viernes, 23 de diciembre de 2011

«Me da la gana de ser apolítico»

Pueden imaginarse que no fue un diálogo fácil.

—No me interesa la política y tengo derecho a que no me interese. Y no voto nunca. No voy a votar jamás. Todo me parece una farsa. Todos esos que se llaman políticos, sean mujeres u hombres, son farsantes, mentirosos y megalómanos. Se meten a politiquear porque añoran poder, mandar, tener fuerza bajo sus órdenes. No confío en ellos.

Me es difícil combatir alguna parte de ese discurso. Quien habla ha generalizado: todos son megalómanos; persiguen poder por deseos de dominar a sus congéneres, de sacar provecho de sus puestos.

—Realmente, ¿te parece que son iguales todos? ¿Te parece que han obtenido resultados idénticos? ¿No ves grandes y marcadas diferencias entre cómo administran estos y cómo lo hacen aquellos? ¿De verdad estás diciendo que "son iguales"? —mi afán era solo hacerle ver que estaba generalizando y siendo injusto.

—Basura, todos. Me da igual. Toma a cualquiera: son mentirosos, son porquería. Estos, aquellos, son iguales. Si encajan dentro de quienes buscan vivir de ser políticos, solo buscan engañar y sacar provecho.

Mi amigo Eladio se ha vuelto negativo. No confía en nadie. ¿Cuántos Eladios hay por allí? Me propuse examinarlo, para ver de dónde sacaba esas conclusiones.

—A ver, dime, cuando aquellos gobernaron Yucatán, ¿recuerdas endeudamiento? ¿Sabes a qué nivel han subido deudas estos que están ahora? A ver, dime, a nivel federal, ¿recuerdas esos gobiernos que cada 6 años hacían quebrar nuestro país? ¿Se te han olvidado esas recurrentes crisis? ¿De qué partido político eran?

—No sé de qué estás hablando. Siempre vivimos en crisis.

Es obvio que su visión adolecía de claridad. Era evidente su ignorancia con respecto a esos ciclos de crisis que vivimos constantemente.

—Pero ahora todo está mal. Está peor que nunca.

Es obvio que Eladio habla sin conocimiento, sin fundamento. Pero, ¿qué se puede hacer? Es tan profunda esa penetración de información falsa, tergiversada, negativa sin fundamento, que es casi imposible modificar actitudes basadas en figuras falsas exaltadas por medios con agendas misteriosas o, de plano, estúpidas.

—A ella le robaron la elección en 2006. Impusieron a quien era amigo de poderosos.

—Eso es falso, Eladio. De nada sirve si no somos tan siquiera capaces de contar votos. Ganó quien ganó. Pero convino a alguien con intereses muy concretos, modificar información para dejarte esa imagen exactamente falsa, esa que mueve muchas opiniones, exitosamente oscurecidas.

Algunos buscan activamente mentir, tergiversar hechos, esconder realidades. Otros activamente creen mentiras y actúan, de buena fe, proliferando falsedades. Muy pocos entienden y conocen exactamente eso que realmente sucedió; por ello, muy pocos entienden qué es conveniente. Así, en ese mar de confusión, ¿cómo podemos salvarnos?

viernes, 16 de diciembre de 2011

Democracia sin información, ¡imposible!

Nuestra sociedad es fuertemente afectada por personas empleadas como políticos en puestos como gobernador de Yucatán, alcalde de Mérida, diputado local, diputado federal, senador, y todos esos puestos que dependen de estos. Son individuos que, por sí solos, adquieren gran cantidad de poder. Nosotros entregamos ese poder.

Esos puestos son, todos de elección. Para que esas personas puedan ocupar esos puestos, deben ganar votos a su favor. Cada ciudadano con credencial, tiene derecho a votar. Vemos problema grave en esto: ¿tiene información de calidad ese ciudadano que votará? Estamos obligados a responder, de entrada, a "ojo de buen cubero", que no. Son responsables, de esa falta de calidad informativa, precisamente esas entidades encargadas de capturar, editar y publicar información exacta, no especulativa o fuertemente adjetivada (favoreciendo posturas personales o de grupo).

Se han aplicado encuestas para medir qué nivel de conocimiento existe entre quienes votarían. ¿Están enterados de qué cosas importantes, se han hecho? ¿Saben quiénes dejan de cumplir sus responsabilidades? ¿Saben quiénes cumplen a cabalidad su trabajo? ¿Conoce cada votante estos datos?

¿Qué valor real puede tener cualquier voto emitido por ciudadano que ignora eso que es importante?

En alguna época, no muy lejana, Yucatán, Mérida —esta zona sureste de México— tuvo grandes privilegios con información de calidad siempre a disposición pública. Era posible, en esos tiempos, homogeneizar eso que una gran proporción de votantes debería conocer para votar con sustento. Hoy existe ese mismo medio, pero su alcance es, proporcionalmente, mucho menor que ayer. ¿Cuantos ciudadanos de Yucatán —jóvenes que en julio de 2012 votarán— conocen esos importantes antecedentes, negativos o positivos, de quienes irán a solicitar sus votos?

Cualquier ciudadano responsable está obligado a comparar fría y objetivamente, resultados obtenidos en unas y otras formas de gobernar. ¿No "puede" encontrar diferencias? ¡Es señal de falta de información! ¿Dice francos y abiertos disparates? ¡Ignora eso que es importante! ¿Vamos a permitir que seamos gobernados por personas que recibieron votos gracias a esa ignorancia de quien votará? Es que, ¡todos seremos afectados! ¿Cómo evitamos que nuestra obvia tragedia política de hoy, se prolongue mañana, y pasado, o indefinidamente? ¡Participando! Debemos ayudar a diseminar información de calidad; debemos estar activos en procesos de formar criterio inteligente en nuestros conciudadanos votantes. Para eso es ese tiempo de campaña política.

Debemos hacer muchas cosas que, por desgracia, ¡no hacemos! Esas faltas generan consecuencias. Somos responsables por nosotros, cosa grave; pero aún más grave es dejar a descendientes esas consecuencias de nuestra falta de cooperación y de interés responsable.

Puede haber partidos políticos buenos, regulares o malos, pero nada puede ser peor que mantenerse "apolítico".

lunes, 12 de diciembre de 2011

Jerarquizando materia y consciencia

Vivir es un fenómeno de minorías entre materiales que forman nuestro universo. Personas hay que se molestan porque oyen que nada está planeado, que todo es fortuito, que todo es casi azaroso. Se molestan mucho cuando se argumenta en esa forma. Prefieren oír que somos plan. Como es algo que aún científicamente no se puede probar en forma contundente, vamos a tener que aceptar que no sabemos exactamente cómo es que existimos.

Si vivimos es porque existimos. Somos materia que fue formada cuando soles estallaron y lanzaron grandes trozos de materiales de muchos elementos. Eso no es discutible, afortunadamente. Cada átomo que tenemos, de cualquier elemento, fue formado así, en un momento violento cuando un sol estalló por haber llegado a viejo. Se hizo un gigante rojo y en su interior comenzaron a chocar átomos que formaron hierro. Entonces todo cambió en unos cuantos segundos. Y así comenzaron a formarse cuerpos que flotaron en espacio abierto y chocaron entre sí, formando asteroides y luego planetas.

Hubo muchos planetas en cada sistema solar; hoy solo podemos ver pocos de ellos. Chocaron entre sí y se hicieron más grandes. Cuando ese sol padre explotó, sin embargo, formó materiales en cantidades que ahora están siendo usados por planetas, lunas y asteroides. No hay más que eso, formado durante segundos después de aparecer átomos de hierro.

Y nosotros, seres vivientes, conscientes de que estamos, somos, existimos, tenemos también de esos mismos átomos, ¡porque no hay de otros! Cuando se nombra nuestro sol como "padre", es correcto, pero para generaciones que vendrán más tarde. Nuestro padre atómico también fue sol, pero no este que hoy vemos, sino su antecesor.

Nuestros cuerpos están formados por átomos organizados en forma de moléculas. Estas son consecuencia de programas escritos en ácidos que llamamos DNA. Estos programas tienen cada instrucción necesaria para que átomos se asocien en moléculas y estas se asocien y formen tejidos y estos se asocien y formen sistemas y estos se asocien y formen cuerpos. Entre todo cuerpo existen sistemas concentrados en hacer posible pensar, tener consciencia de que se existe. Personas hay que se sienten obligadas a pensar o concluir que ser consciente solo es posible porque somos parte de consciencia universal mayor, que nos transciende a todos desde planos superiores, porque consideran inferior todo plano de materia.

Jerarquizar planos existenciales en escalas de superioridad a inferioridad es antropomorfizar todo eso que nos encontramos cuando aplicamos consciencia sobre existir. A pesar de que sabemos con detalles cómo nos formamos, queremos pensar que somos parte de algo superior. No nos gusta ser solo materia. No es algo agradable para algunos, al menos, no para todos. Algunos estamos contentos con ser materia. No vemos problema en ello. ¿Por qué habría de ser? Universo equivale a espacio y partículas, que se convierten en átomos, que se convierten en materiales, que se convierten soles, en planetas, en ligas de moléculas que forman vida. ¿Qué no es aceptable? ¿En dónde falta valor? Más bien, ¡es valor exacto!

Discutir si todo ello se origina por sí mismo o es producto de entidades que están más allá de todo, no es algo que podamos considerar que aporta valor a vivir. Estamos, somos, pensamos, tenemos consciencia de ser y estar, sentimos. ¿Qué falta?

Falta aceptar. Nuestra capacidad de investigar nos ha ayudado en forma determinante a entender ese todo en que aparecemos con una consciencia que hasta se rebela y dice: "a mí no me pidieron permiso de colocarme aquí". No hay entidad que otorgue permisos, no hay entidad que escuche peticiones: somos nosotros, esos seres conscientes de ser, responsables únicos de eso que encontramos ya siendo

viernes, 9 de diciembre de 2011

De 1994 a 2011, grandes diferencias

Debo admitir que al final del sexenio de Salinas de Gortari el tipo me convenció. Es más, creí que el país tenía la fortaleza financiera que habría permitido la recuperación del peso ante el dólar unos meses después del "error de diciembre". Un cardiólogo —con el cual el destino me ha hecho tener tratos cuando algún ser querido mío fallece— me comentó en apropiado tono irónico que él aún se encontraba esperando que el dólar bajara de precio, como pensé en diciembre de 1994 que sucedería. Pero estaba bien equivocado; había sido víctima del engaño de Salinas. Pero yo no estaba solo en la estupidez, me acompañaron todos los banqueros y proveedores de créditos que acabaron después «cobijados» bajo el extinto Fobaproa.

Pero hoy las cosas son muy diferentes a aquel diciembre de 1994. El país ha soportado, sin inmutarse, dos implacables crisis internacionales que dieron al traste con varias economías europeas. A México «le dio un catarrito» como dijo el voluminoso Carstens —siendo blanco de decenas de diatribas editoriales, que hoy deben ser indigestión de letras de sus autores.

Coldwell, el sustituto del extractor de recursos de Coahuila —el tal Moreira— llenó el recinto tricolor con elegantes y falsos emitidos verborreicos en contra de Calderón. Le exigió a Calderón que no se meta en asuntos electorales y menos use el combate contra el narco como tema. El cinismo de este sector de mexicanos es ultrajante, agresivo, insultante para los mexicanos que entienden la dignidad. Realmente, nos ofende.

Lo que no menciona Coldewell en su discurso, es la ingerencia abierta del crimen michoacano organizado en desplegados impresos y colgantes distribuidos por todo Michoacán, amenazando abiertamente a la ciudadanía de abstenerse de votar por los blanquiazules. Uno de los comunicados dice que se abstengan de usar camisas con leyendas favorables a Acción Nacional, pues «podrían se confundidos con sus bandas enemigas y ser sujetos de sus disparos». ¿A quién benefician esas mantas y desplegados? Es obvio de toda obviedad que el único beneficiario es el partido de Coldwell.

Casi en un gesto de desesperación, Calderón pide a la sociedad civil despertar y observar lo que está pasando. Es una petición de Calderón, el presidente de México, el que ha llevado al país a la reserva más sólida de toda su historia, el que ha logrado mantener la economía mexicana como si tuviera «un catarrito» en tanto que otras economías caen en pedazos (como la de México caía bajo el partido del Coldwell); Calderón, el que ha logrado mantener crecimiento modesto a pesar de lo poco atractivo que es México para la inversión internacional debido a leyes que el partido de Coldwell no ha querido aprobar —energéticos, laboral, educación, justicia, fiscal—; Calderón, el primero en cumplir con el combate al crimen organizado sin componendas y simulaciones; Calderón, el régimen que en forma escrupulosa ha respetado todos los resultados electorales, sin distinción o favoritismos.

Todos los errores de Calderón, sin excepción, han sido «políticos» o «de forma». Los mexicanos tenemos una suerte fatal, que solo favorece a un partido político; ese mismo que nos llevó a la ruina puntualmente cada sexenio durante el siglo 20 y que hoy «repunta» en las encuestas por la triste ignorancia de nuestro engañado pueblo. ¿Nos abandonó la «Virgen Morena»?

miércoles, 7 de diciembre de 2011

La esposa del presidenciable del PRI y los mexicanos

"Indios" es la palabra que usa Angélica de Peña Nieto para referirse a los mexicanos que "no trabajan" y que "hacen revueltas" que solo molestan a los que "sí quieren trabajar".

Además, los mexicanos debemos ya "superar" el hecho de que el PRI "en el pasado" fue corrupto. "¡Ya, supérenlo!" Nos ordena... ¿o sugiere?

En los 70, la esposa de Echeverría era una dama que jamás habría usado en público la palabra "indio". Ella promovió la bebida de las aguas típicas mexicanas para los eventos del gobierno. En Yucatán debería tomarse horchata en los actos organizados con la compañía de aquel Loret de Mola, el abuelo del conductor de "Primero Noticias". Loret de Mola específicamente se refiere al hecho de que no le hizo caso y sirvió buen vino y champagne para recibir a la reina de Inglaterra.

Pero hoy las cosas han cambiado mucho. Es obvio que poder saber lo que piensa en privado la esposa de quien pretende ser presidente de México es producto de la tecnología. ¡Gracias, oh, tecnología!

¿Es esto grave? Si se trata de razas, es fácil reconocer por lo menos 3 tipos de razas en el país: 1) los que tienen DNA que no se ha mezclado con otras razas del otro lado del Atlántico; a estos se les llama "indios" porque Colón creyó que llegaba a la India cuando los vio; pero eso ya quedó muy atrás. 2) Los que tienen ya un DNA producto de la mezcla entre los locales que Colón llamó "indios" y los europeos. La mayor parte de todos los que habitamos este país tenemos genes de acá y de acullá. Los criollos nos llamaban "mestizos". 3) Finalmente están los que solo tienen genes de los que provienen del continente europeo; en la Nueva España se les llamaba "criollos".

Durante alguna época, México era un país en el que los europeos se hacían ricos haciendo que trabajaran para ellos los locales y los hijos de los locales con ellos. Generalmente no eran engendros legales, sino "naturales". Así se formó la población que hoy es México. ¿Habrá alguien que le explique a la señora de Peña Nieto esto, para que veamos si lo entiende? El día de hoy sabemos que las razas no tienden a ser más o menos inteligentes o trabajadoras. Sabemos que, de hecho, si un gene habría de ser portador de la flojera, este no sería el que tenían los locales, sino más bien el trajeron los de Europa. Pero esto, ¡no es así! Ahora lo veremos.

A ver, ¿a qué vinieron a este continente? ¡Vinieron a enriquecerse trabajando lo menos posible! En México ellos no tendrían que ser los que trabajen la tierra, sino que los locales eran usados para el trabajo físico.

Se sabe, además, que los mexicanos que se instalan en los Estados Unidos, se integran con gran éxito al sistema de ese país. Es decir, allá trabajan y con gran intensidad.

Entonces, ¿cuál es el problema en México? La señora debe saber que la respuesta más apropiada según todo lo que podemos ver en los últimos años de historia, el problema es ¡el PRI! Así es: ese PRI, el mismo, que ella dice que debemos abrazar y amar, olvidando que fue corrupto "en el pasado" (¿sabrá algo del presente en Yucatán, Veracruz, Coahuila...?) pero que seguro en el futuro ya no lo será.

La clientela política del PRI es la pobreza. La fuente está prohibida, pero un priista de renombre nacional, originario de Yucatán, dijo en alguna ocasión, con todo cinismo, pero gran conocimiento: "Cada vez que estos indios se convierten en personas independientes, se van al PAN... los perdemos."

Y ¡dale con lo de los "indios"! Unos en privado, otros en medio público: pero todos, priistas o en torno al PRI se niegan a entender que de lo que se trata —y es lo que el PAN, les guste o no, lo entiendan o no, ha estado haciendo en todos los lugares en donde gobierna— es que la competencia evite que algunos deban ser tratado como gente que hay que "proteger" de los más fuertes. ¡No, señores, no! El gobierno de México no puede ser para "proteger", pero sí, para educar, dar seguridad, crear infraestructura, permitir justicia y libre competencia.

Lo entiendan o no, eso es lo que se promueve desde las filas del PAN. Son dos proyectos de nación, de pueblo, de historia hacia el futuro muy diferentes y, lo más grave para cualquier mexicano de 2011 es no entender este asunto. Estoy escribiendo esto tratando de ser descriptivo y no apologético de algún partido político en contra de otros.

La falta de lectura de su marido la afecta a ella también. Es grave lo que podría sucederle a México, muy grave. ¿Qué pensará Carlos Salinas de Gortari de todo esto? El tipo debe estar erizado, enmudecido. ¿Cómo puede explicar esto? En conclusión, ¿por qué está con el PRI que él mismo combatió en su sexenio? Hay algo raro en ese tema. Lo veremos en otra entrega.

La esposa de Peña Nieto y los impuestos

¿Qué sabe la esposa de Peña Nieto que nosotros, los ciudadanos regulares, no sabemos? Ella habló de que "sí, sería necesario subir los impuestos". ¿Por qué dijo eso? Debe ser el resultado de alguna plática entre ella y su marido. También pudo haber escuchado algo que su marido habló con otros políticos en relación al tema.

Pero, ¿recuerdan los mexicano que Vicente Fox, recién entrado al poder en 2001, lo primero que hizo fue proponer el IVA generalizado a todos los productos, incluyendo libros, medicina y colegiaturas? ¿Quién se opuso en forma rotunda a que esto se hiciera? ¡Los priistas!

Dulce Sauri Riancho, la ex- gobernadora de Yucatán, nos lo ha explicado públicamente con gran detalle: ella habló con Vicente Fox y le espetó en la cara lo mismo que Fox había expresado en alguna campaña en 1995 en Guanajuato: "Nada de impuestos". Dulce Sauri y los priistas no quisieron entender que el México de Vicente Fox, para crecer, necesitaba que el gobierno se liberara del Fobaproa. Se lo negaron los priistas, los mismos que, mediante Salinas y los errores de Salinas y de todos en masse cometieron en el penúltimo gobierno que la nación les confió.

Negaron ese aumento generalizado de IVA para evitar que el país progresara. Habrían sido algunos años difíciles, durante los cuales se habría sentido lo que el verdadero cambio exigía de los mexicanos. Vicente Fox estaba dispuesto a perder su popularidad a cambio de que, a la larga, el país ganara la recuperación que necesitábamos. Esta solo se podía lograr con el ahorro de todos los mexicanos.

Es muy probable que eso ya se esté cocinando y Peña Nieto lo haya comentado con su esposa. Pero ya sabemos que hay un plan para aumentar impuestos "porque todos los necesitamos". De eso hoy, la señora Angélica de Peña Nieto, ya está convencida.

sábado, 3 de diciembre de 2011

Just a physical body ... "just"?

It's extremely difficult for me to believe that when I think of myself as being "just a physical body" I'm missing something. I am "just" a physical body, but ... what a fantastic entity this physical body is! If we think only for 10 seconds about the incredible number of events that needed to take place in the "right direction" for this "inferior" physical body to exist, then we are no longer going to to say, ever, that "just being a physical body" is not something extremely special in the Universe.

Yes, I am very proud to be a physical body, and a great one at that. I don't have to imagine a supreme being with whom to connect in order to transcend my physical body. And there is no way that I will ever accept that the being inside this body is anything else but one of the functionalities of the body itself. Do you want to call this inner formation "a soul"? Go ahead! Call it anything you wish! However, it won't change what it really is: a physical body with incredible intellectual capabilities.

Our body is a mixture of atoms, fixed into molecules. As an entity, it is simply marvelous. It takes longer for a Sun to form itself and start generating energy to supply to surrounding planets, than it takes, once the proper planet is formed, to generate living creatures. The rare thing here is the planet appropriate for life.

Once the proper planet exists, then the level to which these living entities can evolve depends on time and lots of different and complex conditions. In our case, our species, homo sapiens sapiens, is an extreme amongst the extremes. It's so special! If you conceived for a moment the degree of value that our body has, you would never think that believing of ourselves to be "just physical bodies" is something that needs to be fixed with connecting with "supreme beings". We are supreme beings!

The simple fact that we can conceive our existence, that is, to be conscious of the fact that we exist as aware entities, is already a great marvel in itself. We are aware that we exist, we are aware that we evolve, we are aware of the Universe in which we exist. We have made up a large number of expressions to call our essence and that which surrounds us. We are now aware—if we don't get ourselves lost in the "supreme being" attractive idea—that the simple event of our existence is an incredibly improbable happening in the Universe. And yet, we also know now that, after all, the Universe itself has a tendency to create places where beings similar to us can exist.

We are—something difficult to understand—just one form of life. And life is the concept we have developed so we can name entities that evolve according to a program embedded in helical molecules, perfectly bound together, that we call DNA. We get to become whatever we become—as living organisms—because during millions and millions of years—"year" being just one unit of time, so we can get the idea—molecules of certain elements get together, bind themselves using the free orbits of their atoms and determine to register the bindings into DNA, so the same variations of molecule bindings can take place in almost exactly the same way, time after time after time.

Why do we need the concept of "soul"? Even if the soul, spirit, supreme being hypothesis were true, things would not change for our living condition. We would still need to forego the living paths programmed in our cells and then in our particular creations as a different species. So, what do the souls or spirits need to "come down" to matter—the inferior element—and invade bodies that are already equipped with every single element they need in order be conscious of their existence? If the souls are real, then do they duplicate the capabilities of the physical body?

Everything that traditionally has been intended to be explained as possible only because of the soul, we know now that happens inside the brain. It's the brain and the way its neurons are connected, and they were they interact, that what we call "thinking" happens. Our memories are nothing but active connections amongst neurons. Our feelings and what we call consciousness exist within the brain functions, and the brain itself is only one more organ of the "physical body" they are always under valuing in the name of the superiority of the soul.

I don't even need to ask the question of where the idea of the soul came from. It's useless and we all know the answer. We have learned that different human conglomerates throughout their histories developed different theories to explain what they didn't understand. They created hypothesis and tried to improve them as some deeds were impossible to explain. The soul is the most logical concept to design, since our thought and our imagination almost depict ourselves as separate entities from our bodies. But the fact is that we aren't! Our consciousness, no matter how "superior" it might look to you, is something that exists within the confines of your working organism.

Yes, sadly, when the body stops working, it all ceases to exist. So, the soul doesn't go anywhere? Is there no soul? Then, what is the meaning of life?

Who said that life needed a meaning? Does the Universe need a meaning? Things need meanings only because we abstract them from the flow of events in which they are all embedded. We become real slaves of our beliefs, false beliefs. Why don't we try to concentrate in appreciating the real value of what we are? We are great bodies in an incredible Universe and we know we are! And this is the most fantastic element of it all.

Responsabilidad fiscal de Calderón

La Constitución fue modificada —a petición del PRD y de los que no aceptaron la victoria electoral de Calderón— porque el Consejo Coordinador Empresarial pagó cortos publicitarios en periodo electoral (2006) a favor de la responsabilidad fiscal. ¿Recuerdan a aquel niño con un billete de $20? Se lo dan después de hacer un trabajo y le dicen que, por lo menos, "hoy tiene la garantía de que ese billete tiene un valor que no cambiará de un día para otro", que es lo que sucede con el dinero de cualquier persona cuando el gobierno del país es fiscalmente irresponsable.

La irresponsabilidad fiscal consistía —en el México exclusivo del PRI del siglo 20— en dos aspectos: 1) la impresión de billetes sin respaldo en producción (lo cual generaba una galopante inflación) y 2) la adquisición de deuda pública, interna o externa, para cubrir un gasto incesante, usado para mantenerse popular. Todo esto comienza a cambiar con Zedillo pero, se solidifica con Vicente Fox y con Calderón. Por eso hoy —2011/Dic/2— la reserva mexicana de divisas está cerca de US$140 mil millones.

La directora-gerente del Fondo Monetario Internacional, la francesa Christine Lagard —quien le ganó el puesto a Carstens— felicitó a Felipe Calderón y a México por la fortaleza económica que tiene el país, gracias al manejo responsable de las finanzas públicas. Christine Lagard menionó, en forma especial, que México ha sido un ejemplo mundial por el manejo responsable de la economía.

El Consejo Coordinador Empresarial está impedido —por las reformas a la Constitución, provocadas por el berrinche de AMLO en contra de la victoria estrecha de Calderón en 2006— de volver a pagar cortos publicitarios en TV o cine o radio para resaltar cómo funciona un país cuando es manejado responsablemente por su gobierno.

La política que el Fondo Monetario Internacional sugiere que se aplique es muy sencilla: no provoques que exista más circulante que el respaldado por producción y servicios. La riqueza, pues, no es el billete o dinero, sino el nivel de producción que logre un país. De nada sirve tener billetes en la mano si no hay algo que se pueda comprar con ellos.

Tradicionalmente, los gobiernos del PRI han sido —con la excepción del sexenio de Ernesto Zedillo— estruendosamente irresponsables en el manejo de las finanzas públicas. Lo de Coahuila, Yucatán, Veracruz son solo ejemplos recientes de ese endeudamiento injustificado y sin resultados para quienes, a la larga, lo deberán pagar.

Durante el siglo 20 el PRI se financió con dinero del erario. El PAN rifaba vehículos vendiendo boletos en las esquinas. En 1997 entró a funcionar el IFE. Las condiciones de los contendientes comenzaron a balancearse. Pero la gente del PRI solo sabe, hasta hoy, una forma de financiar sus procesos electorales: usando dinero público. Como no han tenido el gobierno federal en sus manos, están usando dinero de los gobiernos estatales para ir acumulando lo necesario para su candidato construido.

Son dos formas de gobernarn muy diferentes. ¿Cuál le conviene realmente a México?

viernes, 2 de diciembre de 2011

Manuel Bartlett Díaz, una pesadilla a la mexicana

No está solo. Por desgracia hay muchos que lo acompañan en esa posición que algunos no logramos entender sino como "ruido" para impedir que los que democráticamente —y con mucho trabajo— han logrado el poder ejecutivo, salgan adelante haciendo posible para esta nación lo que debería ser.

Bartlett es, de los "trasnochados", el cual más. Bartlett Díaz incita a un mal humor con ansiedad. Claro, estos son estados personales. Algunos no verán tan terriblemente desesperante la actitud del tipo, otros sí.

Bartlett Díaz habla de rescatar a México. Y eso exactamente lo que se hizo durante estos últimos 13 años: rescatarlo de las garras de la ineficiencia populista. México fue trabajosamente rescatado. Y el rescate, hasta este momento, solo ha podido ser parcial. Y ahora, en este preciso instante —diciembre 2 de 2011— nos encontramos en el inminente peligro de que el rescate se vaya para atrás. Es exactamente eso lo que sucedería si gente como Bartlett Díaz volvieran a tener el poder en México.

Dice Bartlett que el PRI se ha derechizado. Esa fue la palabra exacta que usó. Es decir, según Bartlett, el PRI se ha ido a la derecha. Y lo afirma el tipo porque el PRI —Peña Nieto y los altos de hoy— decidieron que no demandarían en La Haya al presidente Calderón porque consideran que es correcto lo que está haciendo, además de que está dentro de sus "atribuciones". Y esto no es exacto: no sólo está dentro de sus atribuciones, sino que es una obligación absoluta la que tiene Calderón de obedecer la ley. En este caso, la acción determinada de combatir frontalmente a las bandas del crimen organizado es una obligación que tendría cualquier persona que ocupe algún puesto ejecutivo, con policía bajo su mando. En el caso de Calderón, él es, como presidente, el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas de la nación mexicana. Y como tal está obligado a usar toda la fuerza del estado para evitar que la sociedad se convierta en una putrefacción completa con la corrupción física y mental que la promoción obligada de drogas de fuerte adicción continúe proliferando.

Dicen que "ha sido un fracaso". ¿Por qué lo dicen? Porque solo decirlo, se convierte en cita mediática. Se le llena la boca al poeta de la protesta cuando lanza su diatriba contra la autoridad que combate al delincuente, en vez de atacar verbal e inteligentemente al delincuente que mata a hijos e hijas como el suyo. La gente parece a veces ser bastante estúpida. Me propuse no encabronarme demasiado al escribir esto. Pero es difícil: es demasiado idiota la tendencia que, en vez de cooperar con la autoridad que cumple con la ley combatiendo la delincuencia, levanten ruido contra esa autoridad para, efectivamente, confundir a la ciudadanía. ¿Qué es lo bueno? ¿Qué es lo malo? Entonces, ¿está correcto infringir la ley? ¿Por qué yo no puedo infringir la ley? ¡Ah, entonces sí puedo infringir la ley! En fin que, si lo hago, ¡saldrán poetas a defender que no se me aplique castigo alguno!

Y allí está Bartlett, pidiendo que se engrandezca la demanda contra Calderón en La Haya. La realidad es que el Ejército Mexicano, considerando la cantidad de acciones que he emprendido con la cantidad de veces que se pudo haber equivocado, la conclusión es que ha hecho las cosas bastante bien. Ellos no se refieren casi jamás al Ejército. Tratan cuidadosamente de echarle toda la culpa a Felipe Calderón. Si el Ejército a veces ha violado derechos humanos, ¡es por culpa de Calderón! Eso dicen los Bartlett y sus compañías.

A Bartlett Díaz se le llena la boca cuando pronuncia "lucha social". A pesar de que en el Senado y en el Congreso no se han aprobado las leyes que debieron haberse aprobado, Bartlett insiste en que ni las pocas aprobadas debieron haberse aprobado. Que solo se aprobaron porque "las cúpulas del tricolor" se impusieron y obligaron a los demás miembros a votar en el sentido que lo hicieron, "en contra de los principios de las luchas sociales".

Hoy los mexicanos estamos sufriendo las consecuencias, como nación, de esas "Luchas Sociales" del priismo a ultranza del siglo 20. La estructura de costos de la CFE es producto de esas "luchas sociales". El sindicato tiene privilegios y la sociedad mexicana debe pagar por esos privilegios. Por eso tenemos uno de los costos de energía eléctrica más altos de planeta. Y los tenemos con energéticos abundantes en el país. Una gran parte del costo de producción de la energía eléctrica la pone el gobierno federal. Eso, ¿nos conviene como nación? Claro que no: pero es una "lucha social" más, según lo diría Bartlett.

PEMEX es el otro "Frankenstein" que los mexicanos hemos heredado del "centro izquierda" al cual Bartlett y los suyos quieren "rescatar" a México.

Según Bartlett, el país "se está hundiendo", cuando la realidad es que México jamás en toda su historia había tenido más fortaleza en todos los indicadores fuertes de la economía, finanzas y solidez del gobierno en materia de responsabilidad fiscal que como está hoy. Todo lo que se había fraguado y que no había funcionado bajo los gobiernos populistas y corruptos del PRI, ahora está funcionando y dando excelentes frutos. Un ejemplo es el Infonavit: jamás, en toda su historia desde su creación, se habían hecho en México más viviendas que las que se lograron en los últimos 10 años. De hecho, 1 de cada 4 casas existentes en el país entero, en toda su historia, se hicieron durante los últimos 10 años.

Es muy difícil entender lo que Bartlett Díaz quiere significar con el término "rescatar a México". ¿Quiere regresarnos al México de las crisis de cada 6 años? ¿Quiere que los mexicanos seamos cada vez más pobres, pagando una deuda nacional adquirida por gobiernos corruptos para pagar su "oportunidad" revolucionaria? ¡Qué difícil es, de verdad, este país nuestro! Es el lugar del mundo en donde más abundan los expertos en la conversión de las mentiras en verdades y viceversa.

Cambios en la vida y tecnología

Las cosas han mejorado en forma sustancial. ¿A qué me refiero? Válida pregunta. Estoy hablando del proceso para conectar a toda la humanidad a través de La Red de tal manera que el mundo entero sea una verdadera aldea virtual. Todos estaríamos al alcance de tocar un botón o escribir 3 o 4 letras y ¡listo! Estaríamos entrando en contacto con cualquiera de nuestros contactos sin importar en qué parte del mundo se encontrara.

Mucho de esto ya es posible hoy. Falso, no mucho, todo esto ya es posible. Y solo 5% del total de habitantes del planeta está conectado. Por lo tanto, si tú estás leyendo esto en Internet, tú perteneces a ese 5%. Eres uno de esos, eres un privilegiado. ¿Podrán algún día generalizarse estos beneficios para toda la humanidad?

Sin embargo, ¿qué sucedería con el mundo de hoy si la Internet no existiera? La Internet le ha dado al individuo de cualquier género la posibilidad de conocer y tratar personas que viven en lugares muy alejados del suyo. La nueva tecnología ha hecho eso posible. Pero, por otro lado, también ha facilitado comunicación entre personas que, quizás, se habría extendido más de haber requerido, esas personas, el haberse visto "en persona", como ahora muy pocas reuniones se realizan.

La tecnología de cualquier tipo provoca cambios importantes en la vida de la gente. Una vez que un nuevo invento se ha convertido en parte de la vida de la gente, dependiendo del éxito o grado de aceptación que tenga, determinará un cambio significativo en la vida de las personas. Por ello no es difícil concluir que, a final de cuentas, solo la introducción de nuevas tecnologías es capaz de transformar con gran velocidad la forma en que la gente interactúa.

Carlos Marx tiene una frase muy importante. Más que frase, es una sentencia, una declaración:

No es la consciencia la que determina la existencia del ser, sino que son las condiciones materiales de la existencia las que determinan la consciencia.

Si hay algo que cambia en forma importante, significativa, visible, las "condicioines materiales de la existencia", son los factores tecnológicos que se introducen en la vida de los seres humanos.

Es el platonismo lo que hace que las cosas se vean efectivamente "al revés". Mucha gente cree que la tecnología es obra de la voluntad activa de las personas. La mayor parte de las innovaciones tecnológicas que se han dado a lo largo de la historia de la humanidad, han sido producto de lo que llaman serendipidad o "serendipity", en inglés, los sociólogos. El término se refiere a sucesos que se dan porque, súbitamente varias condiciones aparecen juntas y, entre todas ellas, se forman los elementos para que surja o se perfeccione un nuevo invento.

jueves, 1 de diciembre de 2011

Cuando nos mienten para vendernos o pedir nuestro voto

Todos los sistemas parecen contener en su esencia algo que finalmente los destruirá. La democracia política se mezcló bien con la economía liberal. En la democracia política, los ciudadanos votan por las personas que aceptarían para que gobiernen; en la economía liberal, el consumidor vota, comprando, por aquello que acepta como producto mejor.

Ambos sistemas se basan en la libertad de elección. Aparentemente el individuo, como ciudadano y como consumidor, tiene plena libertad de elección entre quiénes lo representarán para los asuntos públicos —la política— y cuáles son los productos que deberían producirse más —la economía. Todos los individuos en conjunto forman el electorado; y todos en conjunto generan la oferta y la demanda.

Pero ¿qué ha pasado hoy, en 2011? Y no es algo nuevo. Realmente se trata de algo que viene sucediendo desde bastante tiempo atrás.

Lo que sucede es que tanto en las cuestiones políticas como en las económicas, se solicita la elección del individuo en base a "información" que se le transmite acerca de la persona por la cual votará o acerca del producto que elegirá. Y en ambos —tanto a los políticos como a los productos— casos, los "objetos" de elección —políticos y productos o servicios— se les incluye dentro de "marcas": en la política se les llama partidos y en la economía se les llama marcas registradas.

De la misma manera que en la política el individuo escoge al político que está dentro de un determinado partido, entre todos los productos semejantes escogerá probablemente según una determinada marca. El partido es la "fábrica" del político; la empresa es la fábrica, efectivamente, de los productos y servicios. Todos los requerimientos de las personas quedan sujetas a oferta, selección y demanda. En el caso de las cuestiones políticas, la demanda es el voto. En el caso de las cuestiones económicas, la demanda es la compra. Lo que se compra tiene demanda, por lo tanto, se trata de agregar la oferta. Si no es posible, sube el precio para disminuir la demanda.

De la misma manera que suben los precios de los productos muy demandados, también "suben" los precios de los políticos que ganan con muchos votos a su favor. Quien compra un producto a un precio elevado, siente que debe recibir de ese producto una cantidad de satisfacción semejante a la cantidad de unidades monetarias que pagó por él. Lo mismo sucede con un político por el cual hubo una copiosa votación a su favor: las expectativas crecen; mucha gente espera mucho del político electo. Muchos votos a favor de un político representan mucho poder real a favor de ese político.

El tema se reduce al concepto de expectativas. El precio alto pagado por un producto, eleva el nivel de satisfacción que se espera de ese producto. Un político que recibe grandes apoyos de los ciudadanos vía copiosas votaciones a su favor, cuenta con poder pero, al mismo tiempo, tiene ante sí a ciudadanos con expectativas muy altas con respecto a lo que el político podrá hacer. En ambos casos el tema es expectativa. Estamos hablando de lo que se espera del político y del producto.

La publicidad no es sino información sesgada a favor de lo que se anuncia: si se anuncia un político, se dirán muchas cosas muy buenas de él o ella; si se anuncia un producto o un servicio, se le tratará de convencer al potencial consumidor que se trata de lo que más satisfacción le dará después de haberlo comprado. La publicidad, pues, es información para levantar las expectativas de los potenciales votantes o compradores.

Finalmente hemos llegado al punto más grave de la vida hoy, diciembre de 2011: información, realidad y expectativas. El sistema se ha ido torciendo progresivamente hasta el punto de transferir información que no concuerda con la realidad, generando expectativas que no se podrán cumplir.

Y es precisamente en este momento que surge la tecnología de las redes sociales. Representan una gran oportunidad para que la información que le llegue al individuo ciudadano y consumidor, no esté sesgada por quienes tienen intereses en que algo se elija vía voto o compra, sino por quienes tienen experiencia previa y en base a la cual pueden hablar con los que no han tenido esa experiencia, para que sobre bases reales los potenciales votantes o compradores, tomen decisiones más acertadas para ellos en lo personal o para la colectividad que afectarán con su voto electoral o monetario.

El problema con la tecnología de las redes sociales es la invasión de los sistemas de personas que no están genuinamente diciendo lo que se les oirá, sino que han recibido una paga o tienen intereses muy concretos, a favor de eso que pregonan como bueno o valioso.

¿Nos damos cuenta del predicamento generalizado? ¿En quién puede el individuo confiar?

¡En nadie! Este es el punto clave: las decisiones que cada uno tomará deberán estar basadas en investigación de primera mano que cada uno realice. El elemento de destrucción del sistema de "libertad de elección" es la grave situación en que llegan a caer todos cuando para tomar una decisión —política o económica— ya no tenemos la posibilidad de confiar en lo que otros nos digan, sino que tendremos que hacer nuestra propia investigación.

Hemos llegado al punto en que tenemos que comprobar en forma directa todo aquello que nos quieren ofrecer. La cosa, ¡está bien complicada! ¿No es así? ¿Qué puede aliviar este alto grado de complejidad? El regreso de la confianza. Y para que esto suceda tiene que proliferar la verdad sobre la realidad.

martes, 29 de noviembre de 2011

Devaluación del peso en 2011... ¿en qué se parece a las de "antes"?

Muchos en la oposición se deben estar frotando las manos cuando los medios masivos de comunicación en México cantan a los 4 vientos que "el peso se está devaluando". Y el valor de cada dólar hoy, en el mercado libre, es de 14 (hoy, martes, se recuperó el peso marginalmente y quedó el dólar ya debajo de los 14 x 1).

Algunos tenemos la opinión de que el Banco de México no debería entrarle al mercado de divisas. ¿Quiénes son los que están demandando dólares? Los que son ignorantes con respecto a la diferencia entre México, hoy, México, ayer, y las llamadas "economías emergentes". Por ignorantes, ¡déjenlos perder!

¿Qué pasaba antes? Un estornudo de asuntos financieros en los Estados Unidos provocaba una enfermedad casi terminal en la economía mexicana. Muchos se burlaron del voluminoso Carstens cuando este declaró que lo que estaba pasando a nivel mundial "le provocaría a México 'un catarrito'". Ah, ¡cómo se burlaron de él! Pero en realidad ¡eso fue lo que sucedió!

¿Por qué los inversionistas de la bolsa de valores mexicana ahora venden las acciones, cobran pesos (perdiendo) y se van corriendo a comprar dólares? ¿Qué sentido tiene hacer esto en México? ¡Ninguno! Cumplir con "la profecía que se cumple a sí misma" y, nada más. Los intermediarios en las bolsas siempre ganan cuando hay ventas o compras. Una racha de ventas les deja grandes utilidades. Invariablemente, un tiempo después, viene otra racha de utilidades, cuando los inversionistas regresan a refugiar sus ahorros en acciones bursátiles.

El asunto es que la crisis mundial no tiene mucho qué ver con las acciones bursátiles de las empresas mexicanas. Sucede que México tiene una reserva en divisas que se acerca a US$140 mil millones. Pero, además, no tiene compromisos en divisas —ni próximos a vencer ni lejanos en su vencimiento— que no pueda cubrir con su flujo normal: con los Estados Unidos tiene un intercambio —gracias al TLC— de US$300 mil millones anuales. ¿Estamos en jauja? No, pero muy lejos de estar en crisis, por lo menos del tipo que otros países tienen —como, por ejemplo, Grecia, España, Italia. Son economías importantes, algunas mayores que la de México, pero deben más que sus reservas en divisas y tienen vencimientos próximos.

En 1994-95 ingenuamente escribí un artículo creyendo que la crisis era —con Salinas y al tomar posesión Zedillo— semejante a la de ahora. Estaba yo terriblemente equivocado. Tenía la imagen del país de mentiritas que se había encargado de vendernos a muchos, incluso a bolseros e inversionistas. ¡No había nada! ¡México estaba en ruinas! Lo reconoció Zedillo y... ¡pudimos salir adelante! Es obvio que Fox y Calderón solo han hecho exactamente lo que siempre debió haberse hecho: por eso hoy la reserva en divisas, con los 11 años de panismo, es la más alta en todas las proporciones de la historia de México.

Si hay algo que el inversionista bursátil debería entender es eso: que aquí no está el problema. ¿Tiene esto que ver con que, para los norteamericanos, tristemente, solo existen los Estados Unidos y lo "internacional"? "Hay crisis internacional, vendan, vendan acciones". En 1998, Zedillo habló personalmente con Clinton para que este les recordara a los bolseros de Chicago y Nueva York que México no era Moscú. Estaba pasando algo semejante, pero el país mexicano ya se encontraba en la línea del orden financiero. Y Zedillo logró que Clinton les diera a los bolseros una lección de geografía de segundo año de primaria. Y eso que, en ese año de 1998, las reservas de México eran menos de una catorceava parte de lo que tiene hoy —además, con una deuda enorme y difícil de pagar.

Esos tiempos quedaron atrás. Lo que pasa es que la percepción de mexicano de su propio país es fatal y fatalista, porque esa es la novela que les conviene a muchos medios vender todos los días. Y no digamos a la oposición, ellos ¡se frotan las manos en tanto por lo menos parezca que las cosas están mal!

Realmente, es triste que el mexicano no pueda disfrutar que su país está hoy, ante el mundo, como cuando gana un partido de fútbol difícil, goleando al adversario. Es una lástima que el producto comercial "Calderón" tenga que venderse como si fuera una goleada contra México, dejando el marcador en cero. Es triste, pero así están las cosas. ¿Qué tiene que suceder para que la percepción cambie? ¿Que el PRI nos lleve nuevamente a la ruina y entonces podamos comparar?

El inversionista que vende acciones bursátiles pierde: 1) al venderlas, porque invariablemente, cuando todos venden, todas las acciones bajan, 2) pierde cuando compra dólares muy por arriba de como se los pagaron cuando los compró para invertir en la BMV y 3) pierde porque cancela una fuente de crecimiento de su inversión al provocar una baja del mercado bursátil mexicano por una acción inútil, puramente especulativa. Entonces, pues, ¡qué les dejen comprar los dólares caros! Los importadores saben que pierden el mercado si elevan sus precios. Por lo tanto, ellos tiene que "aguantar vara", sabiendo que el mercado, finalmente, regresará al nivel de la verdadera oferta y demanda.

Elección de 2006: la investigación omitida erróneamente

Me es difícil entender por qué esta investigación jamás se hizo. La debió haber ordenado el PRD, el PAN, el IFE mismo. Es el estudio aleatorio que podría demostrar la veracidad de los totales de la elección de 2006.

El objetivo del estudio sería comprobar que los datos asentados en las actas —esas firmadas por los representantes de todos los partidos, los mismos que estuvieron en las casillas mientras se hicieron los primeros recuentos— coincidan con los datos que se apuntaron en el sistema del IFE, es decir, en la base de datos.

El video en cuestión se puede ver acá.

Si los datos asentados y firmados por todos los representantes de los partidos coinciden con los datos asentados en los sistemas del IFE, entonces podemos descartar cualquier forma de fraude al hacer el traspaso de las actas a los sistemas.

Son 1 millón 250 mil personas que participan en las casillas. ¿Qué pasaría si los representantes de las casillas, al llegar a su casa y abrir su computadora, vieran que los totales que acaban de firmar, no son los asentados en el sistema del IFE? ¿Lo dejarían así, nada más? ¿No acudirían al IFE a levantar una protesta? ¿No acudirían a los medios a protestar si nadie les hace caso?

Por lo tanto, la investigación que se haría solo corroboraría que los que estuvieron trabajando físicamente en las casillas no protestaron porque no encontraron diferencia alguna entre lo que firmaron y lo que apareció publicado en el sitio de Internet del IFE. Esto, la verdad, es ¡tan elemental!

Los representantes de los partidos políticos llevaron a los cuarteles generales de sus partidos las actas firmadas por todos los demás representantes y por el presidente, el escrutador y el secretario de cada casilla. Es decir, no es solo un acta la que se maneja, sino que cada parte interesada recibe una copia al carbón del acta que se envía para que se asiente en el PREP del IFE.

Pero, además, las fotografías de las actas están expuestas en el sitio de Internet del IFE, con las firmas de las personas que hicieron el recuento en compañía de todos los demás que estaban en las casillas. Si las personas que estuvieron en las casilla hubiesen visto alguna diferencia entre las actas que ellos vieron y firmaron y las actas que se colocaron a la vista en el sitio de Internet del IFE, ¿no es lógico pensar que ya hubieran hablado del tema?

La investigación que sugiero nos daría un porcentaje de concordancia que, según podemos anticipar, estaría muy cerca de 100. Se trataría de tomar al azar unas 1500 casillas. Examinar, por cada una de esas casillas, qué totales se asentaron manualmente en las actas (allá están las fotos de las actas visibles para todo mundo en el portal del IFE). Finalmente, anotar la concordancia entre las actas y lo asentado en el sistema del IFE. Así estaríamos midiendo la concordancia.

¿Qué nos quedaría? Utilizar los datos de la base de datos de esas concordancias para correr nuevamente las sumas con sentencias SQL (Structured Query Language) y observar los totales. Veríamos que son los mismos totales que los jueces determinaron que deberían contar para la elección.

Cuando todo el sistema se vigila y se descubre que las cosas estuvieron hechas en forma correcta, entonces a los que protestan solo les queda acusar a Vicente Fox por haber hablado de más o a los empresarios por haber emitido cortos publicitarios recordándole a la gente lo que es un gobierno irresponsable con las finanzas públicas.

Muchas leyes fueron modificadas a causa de esa elección. López Obrador supo levantar las sospechas, supo inyectarle al pueblo mexicano una gran duda. Si estuvo equivocado en su apreciación, el Sr. López es culpable de un grave deterioro —un verdadero retroceso— en el pueblo de México en su camino hacia una democracia en proceso de perfeccionamiento. No es posible protestar contra los que hablen y mencionen hechos contundentes que estarían en contra —con sustento pleno— de alguna política fundamental de algún candidato.

En YouTube este servidor tiene un video con una sarta de increíblemente groseros y vacíos de algún contenido inteligente, de jovenazos que, por demás, no tienen un solo argumento de valor, pero sí una gran cantidad de insultos contra mi persona por desarrollar el tema. Por desgracia, soy muy terco y si los números me indican una cosa, voy a tener que estar de acuerdo con lo que los números muestren. Lo más que puedo hacer es sugerir que se verifique si el proceso para llegar a los números es realmente factible de quedar validado. Una investigación estadística aclararía la gran duda. ¿Por qué no se ha hecho?

Lo triste es que todos ellos creen que yo digo —asunto que solo tiene que ver con mis propias conclusiones sobre el tema— según ellos, debe ser porque "alguien me paga por decirlo". Es tan triste que no podamos ni siquiera confiar en que la gente pueda genuinamente tomar posturas delicadas cuando tiene números sólidos que sostienen sus dichos. Continuamos siendo un país cuyos habitantes se basan en el rumor, en la calumnia mediática y en la mentira demagógica para fijar sus criterios. Yo quiero hacer una revolución para mejorar las cosas pero... ¿esa sería la calidad de los que podría ser que nos sigan?

Quizás esa revolución esté aún muy lejos... ¡Educación! ¡Qué falta le hace a este país!

Hart, Cain, Clinton y otros

Víctimas sociales de sus libidos, todos ellos son políticos que podrían haber perdido todo o lo perdieron todo por sus intensas persecuciones de momentos eróticos para satisfacer sus libidos.

Hoy está sucediendo con Cain, aspirante republicano a la candidatura de ese partido. Quiere ser presidente pero, en menos de un mes, ha sido acusado de ... ¡tener una libido intensa y buscar con demasiada frecuencia erotismo con mujeres!

¿Qué? ¿No es eso, erotismo, lo que buscan quienes se deslizan a escondidas con mujeres que no son sus parejas "legales"? Las reglas de la cultura monogámica occidental son estrictas y en los Estados Unidos, el público y los medios disfrutan a cual más el destape de esas debilidades de la carne de hombres que pretenden ser importantes líderes de algo, lo que sea.

La lógica interna conlleva un razonamiento de acuerdo al cual mentir en lo privado —es decir, abstenerse de anunciar a qué le dedicará, en forma secreta algunas horas de su vida privada— puede ser indicativo de mentir en lo público. Y esto de mentir en lo público, la verdad, ¡da risa insana!

¿Habrá algo más mentiroso que un político? Son todos ellos personajes que están, casi en todo momento simulando algo: simulan que no hay problemas, cuando la economía se cae en pedazos; simulan que la marihuana es lo que la gente cree que es —mala—, en vez de divulgar estudios que encuentran lo contrario; simulan que la invasión será para evitar que maten mujeres en los estadios, cuando en realidad, se trata de perseguir a los que pueden ser obstáculo para asegurar "derechos" sobre petróleo.

Los políticos que no han simulado acaban traicionados, porque otros políticos requieren simular para hacerle creer al público que todo lo que el "otro político" —el que no simuló— hizo, "está mal". Así, a unos los matan quitándoles la vida y a otros los matan destruyéndolos mediáticamente todos los días.

Si alguien cree que la política es un asco, tristemente tiene muchos elementos que sostienen su adjetivo. Por ello es tan grave que los no políticos nos mantengamos lejos de la política. Es necesario impedir que la política sea asunto exclusivo de los políticos, porque nos concierne a los que no es lo que se simula lo que nos afecta, sino lo que se deja de hacer por jugar a la simulación.

La historia parece indicar que el público francés está una orden de magnitud, por lo menos, arriba de la hipocresía del pueblo norteamericano con respecto al comportamiento privado de cualquier persona —hombre o mujer. El asunto es que la importancia de la influencia de los Estados Unidos sobre la vida de todos los terrícolas, es demasiado fuerte como para quedarnos cruzados de brazos y dejarlos actuar "libremente" con esos juegos de simulaciones. Si la influencia de esa nación no nos afectara en alguna forma a todos, sería factible dejarlos "en paz" con su moralismo altamente hipócrita, destructivo y disfuncional en el juicio de personas de valor con deslices compatibles con la biología humana elemental.

Dos minutos para las 12: ¡Blogsy, el mejor!

Después de mucho tiempo llega, finalmente, una aplicación que parece estar completa para componer texto rico en formato con el iPad y el iPhone. Al llegar a la versión iOS5, las cosas han cambiado. Ya era hora. Muchos lo estuvimos esperando por mucho tiempo. Es imposible que se atrasara por más tiempo. ¡Qué bueno que ha llegado!

Está un tanto... Iba a decir incómodo el lugar para marcar énfasis pero, retiro lo que iba a decir. Resulta que ahora sí se puede escribir de tal forma que se va formando el párrafo normal. Exactamente igual que sucedería si uno estuviera componiendo en un sitio de Internet del tipo Joomla! ¡Perfecto!

La verdad, Blogsy ahora sí merece una efusiva felicitación de nuestra parte. Solo falta que permitan que el tamaño del texto se vea mayor, pero creo que para eso vamos a tener que esperar más tiempo. Aunque, la realidad es que no sabemos. Podríamos encontrarnos con la agradable sorpresa de un momento a otro.

La otra maravilla del tema es que tiene la capacidad, finalmente, de darle formato rico al texto dentro de la misma página en que uno está escribiendo. Repito, sí está incómodo el lugar a donde uno debe llevar los dedos para marcar bold o italics o subrayado. Pero finalmente, todo se puede hacer con bastante facilidad. Creo que están bien ubicados los controles, pues no me equivoqué una sola vez. Lo acababa de decir y resulta que ahora sí, me equivoqué por primera vez. No se quitó la cursiva a la primera.

Me he dado cuenta de algo muy importante: todo lo que escriba aquí, podrá pasar a la parte de edición con toda facilidad, pues hace el formato de HTML exacto. Es decir, exactamente el que necesito. Ni más ni menos. Esto es realmente una muy buena noticia. Se debe hacer todo con mucho cuidado. Pero no hay problema: uno siempre tiene a su disposición todo lo que tiene que ver con los formatos. Veamos:

  • El formato se puede hacer automático
  • Los párrafos se forman de manera estándar.
  • La ortografía se corrige y marca en forma perfecta.
  • La respuesta es bien rápida, mucho más que con Pages

Ahora continuamos con el párrafo normal. Estamos con la esperanza de que no será necesario volver a determinarlo en tanto uno escribe. Lo que estamos tratando de conseguir es que sea un número mínimo de veces que uno tenga que recurrir a corregir las cosas. Se puede, pero no siempre saben que así es.

Blogsy es, a partir de este momento, declarado el mejor programa para iPad —entendemos que aún no hay versión para iPhone— para escribir y producir formato HTML para Blogs o para lo que uno desee redactar con seguridad.

¡Buen trabajo, Blogsy!

sábado, 26 de noviembre de 2011

Impuestos automáticos para México

Es obvio que la tecnología informática que hoy existe permite que las contribuciones del ciudadano se conviertan en un asunto automatizado y no en un "juego" a ver quién logra ser más "vivo". Siempre se han llamado "impuestos" porque son pagos que se imponen sin alternativa para el ciudadano.

No tiene mucha lógica que un pago impuesto tenga la posibilidad de ser del monto acorde con lo que el ciudadano declare. Se convierte en una especie de juego. Con voluntad e imaginación, se puede resolver casi de inmediato. México tiene ya los elementos para atender este problema.

La iniciativa quizás debió ya haber surgido de los representantes populares —diputados. Pero el asunto, ¡no se ha dado! Parece ser que la imaginación de los que han llegado a las cámaras —esos 500 que tanto son criticados por no ser tan útiles que se diga— no es muy amplia en este sentido.

El sistema fiscal mexicano debe prescindir, por ley, del concepto de declaración. Este concepto se presta a una especie de juego en que una parte reta a la otra. Contribuir no debe estar sujeto a un juego, "a ver quién es más capaz de burlarse". Contribuir debe ser un asunto serio, acordado por todos y totalmente automático. Las computadoras unidas entre sí por La Red deben ocuparse de aplicar leyes basadas solo en sencillos cálculos aritméticos.

El "cómo" está fuera del alcance de este espacio. Podemos comenzar sugiriendo que todos los ciudadanos mexicanos, sin excepción, habrían de estar sujetos a una prohibición de operaciones en efectivo mayores de cierto monto. Hoy, son muchos más los negocios —comercios o centros de servicio— sujetos a funcionar en ambientes dotados de conectividad, que los que no. Sí, es obvio, habrá excepciones. Habrá que reglamentarlas.

Nadie puede ser obligado a contribuir con lo que no tiene. El sistema aplicaría los principios de la Constitución: contribuciones equilibradas, justas, de acuerdo con las legítimas posibilidades del contribuyente. Quien más gana y más eroga en forma de gasto, contribuirá con más. El asunto central, el cambio principal, radicará en la automatización de los ingresos al estado: estos se tomarían según la estructura de los movimientos en las cuentas. La entidad productiva que pague según ingrese; la entidad final, que pague según erogue.

Cuando hay voluntad, abunda la imaginación. ¡Abramos la mente y liberémonos de ataduras que nos impidan progresar!

domingo, 20 de noviembre de 2011

La revolución de 1910 y 2011, en comparación

Lo común en los escenarios

Sería indecente no tener la capacidad de reconocer que el crecimiento de la economía mexicana durante la era de Porfirio Díaz fue adecuado. El problema es la distribución de los bienes y servicios. A muchos les molesta o desagrada ver pobres en las calles. Escribir estas líneas para mí es peligroso porque corro el riesgo de ser tachado de "maldito" fundamentalista de derecha y cosas de ese tipo.

Sé que los que hablarían en ese sentido, lo estarían haciendo como el que critica a la naturaleza porque esta tiene la increíble actitud de total "injusticia" con 249 millones 999 mil 999 espermatozoides que jamás llegarán al óvulo, en tanto que uno de ellos sí lo hará. ¡Injusticia para las grandes masas de espermatozoides! "Nosotros no somos espermatozoides, somos seres humanos." Esa respuesta es automática y la lanzan en tono pontifical, como si se tratara de una verdad absoluta sobre la cual continuarán una serie de argumentos, todos ellos increíblemente faltos de realismo y demostrativos de un profundo, triste e inmisericorde desconocimiento de la historia humana.

La especie humana solo tuvo un brillante momento —por cierto, bastante largo en relación a su tiempo de existir— de igualdad grupal en toda su existencia como homo sapiens sapiens: cuando no se habían dedicado a la agricultura. En tanto los individuos humanos cazaron y recolectaron frutos y raíces, jamás midieron la aportación de cada individuo, así como tampoco tuvieron interés alguno en saber cuál era el crío engendrado por cuál varón. La promiscuidad total fue de la mano con la igualdad entre los individuos. Efectivamente se aplicó la visión aquella de Marx: Que cada quien aporte según su capacidad, y que cada quien reciba según su necesidad y —le agrego yo— lo que el grupo como grupo tuviera en un momento dado.

Madero ayer, el panismo hoy

El movimiento es algo que empieza Francisco I. Madero, un ingenuo que, al igual que Fox —no que Calderón— pensó que México estaba poblado por demócratas, hambrientos por respetar las leyes y los derechos de los demás. Porfirio Díaz no fue perseguido y fusilado: se le expulsó del país, con todo y su piano. Tranquila, la cosa.

Pero Madero sí fue traicionado cruelmente por un clásico de la —discúlpenme, pero esa es la realidad— mexicanidad política. La única forma de acabar con el proceso hacia un país con habitantes que no existían, era matando a Madero. "¡Imposible soportar al pobre idiota ese que quiere que creamos en elecciones, democracia y respeto a la ley! ¡Gran cantidad de pendejadas!", habrán declarado los asesinos intelectuales y materiales de Madero. No hace mucho, cuando en San Luis Potosí un señor de apellido Nava levantó un movimiento pro democracia, Emilio Gamboa Patrón —un clásico priista— pronunció estas palabras en una reunión: "Es un pobre pendejo haciendo pendejadas". Entre Madero, fusilado, y el priismo de finales de siglo y del tercer milenio ¿notamos alguna diferencia?

El narrador académico de la historia de Zapata —los campesinos que no querían cambiar— reconoce en forma tácita y explícita esa tendencia nacional a tener una forma de gobierno con turnos favorables para los aledaños a los que ascienden. "Ahora me toca a mí." ¿Qué "te toca"?

¿Cómo podemos erradicar esa actitud en México? ¿Necesitamos una revolución cultural? ¿Podrá esta ser tranquila, pacífica o necesitará ser autoritaria como la que se llevó a cabo en China?

Eso que he llamado el panismo de hoy es, a fin de cuentas, tan "priista" cuál más en una gran cantidad de mexicanos que dicen ayer te tocó a ti, ahora me toca a mí. ¿De verdad eso creen? Hay excepciones democráticas como Patricio Patrón Laviada, cuyos "amigos" lo tildan de ingenuo pero bueno, y cuyos enemigos le inventan la más prolongada sarta de estupideces, amén de acusarlo de retrasado mental, exactamente lo mismo que se dice de Vicente Fox —quizás por prestarse con tanta frecuencia a emitir opiniones sin integrarlas a un contexto completo.

El esfuerzo por priisar conceptos

Calderón llega a la presidencia debilitado por lo apretado de su victoria electoral. Pero es nombrado legalmente presidente porque los indicadores más importantes indicaban que eso era lo correcto. Hoy, plumas que creen echarse gases olorosos, insisten en continuar inyectando totalmente a lo pendejo, la duda de si fue o no electo, a final de cuenta, Calderón. Idiotas, les diría yo: ¡analicen las encuestas! ¡Analicen con pruebas aleatorias estadísticamente confiables la concordancia de actas y cantidades asentadas!

Restarle poder a Calderón es disminuir la calidad de nación, no por tratarse de Calderón, sino de México. Un presidente ilegal es una bofetada nacional. ¿Por qué tanta insistencia en perpetrar esa bofetada? ¡No, coño, Calderón ganó con un escaso margen, pero ganó! ¿Por qué esto ha sido tan difícil de entender?

¿Quién se benefició del relajo? ¡El PRI que electoralmente había quedado atrás! Rápidamente las condiciones se revirtieron de tal manera que el partido con menos votos se convirtió en el partido con más poder. El perredismo, dolido por una situación realmente fortuita y desagradable —perder por menos de .56%— se olvidó de cualquier elegancia democrática y se comportó como las turbas alcoholizadas previo a un linchamiento de pueblo pequeño.

Probablemente el primer costo fue entregarles Yucatán. Xavier lloró porque no podía creer que su partido, habiendo comenzado con 25% arriba, ¡había perdido con 6%! ¡Imposible! Decía en sus reuniones privadas. Pero lo habían hecho. 15% de las casillas mostraron totales atípicos, totalmente divorciados del resto. 85% tenían un nivel de participación del padrón de 55 a 60%, pero 15% ¡más de 100%! Fue una elección negociada. Fue el costo de "ayudar" a que la ley se cumpliera en México, como si actuar a favor de la ley sea "un favor" y no un deber absoluto. "Me la debes, cabrón: sin mí no podías tomar posesión". Así, se fue Yucatán. Asco histórico.

Una a una, reformas de burla

Las han llamado "las reformas de lo posible". Fue lo que permitieron los otros partidos. Era imposible hacer más. Así, todas las reformas: fiscal, energética, laboral, educativa, jurídica, política, etc., se han convertido en porquerías incompletas o, de plano, han sido detenidas, impedidas.

Obvio: cada uno tiene "su" pretexto para no haber permitido que las reformas pasen.

Pero, a final de cuentas, lo que se hizo contra Calderón es un "asesinato histórico", exactamente igual al que se perpetró sobre Madero: no fueron balas que penetraron en un cuerpo para hacerlo caer, fueron negativas legislativas que penetraron en la nación mexicana completa para impedir que sea con Calderón en el ejecutivo que el país saltara a un nuevo orden de magnitud en su desarrollo.

El crecimiento de México no se dio al ritmo que pudo haberse dado —y eso es lo más triste y encabronante— porque los pseudo legisladores de la oposición a Calderón impidieron, a toda costa, la aprobación de leyes que habrían resultado en un desarrollo más acorde con las posibilidades geográficas e históricas.

En medio de un mundo en crisis total, México ha sufrido, aunque les duela, un catarrito. Eso ¡los encabrona tanto! Quisieran ver al país hundido para aparecer con jeta de "salvadores". ¡Asesinos de Madero! ¿Qué festejan el 20 de noviembre? Hoy México no tiene una sola cosa para festejar. ¿La democracia electorera? Eso es mecánica y aún eso pudrieron en 2006.

De revolucionarios a narcos

Los "inconformes" que se arman se han fusionado a la sociedad civil, pero algunos se convirtieron en nihilistas de la existencia y promotores de la violencia para defender su posibilidad de empujar la venta de sustancias que convierten a las personas en adictas. Ellos buscan esclavos regulares.

Cuando compro una pizza de marca internacional o local y esta tiene un buen sabor, ¡se puede convertir en algo adictivo! Pero solo al sabor. Si uno permite que la adicción se apodere de la personalidad, entonces el abuso de las deliciosas pizzas puede convertir a la persona en un obeso monstruoso(a) que vivirá eternamente amargado, buscando maneras de solucionar su problema. ¿Es este al razonamiento de los productores y empujadores de droga? Buscan matar en vida a la persona, para que durante esos últimos años, les "produzcan" dinero al convertirse, ellos también, en empujadores para pagar su propia idiotez. Este círculo hay que detenerlo a como dé lugar.

En Michoacán los empujadores saben que hay algunos tipos de políticos que son más fáciles de "conquistar" para que hagan las cosas como a ellos les conviene. En 2011, la elección de noviembre, demostró cuál fue la mano que meció la cuna. A ver, personas, ¡no se hagan tontos! ¿Puede compararse la calidad moral de la Cocoa —hermana del presidente, pero no por eso— con la de los otros candidatos? ¡Obvio: queda arriba en varios puntos! Entonces, ¿por qué chingados pierde? ¿Hay tanta idiotez en México?

Fluye el dinero sucio y con este se compran consciencias baratas, disponibles para el mejor postor. Falso: hay muchos ricos que saben cómo continuar siéndolo o hacerse aún más, a costa de comprar privilegios groseros con políticos corruptos que solo llegan al poder como un "negocio" del cual deben sacar réditos. ¡Podredumbre!

Tú tienes que actuar si quieres que cambien las cosas

Ya, basta de pendejadas y de inseguridades. Si no actuamos con inteligencia, con objetividad, con visión clara de lo que realmente sucede, estaremos condenados a continuar como un país mediocre con todo para dejar de serlo.

viernes, 18 de noviembre de 2011

El Plan C del priismo yucateco 2011

Lo encabeza Ivonne Ortega Pacheco. Está claro: había 3 posibles intentos de sucesión a lo que cree que es "su trono" y que puede legar en "herencia" a sus amigos, allegados o simplemente, gente capaz de transar su futuro al terminar estos cinco años de franco retroceso en Yucatán.

Angélica Araujo le cae bien. Fue una oportunidad de gran amiga. La hizo diputada relámpago —solo se trataba de ganar la elección— y de inmediato la lanzó al estrellato de la presidencia municipal de Mérida. Engaño 1 al electorado.

Pero no la dejó sola. No, tampoco la dejó acompañada, sino todo lo contrario (sic). La dejó bien observada con un plan muy claro, nítido, transparente. visible desde cualquier ángulo, pero solo si te colocas la escafandra para bucear entre el lodo.

Le incrustó a una persona. Se la clavó en el corazón de ese pseudo gobierno municipal angelicálico. Engaño 2 al electorado: no votaron por Quintal, sino por Araujo. Y desde adentro, el incrustado se encargó de muchas, pero muchas cositas; pero hubo "cosota": fue la "mano que mece la cuna", el veneno destruyendo el estómago de ese cuerpo —el futuro político de "Angie". ¿Hay alguna otra forma para entender la estupidez del 4 de julio de 2011? Estupidez triple: 1) obra sin consenso, 2) ataque a los inconformes con saña, maldad, coraje e ira —resultando en sangre inocente— y 3) obra que solo agravó los problemas de tránsito en los pasos conflictivos aledaños y secuenciales.

Y así quedaría abierto el camino para el "Plan C" (C de Cervera): el primo a la grande en 2012. Estamos hablando del mismo que en redes sociales anticipó los sucesos del 4 de julio de 2011, orquestados por su personero (QP) en el corazón del pseudo gobierno nada angelical de Araujo Lara.

Es deuda de sinceridad confesarlo: no creímos, jamás, que al regresar al poder los que tienen ese fuerte "corazón tricolor" —con 3 letras, pero sin el escudo nacional— harían lo que hemos visto desfilar ante nuestra mirada atónita. La alternancia habría sido para ellos —pensamos— la gran oportunidad de aprovechar pequeños errores, reales o inventados de sus antecesores —convertidos en "monstruos" a través de las lupas de la prensa mercenaria y mentirosa. Creíamos que regresarían al poder con imaginación, legalidad, democracia, honestidad, transparencia y apertura; exactamente lo que siempre tuvieron los equipos que los antecedieron, 19.5 años en Mérida y 6 años en Yucatán.

Pero ahora sabemos que la cultura de estos grupos es de franco desdén al ciudadano, de intolerancia absoluta al adversario político y de apego malsano —enfermizo, patológico— al poder total: jueces, diputados, cámaras, maestros, alcaldes. Son politiqueros que entienden nada de democracia o de derechos humanos fundamentales. ¿Excepciones? ¡Debe haberlas! Pero, ¿cómo pueden garantizarnos que pudieron evitar el contagio del virus maligno de la política rastrera?

Los ciudadanos de Yucatán que han estado atentos y han observado con sagacidad, inteligencia y objetividad, ya saben hoy que la situación vivida a partir del relajo que comienza en 2007, no puede continuar en nuestro estado.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Alternativas con PAN, PRI y PRD en 2012

Ebrard se lanzó un discurso de calidad A+: respeta el trato que hizo, quedó abajo en la encuesta, renuncia a la candidatura. No habrá elecciones internas en el PRD. Tampoco con los partidos aledaños (PT y demás). La fórmula de la izquierda mexicana está lista para lanzar su oferta electoral.

En el PAN las cosas están más complicadas. Hay 3 personas que están ahora mismo (noviembre de 2011) en su lucha para convertirse en quien abandere al PAN en la contienda. En muchas ocasiones han recurrido al método de las encuestas de la población abierta. Lo que resulta es que el público en general sabe poco de la gente del PAN, Son escasos los sectores en la sociedad mexicana que conocen a Cordero, Vázquez Mota y Creel Miranda.

En el PRI todo está definido, al parecer, desde hace ya casi 6 años. Cuando asumió el gobierno del Estado de México, Peña Nieto comenzó a ser colocado en todos los medios importantes a nivel nacional, como "el bueno" para 2012. Las encuestas lo tuvieron casi todo el tiempo bien alto. Ha bajado, sobre todo a partir del momento que entregó el gobierno de Edomex. Pero sigue siendo el más alto de los 3 partidos.

Con la excepción del PAN, ya sabemos qué nombres vamos a ver en la boleta electoral de julio de 2012. En algunos estados, como Yucatán, será un día de elecciones totales: Presidente, senadores, diputados (federales), gobernador, diputados locales y presidencia municipal. El votante tendrá que tomar 6 decisiones al verse frente a esa boleta. Algunos lo harán en base a colores: no les interesará conocer los nombres. Otros solo buscarán los nombres de sus allegados y votarán por ellos, no importa en qué partido se encuentren.

Tomar 6 decisiones en un minuto suena bastante complicado. A menos que el ciudadano haya hecho ya "su tarea" —saber por quiénes sí votará y por qué— el asunto se va a prestar a frivolidad estadística de grandes proporciones.

La política es asunto de todos. Por desgracia en nuestro país, aún hoy en día, mucha gente dice que no le gusta participar en política. El problema es que a la política sí le "gusta" participar en ellos, a su favor o en su perjuicio. Nadie debe dejar solos a los que tienen en su poder la posibilidad de alterar leyes en perjuicio de todos sin que sepan que eso sucederá.

Entre los nombres que aparecerán en la boleta, habrá, siempre, unos más confiables que los otros. Parte de la tarea que todos los electores deben cumplir, es asegurarse de saber, no solo cuál es mejor, sino también, cuál es el menos malo. Sobre todo, cuál es el partido político que puede ser más abierto, más flexible, más proclive a escuchar a los "no políticos". Porque no es posible que los 3 partidos tengan la misma actitud. Es obvio que uno de los 3 partidos debe ser el más abierto a escuchar al ciudadano. Sería bastante difícil que los 2 tengan exactamente el mismo nivel de perjudicados.

Pero, ¿cómo se puede hacer la tarea? ¿Qué podemos hacer para realmente entender las diferencias y las propuestas? ¿Qué nos dice la historia? ¿Cuáles son los indicadores que debemos observar para tomar la decisión correcta? Es obvio que entre 3 propuestas, una debe ser, a fuerzas, mejor que las otras 2. ¿Cómo podemos detectar cuál es la que más nos conviene como nación a todos los niveles de gobierno?

La tarea no es difícil para algunos, aunque sí lo es para una gran mayoría. Entre esa mayoría probablemente se den algunas posturas:


  1. Falta de interés total. No entiende por qué es importante conocer bien las alternativas.

  2. Sesgo de intereses personales. No importa qué tan bueno o mala sea la opción, la escogerá porque siente que es la que le conviene en lo personal.

  3. Solo sabe, porque así le han dicho quienes lo o la rodean, que "esa" opción es la buena, la de siempre.

  4. Intención de estudiar y entender. Este grupo es de muy pocos. A este grupo les debemos llegar en forma directa para, por lo menos, darles nuestros elementos de juicio. Ellos se convertirían también en gente que ayudaría a los otros 3 grupos a tomar una decisión más conveniente para el país.

Solo nos queda una solución y es que los que creamos entender la conveniencia objetiva a favor de cada uno de los partidos, se la hagamos llegar a los que tengamos cerca, a los que confíen en nosotros.

La elección de 2012 es determinante para el futuro de México. Está en peligro de no ser lo que debería ser, es decir, si tuviéramos la suerte de que todos entendieran exactamente qué es lo que nos conviene, en vez de que las discusiones se vayan por líneas de posturas que más tienen que ver con los "egos" de cada persona y no con los datos duros acerca de los resultados que los gobiernos de unos y otros partidos han tenido.

A veces lo que parece no es lo que realmente es. "Las apariencias engañan", dice un dicho muy antiguo. Y en el caso de lo que vivimos en México, ¡cuidado que las apariencias son terriblemente engañosas! Casi nada es como en forma global se transmite. Todos estamos sujetos a recibir piezas informativas sobre realidades. Por desgracia, una gran cantidad de esas "piezas informativas" son, realmente, "piezas anti informativas": en vez de ayudar a que las cosas se aclaren, inyectan en la conciencia de los que escuchan más elementos de confusión. En medio de esta es muy difícil descubrir la realidad única. ¡Esa es precisamente la tarea más delicada que tenemos! Debemos descubrir, entender, desglosar y comentar la realidad única, esa que, si no conocemos o entendemos, se revertirá sobre nosotros y pasaremos a ser víctimas de la falta de comprensión de nosotros mismos hacia la realidad.

martes, 15 de noviembre de 2011

La razón de ser de los legisladores se ha agotado

Los legisladores aparecen en el sistema democrático para representar a la población en la creación de las leyes. Hoy en día la población se puede representar a sí misma a través de lo que la tecnología informática permite. Los legisladores se han convertido en entes obsoletos. Los sueldos y los costos relacionados con el poder legislativo han dejado de tener razón de ser. La sociedad debe optar lo más pronto posible por la desaparición de ese llamada "Poder Legislativo".

La mecánica es tan sencilla, que un niño de 10 años con acceso a Internet podría diseñar la aplicación para aglomerar y manejar en forma totalmente automática todo lo que el país necesitaría para que sean los ciudadanos interesados en hacerlo quienes en forma directa vayan creando nuevas leyes, modificando las existentes o cancelando las que sean obsoletas.

Por otra parte, el poder ejecutivo también debe modificarse y convertirse en un coordinador que se cambie cada año solo para supervisar a nombre de los ciudadanos, pero en estrecha relación con ellos, a los profesionales de la administración y las finanzas públicas. Por otra parte, todos los que sean empleados de entidades de gobierno deberán estar en todo tiempo sujetos a pruebas al azar y a pruebas periódicas para detectar su nivel real de capacidad y desempeño en el trabajo.

Fin del Poder Legislativo


Lo que sí en forma definitiva debe terminarse, es el poder legislativo. Este ya no tiene una sola razón para existir como tal. El costo es insultante y el dinero que se usa en este poder viene a ser algo completamente inútil. Es hora de acabar con este "nivel" de políticos. De hecho, la reforma o revolución civil debe comprender el cambio de todos los niveles de gobierno, empezando por el poder legislativo.

Procedimiento sugerido


Este solo es uno de miles de procedimientos que podrían aplicarse. Como afirmé arriba, un niño de inteligencia mediana podría hoy diseñar cómo funcionaría un sistema para capturar los intereses de los ciudadanos en cualquier tema legislativo.

Empecemos con una reforma educativa. Todo, como siempre debió haber sido, empieza con la propuesta de un ciudadano. En este caso, nuestro ciudadano X cuenta con credencial de elector o cédula de identidad oficial. Además, sus huellas digitales han sido tomadas. Este ciudadano está ya, capacitado para ingresar una propuesta legislativa. Nadie que no pueda quedar plena y formalmente identificado podrá comenzar o participar en forma alguna en una propuesta ciudadana legislativa.

¿Cómo debe proceder? Obvio, define su propuesta legislativa, la pule, la comenta con sus allegados físicos o con sus allegados virtuales, hasta perfeccionar la definición. A continuación, exponemos un ejemplo de propuesta legislativa:

(1) La educación en México solo podrá ser dada en escuelas cuyo presupuesto provenga de un impuesto al consumo específicamente creado para la educación. Las escuelas comenzadas por personal privado deberán solicitar fondos del gobierno para levantar las escuelas y sí se podrá invertir capital de la comunidad, pero por el solo hecho de abrir la escuela, deberán admitir a cualquier mexicano que solicite entrada, previa aprobación de un examen homologado a nivel nacional, obligatorio, para todos, sin distinción de raza, credo, condición social, género o cualquier otra diferencia.

(2) Se creará un impuesto nacional al consumo, de un porcentaje X sobre lo que sea que se adquiera, sin distinción de bienes o servicios de cualquier tipo. Esto hará que la contribución a la educación sea proporcional al comportamiento como consumidor que tenga la persona. Quienes más consumen productos y servicios más caros, mayores contribuciones harán al sistema educativo. La proporción deberá ser calculada —en caso de tener posibilidad de ser aprobada esta propuesta— por técnicos financieros que conozcan de la necesidad del país para homologar la educación al más alto nivel posible de calidad, y que en forma más adecuada pueda ser soportado por la totalidad de los ciudadanos, según sus hábitos de consumo.

(3) Queda estrictamente prohibida la sindicalización de los maestros de cualquier nivel. Los salarios de los maestros se marcarán de acuerdo a los niveles reales de capacidad y profesionalismo, además de la calificación que recibirán de los alumnos sin que estos tengan en forma consciente que lo que estarán haciendo es calificar la calidad de sus maestras y maestros. Ninguna persona podrá ser maestro a ningún nivel sin antes haber sido evaluado en sus aptitudes y disposiciones psicológicas para hacer el trabajo. Por separado serán, además, los candidatos a maestros, evaluados en sus conocimientos relativos a las materias que pretendan impartir.

Esos 3 puntos serían colocados en una página de sugerencias ciudadanas y, a partir de ese momento, todos los sitios de Internet en el país tendrían un link frecuente invitando a la gente a participar en el primer nivel de la sugerencia.

Este primer nivel es solo para que se mida el interés general en el tema. Aquí solo vamos a pedir un sí o un no como respuesta. Al cabo de cierto tiempo, se cierra la primera etapa y si tienen más sí's que no's, entonces se da por aceptable e interesante la propuesta.

Las personas que opinen sobre la propuesta deberán entender que decir 'no' solo es válido cuando definitivamente la propuesta jamás la aceptarían, no importa cuántas modificaciones le hagan. Un 'sí' como calificación significaría que puede ser que le hagan sugerencias a la propuesta.

La misma página tendría la posibilidad de que se le vayan agregando artículos o se modifique la redacción de los existentes.

El resultado final sería una legislación lista para exponer a la consideración de todos. Los tiempos para hacerle modificaciones se habrán terminado y habrá un tiempo para que se perfeccione la redacción y se cancelen ambigüedades.

Todos los detalles de la ley fundamental que se crearía como base de la propuesta serviría de pilar para la reglamentación concreta, misma que podría ser diferente para lugares diferentes.

La calidad de las aportaciones seria la que se daría a sí misma un lugar u otro para quienes solo tendrían como participación ir votando por cada paso propuesto. La votación general para la aceptación o rechazo de la ley propuesta sería durante un periodo de tiempo relativamente cerrado, durante el cual se usarían recursos públicos para anunciar la necesidad de votar durante un periodo determinado de tiempo.

De hecho, los anuncios a cargo del erario nacional se comenzarían a dar desde que el proceso para crear la nueva ley haya llegado a cierto nivel de interés de ciudadanos identificados.

Como los anuncios se harían a través de medios de comunicación existentes, parte de la legislación general sería la obligación de estos medios de transmitir los mensajes que por encargo, la sociedad requiera hacer públicos en forma masiva en un corto tiempo.

Definitivamente ese proceso sería mucho menos costoso que lo que ahora nos cuestan los diputados y senadores (más todos los que los rodean).

Aquí está la primera propuesta ciudadana, aunque aún no existe el sistema. Pero vamos a encontrar un sistema adecuado para comenzar a hacer pruebas de interés. Por el momento sería bueno cualquier comentario en el sentido de la propuesta general y, de paso, de la propuesta de reforma educativa como ejemplo de lo primero que podría lanzarse.

Está llegando la hora de la verdad para México

Súbitamente los mexicanos vamos a regresar al pasado reciente. Y vamos a hacerlo porque en una gran mayoría no entendemos nada de lo que realmente ha pasado durante los últimos 11 años. Y no es totalmente nuestra culpa. ¿Culpa de quién es?

Fácil: ¿quiénes son los que simulan que nos informan todos los días? Simulan porque lo hacen en forma tendenciosa y cobarde. Se esconden detrás de una careta de fingida "objetividad", cuando lo único que están haciendo es empujarnos, sin cesar, un tono de "todo está mal".

La realidad es otra. No solo es falso eso de que "todo está mal" sino que las cosas son completamente al revés de lo que los mentirosos, hipócritas y cobardes —coludidos en forma inexplicable, sabiéndolo o no— con la peor cloaca histórica de México, lanzan todos los días expresiones que siembran duda. Lo hacen con el afán de salir como los "héroes de la objetividad".

Pero no han sido objetivos sino todo lo contrario: han sido perversamente sesgados, porque se han escondido tras un velo de "objetividad" que ha hecho que sus expresiones de siembra de duda calen hasta lo más hondo de la opinión pública del pueblo mexicano.

Solo un pueblo enfermo de falsedad en su mente puede optar hoy por regresar a ese pasado que quebró al país una y otra vez. Puntualmente, cada 6 años el país se refundaba. Entre la polémica de la recalcitrante izquierda, —trasnochada e incapaz de entender que solo puede haber distribución cuando hay producción— y la hipocresía de los sabuesos de la difamación, maledicencia y calumnia —amén de distribuidores con licencia para matar la capacidad de pensar de los mexicanos— somos hoy un pueblo sin porvenir.

Entre unos y otros, el país está hecho una porquería. Ayer ganó nuevamente el regreso al pasado reciente en Michoacán. ¿Cómo podría un pueblo en su sano juicio escoger esa opción? Es que no está en su sano juicio, sino fuera de él. ¿Darle el poder a gente de un partido que en forma sistemática cancela de facto todo lo que tiene que ver con derechos humanos y respeto al poder judicial? ¡Solo un pueblo enfermo o idiota puede hacerlo!

Y México no es ni idiota ni enfermo, sino un pueblo engañado por la mentira sistemática y la falta de valor de los informadores de mostrar a sus auditorios lo que realmente ha estado pasando durante estos 11 años.

Aquí en este tema los mexicanos hemos tenido una suerte de perros. Durante los 71 años de PRI puro, a todos los niveles, los medios de información estuvieron secuestrados por el poder absolutista del priismo. Todo era para "la patria", incluyendo los que llamaron "fraudes patrióticos" en épocas de presidentes inútiles, poquitos, incapaces de tomar decisiones como las que el país realmente necesitaba, con todo y que tenían a los inútiles diputados y senadores cobardemente a su servicio.

Entonces, cuando ahora tocan presidentes que en forma honesta, sin intereses ocultos, buscan el bienestar de la sociedad mexicana, surge la "prensa libre" y se dedica a despotricar contra los único que realmente la han respetado como la ley lo manda. Y en vez de entregar a sus audiencias información clara, concisa, que le permitiera no equivocarse como está sucediendo, se dedicaron a hacer el otro extremo de los 71 años del absolutismo priista: mintieron en contra de gobiernos buenos.

Al principio se decía que lo hacían porque estaban en deuda con el régimen anterior. Después ya no se decía nada, sino que se comenzó a comprar la crítica como si tuviera sentido. Se ignoraron los datos importantes y se recalcaron los datos mínimos de lo que aún faltaría. Lo logrado no era lo importante, sino mencionar lo que faltaba para que el vaso se llenara. La idea era siempre mostrar el vaso medio vacío, haciendo creer que la culpa era de los "gobernantes del cambio".

No era importante recalcar la honestidad, franqueza y bonhomía de los personajes que demostraron ser verdaderos adalides de la democracia y de la decencia política, sino rebuscar cualquier elemento que pudiera señalar que se trataba de gente igual a los anteriores, para sentenciar, tristemente y en forma totalmente falsa que todos eran iguales.

El resultado está a la vista: la politiquería de lo indecente comienza a ponerse a la cabeza. Usted, lector, juzgue con inteligencia, por favor. Analice los números. Observe quiénes son los que impidieron que las reformas clave del país se dieran. Pregúntese, ¿por qué lo habrán hecho?

Se trata de mexicanos que no están por México, sino por sus intereses políticos de partido, y su partido tampoco está por México, sino por controlar para ejercer el poder en forma eterna, sin alguien que se les pueda poner en frente. Nuevamente tomarían el poder total nacional a partir de julio de 2012 si la gente en este país no reacciona.

Queda muy poco tiempo. Estamos en la parte final de un proceso que fue planeado día a día, minuto a minuto. Un proceso que finalmente está llegando al punto al que se dirigieron las baterías. Todas las acciones aparentemente inexplicables de los representantes del viejo régimen, ahora son claramente explicables. Está claro lo que buscaban, a qué le apostaban: al castigo generalizado por el pecado de haber votado por lo que ellos siempre llamaron "la reacción". Era la expresión de moda, cuando todo el mundo creía que lo "políticamente correcto" era bailar al son de la izquierda.

Pero esta solo produjo hambre, del real, del que se siente porque no había nada para comer. Ese que hoy, realmente, solo no se dan cuenta que ya no existe los ciegos porque no quieren ver. El sistema estricto en la moneda genera riqueza, grandes cantidades de alimento. Hoy México es autosuficiente en alimento, como jamás antes lo fue.

Se esconden los números, las cifras duras, las que demuestran que el camino tiene que ser así: lento, para que sea seguro. Cuando se crece a una velocidad vertiginosa, se corre el riesgo de que el cuerpo se caiga de pronto en pedazos por "huesos mal formados". Todos los que vivimos las décadas de los 70 y los 80 sabemos de qué se trata esto: cifras altas de crecimiento, pero bajonazos bruscos y destructivos al final de los sexenios, con ridículamente altos niveles de inflación y endeudamiento —azotes de los pobres.

Todo eso puede volver a suceder si los que nos demos cuenta de la debacle que se nos viene encima, la pérdida en democracia, derechos humanos, legalidad, responsabilidad administrativa y financiera, no hacemos lo que debemos hacer al respecto.

Nadie en su sano juicio puede aceptar ese regreso. Por ello debemos todos ayudar a los demás a darse cuenta de lo que ha estado sucediendo y alejarlos de la comisión del error histórico más grave que la nación en su conjunto podría cometer: regresar al autoritarismo frívolo e irresponsable, además de deshonesto y falso, al poder.

Eso, lector ciudadano responsable, no lo podemos permitir.

lunes, 14 de noviembre de 2011

Violencia y violar tienen raíces comunes


La ley no es sino un pacto que todos aceptamos cumplir. Cuando la ley se viola, se está ejerciendo violencia. Muera o no alguien, es irrelevante: romper la ley es ejercer violencia. Y cuando los que solo conciben moverse por la vida violando leyes no lo dejan de hacer, los demás que sí obedecen el pacto, tienen derecho a que los que no obedecen el pacto sean detenidos.

Pero para lograr que sean detenidos es necesario que ellos estén de acuerdo en que se les detenga. Parte del pacto incluye el castigo para quienes lo han violado. La acción que la sociedad autoriza para los que violan la ley —los que ejercen violencia— será tan pacífica o tan beligerante como la resistencia que ofrezcan los que han violado la ley, cuando se les arresta.

El sistema judicial existe para que los que sienten que han sido detenidos injustamente, se defiendan. Cuando las fuerzas armadas llegan, en nombre de la sociedad entera, a avisar que deberán dejarse llevar para ser juzgados los que son sospechosos de haber violado leyes, un combate solo se dará cuando los sospechosos traten de resistir su arresto. De lo contrario, no habrá combate. La violencia no puede ser comenzada del lado de los que representan los intereses de la sociedad. Las fuerzas de la sociedad solo aplican métodos coercitivos cuando los sospechosos se resisten.

Los métodos coercitivos de las fuerzas que actúan por mandato de la sociedad, del Estado y a favor de la ley, jamás pueden ser llamados violencia, sino ejercicio de la fuerza pública. Cuando un gobierno decide ejercer métodos coercitivos contra grupos de sospechosos de haber violado leyes, no se trata de una guerra, sino de la aplicación o ejercicio de la fuerza autorizada por las leyes de la sociedad para hacer que los sospechosos de delinquir puedan ser llevados a juicio.

El asunto es que, si las fuerzas de la sociedad son atacadas con violencia por los sospechosos, el pacto social o la ley, permite y obliga a las fuerzas que representan los intereses de la justicia en la sociedad, a perseguir y, en forma coercitiva, hacer que los sospechosos sean llevados ante el sistema judicial. La respuesta de las fuerzas armadas solo se dará si los sospechosos se resisten al arresto.

No importa qué términos usemos, el asunto siempre queda igual: la violencia de los sospechosos de crímenes solo puede combatirse o detenerse por medio de métodos coercitivos que solo se aplican después de solicitar verbalmente de los sospechosos que estos se entreguen. Los sospechosos lo son de violencia, esto es, de violación del pacto acordado por todos.

Es obligación legal —bajo pena de violación de leyes— que el gobierno ordene combatir por los métodos coercitivos a los sospechosos de haber perpetrado acciones que violaron leyes. No se puede llamar jamás “guerra”, sino simplemente la aplicación de los métodos aprobados por la sociedad a través del sistema legislativo para combatir a quienes son sospechosos de haber violado leyes.