miércoles, 28 de septiembre de 2011

¿Es la mujer dueña de su fábrica de gente?

El aborto: prohibirlo o permitirlo

¿Qué pasará en el D.F.? Los "avanzados" de izquierda movieron las cosas en la asamblea del D.F. y, en esa forma, impusieron una legislación que despenaliza el aborto cuando la expulsión voluntaria y asistida del feto se hace antes de que el producto tenga más de 12 semanas de gestación.

La Suprema Corte de Justicia en México decidió, hoy, septiembre 28 de 2011, que la legislación de Baja California es válida. Esto quiere decir que deja a las demás legislaciones estatales en libertad de mantener penas corporales en contra de las personas que participen en la inducción de un aborto.

¿Qué se debe hacer con una mujer que decide deshacerse del producto de una fecundación de uno o varios de sus óvulos? ¿Se le castiga? ¿Se le respeta la decisión de no usar su fábrica de gente para la formación de un ser humano más?

Si el aborto se permite —como sucede en el Distrito Federal, hoy— se entiende que la sociedad está respetando el derecho de cada mujer a decidir qué hacer con el producto de una fecundación que lleva dentro de su cuerpo y que no desea continuar.

Si el aborto no se permite entonces al hacerlo, todos los que participan están sujetos al tratamiento de la ley para quienes hacen algo que no está permitido.

Embarazo: asunto de dos

Para que una mujer quede embarazada se necesita la participación de un hombre. Si una mujer es promiscua y acostumbra tener sexo con múltiples hombres, la única forma de determinar cuál es el responsable es mediante una prueba de DNA.

Si el aborto se penaliza, lo justo es que el castigo sea también para el hombre que causó el embarazo. Pero, supongamos que una mujer tiene relaciones sexo genitales con una colección de ejemplares del género masculino. Resulta embarazada. "Quiero abortar", dice. "La ley no lo permite", se le responde.

Entonces ella busca la manera ilegal de hacerlo. La encuentra. Paga para que se ejecute el acto médico de destrucción de vida en gestación. ¿Asunto terminado? Sí, pero solo si nadie se entera o nadie decide poner una demanda penal en contra de la que abortó y todos los involucrados.

No conocemos a fondo la legislación de Baja California —esa que tuvo que ser revisada por la Suprema Corte, aprobándola— pero entendemos que el delito de abortar no puede recaer solo en la mujer que solicita la intervención médica para dejar de llevar a cabo la gestación. Necesariamente habrá cómplices y, el primero tiene que ser el varón de la obra.

"Yo no estoy de acuerdo en que se realice el aborto y, si ya se realizó, yo no lo aprobé", dice el varón. En efecto: no hay papel firmado por el engendrador en el que este apruebe el aborto. Tampoco hay papel alguno firmado por el engendrador previo al acto sexual con premio, en el que el macho haya declarado que no se hace responsable de un embarazo, que no aprobará el aborto y que tampoco contribuirá con nada a la vida del gestante. ¡Complicado tendría que estar el contrato!

¿Y si no firmó nada de eso? La ley tendría que prever el asunto: "En caso de no existir un contrato expreso, el varón se hará responsable de cualquier evento legal relacionado con el producto de su acto sexual con cualquier mujer." O bien, se crea una ley "superior" y en ella se declara que todos los varones son corresponsables del producto de sus actos sexuales con mujeres.

¿Ya está todo esto resuelto? De no estarlo, en alguna forma cualquier legislación punitiva en contra del aborto no está cubriendo todas las partes del asunto.

Un monstruo: la mujer que rechaza su gestante

Antes de que existiera la agricultura —y perdón por irme tan lejos, pero estas cosas deben entenderse en forma integral, total, porque no son pamplinas— el nacimiento de un humano era asunto del grupo humano. Para empezar, el asunto no se identificaba como algo en lo que habría participado UN varón, sino varios de ellos.

Tanto la gestación como el nacimiento, por lo tanto, se convertían en asunto de la comunidad. Ninguna mujer u hombre eran responsables de prole alguna. Probablemente los críos, al nacer, se convertían en parte del grupo y habrían de ser cuidados por todas las mujeres, todas las cuales serían "madres", hayan o no dado a luz críos propios.

Hoy la cosa es totalmente diferente. Una mujer que se embaraza se convierte en absoluta responsable del producto de su acto sexual. Los movimientos feministas han protegido el derecho de la mujer a disponer de su cuerpo en total libertad. Al varón que contribuyó al embarazo ni se le habría de preguntar qué hacer con respecto al nuevo ser.

Muchas mujeres hoy escogen estudiar carreras universitarias y luego meterse en la competencia de las carreras laborales. Somos 7 mil millones de humanos compitiendo entre sí por ser "el mejor". Es obvio que la inmensa mayoría va a perder el primero lugar. De allí que los participantes deben entrar a la carrera con miras a disfrutar el proceso en sí, no las metas.

¿Qué pasa si un fallo en la actividad sexual produce un embarazo que se convierte en obstáculo para esa carrera por la competencia en la vida? Una respuesta que no deja de ser válida es: "abstenerse de cualquier tipo de actividades sexuales" o bien, "cuidar en extremo el asunto del control del embarazo". Pero si la abstención "falló" un día a favor de la pasión ¿listo, terminado? ¿Es el fin de la carrera? "Sí" responden, sin duda alguna, los defensores de las vidas humanas en gestación.

Embarazo no deseado, irresponsabilidad sexual

Existen múltiples formas de evitar embarazos no deseados. Pero para ello los participantes deben estar totalmente conscientes, ambos, de los peligros involucrados. El líquido que expulsa el varón en el momento del acto sexual es la combinación más peligrosa de moléculas que puede darse para cambiar totalmente el destino de la vida de la mujer (seguro) y del hombre (debería ser).

La abstención completa puede convertirse en un acto irresponsable en un momento no planeado de pasión. Por lo tanto, aún en abstención, las mujeres deben prepararse para ser estériles en tanto sus planes existenciales no incluyan la posibilidad de atender y educar nuevos seres humanos.

La educación de nuestra sociedad debe ir francamente dirigida a que todas las mujeres estén siempre —una vez que están en circulación y en edad de reproducirse, pero sin planes para hacerlo— en alerta para que una relación sexual no llegue jamás a convertirse en un embarazo no deseado.

Métodos masculinos anticonceptivos

Además de la vasectomía irreversible, no se ha diseñado método alguno que impida el que un varón sea fértil cuando tenga relaciones sexuales con una mujer que no desea tener prole. ¿Por qué laboratorios, ciencia médica y, en general, los que habrían de resolver el asunto, no han hecho nada para colocar en el varón la responsabilidad de evitar embarazos en las relaciones sexuales? ¿Por qué se ha dejado el asunto totalmente bajo la responsabilidad de la mujer?

O ¿será que los condones ya son finalmente 100% seguros?

Todos hemos visto por lo menos una vez los anuncios en horarios de lujo informando de la perfección de los condones, combinados con píldoras que prometen elevar la capacidad sexual —y el goce mutuo— por encima de los niveles normales esperables. Los anuncios con respecto al condón y los niveles de placer que este y otros productos contribuyen a lograr, deben haber sido hechos con plena consciencia de múltiples instituciones sociales.

La sociedad mexicana se ha convertido en una de las más abiertas en el mundo con respecto al respeto absoluto que todos le deben a las mujeres con respecto a la sexualidad que ellas decidan ejercer. Eso, creo yo, es algo positivo. En general las religiones que existen hoy promueven, todas ellas, alguna forma en la que intrínsecamente el sexo no es algo ni especial ni deseable sino solo cuando una pareja ha resuelto ser responsable del producto de su sexualidad.

Sexualidad responsable o aceptación de embarazo

El mensaje enviado por los jueces de la Suprema Corte va en consonancia con lo que muchas personas expresan, incluso en forma apasionada: "las mujeres que son capaces de rechazar el ser que han concebido son monstruosas y merecen castigos penales".

Todos hemos conocido mujeres que hoy son muy valiosas. Muchas de ellas han criado numerosas personas que hoy son hombres y mujeres triunfadores en la vida. Y, sin embargo, alguna vez recurrieron a la ¿monstruosidad, de verdad? de contratar un aborto antes de que estuvieron listas para ejercer como madres responsables.

Hoy los seres humanos no son solo una especie biológica, sino una especia social, con historia, leyes y decisiones muy complejas por tomar todos los días. El hecho de que la sexualidad continúe siendo un asunto latente es un indicador de que es un tema que no hemos resuelto satisfactoriamente.

domingo, 25 de septiembre de 2011

¨No tienes sentido común"

El problema es el sentido común

Sin mayores rodeos, la hora no importa, la fecha tampoco: "El asunto contigo, Franz, es que no tienes sentido común" —esa fue la contundente sentencia expresada para tratar de ayudarme a entender por qué no era posible confiar en mi juicio. El sujeto de la sentencia fue una persona que, por la actividad profesional que realizamos en conjunto, veo casi todos los días. Lo que sí puedo asegurar es que quien eso me dijo profesa la misma posición política y religiosa de quienes, en su momento, rechazaron a los Brahma Kumari —como explico a continuación.

La organización Brahma Kumari es representada en Mérida, la de Yucatán, por personas cuyos nombres omitiré colocar aquí. Se trata de personas que por muchos años han invertido sus vidas, sus esfuerzos, sus capacidades, en hacer el mensaje Brahma Kumari algo naturalmente aceptado por la sociedad yucateca. Se quejan esos promotores de no haber podido lograr ser aceptados ni por los gobiernos panistas —concretamente expresan que la ex secretaria de educación los ignoró— ni por el Diario de Yucatán. Este último sistemáticamente se negó a tomarlos en cuenta como un ente social existente, como una organización con algunas decenas de yucatecos ya participando en ella.

¿Por qué esa negativa?

Parece ser que detrás de esa cerrazón se encuentra algo relacionado con la institución Iglesia Católica Romana. Esto es especulativo: quien esto escribe no ha recibido jamás opinión alguna expresamente pronunciada ni por la ex secretaria de educación (2001-2007), ni el Diario de Yucatán, ni alguna persona con plena facultad y autorización para hablar a nombre de la Iglesia Católica Romana en Yucatán. Lo que no es especulativo es la declaración que sí me han hecho las personas relacionadas con los Brahma Kumari en el sentido de que tanto el gobierno emanado de ese partido como el periódico mencionado, hicieron todo lo posible por ignorar la existencia del movimiento.

Los que "sí tienen" sentido común

Cuando se me lanzó la sentencia en el sentido de que este servidor "carece de sentido común", pensé que debería aprender, con todo cuidado, el "arte del sentido común". Se trata —creo entender— de asimilar cuidadosamente las costumbres y los hábitos de pensamiento y actitudes establecidos en la sociedad yucateca, de tal forma que mis palabras, dichos, expresión de opiniones, puedan coincidir con lo que es en promedio aceptado por este grupo humano del sureste de México.

¿Es tener "sentido común" cerrarles las puertas a los que vienen ofreciendo actividades gratuitas para inculcar el mismo conjunto de valores aprobado en las Naciones Unidas? En muy corto resumen, eso es lo que los Brahma Kumari tratan de hacer. De hecho, en algunas pláticas que me ha tocado oír de estas personas, la tendencia de la organización es a respetar las religiones —o ausencia de estas— de las personas que expresan su deseo de formar parte de la organización. (No es mi caso, sobre todo desde que me llegó información —que no he corroborado— en el sentido de que consideran ciertos asuntos biológicos humanos como indeseables, aún entre parejas de casados).

La cerrazón de los mencionados provocó —con todo y el "sentido común" que parecerían tener como ejemplos a seguir— que la organización originaria de la India, buscara algún medio que comunicara al público acerca de su existencia. ¿Saben ustedes cuál fue el medio que les dio gran acogida? ¡El Por Esto!!, ese mismo en el que se publican historias falsas, calumnias francas, difamación constante.

¿Quién sí tiene "Sentido Común"?

Es obvio que quienes cuidadosamente planifican la distribución de ideas para promover valores éticos deben ignorar completamente el origen y el desarrollo del periódico en cuestión; de lo contrario, ¿cómo podrían recurrir a semejante institución —verdadero monumento viviente a la corrupción— para contar con un vehículo mediático a su favor? Parece que, colectivamente: 1) o no tienen "sentido común" —se parecen a este servidor— o 2) ignoran totalmente la historia del generador de papel impreso de falsedades y calumnias —en cuyo caso, debieron haber investigado. ¿No es así?

"Es solo una cuestión política"

O, "es que tú eres un panista". Así dicen algunos... ¿Qué tiene que recurran al Por Esto! si los otros no les hicieron caso?

Existe un concepto que queda comprendido dentro de la palabra complicidad. Es bastante difícil tratar de separar de cómplices del monstruo de la calumnia a quienes, por el provecho de sus promociones, lo usan de vehículo para transmitir su mensaje al público yucateco. ¿No estarán conscientes del daño social perpetrado por el monstruo de la calumnia a la sociedad yucateca en todos sus niveles sociales y económicos, geográficos y religiosos?

No. No se trata "solo" de una "cuestión política". Se trata de la diferencia entre la mentira y la verdad. En tanto que esta última si la encuentras, te libera, la otra, si vives en ella, te matas en vida. Quien promueve la mentira promueve la muerte en vida. La difamación calumniosa es prácticamente imposible de borrar. El mensaje mentiroso de el monstruo de la calumnia ha calado tan hondo en la consciencia del yucateco en general, que utilizan tranquilamente argumentos basados en las falsedades creadas y publicadas por el monstruo de la calumnia como "disertaciones inteligentes" para el "progreso de Yucatán".

Falla del "Sentido Común"

Llega a ser socialmente desesperante el encontrarse con una organización promotora de ética y valores universalmente reconocidos —como lo es Brahma Kumari— porque los "poseedores del sentido común" se negaron a darles atención.

¿En dónde quedó el "sentido común"? O ¿en dónde quedaron los "principios"? ¿Es válido, por ejemplo, usar el dinero del narco para obras de caridad? Como quien esto escribo ha sido acusado de carecer de "sentido común", alguien más habrá de ayudarnos a encontrar la respuesta.

sábado, 24 de septiembre de 2011

Las notas huecas ¿a favor de quién? ¡Ah!

¿Qué leen los mexicanos todos los días? Si las noticias visibles en Internet son reflejo de lo que se está viendo en los periódicos impresos, de lo que se está oyendo en la radio o de lo que se ven en la TV, entonces lo que escucha el mexicano está orquestado en forma genial —por quien sea que lo haya orquestado— a favor del PRI y en franca contra del PAN. Los golpes contra el PRD son también constantes, pero este parece defenderse un tanto mejor, por lo menos desde lo que tiene que ver con actividades de gobierno.

El viernes 23, al mediodía, una simple búsqueda de noticias de Yucatán nos aportaba estos titulares: Yucatán, con horario escolar de primer mundo, Avances en ciencia y tecnología en Yucatán, La gobernadora Ivonne Ortega recibe premio “Antorcha de la Innovación”, Unidad contra narcomenudeo en Yucatán, la mejor de México, Aprobada la cuenta pública de 70 organismos del gobierno de Yucatán, Tres nuevos hospitales serán construidos en Yucatán (Solicitud al Congreso), Avanzan obras en Pasaje de La Revolución, Aventura Maya estará presente en la Cumbre Mundial de Turismo de Aventura, El Congreso local saca la ley de Justicia para Adolescentes en Yucatán, e incluso una nota para quitar el mal sabor de alguna mala noticia anterior: Propone el congreso estudio para refinanciar la deuda de Yucatán.

¡Hermoso! ¡Todo está bien en Yucatán! ¡Pronto este estado será un paraíso! Esas notas aparecen en las Google News cuando uno solicita que se muestren las notas que tengan que ver con Yucatán y Mérida. Entre ellas —quién sabe cómo lo harán— no sale jamás una sola nota negativa real, como las que sí aparecen, por ejemplo, en el Diario de Yucatán.

Una ligero análisis de las notas nos ubica con toda facilidad en el contenido real de las mismas: una gran mayoría son notas huecas —no tienen sustancia, solo especulación positiva. Otras solo tratan de vincular algo positivo con el gobierno de Yucatán o de Mérida, cuando en realidad, no existe relación alguna. Otras reflejan el resultado de acciones solicitadas en convenios promovidos por el Gobierno Federal (como la Unidad Anti Narcomenudismo).

Eso, multiplicado por 365 días, por N medios de difusión, nos muestra con toda claridad que quienes se benefician con ese tipo de notas no son los que tuvieron a México en buen lugar económico, social, político o de justicia durante el siglo 20.

En cambio, resalta que el dólar está a $14: y allí lo dejan; no analizan el blindaje logrado con disciplina fiscal y alta captación de divisas. Así, ¿qué se puede esperar?

sábado, 17 de septiembre de 2011

¿De dónde saca el mexicano sus opiniones? ¿En qué se basa?

Es difícil comprender —aunque se puede intentar la definición de una hipótesis— por qué la percepción del mexicano con respecto a su realidad está tan divorciada.

Hace unos días Calderón lamentaba que la verdad jurídica estuviese tan alejada de la verdad real. Pero lo que las encuestas de Gea-Isa nos indican es aún más serio.

Estamos obligados a analizar lo que, en forma masiva, la gente te México está percibiendo con respecto a lo que realmente está sucediendo.

Esto no tendría importancia alguna si esa percepción fuera equivocada y la única consecuencia de esa equivocación fuere que otro partido político —diferente del que ha gobernado a México a nivel federal desde diciembre de 2001— se convertiría en el que tomara el poder en México.

El problema es que el partido que la gente percibe que es mejor que el que gobernó entre 2000 y hoy, es precisamente el que colocó personajes presidenciales —en esos sexenios, todopoderosos— que invariablemente, cada sexenio quebraron la economía del país.

No hay un solo indicador macro económico en el país que no sea mejor hoy, en 2011, de lo que jamás lo fue alguna vez antes. Y esto ha sucedido a pesar de que múltiples reformas que debieron haberse hecho —fiscal, laboral, educativa, energética, judicial, política— no fueron hechas a la medida que el país lo necesitaba por negativa absoluta de los legisladores de la oposición.

Hoy, la encuesta Gea-Isa de agosto de 2011, nos indica que el pueblo mexicano, escogería muchos más diputados y senadores por ese partido que negó rotundamente todas las iniciativas que eran necesarias para que el país prosperara. Así es: no tienes que releer lo anterior: sí, eso estoy informándote, lector, que en agosto de 2011, la encuesta Gea-Isa muestra que los mexicanos apoyan al partido que negó la aprobación de las leyes que el país necesitaba.



El pueblo mexicano tiene una percepción que está, a todas luces, totalmente divorciada de la realidad. Y, por lo tanto, ese pueblo equivocado, en forma masiva —si las cosas siguen igual, si no se les abre el entendimiento— en julio de 2012 tomarían una decisión totalmente equivocada, al colocar en la presidencia a un personaje que representa al mismo grupo político que se pasó el siglo 20 quebrando al país entero puntualmente cada 6 años.

Pero los que sí sabemos o entendemos la realidad, los que hemos analizado cuidadosamente las cifras, los que no podemos dejar de concluir que las cosas se han hecho con responsabilidad, nos hemos dado cuenta de lo difícil que es tratar de informar la realidad a aquellos con los que logramos abrir un diálogo. Y esa dificultad se manifiesta claramente en los resultados de la encuesta de agosto de 2011, levantada por Gea-Isa.

Si tú, amable lector, estás consciente de esta situación, aporta tu granito de arena haciendo conscientes a todos los que puedas. Este es un llamado a analizar con objetividad, con frialdad, con ganas de conocer la verdad lo que ha sucedido en México durante los últimos 11 años. Si los números no son los mejores que podrían ser dadas las circunstancias, entonces ustedes ilustren.

Es obvio que los errores de decisión se toman por falta de información. Ya sabemos, todos, que es la ignorancia de mucha gente la que está arrojando estos resultados en las encuestas. Es esa ignorancia de los datos, de la realidad, la que estamos obligados a combatir. Posiblemente jamás estuvo algo tan difícil para una sociedad.

jueves, 15 de septiembre de 2011

¿Es justo que gane el PRI en 2012 en México?

El llamado sistema democrático es un esfuerzo por hacer sentir a millones de personas que quienes gobiernan sus territorios o quienes hacen sus leyes, los representan.

Durante todo el sigo 20 México fue gobernado por personas que estaban convencidas de los mexicanos no eran personas maduras para vivir en una democracia. Por lo tanto, simulaban las elecciones. Eran solo un proceso para ratificar al personaje escogido por el grupo de sabios políticos.

El presidente de la república era, tradicionalmente, quien detentaba un poder absoluto para escoger cada diputado, cada senador, cada juez y cada presidente municipal —por lo menos, de las ciudades "importantes". "El Partido" era el PRI. Los candidatos, todos, eran de unión. Esa era la fórmula para evitar mexicanismos, o sea, reacciones de descontento y líos masivos.

El PAN surge en los años 40. No ganó sino hasta los 90 su primer gobierno estatal. Y solo ganó porque el presidente en turno ordenó que se respetara el voto popular. Él se basaba en los resultados de encuestas encargadas a empresas especializadas. Los resultados de esas encuestas eran asunto privado. Solo sabían de ese resultado, el presidente mismo y gente muy allegada a él.

Cuando las encuestas empezaron a mostrar que la gente parecía tener —en algún lado, ciudad o estado— preferencia por el PAN, en tanto que el PRI local insistía en ignorar el voto popular, entonces el presidente intervenía para que se cumpliera lo que parecía ser el verdadero mandato ciudadano. Los priistas, desde luego, bautizaron estas decisiones y estos procesos como concertacesiones, un término abiertamente peyorativo que trataba de mantener respeto al presidente todopoderoso.

Durante todo ese tiempo el papel para imprimir periódico y las concesiones para transmitir en radio o televisión estaban férreamente bajo el control del gobierno federal. Este control permitía una imposición de línea editorial a todos los medios masivos. Era absolutamente imprescindible pintarle a la ciudadanía una imagen perfecta de su gobierno y gobernantes. Este era un asunto sagrado. La libertad de expresión, de plano, no existía.

En 1988 el PRI se había ya convertido en un organismo de negociación política demasiado gordo. Había dos tendencias muy claras: a) el PRI pragmático, dispuesto a promover negocios transando con los "empresarios patrióticos" y b) el PRI de izquierda que después se convirtió en PRD, absorbiendo a los demás personajes nacionales con tendencias socialistas o comunistas.

Mientras eso sucedía, el PAN había obtenido victorias electorales muy trabajosas —y todas ellas, finalmente, ganadas porque la gente amenazaba con actuar en masa para proteger sus votos. Eran victorias que solo se hacían reales porque los poderosos de la región o el mismo presidente, las permitían.

Hay muchos ejemplos de acción civil siempre canalizada a través del PAN a lo largo y ancho de todo el país. En Mérida el PAN se convirtió en gobierno municipal desde 1991 y hasta que los ciudadanos de Mérida salieron relativamente en bajas cantidades en 2010 y colocaron al PRI. Cada quien ya sabe hoy lo que ha pasado con ese cambio de 2010.

El PAN solo ha ganado cuando se han dado 2 condiciones: 1) existe un importante descontento civil por graves errores en algún gobierno del PRI y, 2) cuando los ciudadanos salen en masa a votar. Jamás ha ganado el PAN cuando una elección ha tenido una participación inferior a la mitad del electorado; tampoco ha ganado, el PAN, en todas las ocasiones en que más de la mitad del padrón ha votado. La experiencia muestra que es casi seguro que el PRI pierde cuando la participación es mayor de 65%.

Hoy es septiembre de 2011. En julio de 2012 habrá elecciones federal en todo México y de todos los niveles en Yucatán. En Yucatán algunos ciudadanos creen que hay un grave descontento entre todos. Están equivocados. La gran mayoría de los ciudadanos de Yucatán que podrían acudir a las urnas en 2012 no sabe con claridad cuál ha sido la falla generalizada de los gobiernos locales priistas.

En cambio, desparramado por todos los rincones del territorio yucateco ha llegado un mensaje que en forma constante ha vendido las ideas de que: 1) el PAN es peor que el PRI; 2) que el robo de la gente del PAN es más elegante que el robo de los priistas pero, que en fin, también es robo; 3) que el gobierno federal panista está presidido por un presidente espurio, usurpador y que miente en todo lo que dice; 4) que la lucha anti narcos solo ha resultado en jóvenes mexicanos muertos; 5) que el único realmente bueno para gobernar México es AMLO.

El grado de sustento en base a datos contundentes de las afirmaciones desparramadas en todo Yucatán no tiene relevancia alguna. Absolutamente todos los indicadores que se usan a nivel mundial para medir el progreso de un país, han sido: algunos buenos y muchos excelentes, durante los últimos 11 años a nivel federal —con los gobiernos panistas. Desde luego, esto, no es parte del acervo informativo de quienes estamparán su X en la boleta electoral en julio de 2012. Se les ha vendido exactamente todo lo contrario.

En 10 meses, unos 20 millones de mexicanos —ya, a nivel nacional— deben entender que todo lo que les han inyectado es en gran medida falso; que en realidad los gobiernos panistas han logrado sacar a México de un letargo cultural de corrupción general a un nivel de transparencia legal obligatoria que jamás se dio en el pasado. Esos 20 millones de mexicanos que podrían hacer la diferencia en Julio de 2012, deben entender muchas cosas de la macroeconomía; deben entender que muchas leyes que necesitaba el país, no fueron aprobadas porque los diputados del PRI o del PRD se negaron a aceptar las propuestas legislativas del presidente de la república —emanado del PAN.

Cuando los analistas, con aires de sabios, hablan entre sí en los programas de televisión o radio, insisten en hablar de los "errores de los panistas", de tal manera que el ciudadano quede aún más seguro de que "si tanto dicen malo de ellos, debe ser cierto". Jamás hablan de la solidez que tiene México hoy comparado con 2000; desde luego, jamás hablan de la gran diferencia de país que es hoy comparado con 1995.

Nadie les pediría que hablen de "logros" panistas. No, nada de eso. Sencillamente que hablen de lo que ha sido posible solo con seguir con un mucho mayor grado de honestidad las imperfectas leyes con las que el país cuenta. Nadie les pide que digan que los panistas son un dechado de moral y una perfección de ética. Nadie. Solo se les pide que muestren la realidad, en números, de lo que es hoy México —a pesar de las crisis mundiales que se han vivido en esta década— en vez de insistir en forma trillada en "los errores de los panistas".

¿Qué queda? Allá están 3 o 4 panistas, a nivel nacional, tratando de convencer a esa pequeña minoría de mexicanos panistas, que ellos son los que deben ser candidatos a la presidencia. Mientras eso sucede, el PRI tiene un candidato único desde hace ya varios años, trabajado palmo a palmo, día a día.

Y como nadie habla de la realidad lograda en esta década, hay ya una tercera opción, el PRD —que por poco gana en 2006— a la cual mucha gente apoyaría "ya que los panistas no han podido con el paquete" —cuando la realidad no es esa ni remotamente.

Y, en Yucatán, ¡claro, nada está ni remotamente mejor! En este estado la información no solo ha sido de desprecio al PAN, sino de abiertas mentiras, información totalmente falsa que, medios sin escrúpulos —TV local del gobierno estatal y radio totalmente sesgada hacia el priismo, amén de una prensa nacida para combatir expresamente al PAN, cosa que ha hecho con el uso constante de calumnias— ha desparramado por todo el territorio del esado.

En esas gravemente heridas condiciones, hay gran cantidad de panistas de primera fila que insisten en ser ellos los candidatos —cosa correctamente esperable— y algunos que piden que hagan el favor de hacerse a un lado para que en vez de ellos, quede un nuevo personaje de la ciudadanía "sin partido". Esto, desde luego, como un esfuerzo desesperado por contrarrestar la falsedad con la que el verdadero valor del panismo se ha pisoteado, rincón por rincón, incluyendo, cuando ha tenido la mínima oportunidad, la prensa que algún día ayudó a la sociedad civil a definir sus objetivos.

¿Cómo salimos de esta?

domingo, 11 de septiembre de 2011

¿Cuál sería la manera más adecuada para librarnos de la necesidad de crear apegos sexuales?

Algunas instituciones que promocionan visiones de formas de fomentar la espiritualidad han adoptado la propuesta de que los apegos ("attachment", en inglés) son causas de graves problemas entre los seres humanos.

A la luz de estas visiones promotoras de la espiritualidad por encima del materialismo, el amor sexual es una forma de apego biológico. Según esas visiones, el amor es apego y existe también entre todas las especies de animales diferentes del animal humano. Seguidamente, las enseñanzas para fortalecer el espíritu por encima de la materia, recomiendan la liberación de todos los apegos, incluyendo el apego sexual.

Con la teoría del apego biológico, se vendría a explicar el matrimonio monógamo solo como una forma de legalizar e  institucionalizar la selección entre dos personas con respecto a apegos personales preferidos pare ejercer su sexualidad.

Hoy sabemos que hace más o menos 12 mil años, los seres humanos vivían en condiciones muy diferentes a las que existen hoy. Esas condiciones eran —también es algo que ya sabemos hoy— más congruentes o compatibles con las tendencias sexuales biológicas naturales del equipo biológico humano. Hoy sabemos que la tendencia natural biológica del ser humano no es a formar pareja para ejercer su sexualidad, sino que somos una especie naturalmente promiscua. Nuestros parientes en la evolución más parecidos a nosotros son los bonobos —una especie muy parecida a los chimpancés, pero muy pacífica— y los chimpancés —una especie que desarrolla conductas muy agresivas intra específicas, o sea, contra individuos de la propia especie.

La obligación de formar pareja no tiene fundamento biológico, sino que es netamente cultural. Por lo tanto, el concepto de apego sexual no es biológico, sino netamente cultural. Durante los últimos 12 mil años han surgido todo tipo de intentos por sustentar en instrucciones u órdenes que provienen directamente de los dioses (o El Dios), la obligación de organizar la sexualidad. Las religiones han tratado de racionalizar la monogamia o la poligamia, nunca la poliandria (una mujer con varios hombres). Las religiones contienen, entre sus doctrinas, invariablemente y sin excepción, el concepto de que la peor ofensa que se les puede hacer a los dioses es violar las reglas en torno a la sexualidad. Y las reglas, ahora ya sabemos, son formas que tratan de obligar al ser humano para que la prole sea identificable: se sepa quién es el padre de las criaturas que les nacen a las mujeres.

Hoy, 11 de septiembre de 2011, el Dalai Lama expresó, una vez más, la idea de que el apego sexual es una forma de apego biológico. Desafortunadamente, esa declaración solo es una más en el mismo sentido de la de todos los que se han auto proclamado profetas, salvadores, dioses-hombres, representantes de dioses ante los humanos, y demás conceptos semejantes.

Las parejas se forman por órdenes culturales, sociales, institucionales o religiosas. La formación de lazos de pareja no es algo natural al ser humano, sino netamente cultural. Esto puede parecer un baño de agua fría para muchos. Consideren esto para secarse el agua de ese baño: la especie humana existe desde hace 1.5 millones de años; de todo este tiempo, solo los últimos 12,000 años ha intentado resolver su sexualidad de tal manera que se sepa quién es el padre; durante 1.5 millones de años jamás fue relevante la paternidad.

Entonces, ¿por qué empieza a ser relevante la paternidad? ¿Qué hace que se convierta en tema grave el asunto de la pareja sexual? Respuesta: la adopción de la agricultura en sustitución de la recolección y cacería.

Hay cálculos que estiman en casi 3 millones el número de mujeres que durante los 400 años de existencia de la inquisición —o tribunales semejantes— fueron quemadas vivas o encerradas de por vida en calabozos, precisamente por manifestar conductas que habrían representado un peligro para la identificación de la parte masculina en la gestación de las proles.

Entonces, pues, ¿cuál sería la manera más adecuada para librarnos de la necesidad de crear apegos sexuales?

jueves, 8 de septiembre de 2011

¿Crecer económicamente o vivir? ¿Intentamos nuevamente el comunismo puro?

Hay cosas que merecen un trato especial. Lo que me envió una hermana es una de esas cosas. Este es el vínculo para el vídeo # 1 de 4. En la misma página de YouTube en la que encontrarán el primer video, verán al lado derecho, los otros vídeos que le siguen. Se van rápido. Están muy interesantes. Me imagino que es un documental que subieron dividido en 4 partes.

A reserva de correr el riesgo de recibir críticas de las personas que gustan de criticar para enseñarnos algo que consideran que debemos aprender de ellas, lo hago de todas maneras con el único afán de dejar por sentado (por si alguien le importa) mi visión del tema.

http://www.youtube.com/watch?v=ugiJz_HXXIg&feature=youtube_gdata_player

La obsolescencia planeada

Le llaman en el vídeo "programmed obsolescense" o algo así. En realidad al parecer durante muchos años dentro de los 200 que tenemos como humanidad viviendo en la era de la producción industrial, siempre se ha pensado que la industria debe producir mucho, a buen precio y hacer que lo que sea que produce le sirva a mucha gente. Y si no le sirve, que se le haga creer a la gente que le debe servir. Casi al punto de hacer que se sientan mal las personas que no sienten algunas necesidades de tener algunas cosas que a otras personas les parecen imprescindibles. Y en esto hay gran variedad de gustos.

La capacidad de producir acelerada y en grandes cantidades se fue extendiendo a todos los ámbitos. Así también la comida se empezó a producir en grandes cantidades, buscando que la comida hiciera su trabajo sin gran emoción: que fuera práctica, abundante. Y ya hemos visto el resultado: hoy hay más gordos que jamás hubo. Hoy todos o muchos nos tenemos que cuidar todos los días de la cantidad que vamos a comer. Un poquito de más que comamos y enseguida empezamos a acumular grasa. Porque, además, el sistema ha hecho que cada día tengamos que movernos menos, o sea, tengamos que ejercitar menos en forma natural, el cuerpo. Esto hace que para ejercitar el cuerpo y quemar la calorías que en grandes cantidades nos metemos, debamos consumir algo más: la inscripción a un gimnasio.

Todo parece muy artificial y muy innecesario. Pero, ¿qué pasaría si no creciéramos económicamente? Hay un movimiento (al ver la película se darán cuenta) de acuerdo al cual lo que debemos hacer es dejar de crecer y no crecer por crecer. Estamos hablando de crecer económicamente. Eso que México no ha podido hacer debido a que el PRI en el congreso no le quiso obsequiar al panismo con la aprobación de las reformas fiscal, energética, educativa y laboral, los aspectos que nos tienen anclados. Después de ver estas películas algunos pensaremos que lo que nos conviene es que el PRI siempre esté allá, por detrás de los congresos impidiendo que nuestra economía crezca.

Tengo por aquí un libro, escrito por un holandés, en el que habla de la necesidad de evitar a toda costa que continuemos con este frenesí de crecimiento económico. Como dice también el francés, no es compatible esa tendencia a crecer sin límites con la supervivencia de nuestro planeta.

En tanto en occidente se perfeccionaban métodos para producir artículo obsoletos en los 60 y 70, detrás de lacortina de hierro se hacía exactamente lo contrario: encontrar formas de hacer productos lo más duraderos posibles. El resultado lo tenemos a la vista: cayó el Muro de Berlín porque la producción se estancó. Tenían que recurrir al trigo sobrante de Canadá y Estados Unidos para que la gente tuviera qué comer.

Tal parece que el sistema capitalista funciona de tal manera que debe hacer grandes cantidades de cosas, muchas más de las necesarias, para tener ocupada a mucha gente, haciendo algo que no sería necesario hacer. El incentivo es la ganancia, pero el resultado es la ocupación de más y más gente para producir muchas cosas; cosas que la gente debe necesitar para que el juego completo funcione. Cada vez que se ha tratado de planear la producción de tal manera que se haga lo que la gente va a necesitar (2 pantalones bluejeans cada 18 meses, 3 camisas, 1 camiseta cada 3 años, un par de zapatos cada 2 años, etc.) Así intentaba hacer las cosas China al principio de su revolución cultural, hoy el país más capitalista del mundo, creciendo a pasos agigantados. Obvio: dejó de "planear".

¿Por qué son así las cosas?

Pero vamos a pensarlo de otra forma. Tomemos como ejemplo México. Somos 118 millones. Quitamos a los muy pequeñitos y a los muy viejitos. Quedan con capacidad de trabajar unos 78 millones. Planeamos la economía.

Los hombres tendrán derecho a 2 pantalones "Jeans", 3 camisas, 2 pares de zapatos, 5 mudas de ropa interior, 1 chamarra en algunos lugares fríos, una gorra o sombrero cada 3 años. Las mujeres tendrían derecho a 4 vestidos, 6 calzones, 2 sostenes, 2 blusas, 3 pares de zapatos, un sombrero, 1 pañuelo y alguna cosa más que se me olvida. Claro, planeamos también camas, sábanas, televisores, teléfonos, y demás. Un carro cada 20 años para 3 personas, por ejemplo. Tanto de carne, huevos, leche, frijoles, trigo, maíz, tomates, papas y las cosas que Érika podría decirnos que deberíamos incluir en la comida.

Si dividimos el trabajo necesario para producir lo de todos los mexicanos en forma igualitaria entre todos los mexicanos, vamos a tener que cada mexicano tendría que trabajar unas 9 horas a la semana (en vez de 45), habría un montón de gente libre para dar clases de tiempo completo (tendrían todos 36 horas a la semana para estudiar, leer, pasear, caminar, nadar, correr... todo lo que no requiera quema de combustible, llantas, etc.) Darían clases gratis porque las necesidades básicas estarían ya produciéndose para todos en forma igualitaria por esas 9 horas de trabajo de cada uno de los que estén en edad de trabajar.

No habría pobres: todos serían iguales. Tendrían los mismos pares de zapatos, calzones, pantalones, etc. Habría balnearios populares por todos lados y, obvio, negocios de Gran Turismo serían solo para captar turismo y a ver quién quiere trabajar más de 9 horas a la semana, dado que para producir lo mínimo con lo que vivir cómodamente, no se requiere de tanto tiempo de trabajo. La mayor parte del tiempo que están trabajando las personas están haciendo algo que nadie necesita, pero algo que a todos hay que convencer para que necesiten.

Entonces refinan marcas y la gente tiene closets llenos de cosas que no sirven para nada o se han usado 1 o 2 veces en toda su vida y luego... ¡allí se quedan! Pero les dieron 45 horas de trabajo a algunos.

Se llama planeación de la producción, en vez de generar productos y lanzarlos a que las leyes del mercado se ocupen de "marcar" qué debe producirse y a qué precio. Desde luego, nada tendría que tener precio.

Eso es lo que sugería el holandés para los países europeos.

¿Se imaginan el planeta verde en que viviríamos? Todos en casas sencillas.

Claro, no tendría yo un iPad para escribir durante las noches, después de trabajar unas 10 horas al día tratando de ver cómo aseguro ingresos para pagar deudas o comprar cosas que me van a convencer de que necesito.

Eso es lo que trataron de hacer detrás de la cortina de hierro. Chance y si ahora lo intentamos nuevamente y ponemos, de tiempo completo a trabajar en el desarrollo del Quinto Método a unos 1000 científicos, se logre algo mucho mejor que lo que hoy tenemos, no solo para algunos, sino para todos.

En realidad, es mucho menos lo que necesitamos trabajar pero solo si todos nos ponemos de acuerdo en no necesitar tanta pendejada. El tema es fascinante. De repente no funcionó detrás de la cortina de hierro por aquello de la falta de libertad. Pero si dejamos libres a todos para que hagan lo que les dé la gana, quizás funcione en este nuevo intento. Yo lo propondría pues para ver si haciendo cosas diferentes nos va mejor.

La realidad es que antes la planificación económica jamás funcionó.. Pero ¿fue Franklin...? Creo que sí: intentó el bombillo 1000 veces hasta que lo logró. En la película hablan mucho de bombillos. De repente lo que tenemos que hacer experimentar más veces, hasta encontrar cómo hacer que sí funcione.

Cambio radical en la política de México. Claro, se necesita de todos.

La hipótesis

¿Qué pasaría si cambiáramos en forma radical la forma en que vivimos? Se trata de un cambio radical, algo muy profundo. Supongamos que decidimos reducir a un mínimo lo que cada persona, en promedio, usará para vivir. ¿Cuál sería el mínimo común para todos? Desde luego, al hacerlo, empezaríamos por respetar los derechos humanos de todos. No se trata de violar derechos básicos, que tanto trabajo nos ha dado lograr como algo aceptado por todo mundo.

Por lo tanto, si consumimos menos y distribuimos en forma equitativa el trabajo para producir ese mínimo, nos podría ir mejor como nación y como humanidad.

Los mínimos, ¿son factibles?

Vamos a tratar de establecer una tabla con los elementos mínimos y la forma en que se podría resolver. No debemos olvidar que todos estos asuntos mejorarán la calidad de vida de la gente. Debemos tener presente el hecho de que el cambio
                                                                                                                                                                                                                 
1Ropa, calzado, sombreros, gorrosEn lugar de gran variedad de prendas de vestir, muchos colores y muchos tipos de tela, trataríamos de que la ropa que se use sea práctica, fuerte, duradera. Al ser fácil de producir, para vestir a 118 millones de mexicanos probablemente no se necesitan más de 200,000 o 1 millón, para que en vez de trabajar 8 horas 6 días, trabajen 1 día, 9 horas.
2AlimentosEstudiamos con los mejores nutriólogos del país, lo que más les conviene a los mexicanos. Evitaremos que haya gente desnutrida o gente obesa. Vamos a utilizar otro millón de personas para dedicarse, 9 horas a la semana, a la producción de alimentos efectivos, prácticos, seguros.
3ViviendaAquí tenemos que variar en forma radical la forma de vivir. La casa en la que se repiten, a unos metros una de la otra, las mismas cosas, debe quedar ya en el olvido, en el pasado. Debemos pensar en espacios para vivir en los que la vida en comunidad sea fácil, natural. Estamos pensando en espacios interiores públicos: comedor, cocina, piscina, sala de juegos. ¿Dormitorios? OK. Pensemos en algo práctico. No solo costará menos trabajo hacer los espacios para la vivienda, sino que la gente vivirá mejor. Deberíamos tener unos 3 millones de personas dedicadas al trabajo de la construcción. Estas personas deberían ser rotativas, para que el trabajo no esté siempre en manos de algunos, sino que les toque a los que se ofrezcan para hacerlo.
4TransporteLa racionalidad de la distribución del trabajo, hace innecesarios mecanismos complicados de transporte. Estamos pensando en muchas bicicletas. Estamos pensando en sistemas de transporte colectivo de muy bajo consumo por pasajero y de muy alta eficiencia en desplazamiento. De todos los mexicanos se solicitarán 9 horas de trabajo obligatorias. Pero los mexicanos serán libres de dar más de esas 9 horas. Esto hará que todos los mexicanos tengan derecho a esas cantidades estipuladas, en forma igualitaria para todos.
5ComunicaciónDesde luego, Internet será algo que deberá estar a disposición de cada uno de los mexicanos a partir de cierta edad. Aunque no es obligatorio, el que así lo desee podrá tener un dispositivo (principalmente tabletas y teléfonos celulares) para que las personas tengan acceso a lectura de libros, noticias de todo el mundo, resultados, valores logrados, estadísticas, decisiones colectivas (participación en sugerencias y demás). El número de gente ocupada en este renglón es mínima, en tanto que la infraestructura será parte a cargo de la sociedad global.
6EducaciónUna gran cantidad de personas deben estar dedicadas a la educación en nuestro país. Estamos hablando de 5 o 6 veces más de las que tenemos hoy, para que así no tengan que trabajar más de 9 horas por semana. Además, si no lo hacemos así, nos va a sobrar demasiada gente que recibiría esos mínimos ¡sin hacer actividad alguna! El renglón educativo será casi automático. Es decir, la gente usará más de su tiempo libre —del cual tendrá mucho más— para leer, estudiar, enterarse de lo que ha sucedido, de lo que se sabe en la ciencia, etc. Además, los científicos que estarán sostenidos en grandes cantidades y con tiempo completo para que desarrollen descubrimientos, serán parte del equipo educativo.
7Investigación CientíficaDeberemos tener, como sociedad, a una gran cantidad de gente trabajando en la investigación pura. Esto será totalmente al gusto. El que desee comprometerse en la investigación, deberá asociarse a investigadores senior para después, en caso de lograrlo, seguir por su propia cuenta, dirigiendo sus propios proyectos o desarrollos o trabajando en proyectos que otros ya hayan comenzado. Dentro de este renglón incluiremos también la supervisión de los procesos productivos para generar productos que ya incluyan los resultados de la investigación científica exitosa, o sea, las nuevas tecnologías.
8EntretenimientoHay muchas personas que podrán irse registrando para trabajar en la industria del entretenimiento. Esta industria, no es solo de espectáculos, sino que incluye todo aquello que se hace para que la gente disfrute algún tiempo libre viendo arte o conviviendo con sus amistades. Es una de las pocas partes en la que el servicio se mezcla con la creatividad y todos los que están ocupados en el renglón, son realmente iguales. Las personas harán aquello para lo que son mejores, capaces; aquello para lo que se han entrenado a sí mismas o mediante la ayuda de tutores en la material.
9SaludY finalmente habremos de convertir el renglón salud en algo de tipo preventivo en vez de atender enfermos, atenderemos sanos para que no se conviertan en enfermos. Se establecerán estrechos lazos entre los que harán investigación científica y los que aplicarán los descubrimientos científicos en la medicina curativa —que deberá ser la mínima en demanda— en tanto que se estudia con cuidado la mejor alimentación que se le puede dar a la gente según su tipo de sangre, etc.


¿Un proyecto ambicioso y utópico?

Todas las cosas que se proponen y que son diferentes a lo que siempre se ha hecho, suena a ambicioso y utópico. No lo es tanto si se considera que para que estas cosas funcionen, la gente en general debe aceptar un mismo nivel igual para todos en cuanto a calidad y cantidad de las cosas que tendrán para su uso personal. La producción de lo que se necesita estará a cargo del mínimo de personas para cada renglón. Esto hará posible que muchas personas vaya quedando libres, haciendo que el trabajo se distribuya.

Tentativamente estamos pensando que 9 horas por semana es adecuado para lograr la producción necesaria para todos, a los niveles estipulados. Si se trabaja más horas a la semana, entonces se contará con más productos.

De lo que se trata es de vivir en una forma tal que sea sustentable a largo plazo. Ya sabemos lo que el día de hoy está sucediendo con el planeta.

Estamos abiertos a sugerencias.

miércoles, 7 de septiembre de 2011

¡Peligro nacional general a la vista!

Es mentira, es falso que los gobiernos panistas hayan hecho mal las cosas. Cansa, agota, frustra lo que estamos viendo que está sucediendo. Desde el día 1 los priistas, cuando quedaron fuera del poder, comenzaron a quejarse y después comenzaron a desprestigiar todo lo que hacían los gobiernos panistas, de cualquier nivel.

Los panistas han administrado bien, han llevado las finanzas del país con mucha más responsabilidad que jamás lo hicieron los gobiernos priistas. Esto no solo sucedió a nivel nacional, sino que se ha visto a los niveles de todos los estados en que han gobernado priistas en comparación con los estados en que han gobernado panistas. Es espectacular viene a colmar la desvergüenza lo que pasa ahora en 2011: el tremendo endeudamiento de los estados gobernados por priistas —Coahuila, Nuevo León, Yucatán, solo 3 ejemplos— en los cuales ese endeudamiento no se ha traducido en obras. ¿A dónde se fue esa lana? Todo mundo sabe que esa lana se ha estado llevando a las arcas del PRI, para financiar la campaña de 2012.

Los priistas están acostumbrados a actuar en esa forma. Cuando ellos tenían el poder, una gran parte de su desorden administrativo y financiero era la enorme cantidad de dinero que vertían hacia la gente de escasos recursos para comprarlos como votantes a favor de sus tres colores. En esa época ese dinero no venía de producción o de impuestos sino impresión de billetes, provocando las terribles catástrofes inflacionarias que provocaron la quiebra del país en 1976, 1982, 1988 y 1994.

Por desgracia los que hemos vivido esta historia no estamos aquí para cuentos: lo vimos y sentimos. No es un asunto de medios, sino de memoria. Algunas veces nos hicieron creer que los problemas venían del exterior. Que no eran problemas gestados por México. Que el gobierno mexicano estaba "manejando todo a la perfección".

Y manejando todo a la perfección es exactamente lo que hizo el gobierno de Calderón. Esa horrible crisis de 2008-09, en que se perdieron millones de empleos, es un ejemplo en los resultados que México pudo ver en 2010. En tanto que otros países del mundo —economías más antiguas y supuestamente más experimentadas y con mayor tradición de buenas finanzas— hasta el día de hoy no se han recuperado.

Es injusto lo que está a punto de suceder en México. El que esto escribe ha visto las intervenciones de personas en los foros. Reflejan en una tremenda, lamentable y peligrosa medida un enorme desconocimiento de la realidad y una total falta de información con respecto a lo que significa realmente una crisis.

Hoy México está viviendo lo mejor que puede estar considerando:

  1. Que el mundo entero está en una terrible crisis de la cual no ha salido
  2. Que las reformas importantes fueron negadas a los mexicanos, para no darle a los presidentes panistas, por parte de los congresos priistas, las herramientas necesarias para salir de estancamientos.
  3. Que estamos sufriendo, como país, el embate de la violencia que han desarrollado los grupos armados que antes sirvieron para fechorías de narcotraficantes y hoy sirven para eso y, además, para extorsionar, secuestrar, asesinar y cometer atrocidades y masacres abominables.
A pesar de ello, a pesar de esas 3 terribles situaciones —de las cuales la número 2 (dos) es totalmente culpa de la oposición al panismo— el país no está como les venden todos los días a los consumidores de notas periodísticas impresas o en radio y TV.

Por ejemplo, en Yucatán, por las mañanas la estación 94.5 de FM hay un individuo de apellido Solís Preciado que conduce el programa. Sus locutores solo toman la palabra para despotricar en contra del gobierno federal y exaltar los gobiernos locales —ambos del PRI, de Ivonne Ortega y Angélica Araujo— cuando se sabe que son estos, los locales, los que peor papel han hecho en generaciones en las gestiones que han tenido bajo su responsabilidad.

Eso que sucede en Yucatán no es privativo de esta pequeña provincia, sino que se está repitiendo en todo México. Uno se pregunta, cuando tiene la información real disponible: ¿tan mal informados están los ciudadanos de México en general? ¿Cómo podemos decir que vivimos en una democracia si la gente no tiene ni la más remota idea de la realidad? La gente compra lo que oye en la radio o ve en la TV; desde luego, también lo que lee en los periódicos o en Internet. ¿Hay verdaderos análisis de datos, de números? ¡No, qué va! Los "analistas" de TV que haces sus paneles de sabios en consejo se la pasan vertiendo sus opiniones personales, mismas que les llegan a millones en cuestión de instantes.

¿El resultado? ¡Lo que dicen las encuestas en cuanto a intención de voto para 2012! Arrasará el PRI en todos lados. ¿Eso está pidiendo la gente? ¿Somos los mexicanos un pueblo masoquista? ¿Nos gusta inyectarnos sufrimiento voluntariamente? ¿Ya olvidamos las quiebras a las que los gobiernos priistas llevaron al país sexenio tras sexenio?

Tenemos, además de las fallas mencionadas, el hecho de que en las escuelas y universidades —en todos los niveles— el análisis de la realidad no es serio, ni está sustentado en los datos duros que están disponibles en todos los portales de Internet de todas las dependencias federales.

El cinismo más descarado se da cuando gente que conoce en detalle las estructuras de los costos de la electricidad en el país, se atreven a usar como bandera política el solicitarle al gobierno federal que baje las tarifas, organizando un movimiento nacional en ese sentido. ¿No saben leer? Con ver un recibo de energía se puede uno dar cuenta de que una gran cantidad de la energía que se produce está siendo subsidiada por el gobierno federal. Esto no es correcto y es así por la baja productividad que aparentemente tiene la CFE en la generación de energía. ¿Es baja esa productividad porque tiene que cargar con los costos de la energía que consumen —y no pagan— los empleados de la paraestatal?

El asunto es que quienes ahora levantan —o pretenden hacerlo— a la nación en pie de protesta para exigir tarifas eléctricas más bajas, sabe con exactitud por qué las tarifas no pueden bajar.

domingo, 4 de septiembre de 2011

México: un país mal, muy mal informado

La democracia

No hay democracia si la gente que va a votar vive engañada. Y viven engañados los que juzgan las cosas que suceden en su país, en su estado, en su ciudad, no por lo que realmente está sucediendo, sino por lo que los medios masivos de comunicación transfieren.

Y los medios masivos de comunicación en México están haciendo muy mal su tarea. En aras de un neutralismo que no existe, que no es posible, que no se está dando, proclaman a diestra y siniestra críticas destructivas a todos los actos de gobierno.

Esto no fue así siempre. En otros regímenes, ellos no podían hacer eso. Los medios solo podían exaltar aquello que les daban permiso de exaltar. Las cosas cambiaron en 2000. Concretamente, a partir de diciembre 1 de ese año. Ese fue el día en que Vicente Fox Quesada tomó posesión del gobierno de México. Ese fue el día en que México estrenó un gobierno nacional con una vocación de respeto irrestricto a los derechos humanos básicos. Por desgracia, de toda la sociedad mexicana los menos preparados para recibir ese dulce baño de libertad legal, eran los medios masivos de comunicación: prensa, radio y televisión.

Gobiernos malos y gobiernos buenos

Hay gobiernos que hacen las cosas bien. Son gobiernos que obedecen las leyes y que no utilizan los fondos públicos que les encargan para manejar, en forma alguna que se traduzca en perjuicio para las personas. Hacen rendir esos fondos públicos.

Estas cosas las demuestran generando gobiernos sin déficit, sin endeudamiento, sin atrasos en los pagos a los proveedores y sin dejar de cumplir con los compromisos financieros legales propios de sus investiduras. Son gobiernos que saben que es imposible servir a sus ciudadanos si no son cuidadosos con los fondos que manejan.

Cuando los ciudadanos conocen a sus gobiernos y los consideran buenos, pagan impuestos completos y a tiempo. Ciudades hay en la nación mexicana que demuestran con gran claridad lo que sucede con el pago de los impuestos prediales al municipio cuando las autoridades al mando de estos son del tipo que sabe organizar bien las finanzas. En cambio los atrasos no se hacen esperar cuando los gobiernos municipales son presididos por grupos que dejan de ser confiables en sus actuaciones.

El ciudadano sabe reconocer la diferencia entre gobiernos buenos y gobiernos malos sobre todo cuando el acto de gobernar se da en forma cercana a ellos. Esto es más evidente en los gobiernos de municipios de tamaño pequeño o mediano. Se pierde, sin embargo, la capacidad de opinar con exactitud cuando se trata de gobiernos de ciudades mayores.

A nivel nacional, entonces, las cosas son aún más difíciles para los buenos gobiernos y más fáciles para los malos gobiernos. Usan demasiado tiempo los individuos dedicados a los medios en el "buen gobierno" de hoy; se ocupan de hacerlo parecer como si fuera lo peor que jamás haya existido en nuestro país. Los malos gobiernos no son atractivos porque destruirlos es asunto ya del público. Lo importante es destruir los buenos gobiernos. En esa forma ganan un auditorio mayor y eso es lo que finalmente les interesa: el rating.

La mala información

El resultado de la actitud que los medios guardan con respecto al buen gobierno es fatal. ¿Qué sucede con una sociedad a la cual todos los días le dicen que lo que no está mal, sí lo está. Quizás no es tanto que le digan que lo que está mal, está bien, pero sí que se ignora lo que realmente está mal a favor de pasar más tiempo tratando de convencer al ciudadano de que lo que está realmente bien, ¡no lo está!

La calidad de la información con la que cuenta el ciudadano es mala. Muy mala. Y es la información que servirá de sustento para las próximas decisiones colectivas que se tomarán: la próxima elección de puestos de cualquier tipo.

Esta baja calidad de información se nota en los que participan en los foros. ¿Puede ser que todos los que están totalmente equivocados porque no han sabido interpretar la realidad sean los que se la pasan despotricando contra un gobierno por cosas que ese gobierno no solo no ha hecho mal, sino que precisamente, ha hecho bien? Eso es lo que vemos en foros como Facebook, Twitter, Reforma, Diario de Yucatán, Artículo 7, El Universal, etc.

Nadie tiene una sola queja real en contra de Josefina Vázquez Mota. Incluso Elba Esther Gordillo sabe perfectamente que lo que Josefina no pudo, es llegar a un acuerdo porque es demasiado lo que requería Josefina Vázquez del sindicato y Gordillo no estaba en posición de conseguir lo que habría sido necesario. Si hay una persona con una claridad de pensamiento y consciencia ejemplar, es Josefina Vázquez Mota. (El decir esto no debe entenderse como restarle calidad de ser humano a Santiago Creel.) El comentario más amable en un foro de Reforma se alegraba por la renuncia de Josefina Váquez al liderazgo en la cámara baja: la comentarista del foro "necesitaba una sirvienta de tiempo completo".

Es allí a donde la pésima información nos ha llevado como país. Un país en el que los ciudadanos no pueden ser coherentes en sus opiniones acerca de sus políticos, es un país sin una sola posibilidad de salir adelante. Es más: es una país en que las cosas saldrán exactamente al revés: los malos políticos y gobiernos repetirán y los buenos políticos y gobiernos serán tachados de malos para, a su vez, al llegar el turno, elegir a los malos de verdad.

¿Quiénes son los responsables?

La grave situación que se ha desarrollado en el país tiene como resultado lo que las encuestas de intencíón del voto reflejan. El país está llorando por regresar a esos gobiernos que lo quebraron en el pasado. Son gobiernos que jamás supieron manejar las finanzas, respetar los presupuestos o mantenerse dentro de los límites monetarios para no desbaratar la economía de la gente con la inflación.

Son gobiernos que se jactaron de jamás tener que respetar integralmente los derechos humanos fundamentales.

Y los responsables de esta tragedia —el regreso al pasado destructivo— solo pueden ser los medios y los maestros del sistema escolar nacional, de todos los niveles. Es justo decir esto porque entre la gente del país debe existir alguna gente que tenga la capacidad de leer entre líneas, de entender que las cosas, tal cual están siendo narradas por los medios en general, no son adecuadas para comunicarle al público elementos de información que les formarían una idea clara de la realidad.

Una parte de la culpa se la tienen también los gobernantes buenos que no han tenido la sensibilidad de captar la imperiosa necesidad que tienen de informar con veracidad lo que hacen que antes no se hacía bien. No es lo mismo decir todos los días que se lograron tales y cuales cifras; lo importante es comparar esas cifras con las que se lograban en ciclos anteriores.

El disparate solo destruye

La gente tiene derecho a estar correctamente informada y no a recibir piezas de información sesgadas por el gusto editorial de cada medio que las lanza. Nos preguntamos si esto no se ha legislado en otros países del mundo. ¿Es posible que algún país haya logrado poner algún orden en los medios que se traduzca, a final de cuentas, en que al ciudadano le lleguen los datos correctos?

Decirles todos los días disparates o informarlos con contradicciones solo conduce a la destrucción de la confianza del ciudadano medio en su país, en su comunidad. La repetición continuada de informes negativos —no importa el sentido de su participación con su voto— con respecto a lo que sus políticos hacen se convierte en un ejercicio destructivo, que va claramente en contra de los intereses de la nación involucrada.

Este ejercicio de destrucción social debe concluir en México. Hemos vistos que no es posible mantener una situación de libertades que viola el derecho a la información veraz, objetiva y puramente descriptiva a la que todo ser humano tiene derecho fundamental.

El disparate, la mentira, solo destruyen el presente y comprometen el futuro de cualquier nación

viernes, 2 de septiembre de 2011

Sí, claro, el mal gobierno, ¡abajo! Pero, Calderón, ¿ha hecho un mal gobierno?

Es realmente preocupante lo que sucede en nuestro país. Todos los días vemos en los foros toda clase de insultos en contra del presidente Felipe Calderón Hinojosa.

Los datos son exactos, se puede corroborar a nivel internacional. Se trata de un presidente que ha hecho bien todo lo que le corresponde hacer. Ha actuado con un ápice de astucia política, mismo que le agrandaron con lente de aumento.

Pero esa su astucia política tenía razón de ser. ¿Nos gustaría que el país estuviera en este momento con todos los niveles de gobierno impregnados por corrupción? ¿Nos gustaría ser lo que él impidió que fuéramos: un narcopaís?

Es injusta la forma en que se le ha tratado. Tiene la herencia maldita de haber ganado la elección, en 2006, con muy poco margen. Ese poco margen fue manejado por el que perdió como una oportunidad para tratar de venderles a sus seguidores la idea de que no perdieron sino que les habían robado la elección. El que perdió en 2006 habría ayudado mucho a México si hubiese aceptado con humildad una derrota que casi fue una victoria. Él había dicho unos cuantos días antes que por un voto (1 = uno) de diferencia en su contra, él aceptaría el resultado.

Calderón se asustó cuando los medios, en vez de exaltar la realidad presentada por el IFE, sembraban más y más la duda. ¿En qué estaban pensando? ¿A quién estaban tratando de favorecer?

En todo momento festinan los de la oposición del PRI, como lo hace el perdedor de 2006, cada ve que las cosas salen de tal forma que Calderón se puede ver mal. No les interesa en lo mínimo lo que a México como país le suceda sino solo que Calderón se vea mal; que no se vea entre los ciudadanos de México como un buen presidente.

Pero sí lo ha sido. El combate frontal a la delincuencia organizada era absolutamente necesario. No hacerlo habría sido un crimen de estado. Lo ha hecho lo mejor que ha podido, con los elementos que recibió. Tanto Ejército como Armada hoy son cuerpos armados más convencidos de su valor para nuestro país.

Al momento de tomar Calderón el poder en diciembre de 2006, sabía que el proceso que había antecedido su subida al poder no ayudaba en nada su figura presidencial o su popularidad. La victoria de Calderón habría sido mucho más amplia, de no haber sido por la calumnia difamatoria que el candidato perdedor le lanzó en el último debate. Ese día la elección perdió más de 2.5 millones de votantes que antes tuvieron la intención de emitir su voto por Calderón. El perdedor sembró una duda, misma que jamás pudo probar. Su calumnia difamatoria quedó allí, en el olvido. Pero es algo que jamás los mexicanos deberíamos olvidar.

Cada vez que toco este tema tengo la necesidad lógica de plantear ese pasaje de la historia de México. Es un insulto a esos mexicanos —más de 1,200,000 que participaron en el conteo de los votos de la elección de julio de 2006— el insinuar que hubo un cochinero, como el perdedor gustó de expresarse cada vez que tuvo la oportunidad. Es un ser que rebajó la calidad de México como país democrático. Cambió el rumbo de México por lo menos, por un tiempo.

La presidencia de Calderón ha sido, no buena, ejemplar. En septiembre de 2011 está comprobando que todo lo que ha hecho, lo ha hecho bien. Que lo que no ha podido hacer es lo que la ley no le ha permitido. Y muchas cosas que la ley no le permite, no es a él al que se le perjudica, sino a México como nación.

No dejó de aprovechar la ocasión para recordarles a los legisladores la necesidad impostergable de aprobar la nueva ley laboral y otras más que él mismo envió desde hace varios años y que no han sido atendidas.

En México —como en las democracias más modernas, como si lo fuera desde hace 100 años— todo se maneja en forma mediática. Siempre tienen una respuesta los que se oponen. Y en el caso de Calderón, la elegante postura de decir, siempre: es una estrategia que no está funcionando, ha logrado lo que se proponían: introducir la duda en los mexicanos.

A algunos mexicanos nos gustaría mostrar todos los puntos a favor de Calderón: en cuanto a vivienda, no es que se hayan hecho muchas cosas; no, no es tan sencillo:

Es que el Infonavit, en 28 años llegó a 2 millones de viviendas en tanto que, Calderón, en 5 años ya casi llega a 3 millones.

En cuanto a la peor crisis de la historia capitalista, no es que Calderón la haya "manejado bien", es que México se convirtió en el ejemplo de lo que se debe hacer, recuperándose, de inmediato —en vez de estar en quiebra como democracias mucho más antiguas con economías supuestamente más solidas.

En cuanto al renglón salud, no es que Calderón haya agregado unos 3 o 4 millones de mexicanos a que tengan derecho, sino que subió, en su sexenio de 45 millones con derechos médicos y hospitalarios —logro de 100 años— a 100 millones que hoy tienen derecho —en 5 años.

La reserva federal de divisas, no es que la haya mantenido o subido unos cuantos miles de millones de dólares: en 5 años la ha logrado más que duplicar al colocarla en $137 mil millones de dólares, 2.3 veces la deuda externa de México —la recibió en $62 mil millones de Fox y este en $20 mil millones de Zedillo.

En cuanto a provocar que México se convierta en un país más eficiente y más competitivo, durante los 5 años que lleva Calderón en el gobierno federal, México pasó del lugar 70 y algo al lugar 20 y algo, convirtiéndose así en el más competitivo de América Latina.

Pero los gobernadores pueden hablar —si realmente no son una bola de mentirosos deshonestos— acerca de la puntualidad con que el Gobierno Federal les ha entregado sus participaciones.

Los proveedores del Gobierno Federal también pueden atestiguar —si es que no responden a intereses "inconfesables"— la puntualidad con que en todo momento han recibido sus pagos. Podrían comparar y declararlo públicamente —si es que tienen valor— los que hayan tenido la experiencia con gobiernos estatales de otros partidos políticos probablemente diferentes a los del presidente Calderón.

Por eso molestan esos que participan en foros insultando a Calderón a diestra y siniestra. Y seguramente esos van a asentar su voto por alguna opción que jamás habría logrado las cifras que hoy tiene el país.

Lo siento, pero hoy sí tengo datos concretos para hablar del asunto. En otros momentos no los tuve y solo pensé que las cosas que parecían buenas, ¡de verdad lo eran! Pero fui tristemente engañado... ¡como muchos otros mexicanos! Hoy, por eso, muchos no creen. Yo les digo: analicen con honestidad y verán que sí tenemos futuro y que Calderón ha sido el mejor presidente de la historia de México.

¿Qué estrategia debe usar Calderón en el combate a la ilegalidad?

El día de hoy la producción y el mercadeo de las drogas —marihuana, cocaína, heroína y demás— no es legal. Si produces algo de esto, estás infringiendo la ley.

¿Que debería ser legal? De acuerdo: quizás la marihuana —que representa 80% de las acciones legales— sí. Pero, ¿lo demás? Este espacio, hoy, no es para debatir ese punto, sino el punto de lo legal y lo ilegal. Los gobiernos tienen la obligación de combatir la ilegalidad. No es una cuestión opcional. “Claudicar no es opción”, dijo Calderón en su informe el 2 de septiembre de 2011. Claudicar, para el gobierno, es violar la ley, es dejar de hacer su trabajo.

Pero… hay un gran pero. Todos los días se levantan voces que dicen: “No es la estrategia correcta”. ¿Mencionan alguna estrategia alternativa? ¡No, nada qué ver! Solo dicen que no es la correcta. ¿Por qué lo dicen? Porque a los medios les fascina ser atractivos, que la gente los vea y no hay nada que más les guste que exaltar los resultados de la violencia entre los armados de los carteles. Ya llegamos a casi 50,000 personas (se incluyen los 60 del Royale) que han muerto debido a los grupos que se enfrentan —con o sin Ejército, Armada y Policías— disputando territorios o sentando precedentes.

¿Siempre fue así? La realidad es que no lo sabemos. Pero supongamos que no. Supongamos que hoy la cosa es más candente debido a que el gobierno decidió cumplir con la ley, en vez de esconder la cabeza y simular que gobierna (como lo hacen ciertos gobiernos de cierto partido). ¿Es correcta la estrategia?

Calderón y su equipo se han esforzado día a día por hacer las cosas con el más absoluto respeto a la legalidad y a los derechos humanos. A pesar de ellos, los detractores recurren a las violaciones cometidas por los cuerpos “que deberían estar en sus cuarteles pero no en las calles”.

¿Sabrán los que así hablan que hubo una era en México en la que la forma de combatir a los delincuentes peligrosos era enviándoles cuerpos secretos cuya encomienda era acabar con los maleantes y ya? Hoy, en cambio, Calderón tiene que enfrentarse a lo que él mismo llamó la verdad real y la verdad jurídica. ¿Deberá Calderón adoptar el método de Nazar Haro? A este nadie le hacía obedecer derecho humano alguno.

¿Es ese el cambio de estrategia que están pidiendo? Aclaren, porque en la actual estrategia hay el máximo nivel de respeto a la legalidad.