sábado, 26 de febrero de 2011

"Elección de estados"... ¿qué sigue después del juicio?

Hace varios meses Artículo 7 publicó datos que relacionan al compadre de la gobernadora de Yucatán (¿recuerdan el bautizo en Monterrey, con gente para atender la fiesta llevada de Yucatán?) con acciones descritas también por la revista virtual Índigo. Hace 3 semanas Artículo 7 les expuso a sus lectores el reportaje de Índigo en el cual se ofrecen aún más detalles.

Todo ello abunda, extiende y da soporte a la expresión de Patrón Laviada en el sentido de que la elección de 2007 —llamada “fiesta cívica” por algún medio local— no fue una elección de “estado”, como canturrean gozosamente los priulos para encontrar más formas de denostar a los panulos, sino una “elección de estados“. Creemos que es el nombre idóneo, por todos los estados de la república —todos ellos con gobiernos emanados del PRI— que en alguna forma metieron mano para colocar al priismo en el poder en nuestro estado, Yucatán: Nuevo León, Estado de México, Oaxaca, Puebla, Veracruz, Quintana Roo, etc.

El evento social llamado Juicio a Ivonne Ortega Pacheco fue uno de esos lugares y momentos en los que parece ser que la gobernante no es ya muy bien vista. Es cierto, había alrededor de 1500 personas. Pero son personas que escogieron libremente acudir al evento y escuchar. A coro gritaron consignas fuertes en contra de la acusada. La condena fue suave, injusta, casi típica del México de la Impunidad en que vivimos: “que se le conmine a gobernar en vez de lucirse”. Digo, ¿qué pasó?

Pero habría que oír a un hombre de voluminoso estómago, tez blanca, salir del lugar y comentar a la mujer que venía con él: “¿Sabes cuándo va a volver a votar esta gente por el PAN? Jamás”, contestó él mismo. “Todo esto se hace ahora, porque ahora todo se sabe, pero después de lo que nos pasó con Patricio” Dudo que esta persona represente aún el “sentir” general. De ser así, Yucatán está jodido. No encuentro otro calificativo por el momento…

Hoy, a casi 4 años del fatídico 20 de mayo de 2007, Patricio Patrón habla de las “elecciones cochinas” llamadas “fiesta cívica” por algún articulista que también señaló que no eran un cheque en blanco, sino una chequera completa. ¿Qué hay detrás de todos esto que el ciudadano común y corriente no sabe? Porque si fue a cambio de apoyo legislativo, ¡qué mal cumplieron los priulos!

Y por si fuera poco, a toda la porquería ahora debemos agregar el atraco al poder judicial. ¿Qué sigue?

domingo, 20 de febrero de 2011

La tecnología es neutra: el usuario debe ser sincero

La tecnología informática hoy permite que muchas personas hagan contacto aún residiendo a miles de kilómetros de distancia. Como siempre y en todo, lo que la tecnología hace posible no tienen nada qué ver con los resultados que se pueden obtener. Así como es posible que magníficas relaciones se establezcan, también tenemos dentro del modelo los graves peligros de que se formen relaciones desastre.

El éxito que se puede obtener sólo depende de la honestidad con la que se coloquen los datos que describen a los participantes. Si no se manifiesta en forma sincera el peso, el volumen, los vicios, los defectos, las cualidades, los gustos verdaderos, la verdadera actitud hacia los animales domésticos, hacia los niños, hacia los familiares propios y experiencias con familiares de la pareja, entonces se corre el riesgo de caer en una relación desastre.

"Eso de Internet es una porquería. Miren las relaciones desastrosas que se han formado." ¿Podría alguien en su sano juicio culpar a la tecnología por los errores de falta de sinceridad u honestidad cometidos por los usuarios? La respuesta es un obvio "no". La irracionalidad de algunas personas es tan grave que no es raro oír por allá gente que expresa ese tipo de "quejas".

Pero el asunto no se limita a Internet y los sitios de "enganche" o de formación de parejas. El asunto es en general, algo que, de aplicarse a la vida diaria regular, muchas cosas serían mejores.

El fingimiento o la negación puede incluso ser algo inconsciente. El respondente puede decir "sí me gustan los animales" cuando cualquier persona que lo o la conozca sabría en ese instante que está diciendo algo que no concuerda con su realidad. ¿Por qué miente? Probablemente en ese momento está diciendo algo que no concuerda con su verdadera actitud porque está pensando "estoy dispuest(o)(a) a cambiar esta actitud con tal de ser flexible".

A partir de ese momento comienza a formarse, internamente, un sentimiento de que se está cediendo. Este sentimiento es acumulativo. Conforme va pasando el tiempo, van aumentando las cesiones. De pronto la personalidad inicial ha quedado anulada y ya se ha comenzado, en forma irremediable, un proceso de frustración.

La tecnología es neutral. El usuario es el que determina el éxito o fracaso. Sin honestidad, se avanzará en forma irremediable hacia el fracaso. Por otra parte es obvio que la honestidad excesiva —si es que tal cosa existe— debe ser cuidadosamente suministrada.