jueves, 21 de febrero de 2008

El EPR y la danza de los populistófilos

El EPR se comunica con los ciudadanos mexicanos que no son del EPR a través de un escrito que publica íntegro "El Universal". En este comunicado, desde luego, el EPR declara que no tiene nada que ver con organizaciones criminales relacionadas con el tráfico de narcóticos. Ellos viven de otras fuentes.

El comunicado del EPR da una imagen del país mexicano deprimente tanto como falsa. Esto ya cansa. ¿Qué va a suceder en México? ¿Vamos a tener la primera revolución de la información? ¿Cómo podemos acabar con la porquería, verdadera podredumbre que se ha formado con la desinformación a todos los niveles de la vida nacional?

Todo parece indicar que en el país hay muchos populistófilos sin chamba. Un populistófilo gana trabajo y se hace valioso para la sociedad en la medida en que demuestra cómo el gobierno está formado por una oligarquía (esta palabra les fascina) que sólo responde a los intereses de los "más ricos" (esto lo dicen con la boca llena).

Sería ingenuo tratar de convencer a alguien con respecto a la imperfección de México como país. Es fácil afirmar lo lento que avanzamos hacia una sociedad mejor, dentro de una economía más democrática. Pero es realmente de un ciego el no querer notar que los avances se están dando. El México de hoy no es el mismo de los 80's. Es un México que ha progresado en muchos aspectos. Entre éstos, el principal, el obvio, el más notorio, es el aspecto de la solidez de la economía. Cuando se combina un gobierno con finanzas no deficitarias con una gran capacidad de exportación, tenemos que se da también una inflación sumamente baja y precio en los artículos para los consumidores siempre en estado de "oferta", con una gran competencia entre los comercios para ven cuál se queda con el mayor número de clientes.

Los que aparecen en este sistema social y llevan una vida de cierto orden, descubren que pueden confiar en que ese crédito que tienen sólo les exigirá lo que dice el contrato y que los intereses siempre serán pagables. Claro, también se dan cuenta de que siempre es mejor no tener ocupadas las líneas de esos plásticos. El ciudadano mexicano joven está creciendo con un aumento en la conciencia de la importancia del crédito. Esta generación de hoy sabe que si falta a sus pagos, eventualmente no tendrá crédito en ningún lado. Por otro lado, los procedimiento para cobrar a los que se atrasan tiene ahora mecanismos legales mucho más eficientes.

Los que trabajan y reciben puntualmente sus pagos, saben que con una administración cuidados, realista, pueden lograr disfrutar de lo que hoy, la vida moderna ofrece. Ganar dinero significa trabajo y obtener trabajo significa ganarle a los demás que compiten por ese mismo puesto.

Ése es el México de hoy. Es un México menos necesitado de líderes proteccionistas o de políticos paternalistas. De hecho, cada día son menos necesarios los políticos. Es decir, cada día podemos notar que un negocio se puede desarrollar con sólo aplicar las reglas de la convivencia económica mundial: ser competitivos, tener imaginación para atraer a la clientela y consistencia con calidad para mantenerla. Todos somos clientes de alguien, así como todos somos proveedores de alguien.

El que cree que la hará por relaciones de influyentismo, terminará, a la corta, en la ruina total. Eso no funciona no solamente porque hay una lupa sobre toda acción inaceptable de gobiernos y ciudadanos, sino porque la única protección real con la que cuentan los negocios es la que les proporciona su eficiencia administrativa, comercial y financiera. Las cosas han cambiado. Hoy el mexicano tiene que ser competitivo. Su "chamba" dependerá de su capacidad, no de sus relaciones de influyentismo.

Es un México que no requiere del EPR o de algo similar. En 16 años la pobreza extrema bajó del 22% al 14%. En 20 años, la pobreza extrema llegará a 0%. Cada mexicano tendrá que ser aún más capaz, más competitivo, para lograr un puesto de trabajo o levantar un negocio propio. En la medida en que más gente entra al mercado de consumidores, se enriquece también la oferta, tanto por su diversificación como por su nivel de calidad. Esto funciona bien siempre y cuando el gobierno mantenga la disciplina en el gasto público y evite sucumbir al mínimo exceso del populismo.

El discurso del EPR se nos hace trasnochado porque nos habla de un proceso que jamás ha podido realmente sustentar crecimiento sostenido. En 16 años bajamos un 8% la pobreza extrema. En el país socialista por excelencia, en 50 años la pobreza ha aumentado y se mantiene "a raya" porque allí está prohibido ser "rico", a menos que seas extranjero. Si tienes el privilegio de pertenecer a la sociedad local, entonces no debes de ser más rico que los demás. Eso sería no ser humano.

Claro, a los buscadores de empleo como líderes populistas, les enferma que la economía se mantenga sana y que la pobreza extrema disminuya. Ven, conforme eso sucede, su sueño de "poder" alejarse. Son personas que necesitan sociedades desauciadas, miserables e incapaces: allá es en donde mejor venden su fórmula de salvación que ahora llaman "socialismo", sentenciando que es mejor la muerte que que no se dé.

Hoy, mencionar a Fox es meterse en líos y de inmediato generar "dudas". Amablemente el mexicano confundido sólo piensa: "nos falló..." ¿Cómo se le dije que eso no fue así? ¿Cómo explicarle que los resultados posibles del sexenio Fox no fueron pérdida sino progreso lento, pero sólidamente sustentado? ¿Cómo se les explica, que para la historia de México, un sexenio sin retroceso es, por lo menos, un súper sexenio? ¿Se les ha olvidado a los mexicanos la tragedia sexenal de los últimos 24 años antes de Zedillo?

El primer sexenio en 30 años que termina "sano" es el de Zedillo. Deja una reserva nacional que significaba algo así como el 20% de la deuda externa. Cuando Fox sale, la reserva es 2 veces el valor de la deuda externa. Eso, ¿no es progreso? ¿No es eso un verdadero súper sexenio? En donde la ley se aplicó y no se aplicaba antes, las cosas mejoraron como nunca. Un ejemplo claro fue el total de viviendas construidas por el INFONAVIT: la suma del sexenio de Fox equivale al doble de todos los sexenios anteriores (desde la creación del instituto).

Vamos a ejercitar el comentario hacia la verdad. Tenemos que repartir entre los mexicanos ideas realistas con respecto al país en que viven. De lo contrario, vivir en la mentira sólo nos hará éticamente vulnerables y probablemente cínicos.

jueves, 14 de febrero de 2008

¿Qué existe y qué no?

Es necesario ver primero la presentación que coloco a continuación y después leer esta entrada.






Después de ver cuidadosamente la presentación ("El Mal y el Bien"), me vi en la imperiosa necesidad de comentar el tema.

Siento yo que el mal no es la ausencia de Dios, así como tampoco el "bien" es la presencia de Dios..

Y esto se lo habría dicho yo a nuestro querido jovencito Einstein. La pregunta de su profesor estuvo bastante mal planteada.

El mal y el bien son maneras que tenemos nosotros de calificar las cosas que suceden, según que cuando suceden hacen que algunas personas se sientan bien (les guste la vida) o no (les disguste la vida o les quiten las ganas de vivir).

Todos en la vida corremos riesgos para lograr metas. Hay riesgos que sólo nos afectan a nosotros, los que los corremos o a los más allegados a nosotros, los que dependen de nuestro bienestar.

Hay riesgos que afectan a personas que no reciben ningún beneficio y sí, seguro, algún perjuicio, que corren personas para conseguir sus metas. Estos riesgos son "el mal", para algunos, quizás muchos, y "el bien" para los perseguidores de ciertas metas.

También se puede decir que son "el mal" para ambos tipos de personas: los que los corren (porque a final de cuentas, no se sienten tan bien) como los afectados, sin probabilidad alguna de obtener un beneficio real, y que son inmediatamente afectados con perjuicios concretos.

Claro que, entre los seres "vivos", hay riesgos dentro de la misma especie y riesgos entre especies. Nadie considera "el mal" el riesgo que corre el felino cuando se lanza a la carrera, solo o con otros, para perseguir y destruir a su próximo proveedor de carne fresca. Sin embargo, el animal vegetariano convertido en presa y carne del felino, ¿cómo considerará la carrera de su depredador? ¿La considerará "el mal"? No creo que la considere "el bien" con ausencia de Dios. ¿O el felino se olvidó de Dios?

Aquí, para el felino, la persecución y captura del vegetariano, es "el bien". Para el vegetariano, normalmente una criatura que a nosotros, los homo sapiens, nos da ternura y genera tristeza (su muerte), la persecución y resultado son la esencia misma del "mal".

Yo creo que el creador del pensamiento relativista podría haber sugerido lo anterior, pero buscaba a toda costa un argumento para cancelar el argumento del maestro. Claro, también podemos afirmar que el pobre maestro, con el genio en frente, pudo haber hecho la pregunta para hacer pensar en dónde se encontraba el mal, si en el felino carnívoro o en el vegetariano tierno y pacífico (también, relativamente).

La vida es una lucha constante. Cuando escasea lo necesario para sobrevivir, la competencia se hace más fuerte, más aguda y tienden a convertirse en "malos" los más fuertes o "aptos". Cuando hay abundancia, aumentan todos, los fuertes y los no tanto.

En el caso de nuestra especie, la humana, aún cuando hay abundancia aparente de todo, siempre hay escasez de "poder", es decir, sólo hay un puesto para el de máximo poder. Millones de individuos lo desean, pero sólo unos cuantos lo pueden lograr. Entonces la lucha se vuelve tan feroz y tan sangrienta como la lucha entre los depredadores y sus presas. El hambre ya no es por la carne, sino por el poder.

La competencia por ser o parecer "el mejor" está allí, subyacente, vigente, todo el tiempo. El premio es el poder de dirigir, de mandar, de provocar acciones al gusto del empoderado. Este punto de poder, real para muy pocos, pero imaginario y potencial para todos, es el que mueve al capitalismo. Y en su camino, como un subproducto, avanza la ciencia y con ella las posibilidades de tecnología y con ésta las posibilidades de mayor abundancia para más personas.

Todo ese proceso genera luchas, genera competencia, genera individuos tomando riesgos. A éstos les llamamos "el mal" cuando sus consecuencias nos afectan negativamente. Por ello es necesario "legislar" y "arbitrar" la lucha, pero siempre haciéndolo de tal forma que las limitaciones no se traduzcan en detrimento del desarrollo de la ciencia y de la tecnología: cuando así sucede, disminuimos también la probabilidad de supervivencia de cantidades cada vez mayores de personas.

No se en dónde esté Dios; no se si todos, juntos, seamos Dios. Antes se creía en muchos dioses; ahora la tendencia es a creer en uno solo. Hay personas que no creen ni en ese único. Lo cierto al caso es que los riesgos de supervivencia que erróneamente llamamos "el bien" y "el mal", no podrían ser parte de una obra bien planeada. El "diseño" de nuestra existencia (como seres vivos) es increíblemente imperfecto. La "felicidad" pende de un hilo y es privilegio de uno de cada millón de seres humanos que nace, crece y muere. El "diseño" de la existencia humana, si es obra de algún dios o de varios, ¡que regresen a la mesa de dibujo a cambiar las premisas básicas!

Yo prefiero pensar que es un diseño que está en manos de todos nosotros, como especie, el mejorarlo y hacerlo más agradable a todos los seres que nacerán, crecerán, vivirán más alegres y contentos y morirán cuando al dormir eso deseen. Pero está en nuestras manos, no en manos de ningún ser especial o de varios de ellos.

En la actualidad algunos descubrimientos físico-matemáticos están mostrando cómo lo que pensamos, por el solo hecho de pensarlo, puede influir en el arreglo físico de las cosas, sin que toquemos físicamente esas cosas. Si esta teoría científica se desarrolla más, de repente tendrá como resultado final el que podamos hacer que las cosas sucedan con sólo pensarlas. El problema que veo aquí es el de siempre, y es que sería una capacidad compartida por todos: ¿tendrán todos compatibilidad absoluta en lo que desearán? ¿Se darán las "guerras de pensamientos" moviendo objetos a grandes velocidades, buscando vencer en la lucha y convertirse en el más poderoso? Espero que no. Si esas condiciones se dan, la vida será aún peor, porque será aún más difícil de legislar y de arbitrar.

¿Hay, entonces, alguna forma de lograr una condición existencial agradable para todos? Yo estoy 100% convencido de que sí hay una forma, en "manos" de nuestra especie, de lograr una condición que por sí misma genere justicia, igualdad, equilibrio y felicidad. Una condición con una certeza existencial tal, que incluso el ansia de poder deja de tener sentido. Es una condición a la que, con una simple gráfica podemos probar, nos estamos acercando en forma más o menos irremediable, es decir, en forma independiente de cómo algunos crean que las cosas se darán. O sea que, no nos estamos acercando a esa condición existencial porque así lo hayamos planeado, sino porque eventualmente, las condiciones existenciales serán sustentadas por formas que hoy ni nos imaginamos, pero, en fin, formas que harán posible la independencia supervivencial de cada individuo.

Por lo menos, pensarlo, ya sabemos, ¡puede ayudar! Entonces, pues, pensémoslo todos: lograr una condición existencial agradable para todos.

Saludos y que tengan todos un feliz día del amor y la amistad,

domingo, 10 de febrero de 2008

Los torcidos del mundo afectan la calidad de vida de todos

Enciendes esa PC, portátil o en el escritorio, y esperas. Esperas a que el conjunto de programas se active para que puedas comenzar tu trabajo. Cada día las computadoras tienen componentes más y más potentes, una gigantesca cantidad de memoria de altísima velocidad. Cada día son, en pocas palabras, más poderosas. ¿Por qué entonces cada día tardan más y más en ayudarle a uno a hacer las tareas más sencillas? Si abres tu navegador, tienes que esperar decenas de segundos hasta que brota la pantalla que te permitirá abrir esa página que requieres. Y si te has descuidado, antes de que te permita llegar a esa página, te habrá mostrado una serie de gráficas con animación que no te interesaban pero que, de pronto, captan tu atención y olvidas lo que ibas a hacer.

Y cuando intentas hacer lo que deberías o lo que ahora te ha distraido, notas que tienes que esperar, esperar y esperar más. No esperas a que las páginas sean servidas a través de Internet. No, eso es cada día más veloz. Esperas a que tu computadora tenga permiso de los vigilantes de tu seguridad: los cuidadores de virus. Aquí tenemos, todos, nuestro primer contacto con las mentes torcidas que ocupan nuestro planeta y compiten por el aire, la comida, los energéticos, el espacio, y se roban nuestro tiempo.

Desgraciadamente uno tiene que llegar al momento de preguntarse: ¿qué será peor? ¿dejar que los virus hagan de las suyas o esperar a que los anti virus terminen de "protegernos"? Ah, pero resulta que los virus también son programas, como los que sí son nuestros "amigos". Por lo tanto, conforme el tiempo pasa y los virus aumentan es más y más difícil encontrar qué es un virus y qué es un programa que sí queremos nosotros, los usuarios de la PC, usar. Entonces nos enfrentamos a nuestros guardianes y protectores y tenemos ganas de decirles: "no exageren, esos sí son programas que deseo; por favor, déjenlos en paz; son mis amigos". Pero los guardianes del "orden" de nuestras computadoras insisten en que tienen que "resguardarnos" del Firefox, mientras que dejan al Microsoft IE a sus anchas. Luego, al tratar de corregir la injusticia, se les pasa la mano y suceden las cosas al revés.

Un programa anti-virus es sólo eso, un programa. Y un programa es un conjunto de acciones y de decisiones. Las acciones se toman después de tomar las decisiones. Las decisiones se toman analizando los elementos que el programador supuso, creyó, se imaginó que se encontrarían, pero no existe ninguna garantía de que el programador haya podido considerar todas las posibles alternativas. Por lo tanto, siempre hay un margen de riesgo: riesgo de no borrar lo que se debería y riesgo de borrar lo que no se debería. En ambos casos, las consecuencias son desastrosas. Y esto nos lleva a nuestra pregunta original: ¿abandonamos el anti-virus o nos sujetamos a sus instrucciones?

Exactamente lo mismo está pasando en el estado de Yucatán con el nuevo gobierno 2007-2012. Lo preside la mujer de nombre Ivonne Ortega Pacheco, sobrina carnal de Víctor Cervera Pacheco. Están en el gabinete múltiples personalidades que antes etuvieron en el gobierno del tío Víctor. Entre estas personas se encuentra el jefe de la policía, un hombre de apellido Saidén.

El gobierno 2001-2007, dirigido por Patricio Patrón Laviada, tuvo como jefe de la policía a Javier Medina. Las patrullas adaban por todos lados, en la noche y en el día, pero sólo detenían a los guiadores que demostraban formas inesperadas de conducir y sobre todo si esas formas se daban a altas horas de la noche o a las horas de la madrugada. Claro está, haciendo uso del derecho que tiene la policía de prevenir, se montaban retenes nocturnos, para tratar de localizar a los conductores que se encontraran con niveles de alcohol elevado. En estos retenes, si se sospechaba, por el aliento, intoxicación, se le sujetaba al guiador al alcoholímetro. Si éste mostraba niveles aceptables, todos seguían su camino. Si éste mostraba niveles inaceptables, entonces el guiador era multado, el carro llevado a los separos y la persona detenida por 36 horas, con una multa relativamente elevada.

En alguna ocasión, una patrulla, a horas de sospecha, detuvo a un hermano del gobernador. Éste le dijo al policía que "no sabía con quién se estaba metiendo". Le dijo que él era un hermano del gobernador y que llamara al gobernador para que viera cómo le iban a ordenar que lo dejaran en paz. El patrullero hizo la llamada a su jefe, explicándole de quién se trataba. Nadie habló al gobernador, porque todos tenían con toda claridad los valores entendidos. La orden del jefe al patrullero fue tajante: "haga usted se trabajo". El hermano del gobernador Patricio Patrón Laviada (de nombre Ricardo) fue detenido como cualquier otro ciudadano, pagó la multa y al terminar el número de horas estipulado, fue dejado en libertad.

El hijo del jefe de la policía Saidén, manejando evidentemente con poco control de sí mismo (no me consta si se trató de alcohol o alguna otra sustancia alterante del sistema nervioso), mató a dos personas, un hermano y una hermana, que estaban cruzando una calle a alguna hora de la noche. El vehículo del joven Saidén destruyó el cuerpo de la hermana, dejando diferentes partes en diferentes puntos. No se detuvo sino hasta que le fue físicamente continuar. Jamás pisó los separos de detención. Ha de haberse hecho un buen arreglo económico dado que los medios informativos de Yucatán no volvieron a tocar el punto.

Las patrullas policíacas han sido renovadas. Las de color blanco fueron sustituidas por otras de color negro. Son vehículos equipados con los elementos más modernos para provocar atemorización en los potenciales delincuentes. Cuentan con unas luces azules y rojas que están constantemente en un estado de parpadeo de alta velocidad. Muchas personas con las que he tenido la oportunidad de hablar me han comunicado que "se sienten con miedo" cuando se les aproxima alguna de estas patrullas.

El día 11 de abril tuvimos la oportunidad de descubrir cuál es el criterio para detener. ¿Recuerdan los retenes y el alcoholímetro del Comandante Javier Medina descrito arriba? Eso, desde luego, ya no existe. Ahora los patrulleros pueden decidir detener un vehículo aunque éste no se encuentre circulando con alguna apariencia de falta de control. Claro, cuando hacen la detención, de todas maneras, le dicen al conductor que estaba zigzagueando o que se pasó un semáforo en rojo o lo que ellos deseen decir.

El sentimiendo del conductor que por alguna razón esté conduciendo a alguna hora de la madrugada es legítimamente el de una presa con su depredador vestido de patrulla negra de la policia estatal de Yucatán 2007-2012. Cuando el depredador aparece, la presa sólo puede replegarse y dejarse atrapar: su destino ya está marcado.

Son las 3:30 AM del día 11 de abril. Un conductor, que viene con un acompañante, acaban de dejar a otra persona a unos 3 kilómetros y ahora están llegando a la zona en la que viven. Están ya a menos de 800 metros de la casa del conductor y menos de 400 metros de la casa del acompañante. El conductor nota que la patrulla negra ya lo viene siguiendo. Se pega a su derecha para dejar pasar a la patrulla, en caso de que ésa se la intención. La patrulla se nivela y viene la orden: "deténgase".

El "patrullero" se baja y se desarrolla el diálogo:


--Dígame, oficial, ¿por qué me detiene? ¿Me falta alguna luz?
--Venías zigzagueando.
--¿De veras? No creo... pero, de todas maneras, si le puedo ser útil en
algo más...
--Sopla...


(Sopla).

--Bueno, no tienes problema.

En ese momento se acerca una segunda patrulla negra como la oscuridad de la noche. Se aproxima con velocidad y, al mismo tiempo, un poco más atrás, viene otra, una tercera patrulla.

--¿Algún problema? (Pregunta el patrullero de la segunda unidad)


--No, nada, todo bien. (Responde el de la primera unidad)

Se detiene la tercera unidad.

--A ver, tráeme los papeles. (No puede leer.) Léeme los apellidos.
--(Lee en voz alta los apellidos del propietario del vehículo)
--Llévatelo también... al corralón y a los separos.
Reacciona el conductor y solicita:

--Oigan, ¿tienen alcoholímetros? Por favor, ¡háganme la prueba y ya déjenme en paz!
Contesta el "dador de órdenes", quien arribó al lugar de último, en la tercera patrulla, usando un tono que no calificaré aquí, sino que dejaré que usted, lector, lo interprete como desee:

--¿Prueba? Si usted desea que se le hagan pruebas, váyase al hospital o al laboratorio. No tenemos por qué hacerle pruebas. Ése es su problema.

miércoles, 6 de febrero de 2008

El prócer que difamó y calumnió a su propio país

Si el objetivo de López, el hombre de la izquierda amarilla, era provocar que todos manden al diablo a las instituciones como él declaró que se debería de hacer, casi lo está logrando. Esto nos lo indica la encuesta de Mitofsky en la que el 44% de los mexicanos cree que las elecciones fueron "poco limpias", pero, peor aún, un 25% declara que o fueron de plano fraudulentas o no fueron "nada limpias". O sea que de cada 100 habitantes del país que ha invertido miles de millones de sus escasos y urgentes recursos en el asunto de las elecciones, ahora "no confían", 74 de ellos, en que ese proceso esté cumpliendo los objetivos.

Y lo que yo escriba aquí de nada sirve, porque con la misma hay 74 que estarán en desacuerdo. Aunque se les diga que los funcionarios de casilla, junto con los representantes de los partidos, firmaron actas que tienen los totales que ahora aparecen publicados en el sitio del IFE. El rumor del "fraude" ya se propagó, como el fuego destructivo de los más horrendos incendios de los últimos tiempos. En esta ocasión las áreas verdes, "el pulmón" que se está perdiendo, es la confianza del mexicano en su propio país.

La lógica que se desprende de los hechos nos dicta un resultado muy apretado, cierto, pero en ningún punto, ni lejanamente, sugiere que las cifras finales sean el resultado de votos que no fueron emitidos por ciudadanos.

Cuando pasan algunos minutos de platicar con los propagadores de la teoría del fraude, entonces dejan de lado el argumento que cae cuando se habla de las actas firmadas por todos y ahora públicas en el sitio del IFE, y pasan al argumento de la campaña mediática y de las intervenciones de Fox. Eso de inmediato confunde los procesos mentales de quien quiere sólo saber una cosa: ¿se contaron bien o no los votos? ¿El resultado final es o no es un reflejo correcto de los totales efectivamente emitidos por los ciudadanos?

Los mexicanos, de estar bien informados, el día de hoy, no tendrían absolutamente ninguna razón para dudar de la confiabilidad de su más costosa institución en toda su historia. El día de hoy sabrían que, efectivamente, los votos fueron correctamente contados, que cuando se impugnaron casillas, ésas fueron estudiadas. Que cuando se cancelaron esas casillas, ambos partidos perdieron votos. Que las casillas que se revisaron fueron sólo las que reflejaban problemas contra la coalición, pero no se impugnaron ni revisaron las que presentaban problemas contra el PAN.

La desconfianza es gratuita, infundada y el resultado del berrinche del malísimo perdedor, totalmente antidemocrático, llamado Andrés Manuel López Obrador, que le hizo a su muy "amado pueblo" el grandísimo favor de borrarle la confianza en una de sus instituciones, aunque habría querido hacerlo en muchas más, o de una vez por todas, en la totalidad. La historia personal de este individuo mexicano es una secuela clara de descalificar todo aquello que no lo aprueba a él como centro del universo. Él está seguro de ser el único que tiene la solución total para los problemas de México y no acepta, bajo ningún motivo, que sean otros los que aporten sus ideas para ese camino.

Y no llegó a esa posición sólo, sino soplado todos los días al brotar el alba, durante cinco años seguidos, cuando un puñado de "periodistas", con las quijadas flojas, dejando caer de entre los dientes una aguada saliva, tomaban absortos nota de cada palabra, de cada expresión, del nuevo símbolo del redentor mexicano, otra "Virgen de Guadalupe", versión masculina, que en vez de impregnar su retrato en el manto de algún campesino, lo haría en las cintas magnéticas digitales rodando en las cámaras del cineasta Mandoki.

Gracias, San Andrés Manuel López Obrador, por destruir la confianza en una de las instituciones más costosas que tu pobre pueblo había logrado resaltar de entre las semejantes entre el resto de la especie. Gracias, misionero del complejo de vencido, de pobre y de necesitante de protección (tuya) del mexicano. Gracias... pero no, por favor.

Ahora, ¿cómo cancelamos el rumor? El "prócer" difamó y calumnió a su propio país. Y muchos reporteros lo siguieron con babas colgantes. ¡Qué triste escena histórica para el país mexicano!

Una escena semejante, en el interior de un partido, se dio a finales del 2006 en Yucatán. Hoy todos sabemos las catastróficas consecuencias de tal escena.

martes, 5 de febrero de 2008

El ensañamiento mediático calumnioso contra "La Vaca Patrón"

Por lo menos tres veces a la semana, el señor Alejandro Patrón Laviada, hermano de Patricio Patrón Laviada, es atacado mediáticamente incluyendo su nombre como si se tratara de una persona que jefatura alguna forma de operación ilegal.

Si matan a algún ser humano que alguna vez tuvo que ver con el tráfico ilegal de narcóticos o con operaciones del crimen organizado, de volada buscan, ciertos medios escritos que inmediatamente aparecen en Internet, la forma de mezclar el nombre del señor Alejandro Patrón Laviada en un contexto que ni el mínimo pretexto podría permitir que estuviera.

Me pregunto si existe alguna ley que pueda usar el señor Alejandro Patrón Laviada, "La Vaca Patrón", para defenderse legalmente de los constantes ataques totalmente calumniosos de que es insistentemente objeto. Últimamente los ataques agregan el nombre de su hermano, Patricio, ex-gobernador de Yucatán y ahora Procurador General de Justicia Ecológica (o algo por el estilo), nombrado por el presidente Felipe Calderón.

La historia del señor Alejandro Patrón Laviada es un camino interesante que sólo se puede dar cuando el ser humano involucrado es alguien en quien se puede confiar. Los únicos enemigos que Alejandro Patrón Laviada podría tener serían personas alimentadas por ese delicado sentimiento humano que se llama "envidia". En efecto, Alejandro Patrón ha logrado una sólida posición en sus actividades, totalmente legales, a lo largo de su vida activa en los negocios de bienes raíces, concentrado en la Península de Yucatán.

Es una persona que requiere de constante actividad para lograr su posición y mantenerla. Continúa trabajando todos los días, claro está, en actividades muy diferentes a las del ciudadano medio. No es un hombre de letras ni ha acumulado logros académicos; obviamente, tampoco pretende jactarse de lo que no es. Tiene una clara consciencia de su postura en la vida. Es un personaje estrictamente pragmático y admirablemente justo en sus decisiones al final de cada día, de cada mes, de cada año de su vida.

Quien se ha logrado la desconfianza de Alejandro Patrón Laviada sabe ya a la perfección por qué fue que se produjo esa pérdida. Y, desde luego, sabe que no le sirve hacerse al pendejo. Quizás sea éste el punto de origen de esos ataques mediáticos en su contra. Ataques mediáticos tan constantes y consistentes sólo pueden responder a un odio que surge cuando el que lo siente, descubre en sí mismo cierto vicio que el odiado definitivamente no posee.

Alejandro Patrón Laviada ha dado dinero suyo para causas socialmente loables desde cualquier punto de vista. Es una pena que hoy no viva su suegro, el Sr. Cervera Pacheco, quien conservó siempre una especie de reto en lograr que su yerno (secretamente predilecto) en alguna forma dependiera de él. A todos los hombres que logran amasar poder, les gusta controlar y, desde luego, tener el control del yerno habría sido un deseo constante de Don Víctor. ¡No lo logró! Alejandro, el yerno, se mantuvo siempre independiente. Sus logros jamás fueron el resultado de algún favor especial de su muy especial suegro.

Eventualmente vamos a lograr una entrevista con Alejandro Patrón. Le vamos a pedir que nos narre con todo detalle, cómo ha logrado su posición en la vida. Su rancho, Poxilá, ha sido una especie de "cultivo" que comenzó en sus años casi de adolescente. A su rancho han llegado personalidades de todo el planeta. Se trata de gente que él ha encontrado en algún viaje y que en forma espontánea ha sido invitada para conocer Yucatán y sentirlo desde un punto en el que se puede incluso dar una probadita a una interesante ruina maya, debidamente vigilada por las autoridades nacionales, pero dentro de la propiedad del señor Patrón Laviada. No hay duda que es el ente que más horas de dedicación, empeño y buen gusto le ha dedicado el amo de los bienes raíces especiales de Yucatán.

Sí, Alejandro Patrón Laviada goza de la confianza y leal amistad del señor Roberto Hernández, uno de los hombres más ricos de México y quizás también del mundo. Ambos conservan un mismo patrón: su negatividad a pagarles dinero a los medios para que "no los ataquen". El que esto escribe, en forma espóntanea, por conocer a los Patrón Laviada (a Patricio y a Alejandro, lo mismo que a la madre de ambos), tuvo curiosidad de acercarse y preguntarles: "¿Por qué tanto escándalo?". Ética simple y sencilla: la verdad, respeto a la misma en información basada en hechos reales, comprobables, no en dichos que provienen de rumores generados por un dolido.

He podido ver el proceso vital regular de Alejandro Patrón, sus hijos, su esposa. Son una familia normal, regular, con sus altas y sus bajas. Poxilá alberga ese complejo deporte de la equitación de gran elegancia y los hijos de Alejandro están todos ellos involucrados en las competencias nacionales, por lo menos. Sí, son gente que ha logrado buenas ganancias en base a negocios claros, transparentes. Nada ha sido hecho en lo oscurito. "¿Vende usted esta propiedad? Le puedo ofrecer tanto..." De inmediato, a veces, algún tiempo después, otras, se realiza la compra y a veces deviene algún tiempo después, la venta. Es un comercio como cualquier otro, en el que todos ganan, porque cuando Alejandro llega a comprar, no hay precisamente una fila de ofertantes.

Lograr una posición económica holgada es a veces un grave peligro de acciones que pueden venir de los que envidian el éxito ajeno.

A Alejandro Patrón Laviada, el que su hermano Patricio fuera candidato y luego gobernador de Yucatán, es un acontecimiento que le costó dinero. Él ha dado dinero para las causas sociales en las que cree, y, jamás ha solicitado el mínimo favor ya sea a algún partido político, o a algún legislador, o a algún gobernador. Y no lo olviden: Alejandro Patrón Laviada tuvo a dos gobernadores de quienes solicitar favores. De su suegro, Víctor Cervera Pacheco (tío carnal de la actual gobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega Pacheco -comparten, tío y sobrina, el mismo número de sílabas y sus nombres hacen rima-) y de su hermano, Patricio Patrón. El primero deseó siempre que su yerno le solicitara por lo menos un favor, uno, que le permitiría tenerlo "amarrado"; el segundo, su hermano Patricio, deseó que jamás se lo pidiera el hermano, porque ambos sabían de antemano -lo mismo que la madre- que el favor sería automáticamente negado.

El comandante Javier Medina, ex-jefe de la policía del estado, mantuvo más tiempo encerrado a un tercer hermano de Patricio y Alejandro, por ofender a un policía (en estado de embriaguez) que el tiempo que el hijo del actual jefe de la policía estuvo en la cárcel después de haber cometido un doble homicidio imprudencial, en donde dos hermanos (hombre y mujer) perdieron la vida, hechos literalmente pedazos en la vía pública, una triste madrugada de Mérida, Yucatán.

El hermano de los Alejandro y Patricio Patrón, llamado Antonio, fue víctima de una burla orquestada por el personal de campaña del PRI al mando de la señora Ortega el día 19 de mayo de 2007. Antonio le había encargado a su carpintero puertas. Su carpintero llamó a Antonio por teléfono para decirle que había conseguido la madera pero que tendría que ir de inmediato a pagarla, pues era una gran oportunidad y una verdadera ganga. Antonio tomó el maletín con el dinero en efectivo y se lanzó al pueblo a pagar la materia prima de sus puertas. ¡Ah, pero, al llegar, qué gran sorpresa tuvo! Un grupo de personas habían sido aleccionadas anteriormente en el sentido de que "el hermano del gobernador iría hoy con un maletín con dinero para comprar votos" y que no lo podrían permitir.

El grupo, ya convertido en motín, arremetió contra el vehículo de Antonio Patrón. Claro, la policía intervino. ¿Qué haría usted si ve que de pronto un montón de personas se lanzan sobre su vehículo, en la noche, y usted se encuentra sólo, lejos de casa, además de que sabiéndose hermano del gobernador, teme por su seguridad personal? Pues eso hizo Antonio: aceleró el vehículo e hirió levemente a una o dos personas de las amotinadas.

Unas horas antes, un periodista que cubre algún medio en el Distrito Federal, había sido "invitado" por la candidata a gobernadora en ese momento, a que se quedara en Yucatán: "Hoy habrán acontecimientos importantes que será interesante cubrir. Esté usted pendiente", le dijo, proféticamente, la que venció al día siguiente (claro, no por la cantidad de votos que se le hizo creer a la opinión pública: ¡se pasaron!)

La orquestación maquiavélica para el golpe mediático magistral del último momento había sido consumada. Todos los medios a nivel nacional propagaron la calumniosa nota colocando a Antonio Patrón como "comprador de votos". No hubo un solo medio que no lo publicara.

"Palabras, palabras". No, lector. No son palabras gratis. Los Patrón Laviada son víctimas de la mediática calumniadora, máquina desencadenada maquiavélicamente por los que perdieron el poder frente al blanquiazul y que jamás lo perdonarán. ¿Hasta cuándo continuarán siendo impunes?

Patanbenz: para quien no existe ningún cambio

"Patanbenz" es el nombre que usa en YouTube el ser humano que me ha empujado a escribir este artículo. Algunos de ustedes han visto mis vídeos, otros no. El caso es que el contenido de estos vídeos ha provocado que "Patanbenz" se indigne en mi contra y escriba, en un lenguaje de odio y desprecio observaciones que no tienen un gran valor como debate.

En mi cuenta de YouTube, el ser humano escribió, por ejemplo, lo siguiente:
Lo que en realidad te duele es el PRIVILEGISMO de quienes pensaban diferente que tu(sic), pues ahora que tienes la oportunidad de formar parte de un PRIVILEGISMO no la desaprovechas. He de recordarte que es por tu participación en los medios de tu comunidad que tu hija participó en la campaña del excandidato vencido por la fracción Panista a la Gobernatura de Yucatán.
Patanbenz asegura que "me duele" el PRIVILEGISMO de quienes pensaban diferente de mi, y que hoy, el que tiene los privilegios ¡soy yo! O sea que, la posibilidad de usar YouTube, de decir lo que siento, lo que creo; de nombrar aquello en lo que creo y aquello en lo que no creo, es todo producto de un PRIVILEGISMO del que hoy gozo. Me pregunto cuáles serán esos privilegios.

Me "recuerda" Patanbenz que mi hija participa en la campaña de Xavier Abreu debido a que yo he participado en los medios de mi comunidad. Esto, obvio es, raya en ¿qué? ¿Tontería? ¿Ignorancia? Patanbenz no tiene por qué saber la historia académica de mi hija. Que yo sepa ésta no es pública. Sí, ella hasta hoy comparte conmigo ciertas convicciones, aunque la realidad es que estamos muy lejos de estar de acuerdo en todo. Pero, ¿no podría ser que sean los mérito propios de mi hija las que en alguna forma la colocaron en esa campaña?

El lenguaje (la redacción) de Patanbenz es realmente impecable. Merece, Patanbenz, las becas que lo han beneficiado. Lo que no concibo es que Patanbenz no alcance a ver que mis acciones en YouTube son totalmente espóntaneas. Nada está planeado. Las grabaciones son hechas cuando algún pensamiento me llega al punto de ebullición. Y sería estúpido tratar de negar que yo no haya sido calderonista desde el día en que escuché el discurso del señor, en el 2000, en el monumental mitin de Fox, en la Plaza Grande de Mérida.

Es lamentable que Patanbenz, después de estudios con becas en varias universidades de diferentes países del mundo, no pueda descubrir la libre espontaneidad de cada cosa que escribo o digo. Me es difícil concebir que Patanbenz, después de los años que con recursos de diferentes sociedades del mundo, ha pasado en universidades, no logre aún entender el régimen de privilegios que se vivió en México antes de la Reforma del Estado durante el sexenio de Zedillo. Patanbenz, después de su profunda inmersión en libros en varios idiomas y deliciosas aulas históricas, no logra entender el que un simple ciudadano mexicano, que tiene 58 años en el 2008, cuando tuvo 35 años en 1985, sufrió las consecuencias de un régimen proteccionista, que exigia petición de permiso para ser productivo.

No, Patanbenz, mi queja no tiene como raíz el no haber pertenecido en ese entonces a los "privilegiados", porque cualquiera podría serlo, con solo sucumbir a las componendas, las mordidas y las tranzas. Muchas veces fui "aconsejado" en el sentido de que "el que no tranza, no avanza". Me negué, como me sigo negando el día de hoy y me seguiré negando el resto de mi vida.

Sólo pido una sociedad en la que sea posible que todos participen en la competencia y que sea el que mejor logre hacer las cosas el que se lleve el premio del éxito en la vida. El día de hoy, el panismo de Patricio Patrón en Yucatán, que no me favoreció ni en lo ínfimo, sí mantuvo en todo momento condiciones para que fuera el éxito en la competencia lo que determinara el resultado final del emprendedor de lo que fuere. No se le protegió a ningún deportista, a ningún profesional, a ninguna religión, a ninguna escuela. Se crearon condiciones de libre competencia. Ésas son las condiciones que siempre pedí.

Cuando en 1985 solicité el permiso que me exigían las "leyes" (proteccionistas) para importar los componentes (chips, capacitores, resistencias, etc.) me dijeron que yo "trabajara en alguna empresa" (en lugar de hacer la mía), y me mencionaron los nombres de las "aceptables" (desde luego, transnacionales en "buena relación" con el gobierno en turno). Mientras aquí se nos negaba el permiso para armar nuestros experimentos, en los garages de Estados Unidos o Alemania, los adolescentes podían jugar con piezas que compraban en la tienda de electrónica del barrio. Las grandes empresas nacionales (ya "amarradas" con el régimen), requerían "cerrar las fronteras" para evitar la competencia al máximo.

A ver si el párrafo anterior le facilita a Patanbenz la comprensión de los "privilegios" a los que me refería. Claro, hoy el mundo ha cambiado; pero cuando en 1984 intenté por primera vez tener una cuenta de e-mail con un servicio que me permitía llamar a un teléfono para hacer mis envíos, ¡requerí un permiso especial de la Secretaría de Comunicaciones! Ése es el régimen de privilegios que jamás aceptaré; un régimen que les convenía a los políticos de esos momentos y que ferozmente defendían, pero no por el bien del país, sino por el bien de los "protegidos".

Esto, ¿es muy difícil de entender, ser humano Patanbenz?

Entre otros calificativos, Patanbenz me coloca el de "yunkista-mocho". Tengo varios vídeos en que me declaro ateo, tanto en inglés como en español. Es tan grande mi indiferencia ante el "Yunque" y es tan grave el daño que puede provocarle a Acción Nacional, que gustoso entraría en debate público contra estos grupúsculos de ideologías obsoletas y religiones desgastadas e inútiles. Por desgracia, es necesario "respetar" la libertad de pensamiento y de culto que consagra la Constitución Mexicana; pero también ellos deben de respetar la también consagrada libertad de expresión de que yo disfruto, con la protección de esa misma Constitución.

Por qué es necesario resaltar la obra del PAN

En el foro de Infopoliyuc, "Juan" escribió este comentario:
Blogger juan dijo...

No puedo ver con buenos ojos un apasionamiento tal en artículos recibidos. Usted es un panista totalmente apasionado y ciego por esa ideología aunque sus conocimientos (al menos así parece en su manera de escribir) sean vastos.
Estos apasionamientos que no tienen nada de objetivos son los que dañan a nuestra sociedad si hablamos en un microcosmos y a nuestro país en un término macro. Defender a un gobierno anterior a ultranza es tan malo como atacar a un nuevo gobierno con la misma rabia.
Todos, absolutamente todos los gobiernos han tenido y tienen sus puntos buenos y sus puntos malos. ¿Qué es un buen gobierno? Pues simplemente aquel que sus aciertos son mucho más que sus fracasos. Pero cuidado, los gobiernos no están concebidos para tener superávits como una empresa privada, sino que el bienestar social debe ser de mayor importancia que tener unas finanzas superavitarias.
Los exhorto a evitar polarización de opiniones (todo lo que hizo Patricio es una maravilla y todo lo que hace o está haciendo Ivonne es malo). Somos mucho más inteligentes que esos raciocinios. No creen?

Sí es necesario defender lo que no se defendió ni se informó a la comunidad. La comunidad debe de conocer esa información que le fue vedada y en la cual debió de haber basado su decisión de sentido de voto. Por no conocer eso que "Juan" llama "defensa a ultranza" (del régimen anterior), la sociedad tomó una decisión que a todos nos está perjudicando como SOCIEDAD, como nación, como comunidad. También ese necesario establecer una información comparativa entre lo que antes se hizo, cómo se hacía, la mecánica que se usaba y cómo se hacen hoy las cosas.

Ésos que son muy eficientes para colocar en la opinión pública conceptos incompletos o de plano falsos, hablaron por mucho tiempo solos, de su lado y sólo su voz se escuchó. Por otra parte, es necesario reconocer que hubo ineficiencia e incompetencia en la campaña panista: fue una pésima campaña en imagen, en lenguaje, en comparaciones. El partido, además, fue dolorosamente dividido por razones muy diferentes a las que el "chisme" social dejó entrever.

Sentí muy obvia la necesidad de aclarar el tema y los elementos involucrados. Para ello escribí lo que a continuación expongo:

México, "Juan", sería una maravilla si así se pudieran hacer las cosas. La desgracia es que México no es una maravilla en cuanto a medios de comunicación se refiere. Trataré de explicar mi punto de vista en este tema.

Durante los 71 años de Era PRI ininterrumpida, todos los medios sin excepción publicaban o sacaban al aire sólo aquello que ya había sido expresamente aprobado por la Secretaría de Gobernación. Ésta vigilaba segundo a segundo, letra a letra, todo lo que los medios transmitían a los ciudadanos mexicanos.

Y, claro está, durante esos 71 años, todo sonaba "bonito" ¿para quién? ¡Lo adivinaste: para el PRI!

Cuando se dio la Revolución Fox en el 2000, los medios, de pronto, se quedaron SIN LÍNEA desde Los Pinos, y Gobernación dejó de vigilar y de permitir o no permitir las cosas según el color que éstas tuvieran para el nuevo régimen.

Entonces se dio algo muy especial: de pronto los mediáticos (reporteros, editorialistas, comentaristas) se vieron TOTALMENTE LIBRES de decir lo que se les viniera en gana. A partir del 1 de diciembre del 2000, NADIE les diría qué podrían y qué no podrían decir.

Fox habló de la necesidad de absoluta libertad de expresión y total transparencia desde el día 1. No hay nada que los mexicanos no podamos saber con respecto a lo que hizo, compró, vendió, pensó, dijo, comentó u opinó Fox durante su sexenio. Y así estaba bien. Y así está bien, porque así siguen hoy las cosas.

Y Fox, al igual que los demás en la nación, hizo uso de esa misma libertad: habló lo que le dio la gana, declaró lo que le pareció, dijo lo que pensaba sobre todas las cosas y los medios publicaron lo que Fox hizo o dijo dándole el "tono de color" que cada medio escogiera.

El resultado fue una imagen mediocre de Fox porque los medios eran, casi en su totalidad, todos ellos deudores del régimen que había quedado en segundo lugar.

Pero sucedió algo "curioso" también: esos medios, los deudores del PRI anterior, comenzaron a formar figuras en sus comunicados, artículos, programas, reportajes. Esas "figuras" tenían un colorido que comenzó a parecer "obligado" aún para los demás medios.

Y como no había "línea" desde Los Pinos o desde Gobernación, se convirtió en un "deporte periodístico nacional" el burlarse de Fox. Así, burlarse y nada más. El resultado fue una imagen de Fox mediocre, totalmente distanciada de los números sólidos del sexenio de Fox, primero en 200 años en que el gobierno federal PAGA DEUDA EXTERNA (disminuyendo la carga de 70 mil millones de dólares a 40 mil millones). Ése fue sólo el más importante de todos los temas, porque todos los regímenes priístas dejaban, al salir, un país endeudado y empobrecido, un país que tendría que construirse desde cero al comenzar cada sexenio.

En Yucatán la cosa fue muy parecida, pero con una muy seria agravante: aquí sí había habido un medio, el Diario de Yucatán, que tradicionalmente había apoyado las causas del PAN y había informado objetivamente los logros de los gobiernos municipales panistas desde 1990, cuando se instaló el primero.

Pero sucedió algo, en Yucatán, bien extraño e inesperado: ese mismo Diario que tradicionalmente fue objetivo en sus informes hacia todos los partidos políticos (y crítico cuando así consideraron que las cosas lo ameritaban) escoge convertirse en 100% crítico del régimen de Patricio Patrón, ignorando lo positivo casi en forma constante y sólo rebuscando cualquier señal negativa, aunque ésta fuera falsa a final de cuentas.

¿Así se venderían más ejemplares? No sabemos qué fue lo que los inspiró a convertirse en lo que ahora son: generadores de notas de las que te dejan la idea a la mitad, para que tú decidas.

Pero no son así los otros medios. No, claro que no, los otros medios son abiertamente pro-PRI y rabiosamente machacan sus contratos de comunicación con los colores de sus contratantes.

El PAN no contrató a nadie. Y ojalá que jamás lo haga.

Por eso necesita que los que nos damos cuenta de los detalles que he mencionado aquí, los coloquemos en la mente de la gente.

Y la balanza, en cuanto a obras definitivamente convenientes, orden administrativo A FAVOR DE LA GENTE EN GENERAL, está por más del 75% a favor de la obra de los gobiernos emanados del panismo, a todos los niveles (con muy contadas excepciones, vistas con LUPA DE AMPLIFICACIÓN a nivel nacional).

¿Superávit "en contra del pueblo"? Eso es muy delicado y no puede tratarse a la ligera. Lo que sí se puede mencionar de paso es que la dádiva asistencialista, que puede provocar lo contrario de un superávit, se convierte en DEUDA y ésta se convierte en QUITA anti-asistencialista cuando las cosas llegan al límite. Ya el país entero vivió grandes crisis por el asistencialismo endeudador.

Así es que, "mucho cuidado" con creer que es bueno endeudarse HOY para que paguen los de MAÑANA (pero hoy "sigan votando" por el endeudador).

viernes, 1 de febrero de 2008

¿Por qué tanto ataque totalmente infundado contra Patricio Patrón?

En el sitio del PVEM he dejado el comentario, dirigido a González, por las muy mal fundadas declaraciones que hizo sobre Patricio Patrón Laviada cuando fue a Quintana Roo a apoyar a sus candidados municipales:

Favor de pasarle esto al hombre que habló en Quintana Roo diciendo que Patricio Patrón es "peligroso". Creemos que se llama Jorge Emilio González Martínez.

"Que todos tiren sus piedras al mismo tiempo". ¿De dónde sale esa mafia? Averigüen bien todos los que está balbuceando en contra de Patricio Patrón Laviada si tiene un solo fundamento alguna de las calificaciones que le están poniendo públicamente.

Jamás, jamás, jamás, ha hecho Patricio Patrón Laviada UN SOLO NEGOCIO en lo oscurito. Jamás ha Patricio Patrón hecho un solo movimiento como político, en cualquiera de los puestos que ha ocupado, para favorecer en forma alguna, ni la más remota, a algún pariente o "amigo" suyo.

Patricio ha sido un simple luchador. Salía solo a recorrer las calles de Mérida y los pueblos del interior. Por eso fue el candidato ganador natural.

¿No se dan cuenta de que está desatándose una campaña de mafia en su contra? ¿No se dan cuenta los que hablan en su contra que sólo lo hacen por la inercia de esa campaña de la mafia nacional, a la cual cayó unos día la Sahagún pero después salió (y por eso se los tronaron a ella y a Fox)?

Vivimos en una país con mucha mentira. No, no es el país de la mentira, pero sí el país de la confusión. Muchos tratan de que sólo se conozca la mentira que desean que el público en general se trague y lo logran. Lo triste es que ustedes, los declarantes en contra de Patricio Patrón, NO SON EL PÚBLICO EN GENERAL, sino gente con acceso de privilegio a la información sólida del país.

En esa fuente sólida, ustedes pueden ver que la trayectoria del Sr. Patrón Laviada, Patricio, ha sido nítida, clara, transparente. Ha perdido amigos porque algunos no entendieron que el paso por el gobierno de Yucatán lo fue de SERVICIO a los ciudadanos, jamás los "amigos" o parientes.

Patricio Patrón ha pasado en lo personal momentos difíciles, porque sólo tiene un compromiso: la verdad y el servicio.

En Yucatán fue Patricio el que afectó los intereses de los constructores al provocar que se exigiera por primera vez un sistema de drenaje adecuado para los nuevos fraccionamientos.

Fue Patricio quien creó en su sexenio la secretaría de Ecología.

Patricio no fue presidente municipal o gobernador como resultado del dedazo de nadie, sino como resultado estricto de su natural trabajo entre los ciudadanos. No hay UNA SOLA persona que haya estado cerca de Patricio que no sepa que se trata de un ser humano de rectitud impecable en todos sus procederes.

Si balbucea alguien delitos de Patricio Patrón, que los mencione: pero además de repetir mentiras publicadas por un sucio rotativo regional, ¡jamás podrán encontrarle un solo movimiento sucio a Patricio Patrón!

Debería de haber acción penal para combatir a los que calumnian.

--

No hay nada más fácil que escribir en contra de quien abiertamente es un rufián. Y no hay nada más fácil que escribir espontáneamente a favor de quien es exactamente todo lo contrario a un rufián. En este segundo caso se encuentra Patricio Patrón Laviada. Disfrutaría la escritura, a cualquier hora y de cualquier punto, si se trata de poner con claridad cualquier tema que tenga que ver con este yucateco de sepa pura.

Generalmente a los mercenarios se les paga para que escriban ya sea mentiras directas o verdades a medias, o bien, verdades completas que no están relacionadas con lo que se necesita para desprestigiar al objetivo con paga por detrás. Los mercenarios no escriben por convicción o porque así lo desean. Escriben porque les pagan para decir lo que finalmente asientan en el papel, que, generalmente, desprestigia innecesariamente a alguien, o bien, exalta virtudes inexistentes o de plano, amplificadas, de alguien que no merece tal tratamiento.

El que esto escribe lo hace en primera instancia, porque le da la real gana de hacerlo. Y la gana proviene de un concepto que se puede definir como convicción absoluta de que lo que dice es correcto.

En alguna ocasión, el que esto escribe fue amedrentado por alguien con una pregunta: "¿pondrías las manos al fuego por tal persona?" Cuando uno revisa rápidamente la información con que uno cuenta en la memoria, puede uno decir "no", por la duda de no contar con algún elemento de información desconocido. Sin embargo, el día de hoy, sin mayor búsqueda de detalles, sí puedo afirmar hasta el cansancio que el ciudadano mexicano, nacido en Yucatán, de nombre Patricio Patrón Laviada, es un ser de intenciones y acciones totalmente claras, transparantes y siempre a favor del ciudadano medio. Es decir, jamás a favor de un ciudadano en concreto como único beneficiario y en detrimento de otros. Claro, todo esto, dentro de los preceptos legales.

La pregunta obligada, el razonamiento que tiene que llevarse al cabo es, sin duda, ¿por qué ese desencadenamiento de una campaña calumniosa y destructiva en contra de Patricio Patrón Laviada? ¿Será que no quiso ser parte de esa misma mafia nacional que le dio puntapiés a su gobierno hasta el grado de provocar la existencia clara y directa de un verdadero traidor al Partido Acción Nacional?

Los números sólidos sostienen un calificativo positivo para el sexenio de Patrón Laviada como gobernador de Yucatán. Comparen obras de sus 6 años con obras de 30 años anteriores. Esa simple comparación muestra con claridad la fatal, tajante y estúpida mentira detrás de cada latigazo mediático que se le está lanzando. Su paso anterior por el gobierno municipal es otro claro ejemplo de gestión productiva, imaginativa y correctamente apegada a derecho, con un uso altamente productivo de los recursos que tuvo bajo su administración.

¿Ecología? Fue él quien creo la Secretaría de Ecología en el Gobierno de Yucatán.

¿Por qué esa campaña? ¿Quién está detrás? La verdad: ¿puede desatarse una campaña de esa magnitud en forma impune? ¿Es la difamación un juego? ¿Es la calumnia un asunto que puede cometerse sin consecuencia alguna para el calumniador?

La decencia comienza a surgir. Vemos como personas de la calidad humana de Joan Andrews no tienen ningún temor en declarar lo que deducen de sus experiencias personales con el personaje vilipendiado.

Y los ataques infundados no terminan. En un sitio de Internet llamado "Cambio de Michoacán", me encuentro con un artículo firmado por la redacción que merecía atención de inmediata. Pretendí enviarles el comunicado que expongo a continuación, pues no tienen UN SOLO punto en su sitio de Internet para recibir comentario alguno. O sea, de allá para acá, todo, pero no aceptan un solo comentario o una sola crítica a lo que sea que tengan que decir.

Ésta es la carta que pretendí enviarles:

Julio Pimentel RaMÍREZ Y ABDALLÁN GUZMÁN CRUZ:

Me encontré con el texto que copio a continuación en un artículo que tiene como título algo así como "Sin maíz no hay país..."

Asimismo, en la otra parte del binomio que en esta ocasión abordaremos en forma breve en las páginas de Cambio de Michoacán, vemos un ejemplo mayúsculo de impunidad en el caso del ex gobernador de Yucatán Patricio Patrón Laviada, impunidad que se pretende hacer extensiva a José Carlos Guzmán Alcocer, su alfil en el despojo y tráfico de terrenos ejidales en esa entidad peninsular, turbios negocios de los que se ha beneficiado el actual secretario de Gobernación Juan Camilo Mouriño.
Aquí también fueron ignoradas por el usurpador del Palacio Nacional -simbólico sitio del poder al que Calderón solamente puede entrar subrepticiamente y resguardado fuertemente por la tropa- los señalamientos acerca de la notoria incapacidad de Patrón Laviada para ocupar la dependencia encargada, en el papel, de proteger el medio ambiente.
En los hechos esto significa entregarle un pasaporte, ya veremos por cuantos años, de impunidad al depredador yucateco para que continúe haciendo «negocios» al amparo del poder público en beneficio del clan familiar y de su protector el neobanquero Roberto Hernández, acusado de vínculos con el narcotráfico, quien a su vez es uno de los grandes empresarios que apoyaron a Calderón en la consumación de la imposición presidencial del 2006.


Conozco a Guzmán Alcocer y a Patricio Patrón Laviada desde tiempo inmemorial. Estoy al tanto, junto con miles de ciudadanos de Yucatán, de todos y cada uno de los movimiento que se le imputan a Guzmán Alcocer como "ilegales" y, ¿sabe usted qué? ¡No existe absolutamente una sola acción que haya roto la ley! ¡Una sola no existe!

Usted habla de "impunidad" al referirse al nombramiento de Patrón Laviada en la procuraduría ecológica. Impune es el que no ha sido castigado por "algo" que hizo en contra de la sociedad. Haga usted el favor de mencionar UN SOLO delito de Patricio Patrón. Uno solo.


Han desencadenado una colección de falsedades a nivel nacional que no tienen absolutamente ningún punto de conexión con la realidad. Si hay un ser que ha pasado por la político totalmente incólume, sin temor al uso del vocablo, es Patricio Patrón. No estoy exagerando. Puede ser que Patricio Patrón no sea un académico consumado, dado que su nivel de estudios formales es bastante limitado. Sin embargo, es injusto juzgar a alguien por sus papeles oficiales en vez de juzgarlos por sus verdaderas acciones.


Si usted desea conocer de primera mano lo que tiene que decir Patrón Laviada en referencia a los terrenos del Country Club, caso del que se le acusa estúpida y calumniosamente a Guzmán Alcocer,
vea el vídeo en el que cada palabra dicha por Patrón puede ser probada por documentos reales.

Si realmente tienen intenciones de provocar un país en el que no rija la impunidad, creo que ahora, en este momento, hay impunidad cuando personas como ustedes difaman y calumnian sin ninguna consecuencia. Esto, es obvio, no puede seguir así.

-- Hasta aquí el comentario que se pretendí enviarles.

¿Puede seguir así? ¿Qué vamos a hacer como país para detener la basura informativa que anda circulando por todos lados?