viernes, 16 de diciembre de 2011

Democracia sin información, ¡imposible!

Nuestra sociedad es fuertemente afectada por personas empleadas como políticos en puestos como gobernador de Yucatán, alcalde de Mérida, diputado local, diputado federal, senador, y todos esos puestos que dependen de estos. Son individuos que, por sí solos, adquieren gran cantidad de poder. Nosotros entregamos ese poder.

Esos puestos son, todos de elección. Para que esas personas puedan ocupar esos puestos, deben ganar votos a su favor. Cada ciudadano con credencial, tiene derecho a votar. Vemos problema grave en esto: ¿tiene información de calidad ese ciudadano que votará? Estamos obligados a responder, de entrada, a "ojo de buen cubero", que no. Son responsables, de esa falta de calidad informativa, precisamente esas entidades encargadas de capturar, editar y publicar información exacta, no especulativa o fuertemente adjetivada (favoreciendo posturas personales o de grupo).

Se han aplicado encuestas para medir qué nivel de conocimiento existe entre quienes votarían. ¿Están enterados de qué cosas importantes, se han hecho? ¿Saben quiénes dejan de cumplir sus responsabilidades? ¿Saben quiénes cumplen a cabalidad su trabajo? ¿Conoce cada votante estos datos?

¿Qué valor real puede tener cualquier voto emitido por ciudadano que ignora eso que es importante?

En alguna época, no muy lejana, Yucatán, Mérida —esta zona sureste de México— tuvo grandes privilegios con información de calidad siempre a disposición pública. Era posible, en esos tiempos, homogeneizar eso que una gran proporción de votantes debería conocer para votar con sustento. Hoy existe ese mismo medio, pero su alcance es, proporcionalmente, mucho menor que ayer. ¿Cuantos ciudadanos de Yucatán —jóvenes que en julio de 2012 votarán— conocen esos importantes antecedentes, negativos o positivos, de quienes irán a solicitar sus votos?

Cualquier ciudadano responsable está obligado a comparar fría y objetivamente, resultados obtenidos en unas y otras formas de gobernar. ¿No "puede" encontrar diferencias? ¡Es señal de falta de información! ¿Dice francos y abiertos disparates? ¡Ignora eso que es importante! ¿Vamos a permitir que seamos gobernados por personas que recibieron votos gracias a esa ignorancia de quien votará? Es que, ¡todos seremos afectados! ¿Cómo evitamos que nuestra obvia tragedia política de hoy, se prolongue mañana, y pasado, o indefinidamente? ¡Participando! Debemos ayudar a diseminar información de calidad; debemos estar activos en procesos de formar criterio inteligente en nuestros conciudadanos votantes. Para eso es ese tiempo de campaña política.

Debemos hacer muchas cosas que, por desgracia, ¡no hacemos! Esas faltas generan consecuencias. Somos responsables por nosotros, cosa grave; pero aún más grave es dejar a descendientes esas consecuencias de nuestra falta de cooperación y de interés responsable.

Puede haber partidos políticos buenos, regulares o malos, pero nada puede ser peor que mantenerse "apolítico".

No hay comentarios: