan logrado la madurez de entender cómo realmente funciona la economía. Hasta hoy, el discurso político populista refleja un total desconocimiento. Las críticas calumniosas y mentirosas que se le hacen al panismo solo son para anunciar que ellos sí saben cómo hacerlo, cuando en realidad, si hay gobiernos que han logrado convertir a México en un país de verdad, son los humanistas de los últimos 11 o 12 años. Por ello, es sencillamente incomprensible para cualquier observador externo, lo que reflejan las encuestas.

El artículo que escribí está aquí. Allá podrán ver, en la parte de abajo, los fuertes insultos que me lanza la persona muy molesta. ¿Cómo se les hace ver a estas personas la REALIDAD? ¿Cómo se les saca de la fantasía en la que están cayendo?

Muchas buenas gráficas y otra explicación en el mismo sentido que he tratado de exponer aquí, se da en el artículo que pueden leer en este vínculo.

domingo, 3 de junio de 2012

Elecciones 2012: ¿el error más grave de México?

La gente se siente a tal grado poderosa con su voto del 1 de julio, que anuncia, cuando aborda algún grupo o cuando le ceden la palabra, declaraciones tales como alguna de estas: 1) Yo no sé por cuál de los candidatos voy a votar. 2) Voy a votar por …. y te dicen el nombre de una opción que refleja la vulgar confusión que reina a todo lo largo y ancho del territorio mexicano.


En Estados Unidos pasó exactamente lo mismo cuando ganó Bush. Después de haber tenido uno de los mejores gobiernos en décadas —con Clinton de presidente— efectivamente hubo algunos norteamericanos más que votaron por Al Gore. Al Gore no resultó electo por el “especial” sistema electoral que continúan teniendo los norteamericanos —ni ellos mismos saben por qué, dado que es lo más imperfecto que puede existir como método electoral justo.

Pero en México estamos tontamente divididos, porque eso es lo que se “percibe”. ¿Saben lo que significa la palabra o el concepto “extrañar”? Pues eso es lo que van a sentir por el presidente Calderón cuando este entregue el mandato. Calderón es un político idealista. Idealizó a su pueblo y le están saliendo mal las cosas. Pero él no es el problema, sino nosotros, México.

Continuamos siendo el mismo pueblo de rumoreo, de difamación, de cuentos falsos, de percepción errónea. Si nos dan alternativas de lo que “podría ser”, siempre escogemos la menos realista, la más fantasiosa… y generalmente nos equivocamos.

Y esta vez vamos a votar por un presidente que no es el que nos conviene. Esta vez —si las tendencias o intenciones manifestadas del voto en las encuestas, se mantienen— la vamos a “regar” totalmente. Y nos va a quemar la sopa regada en muchas partes del cuerpo. Y lo vamos a lamentar cuando nos demos cuenta de lo difícil que se van a poner las cosas otra vez… Y es que no será la primera vez que las cosas realmente se pongan mal.

Por una parte, dice uno, cruelmente: Pues ojalá, para que así aprendan… Pero, ¿van a aprender? Si el que toma el pode es el PRI, este sabrá cómo convertir las verdades en mentiras y las mentiras en verdades, y el retroceso del país será sustancioso, aunque podría el grupo del PRI adoptar sensatez y detener la porquería. No lo sabemos.

Si es el grupo de la izquierda el que toma el poder, las cosas se van a poner progresivamente más y más negras. Ellos creen que las fuentes de trabajo se crean por “buena voluntad”. ¿Qué es lo que estamos viendo como reacción inicial de los mercados? ¡Una terrible ofensiva contra el peso mexicano, por la sola posibilidad de que gane la opción de la izquierda!

Si el ataque continúa y se deben usar las reservar para detener la estupidez, entonces caro nos habrá salido, de entrada, el “experimento de cambio de modelo”. Vamos a cambiar de modelo, pero de carro, con uno más viejo; de ropa, de alimentos, con todo menor calidad; porque los precios se van a disparar. Ya estamos acostumbrados a que tenemos una amplia gama de ofertas comerciales de productos de todo el mundo a precios internacionales. ¿Nos va a gustar que eso cambie? ¿Vamos a estar muy “contentos” de ver que ya no está esa oferta y que los trabajos o empleos, no solo no aumentan, sino disminuyen?

¿Creen que esto significa que con el PRI la cosa sería un poco mejor? ¡Para nada! A la larga, el sistema PRI —esos que “sí saben gobernar”— provoca que la competitividad vaya degenerando en aprovechamiento de privilegios, búsqueda de posiciones, favoritismos, distribución de contratos nepotistas o de compadrazgos… Y todo eso desemboca en una oferta de menor calidad en productos y servicios, a todos los niveles, además de precios por encima de lo que sería aceptable. Y no podemos descartar la cerrada de frontera para proteger la “industria” del tal o cual amigo “empresario nacionalista”.

La única opción que hoy puede servirle a México es la continuidad con el panismo. A muchos nos hubiese gustado ver que hoy México contara con verdaderas ofertas diferentes, todas ellas tratando de hacer de México algo mejor. Pero, por desgracia, la única que continúa en la competencia real, es el panismo. Los resultados son la vida de clase media que hoy tienen los mexicanos, como jamás en su historia la tuvieron. Es una vida que, entre otras cosas, les da el privilegio de sostener una muy costosa democracia.

La diferencia en la oferta del panismo radica en que el trato a todos, desde el gobierno, es totalmente igualitario. Se promueve el que todos compitan entre sí, para que sea el mercado —los consumidores— los que “voten” con su demanda o rechazo, por los productos y servicios mejores. Ha sido el único sistema de gobierno que ha hecho que México crezca en fortaleza ante los embates del mundo, como lo ha demostrado en todas las crisis de estos últimos 11-12 años, de las cuales ha salido totalmente airoso.

Ese trato igualitario de los gobiernos panistas disgusta a los “empresarios nacionalistas”: ellos quisieran “algunos privilegios”. Pero el panismo se los niega y les dice, día a día: “No se puede; es asunto de libre competencia.” El resultado lo tenemos a la vista: a la hora de las elecciones, ¡no se cuenta con el dinero de los “empresarios nacionalistas”! “¿A cuenta de qué? Si esos políticos no nos hicieron ningún favor…” Y así se quedan, con la boca llena de estiércol socio-cultural, los “empresaritos nacionalistas”.

Pero esto, ¡está muy complicado! ¿Cómo se lo explicas a ese joven de 18 años que, además, tiene los peores maestros y maestras en primaria y secundaria, y en la preparatoria ¡todo es grilla!

El bienestar que nos dio una economía sólida, ha sido, política, educativa y culturalmente, totalmente desperdiciado.

sábado, 2 de junio de 2012

López Obrador y la devaluación del peso mexicano en 2012

La ignorancia de nuestro pueblo mexicano es algo increíble. Pero es una grosería lo que han hecho los medios durante los últimos 12 años. Hoy —junil de 2012— estamos viendo la hecatombe, el desastre que se viene sobre México.

La percepción del mexicano —en parte por su gran ignorancia sobre la realidad nacional— es que los gobiernos “humanistas” —los emanados del PAN— no han “hecho nada” o que “todo ha seguido igual”. Nada más falso que esas creencias. Pero son la conclusión cuando uno ha leído o visto u oído a los comentaristas sin control en todos los medios.

Y digo “sin control” porque, por desgracia, cuando son controlado por el PRI —léase, “maiceados”, o atendidos con dádiva monetaria concreta— entonces todas las cosas del gobierno “funcionan de maravilla” [sic], hasta que el país cae en pedazos, como sucedía sexenalmente durante los gobiernos del PRI.

Hoy, conforme López Obrador, el candidato del PRD y la izquierda en general, se acerca en puntos porcentuales de intención de voto a Peña Nieto, el dólar va subiendo de precio.

Los “grandes” hombres de negocios de México siempre han preferido al PRI que al PAN. Un gobierno “humanista” tiene el hábito de respetar la transparencia y el equilibrio o igualdad de oportunidades cuando está en el poder. Además, usa el poder estrictamente de acuerdo a lo que la ley le permite. El regreso del PRI a Los Pinos significa para muchos hombres de empresa muy tradicionales, el regreso de la oportunidad de la transa y, algo más importante, asegurarles que ahora podrán, entre todos, dar servicios mediocres, porque no tendrán que competir entre sí: el PRI se encargará, pagadas las debidas mordidas en forma institucional, de distribuir equitativamente algo que solo se puede distribuir en razón y beneficio del ciudadano que paga impuestos.

Los gobiernos panistas fueron incómodos para esa llamada clase empresarial que, lo que busca, es arriesgar el mínimo posible y ganar el máximo, aunque la calidad de los servicios que dé sea de mediocre a mala.

Con Peña Nieto, tenemos un México de la mediocridad, con “empresarios” contentos, porque no tendrán que ser mejores, sino simplemente, transar a tiempo. Con López Obrador, tendremos un México de miedo, con empresarios que ya empezaron a huir, con la sola noticia de que López Obrador podría ser el triunfador en la justa electoral.

¿Qué pasaría si la presidenta fuera Josefina Vázquez Mota? Lo que debería suceder en México: continuarían los empresarios compitiendo entre sí para dar el mejor servicio, porque saben que con los panistas —terriblemente aburridos— no pueden transar, sino que tienen que competir. Los inversionistas de otras partes del mundo, continuarían viniendo a México, porque la confianza en que encontrarán igualdad de oportunidades continuaría con la señora Josefina Vázquez Mota.

Tristemente, el escenario que estamos ya comenzando a ver, no ofrece ninguna garantía de bienestar para los mexicanos en general. Carstens, el gobernador del Banco de México, acaba de declarar hoy que el país está listo para soportar una embestida al peso, como la que ya se está dando. La reserva está en 153 mil millones, además de que México cuenta con una línea de crédito en el FMI (Fondo Monetario Internacional) de 75 mil millones de dólares.

¡Qué lindo! ¿No? La pregunta es, ¡¿por qué carajos tenemos los mexicanos que volver a vivir un estúpido problema de ataque al peso mexicano?! ¿Saben lo que eso significa? Que todo lo que ahora estamos acostumbrados a consumir, mucho de ello importado, va a subir de precio en forma totalmente artificial: solo porque la demanda de dólares dentro del país está aumentando. El Banco de México podría afrontar ese ataque utilizando la reserva. Pero, ¿es justo que se tenga que hacer uso de la reserva solo porque el electorado mexicano no entendió lo que realmente le convenía a México?

El electorado, que me perdonen, pero es muy ignorante. Está actuando en forma tonta. ¿No se dan cuenta de lo que pierden? La única opción de gobierno decente que pueden escoger es la panista. Por aburrida y repetitiva que les parezca: en este momento esa es la única opción. Podrían haberse formado otras opciones, pero no sucedió así. Por ejemplo, la izquierda pudo haberse perfeccionado, pero López Obrador tuvo ya sus desavenencias con los grupos empresariales. El PRI pudo haberse ya “educado”, pero en Yucatán, Veracrúz, Coahuila y Edomex, vimos que siguen siendo igual que siempre.

Peña Nieto no es problema para los grupos empresariales, porque entre estos hay tendencias a la corrupción muy conocidas de todos los mexicanos. Que regrese el PRI a Los Pinos es algo que, en general, no le conviene a las mayorías mexicanas porque, a final de cuentas, salen perdiendo en calidad de productos, de servicios y de vida en general.

La opción del panismo es la única que garantiza una sociedad competitiva, que significa más calidad en productos y servicios para el consumidor, una mayor oferta, precios más competitivos: en resumen, una mayor calidad de vida. Pero además, es la única opción que ha demostrado no desbaratar el país cada fin de sexenio. Al contrario: cada día México es un país más fuerte. Falta que muchos mexicanos asimilen y acepten que ellos mismos también tienen que cambiar.

La elección de 1 de julio de 2012 marcará —según la evidencia que hoy nos abruma— el comienzo de un retroceso. Muchos observadores internacionales lo lamentarán, al igual que la gran mayoría de los mexicanos. Algún día, las generaciones futuras se lo reclamarán a los culpables.