sábado, 14 de julio de 2007

Honestamente, no creo que estén "olvidados"

Ésta es una carta que le envié al C. Carlos Medina Plascencia, en relación a un artículo suyo publicado en el Diario de Yucatán el día 14 de julio de 2007, titulado "La pobreza, incontenible".

No creo que las acciones de asistencia extraordinarias (donativos, damas de la caridad, etc.) sean la solución para los "olvidados" a que usted se refiere.

Cuando usted habla de "olvidados", tal parece que a alguno de nosotros se nos "pasa" que tenemos que atender al vecino (de barrio, de pueblo, de estado) para que no se nos incluya dentro del grupo de los "olvidadizos".

Le falta realismo a su propuesta y a sus comentarios. Suena atractiva para los amigos y seguidores de López Obrador.

Luis Pazos, el economista, tiene posturas mucho más realistas. Ojalá que este señor sea parte de lo que se propone hacer Calderón para "reactivar" la economía. Y ojalá se trate de eso, de reactivar la economía, y no de crear nuevos programas asistencialistas que a final de cuenta sólo son electoreros.

No creo que se trate de "olvidados", sino de gente que no tiene cabida en la economía capitalista que genera la riqueza de las zonas parecidas a Suiza que usted menciona. Y no es un problema de distribución de riqueza, sino, en todo caso, de distribución de trabajo.

El nivel de productividad que hoy tenemos, adecuado al tamaño de mercado que tenemos, permite ocupar dentro de las empresas con productos vendibles, a los que están ocupados. Los "olvidados" podrían entrar si en vez de que trabajen 8 horas los que están "ocupados", lo hicieran por 5.5 horas y las 2.5 horas restante se les dieran a otros. Todos ganarían menos, y habría una "mejor distribución". Pero, ¿estarían contentos los que dejaron de trabajar 2.5 horas para que otros puedan también tener "trabajo"?

Para que conserven sus 8 horas los ocupados actualmente sería necesario agrandar el mercado interno y externo. Pero si usted se da una vuelta por Michigan, se va a dar cuenta de lo que ha sucedido porque las grandes automotoras de ese estado no tienen los productos que el mundo está demandando. No venden. Al no vender, comienzan a surgir "los olvidados de Michigan". ¿Usted lo cree?

No creo que con quitarles más impuestos a los negocios, el gobierno, en forma paternalista, va a poder incluir a los olvidados al sistema de producción. Vamos a estar poniendo el dinero en bolsas diferentes, eso es todo. Los que antes consumían X, van a consumir X-i (i = impuestos nuevos pagados). Y los que reciben esa i, tendrán Y + i. ¿Qué creció?

Para que el mercado interno crezca, tiene que crecer el número de gente ocupada en producir algo deseado fuera de México. Y hoy, todo lo que los demás pueden desear, ya lo está produciendo China en grandes cantidades y a los precios más bajos de la historia de la humanidad.

Tenemos una gran cantidad de pueblos autóctonos en el territorio del país mexicano, muchos más que los países de América Hispana que usted menciona en su artículo. Estas personas han recibido "asistencia", pero paralelamente a esa asistencia, no existe la economía real que las pueda cobijar con trabajos. Hay saltos verticales muy frecuentes (es lo que hace esa disminución), pero no pueden ser masivos, porque el crecimiento no es masivo.

De hecho, el crecimiento de China es posible gracias a un nivel gigantesco de explotación de millones de personas que hoy trabajan muchas horas, con salarios muy bajos. En China están creándose millonarios mucho más rápido que en cualquier otro país del mundo. ¿Cierto o no? ¿Por qué? ¡Porque hay mucha gente deseosa de "trabajar" por migajas! El trabajador chino tiene como única defensa su trabajo: no tienen CTM ni a Hernández Juárez o a Fidel Velázquez. ¿El cielo? ¡Lejos de serlo! ¿Un competidor para México? ¡Y de los más fuertes en toda la historia! Y por si fuera poco, ahí viene la India, en donde se están generando diariamente grandes cantidades de millonarios.

Los que están "fuera de la jugada" no están olvidados, porque siguen naciendo, creciendo y reproduciéndose. Tienen con qué y están ya dentro de las medidas de los "gordos". Comida no les falta, porque a las poblaciones a las cuales les falta comida, ¡dejan de crecer demográficamente! Vea usted a Cuba: 11 millones, 1 millón en 50 años. Quite a los 600,000 que salieron hacia los Estados Unidos, ¿por qué no creció la población de Cuba? ¡Porque no había comida suficiente o había poca comida! No hay gordos en Cuba, ésa es una gran ventaja.

Pero, ¿olvidados? No, nadie olvida a nadie. Ellos reciben beneficios de los impuestos que pagamos las clases medias del país. Beneficios que por desgracia no reditúan a favor de una mejoría en la vida de los que pagamos esos impuestos. Sólo sucede que crecen demográficamente muchos más que lo que aportan colectivamente.

Cuando usted habla como López Obrador, usted confunde.

México está hambriento por comunicadores realistas, que no le tengan miedo a enfrentar al populismo con la verdad clara y contundente.

Si los maestros, durante los 71 años del PRI, hubieran hecho su labor al 100% de lo que se les pagó, hoy el país sería más competitivo. Pero ahí se fueron impuestos de las clases medias en pagar servicios educativos mediocres, malos, deficientes, que no redituaron la inversión y el esfuerzo de los que lo pagaron. Dirá usted que "el petróleo" pagó esos sueldos... Yo diría que el % para la educación que se paga en todas las nóminas, a algún lado debió de haber ido, ¿no? Pero no redituó... o de lo contrario, esos "olvidados" sí se habrían transferido, por ser más competitivos, a la vida urbana, que estaría más demandada en trabajos, vivienda, servicios, etc.

Hay otros 18 millones que "no se olvidaron" de ir a buscar un trabajo a los Estados Unidos y se fueron quedando allá. ¡Qué vergüenza! (dice la demagogia). ¡Ninguna vergüenza! Es gente competitiva que busca una solución y la consigue. Ellos están enviando a este país divisas por más de 15 mil millones al año. Debe de haber bajado por el muro y demás, pero anda bien alta la cifra. Los Estados Unidos son parte del panorama económico en la visión del mexicano "olvidado".

No, no están olvidados de nadie. Nadie está olvidado.

Si cada quien hace su trabajo lo mejor posible, a todos nos va a ir mejor. A todos.

No quiero ver un gobierno asistencialista o abriendo huecos por la mañana con unos ocupados para que otros cierren ese hueco por la noche. ¿Ese tipo de reactivación necesita la economía? Si no aumenta la productividad de los productos que demandarán, lo único que tendremos es un aumento generalizado de lo que comenzarán a consumir esos "recordados". Eso tampoco es conveniente.

Lo conveniente es el crecimiento sustentado, y éste se da cuando el emprendedor es el héroe de la escena, en vez de ser el villano como históricamente se le considera en el país mexicano.

No creo que usted no sepa algo de lo que aquí he expuesto. Usted sabe perfectamente que la lógica numérica que estaría detrás de lo que aquí afirmo, sería contundente. ¿Por qué no comunicar, pues, en ese sentido? ¿Por qué tratar de competir con López Obrador en la oferta demagógica?

No hay comentarios: