jueves, 22 de enero de 2009

Cuando el cantinfleo no es nada más para sonreír

Cantinflas y cantinflear son vocablos aceptados por la real academia española de la lengua. El verbo se refiere a hablar mucho y decir nada.

La fiesta de los norteamericanos del martes 20 fue semejante a la fiesta que tuvimos los mexicanos el 2 de julio del 2000. Nuestra fiesta, sin embargo, comenzó a acabarse prácticamente de inmediato, probablemente mucho antes de lo que sucederá con la fiesta del presidente Barack Obama.

"Juárez, Juárez, Juárez... "

El 1 de diciembre del 2000 la toma de posesión de Vicente Fox incluyó el canto burlón de los legisladores que le gritaban "Juárez, Juárez, Juárez... " interrumpiendo su discurso de toma de posesión. Era una referencia en forma de reprimenda para hacerle notar que les estaba dando elementos a sus detractores para burlarse de él. ¿Ustedes creen que el acto de haber ido a la basílica tuvo alguna importancia para el funcionamiento del país? ¡Para nada! El acto sólo le dio "popularidad" al político entrante y la misión de los detractores fue en todo momento hacer lo que estuviera a su alcance para detener el crecimiento de esa popularidad.

Emolumentos del equipo de transición

Éste fue el primer tema que provocó grandes titulares: había que pagarles sueldos —elevados, claro está— a las personas que formarían parte del equipo de transición. El mismo Vicente Fox requería fondos para sobrevivir. No hubo un solo medio que no hiciera mención de la "millonada" que habría de costar el proceso de transición.

El detalle —muy simpático— era que jamás antes se había tocado el tema. Nadie supo cuánto costó la "transición" de Salinas a Zedillo, de De La Madrid a Salinas, de López Portillo a De La Madrid, etc. El tema no era ni relevante ni de interés para un solo medio... ¿qué? ¿Es posible? ¿No era de interés? ¡No, nada qué ver! Pudo haber sido de interés y ha de haber estado ya asentado en el turno de la pre prensa y justamente detenido por el "consciente" director del medio para impedir algo que podría incomodar a los amos en turno de las calles de Bucareli.

Las toallas "más caras" del mundo

La risible historia de las toallas fue otro gran esfuerzo por provocar propaganda negativa y dismunción de popularidad y confianza. Un estúpido error de ubicación —posiblemente puesto con dolo por algún beneficiado— dejó en el portal de la transparencia el dato totalmente inverosímil de que podrían existir toallas de $4,500 por unidad. El golpe mediático sólo lanzó —típico de los amos de los medios en México— la imagen negativa de la primera parte. Las aclaraciones totalmente fundadas sólo merecieron de 5 a 10% del espacio original del lanzamiento de la tontería.

La reforma fiscal

No pueden escaparse de la memoria las potentes intervenciones de legisladores tales como la yucateca Dulce Sauri para decretar, dogmatizar, radicalizar el "no" al IVA a los alimentos, medicinas, periódicos, revistas, libros, escuelas, etc. El padrón de la extrema pobreza acusaba 5 millones de familias en esa clasificación. La reforma sugerida incluía una devolución "con pilón" —como declaró Fox tratando de ser explícito— de lo que esas familias hubiesen pagado.

Los mexicanos son malos por DNA en las declaraciones espontáneas. En este país —como ha de ser en todos— se estudia a fondo la manera de evitar el pago de los impuestos por concepto de los ingresos. La receta perfecta para que el mexicano contribuyera —eso es, a final de cuentas, un impuesto, una contribución— era la taxación de las erogaciones, consumo o gasto.

Tres grandes metas podrían haberse alcanzado con esa reforma: 1) elevar la consciencia del mexicano con respecto a la necesidad de contribuir para el bienestar del país y 2) resolver un grave problema de fondos escasos para que el gobierno activara la economía de las zonas marginadas, y liberar a PEMEX de la destructiva carga de servir como empresa aportadora de 40% —bajó a 35% durante el sexenio de Fox— de los ingresos fiscales de la federación.

El beso en Roma

El beso de los esposos Fox-Sahagún en Roma le dio la vuelta al mundo como ningún otro ósculo estadista jamás lo había logrado. El asunto era degradar la imagen del guanajuatense con tendencias cristeras, tapando la fortaleza y estabilidad con que el país se estaba administrando, logrando ahorros en decenas de rubros, que se tradujeron en mayores participaciones para los gobernadores.

El valor del ósculo en Roma era de ridiculización, de disminución de popularidad, de frivolización de la imagen del mandatario.

La nueva pareja no ayudó. Se deslumbró con facilidad con los primeros que llegaron a rendirle aparente pleitesía. Yucatán fue víctima histórica de la conquista prematura de que la dama fue objeto por parte de un grupo que pretendía —y lo ha logrado— dejar "legalmente" sellada "su versión" de los hechos de un suceso que impidieron a toda costa aclarar con legalidad y justicia.

Las 450 buenas noticias... en secreto

Que la simple aplicación de la ley en el caso del Infonavit haya permitido que en el sexenio de Fox se hayan construido más casas que en los 5 sexenios anteriores juntos, desde luego, no fue noticia importante para los medios nacionales. Por ahí, con letra de tercera y 1 columna hubo alguna mención, cuidando siempre de que lo que se estaba haciendo bien se quedara lejos de la captación de los ciudadanos.

En su sitio de Internet y vía correos electrónicos —consecuentemente, a cantidades muy pequeñas de ciudadanos— la presidencia de Fox trató de comunicar las "buenas noticias" que brillaron por su asuencia de los medios nacionales.

Todos se asustaban antes de la deuda pública mexicana a los bancos extranjeros. Al llegar Fox, la deuda externa era 5 o 6 veces el valor de las reservas de divisas. Al salir Fox, el valor de las reservas era 2 veces el de la deuda externa. Prácticamente se pagó o dejó de ser asunto de preocupación nacional durante el primer sexenio panista.

La deuda interna por lo menos no creció. Y pudo haber disminuído en forma sustancial de habérse permitido las reformas fiscales planteadas al inicio. Pero precisamente se trataba de que eso no sucediera.

¿Por México o contra México?

Cuando los detractores u opositores políticos anteponen sus intereses mediáticos por encima de los intereses de la nación en sí, nos encontramos ante un pueblo desprotegido.

Tradicionalmente, el valor del sistema político de los 71 años fue mantener condiciones en las que el tipo de políticos que ocuparon el poder fueran "necesarios".

Surgió así esa definición de clase política. El mensaje tácito entre ésta y el sector empresarial fue: "Ustedes hagan negocios y nosotros hacemos política, y del pastel nos beneficiamos todos." A muchos empresarios —aún el día de hoy— les fascinó ese sistema. Significaba no tener que ser competitivo sino sólo influyente, es decir, darles por su lado a los de la "clase política".

Pero "el pastel" requería la existencia continuada de ciudadanos mexicanos con poca educación y capacidad económica. El sistema democrático integral —que permeó en buena parte del país durante el primer sexenio panista— comenzó a revertir esa tendencia.

Cantinflas en traje y pantalón bien armados

Esa tendencia se iba revertiendo y parecía irremediable un progreso social positivo, productivo, realista, pragmático y con la visión de ganar-ganar. Hasta que los reporteros de las fuentes presentes endiosaron al "Cantinflas en serio". Durante 5 años, cada mañana de día hábil, los babeantes recolectores de nota acudieron a la temprana cita del "mesías" que sería...

Pero el mensaje del falso mesías requería la descalificación de todo el sexenio. Fox entendió lo mismo que muchos mexicanos y rechazó abiertamente al cantinflesco nuevo candidato a mesías. Y el Tlatoani que no quería serlo habló... Y los descendientes de los aztecas se asustaron... "¡Revienta la elección!"

A algunos ciudadanos de México les vale un soberano cacahuate lo que diga cualquier político de cualquier nivel. Sería de esperarse que la promoción educativa a todos los niveles de la nación fuera siempre la de minimizar públicamente por todos los medios cualquier mensaje con el que no estemos de acuerdo, provenga de quien provenga —incluyendo a los clérigos. Muchos mexicanos pensamos que quien ocupa el poder, como ciudadano que no ha dejado de ser, aún conserva su libertad de expresión. Ésta siempre fue usada por los que antecedieron a Fox y no hay razón para que deje de serlo.

El más demócrata en la historia de México

Sería un disparate sociológico dejar de afirmar que el proceso que llevó a Felipe Calderón a Los Pinos no fue democrático. En contra de todos los pronósticos y de todas las encuestas, quien hoy gobierna México fue escalando democráticamente hasta ganar ese 36% de votos que le dio unos cuantos sufragios por encima del Cantinflas bien vestido.

No era afín a o propiedad de grupo hegemónico alguno o personaje adinerado.

De un simple miembro activo de su partido político, levanta el apoyo de sus iguales —los demás miembros de Acción Nacional— y conquista la presidencia de México. ¿Fraude? Nada podría ser más falso ni más lejano a los hechos concretos. El 2 de julio de 2006 los mexicanos dieron una demostración de civismo democrático que, por desgracia, fueron perdiendo en unos cuantos meses posteriores debido a la traición histórica que perpetró el izquierdoso falsa e ignorantemente endiosado.

"Mala suerte" de México y los mexicanos

Habíamos logrado una mecánica sólida para mantener los procesos democráticos. El Cantinflas

bien vestido se encargó de sembrar la falsa duda en millones de cabezas de mexicanos acostumbrados al fatalismo político, al suceso de lo inaceptable que por desgracia tiende a ser lo más creíble en nuestra políticamente tan mal tratada sociedad.

No hay comentarios: