martes, 11 de diciembre de 2007

Las preguntas de Denisse Dresser a Empresarios

Mensaje enviado al correo:

ideasypalabras@prodigy.net.mx

según sugiere el Diario de Yucatán al pie del artículo titulado:

"¿No entendieron la reforma?"
(Sólo preguntamos...)


Firmado por persona de nombre "Denisse Dresser".

---

Denise Dresser, ciudadana mexicana:

El que esto escribe es un simple ciudadano mexicano con convicciones propias que están, aparentemente, de un bando ideológico diferente al suyo. Esto lo tengo que concluir después de haber escuchado su plática delante de N empresarios en la ciudad de Mérida, antes de las elecciones de Felipe Calderón, en las cuales usted decía que lo que México necesitaba, sólo se podría hacer si lo hiciera López Obrador; que Calderón no lo podría hacer y que López no lo "querría" hacer.

A partir de ese momento supe que existente mentes increíblemente complejas, como la suya, que con una revoltosa jugarreta de palabras, trata, vía una gran cantidad de ellas juntas (palabras, frases, oraciones y sentencias), de convencer a los lectores de que lo blanco es negro, lo negro es rojo, lo rojo es gris y lo blanco es también azul.

En el fondo de la postura ideológica suya y de la que otros más en el país tenemos (Luis Pazos y demás), existe una abismal diferencia en la visión de lo que logra que una sociedad cuente con bienes abundantes, punto número uno. La otra gran diferencia radica en la forma en que entendemos la pobreza y la riqueza, como punto número dos. Además de otras grandes diferencias, están las que tienen que ver con las libertades que deben de estar garantizadas por cualquier sociedad, que sería el punto número tres, entre las que se incluye la libertad de expresión y de pensamiento, implícita.

Tratar de hacerle entender a la gente el valor real de un billete de veinte pesos es algo que "lastima" a alguien, y, por lo tanto, no se debe de decir públicamente. O bien, sí lo pueden decir, por escrito, en desplegados, quizás desde los púlpitos (¿será?), pero por ningún motivo en los medios que incluyan imagen y audio, como la televisión y la radio. Por allí no: sólo los partidos políticos pueden hacer uso de los espacios de las frecuencias de transmisión y del tiempo, para decir lo que les plazca. Si uno triunfa en la vida en el sentido económico en base a negocios buenos y después de pagar las toneladas de impuestos que se deben de pagar en nuestro país, uno puede hacer con ese dinero lo que desee, excepto tratar de que otros entiendan sus puntos de vista (del triunfador) por la vía de la televisión o de la radio.

Claro, para usted un triunfador es un ser que en alguna forma ha sido: privilegiado, injusto, tiene los dados cargados a su favor, etc. Es decir, probablemente para usted y para los que piensan como usted, el que logra generar un servicio o producto con aceptación en la sociedad y, por esa vía, logra una disponibilidad de efectivo legal, no tiene derecho a usar ese efectivo legalmente logrado para nada más que no sea donativos a campañas de caridad o para el pago de desplegados en la prensa (de muy bajo impacto, comparado con el masivo de la televisión y la radio). También lo puede usar para enviar a sus hijos al extranjero a obtener títulos académicos que le "carguen" más los dados como generación próxima, y le den a usted más la razón.

Es decir, ¿por qué no decidimos algo como, cancelar la posibilidad de acumular dinero? El artículo constitucional que usted y los que siguen su manera de pensar sueñan sería algo así como:

"Ningún ciudadano podrá acumular en riqueza una cantidad mayor a la que un ser humano puede consumir por sí sólo en un periodo no mayor de..."

¿Cómo terminamos el articulo? 10 días (o 10 meses, o 10 años, o 5 años, o 3 años, ¿cuál sería su cifra favorita?)

También podría decir el artículo:

"Cualquier ciudadano que logre una acumulación de propiedades o dinero en efectivo equivalente a ... deberá de entregar el remanente al tesoro central de la nación a más tardar 3 días después de conocer que el límite autorizado se ha rebasado."

Un artículo así tendría más congruencia con las libertades que un artículo que dice que aunque tengas mucho dinero, ese dinero no lo puedes usar para comunicar efectivamente tus ideas al resto de los ciudadanos del mundo o de tu nación. ¿Sólo en "época electoral" no? ¿Habrá en nuestro país 3 meses seguidos sin alguna campaña política? O sea que un ciudadano apasionado por sus ideas, con mucho dinero disponible producto legal de su empresa, puede pagar tiempo en televisión y en radio siempre y cuando no haya campañas políticas.

¿Por qué los empresarios insisten en decir que el sistema socio-económico-político respaldado por Calderón, diferente del respaldado por López, es más "conveniente" para los mexicanos?

La empresa "privada" (que es pública en todas sus funciones, además de ser una sucursal para recolección de tributos fiscales) demanda ambiente de competencia clara y sin dados cargados. Eso es todo. Los grandes pleitos públicos, que involucran a personalidades políticas que caen, tienen siempre por detrás al competidor que no ganó la licitación, por creer que el que la ganó tenía los "dados cargados a su favor", aunque eso sea totalmente falso.

La elección de Calderón y la derrota de López fue un fenómeno muy extraño, que implica, lo quiera usted o no, una real conquista de Calderón al electorado. Un electorado que no lo conocía, pero que se le fue adhiriendo conforme fue sabiendo de quién se trataba. Las cantidades erogadas por el partido de Calderón son comparables a las erogadas por el partido de López. No hay un solo ciudadano mexicano que no entendiera que Fox y Calderón eran y son personas del mismo partido, por lo tanto, lo que haya dicho Fox o haya dejado de decir, de estudiarse a fondo, se podrá demostrar que las soltadas de lengua del guanajuatense no fueron elementos ni remotamente determinantes del resultado final.

Ya que usted considera al electorado mexicano retrasado mental ("que los castos oídos de esta gente no oigan a las chachalacas"), tendríamos que decir que, de plano, no hubo tal intervención. Las opiniones de Fox fueron eso, opiniones en torno a sistemas de gobierno y formas de economía. Pero, al decirlas. ¿realmente usted cree que alguien haya cambiado su voto? Imaginemos a alguien pensando esto: "Fox, el presidente, dice que la economía que tenemos en el país es la buena y de que antes ya sufrimos con la 'otra economía'; López quiere la 'otra economía'; Calderón quiere la misma economía que Fox; iba a votar por López, pero como Fox parece estar de acuerdo con Calderón, pues ahora voy a votar por Calderón".

Realmente, en vez de andarnos con la especulación del pensamiento de lo que se desea, deberíamos de promover un estudio serio para desentrañar ese proceso mental que ustedes sugieren que se dio durante la contienda del 2006, con "dados cargados" a favor de Calderón.

La flagrante mentira lanzada impunemente por la Scheinbaun y López contra el cuñado de Calderón, ¿no significó dados cargados a favor de López? Pero además, dados podridos. Y fueron días enteros, insistentes, de una campaña de mentiras por parte del partido de sus favores (los de usted) y en contra del partido del hoy presidente. Porque eso sí claramente le dijo al ciudadano (que usted en términos medios considera retrasado mental): "si Calderón pertenece a una familia de ladrones coludidos, no puedo votar por él". Ése sí es un proceso mental simple, directo, claro.

Y claro, López es un peligro para este país. Lo demostró cuando en forma insistente rechazó cualquier decisión institucional que no le fuera favorable. Es un peligro y lo demuestra cuando en vez de aceptar su apretada derrota, quiso inventar fraude, sembrando desconfianza entre los mexicanos en torno a una institución que costó un gran trabajo crear.

No, mire, ustedes quieren que los dados se carguen a favor de la "izquierda". Es lo que quisieren. Y acallar a los que pueden expresar ideas sustentadas que combaten los sueños de la izquierda, es una forma clara de cargar esos dados a favor de la izquierda. En Francia, en donde queman barrios enteros por sospechar el zumbido del mosco como acarreador de injusticia racial, estrenaron el callarles la boca a los empresarios. Por favor, evite sustentar la mordaza constitucionalizada comparando Francia con Estados Unidos en ese aspecto.

Yo no veo pobres o ricos en México, sino ciudadanos en luchas a niveles diferentes, con instrumentos diferentes, pero todos ellos tratando de incrementar el nivel general de la producción. Es eso, el incremento de la producción lo único que puede hacer que la riqueza aumente. El reparto del dinero no genera producción, sino inflación. Los políticos, los burócratas y los periodistas de todos los medios, a veces olvidan que lo que los mantiene a ellos vivos es la producción que se genera como resultado de concepciones empresariales de todos los niveles que a diario se están dando en cada rincón del país, a todos los niveles. Y, claro, el más nefasto empresario es el que "espera" ayuda del gobierno; eso es indiscutible. Pero es tan nefasto como el comunicador que olvida de dónde proviene el ingreso con el que justifica su derecho a consumir de lo producido.

Conforme avanzo en escribir esto, se que usted, con el cerebro ya decidido por una postura ideológica, continuará lanzando su diatriba en contra de la productividad cada vez que usted tenga la oportunidad de hacerlo. Y cada vez que lo hace, aumenta usted la visión antiproductiva de los burócratas y maestros (y sindicalizados, peor), la visión equivocada de los estudiantes, que por unos meses olvidan quién los mantiene en sus días paradisíacos de la vida académica, etc. El veneno puro.

Ojalá que ese veneno no circule demasiado, en fin, que tiene usted toda la libertad del mundo para continuar derramándolo.

Antes me aceptaban artículos en el "Diario de Yucatán". Ahora, todo lo que envío me lo rechazan porque "necesitan el lugar para los artículos de Denise Dresser".

Yo sólo soy, claro, Franz J Fortuny, aunque a ese periódico haya enviado en otros tiempos más de 300 artículos, mismos que fueron publicados íntegramente.


No hay comentarios: