domingo, 29 de abril de 2012

¿De quién son los Estados Unidos? ¿Y México?


China poseerá Estados Unidos

Yo creo que el aviso ya es tardío. China ya posee los Estados Unidos. La cantidad de dólares que tienen en la reserva China, misma que no tiene correspondiente en producción en los Estados Unidos, significa que ya son, los Estados Unidos, propiedad legal de los chinos. Esto ya sucedió, no es algo que va a suceder.


Afectación para el resto del mundo

¿Cómo afecta al resto del mundo esa situación de propiedad de China sobre los Estados Unidos? Afortunadamente, México no anda tan lejos. Hoy tenemos una reserva de dólares, que, considerando la cantidad de habitantes que somos en comparación con los habitantes de China, ¡ya tenemos, cada uno de los mexicanos, un derecho mayor sobre algo de los Estados Unidos!

Esto ha sido gracias a la férrea disciplina fiscal que los gobiernos llamados "humanistas" —en realidad, panistas— han aplicado en la administración de los recursos mexicanos. Al haber hecho las cosas bien, los mexicanos han salido ganadores, al igual que los chinos.

La cuestión es: ¿podrán chinos, mexicanos o cualquier nación que posea grandes cantidades de la divisa de los Estados Unidos, recurrir a ese país a cobrar lo que se les debería?

En la medida en que la inflación en los Estados Unidos no sea exagerada —cosa que sucede por el gasto loco del gobierno— los países que tengan grandes cantidades de divisas sí podrán cobrar la deuda.

¿Cómo fue antes?

Al revés, así fue antes. Los dólares solo estaban en los bancos de los Estados Unidos o en los bancos mundiales. Las naciones no tenían divisas, porque no se promovía la disciplina fiscal.

Al cambiar lo que se promovía entre las economías del mundo, comenzó a darse el fenómenos de transferencia de divisas de los Estados Unidos a todas las naciones con cierto nivel de disciplina fiscal. En tanto el gasto de los gobiernos no se pasara de ciertos límites, sería factible que las divisas crecieran. Al crecer estas, esos países sería más atractivos para la inversión extranjera. Y así ha sido —sobre todo en México, en donde, a pesar de los vaivenes fuera de control de los 2008 y 2009, la inversión extranjera continuó en México— en las economías ordenadas.

Venezuela, al contrario, el ejemplo de una economía desordenada. El déficit fiscal ha crecido, ha crecido la inflación y ya está generalizada la carestía de productos básicos. Eso sí: por razones políticas —demagogia de la más pura— las gasolinas y los productos energéticos de su petróleo, son bien baratos. Compárese eso con México, en donde la politiquería opositora, en forma irresponsable hace que los taxis —de los pertenecientes a sindicatos del PRI— se pinten diciendo No al alza de gasolina, como si hacerlo fuera realmente en perjuicio de la nación, cuando es, a todas luces, un beneficio para la nación.

Es un beneficio complejo, digamos que no es de los fáciles de entender. Son los más factibles de ser aprovechados por la demagogia opositora.

Cosas que el ejecutivo federal mexicano no puede hacer

Se le critica al panismo el no haber resuelto el problema de PEMEX, de la CFE (sí resolvió el de LYFC) y el del SNTE.

Para entender por qué no se han podido resolver los otros problemas, debemos analizar dos cosas: 1) el movimiento de los maestros en Oaxaca durante 2005-06 y 2) los sucesos con LYFC a raíz de hacerse con esa paraestatal lo que se hizo.

Los maestros significan lo más sofisticado de una clase politizada urbana. Vimos lo que sucedió con su movimiento en Oaxaca. Lograron paralizar un estado por casi 2 años. Y nadie pudo hacer nada. Mano dura, pedía algunos. ¿Qué significaba mano dura? Ataques de fuerzas armadas a lo que en el mundo moderno se llama manifestaciones pacíficas de disidentes políticos. Son intocables de acuerdo a los principios internacionales de respeto a los derechos humanos.

O sea, todo lo contrario de lo que sucedió en Mérida el 4 de julio de 2011. La presidenta municipal de extracción priista, arquitecta Angélica Araujo Lara, decidió que no iba a tolerar la protesta pacífica de ciudadanos en contra de un paso a desnivel que pretendía construir —y finalmente construyó, sin que sea un éxito, sino todo lo contrario—. No les aventó la fuerza pública. ¡No, qué va! Los priistas se vuelven especialmente maquiavélicos en estas cosas. Les lanzó una fuerza de civiles armados con palos y piedras para atacar civiles, de tal manera que pareciera un pleito partidista. Resulta que los "civiles" del lado de la construcción, eran todos empleados de diferentes dependencias del Ayuntamiento de Mérida.

El gobernador priista de Oaxaca también pretendió hacer lo mismo, pero solicitó la fuerza pública del presidente Fox. Este se la negó. En alguna forma, el oaxaqueño gobernador trataba de zafarse del problema echándole culpas a Fox: si actuaba con violencia, Fox sería el responsable; si no actuaba, Fox sería el responsable por no aplicar la fuerza.

Ahora, tratemos de visualizar lo que sucedería si se tratara de aplicar la reforma al SNTE a todo lo largo y ancho del país.

Y en esa misma forma, entendamos por qué los recibos de la CFE continuarán llegando con la leyenda de que el costo para generar tu electricidad, es 5 veces lo que tú pagas por ella. Pero no porque estemos hablando del costo directo en sí, sino por el costo en sueldos, salarios, prestaciones y prerrogativas que han "logrado" los trabajadores de esos sectores.

Se trata, tanto de unos como de otros, de dádivas irresponsables, pero políticamente necesarias para perpetuarse en el poder, que el PRI, en su momento, promovió en la nación mexicana.

México va bien, aunque se desee proliferar la imagen pública de que va mal. Lo paradójico es que jamás, en 200 años de existencia, había estado México mejor que hoy.

No hay comentarios: