sábado, 15 de octubre de 2011

Cambio radical de sistema de gobierno en México

La teoría detrás de un sistema democrático es muy sencilla:

1) Se hace un acuerdo de representatividad. Es decir, cuál será la forma en que todos tendrán posibilidad de participación. El caso nuestro es a) el voto, b) los foros, c) la prensa, d) Internet. Así participamos todos. Es obvio que son conceptos fundados en la libetad de expresión. Sin esta libertad, no hay democracia.

2) Se definen las áreas de acción. Municipio, estado, país, poder judicial, poder legislativo: estos son los pilares de la democracia mexicana. Sí, es cierto, salta a la vista el hecho de que el poder judicial es el menos democrático, pero supuestamente están proceso de serlo.

3) Y durante cada encargo —que dura una cantidad limitada de años— los mismos mecanismos del inciso (1) están vigentes: foros, Internet, prensa. Falta más uso del plebiscito.

¿Qué es lo que vemos en todos esos pasos de la democracia? En primer lugar, el tipo de encargo es representativo. Los ciudadanos solo en forma indirecta pueden ejercer influencia en las decisiones que se tomarán. Los representantes, tanto políticos ejecutivos como legislativos, no tienen obligación legal de hacerles caso a los ciudadanos. Finalmente ellos harán —legalmente— lo que les venga en gana. Un ejemplo claro es el del gobierno de Mérida: el grupo mayoritario impone una obra que a un grupo de la sociedad —el grupo afectado por la obra— no le parece, no aprueba. Usando métodos trogloditas, la imponen. ¿Es legal? De no haberse dado los acontecimiento del 4 de julio, sería legal. ¿Es una obra democrática? No lo es. Y este es el problema.

Este servidor hoy propone que comencemos, todos los ciudadanos, un cambio radical en el sistema de gobierno de nuestro país. Debemos crear, diseñar, entre todos los que tengan ganas de participar, una forma de gobernarnos que permita posibilidad de participación constante. Participarán, ya lo sabemos, aquellos ciudadanos que más directamente se vean afectados por los temas. Y entre ellos se llegará a un consenso. Y ese consenso y solo ese consenso será el que servirá de respaldo legal para cualquier obra, ley o acción que se realice con los recursos colectivos.

El día de hoy los ciudadanos en su gran mayoría, jamás llegarán a un puesto de poder directo o de representatividad. Y sin embargo, todos serán afectados por las decisiones que se les delegan a minorías de políticos que acaban haciendo lo que a ellos les conviene.

Sí, los hay que actúan midiendo la conveniencia colectiva. Pero, ¿cuántos son? ¿Cómo podemos reconocerlos? Entra al sitio articulo7.mx y busca el banner de "Cambio". Participa en el foro que hemos creado.

No hay comentarios: