lunes, 10 de diciembre de 2007

Es intolerable el robo de cualquier gobierno

Hoy, la ciudadana:

Alicia Adela Alvarez Gonzàlez
Mèrida, Yucatán, México
08/12/2007

Tiene un comentario interesante y digno de análisis. Le diremos, para empezar: "No, Adela Alicia, aunque no lo creas, ningún gobierno tiene el mínimo derecho a robar."

El texto del comentario de Adela nos muestra lo fatal que está resultando la total irresponsabilidad que tienen los medios de comunicación en México y ahora también en Yucatán, para transferir notas que contengan elementos que permitan establecer juicios claros en la mente del ciudadano.

Nos regala el siguiente comentario:
Es lògico que cualquier gobierno de cualquier parte del mundo robe dinero, pero deben saber hacerlo. El presupuesto presentado al Congreso del Estado es una burla al pueblo yucateco. Ya conocìamos al PRI desde hace 70 años y volvimos a caer en sus manos, pero ahora peor,porque la actual gobernadora no tiene ni conocimientos, ni experiencia, ni caracter para manejar los destinos del Estado. El gobierno del PAN no dudo que se haya robado dinero pero no lo hicieron tan descaradamente y el Estado mejoro mucho, sobre todo la ciudad de Mèrida y eso no tiene discusiòn. Ojala esto sirva para que el pueblo yucateco aprenda a votar, no por los buenos, sino por los menos malos.
Como podemos ver, Alicia Adela da como un hecho fatal el que el gobierno "robe". Para ella (y para mucha gente, por desgracia) el robo oficial es una fatalidad parecida al dolor del parto. Ahí está, ahí se da, es algo con lo que se tiene que vivir. Ella dice que no duda que el gobierno del PAN haya robado dinero, pero, concede, "no lo hicieron tan descaradamente".

Pues bien, Alicia Adela y ciudadanos con cierta confusión, les tengo una simple noticia: es un hecho que pueden anotar en sus diarios y revisar para no olvidar: el gobierno emanado del PAN 2001-2007 no permitió el desvío de un solo centavo que no estuviera previamente aprobado por quienes legalmente tendrían que aprobarlo. Sería interesante que alguien investigara la realidad económica, el día de hoy, del primer gobernador panista de Yucatán. Se van a encontrar interesantes sorpresas.

¿Ustedes creen que exista realmente un peculado en el caso de Guzmán de 506 millones de pesos? Pues piensen de nuevo: el gobierno priísta de Ivonne Ortega está haciendo uso arbitrario y prepotente de su poder con un sólo objetivo: hacerles creer a los ciudadanos que los panistas robaron. Ésa es la única razón de todo el lío que se ha armado en torno a Guzmán. Cabe aclarar que el gobierno panista le había abierto una auditoría a Guzmán para conocer a fondo lo que realmente estaba pasando allá. Pero, definitivamente, jamás existieron 506 millones que se pudieran tomar del erario y llevarse.

El caso Guzmán es todo un espectáculo, es pan y circo, es distracción, es golpe publicitario.

Si se pudiera tipificar el delito de calumnia y difamación a todo un gobierno, éste es el que se está cometiendo. En un artículo que envié al DdeY (y que no fue publicado seguramente por falta de espacio), traté de explicar qué es lo que hay detrás del caso Guzmán desde el punto de vista de la necesidad que tienen las sociedades modernas de hacer transferencias de tierras de regímenes de propiedad antigua o pre capitalista a la modernidad.

No ha habido un solo corredor de terrenos que me haya podido afirmar que el precio de esos terrenos, cuando las operaciones se hicieron, haya tenido un ofrecimiento que los pusiera por encima de lo que se pagó. El valor de los terrenos se los da la inversión que se hace en ellos a partir de que los mismos son comprados por quienes pretenden hacer desarrollos importantes y negocios grandes. Sí, el que los compró estuvo tras terrenos con poco valor hoy, para que la base de la inversión del negocio no fuera un terreno con un costo demasiado elevado.

El gobierno de Patricio Patrón sí habló con los que vendieron el terreno. Claro que habló con ellos. Tuvo varios emisarios oficiales enviados a hablar con los propietarios anteriores. Pero, ¿saben para qué? ¡Para decirles a los que tenían en ese momento la propiedad que los vendieran caros, que era su momento de ganar lo mejor por ellos! Los compradores inversionistas le reclamaron al gobernador Patrón el haberles vendido los terrenos un poco por encima del precio pagado. Legalmente, era factible venderlos por debajo del precio pagado, por si alguien no lo sabía.

Es paradójico y contradictorio en la historia de nuestra sociedad, que el gobierno con las intenciones más claras y transparentes, más a favor de los desprotegidos por falta de información, sea ahora calumniado como si se tratara de un régimen desalmado. Hay una revista por allá que habla de "destape de red de corrupción en Yucatán..." Ése es el colmo de la maledicencia, la difamación y la calumnia. Es un verdadero asco informativo desatado y con ese exacto objetivo, por la mujer que usó el símbolo del amor de pareja (el corazón) para solidificar su victoria electoral.

Por lo tanto, conciudadano mexicano yucateco: es un hecho real y te quieren hacer creer lo contrario: el gobierno panista 2001-2007 fue transparente, honesto, apegado a las leyes en todos sus actos, justo, eficiente en el uso del dinero público. Ésa es una realidad. No confundan actos esporádicos que puedan perjudicar a uno u otro ciudadano, como regla para calificar a un gobierno justo y honesto.

Y, desde luego, quitémonos de la cabeza que "los gobiernos de por sí roban". Si tú sabes que lo hacen, debes de denunciarlo de inmediato. Esto no es un juego.

No hay comentarios: