jueves, 7 de junio de 2007

El amigo, Pepe Patrón

Mi prima Silvia Loret de Mola Vadillo, persona diferente al resto de la humanidad, ha tenido como socio de la vida a su amigo Pepe (Patrón), persona aún más diferente al resto de la humanidad.

Como cada palabra de esto que me envía me parece estrictamente apegada a la verdad, asumo que me permite colocarlo aquí en este espacio para hablar de ética simple y sencilla. El asunto de Pepe, el buen amigo, va más allá de la ética simple y sencilla. Es un avance más.

Le llamaría algo así como "Empatía simple y sencilla". Él sabe sentir lo que los demás sentirían, si los demás tuvieran la empatía que él tiene, pero que él cree que los demás también tienen y en esto es en donde se equivoca, como siempre, a favor de los demás.

MI AMIGO PEPE

AL FINAL DE LA VIDA SEREMOS JUZGADOS POR EL AMOR Y EN EL AMOR.

(IGNACE LEPP)

Normalmente rendimos tributo a los seres queridos una vez que estos se han ido, y quizá en vida nunca dijimos aquello que sentíamos y estos ya no tienen oportunidad de leerlo.

Hoy quiero hacer un pequeño pero honesto reconocimiento a mi amigo Pepe. Quien además es mi marido.

No todos podemos decir en la vida que hemos tenido matrimonios felices, hay quienes lo tienen, pero somos muy pocos los que podemos decir: tengo como amigo al mejor ser humano que haya conocido.

Con su barba larga y al descuido camina mucho por la ciudad, cansado de las injusticias, de la falta de amor, de la desigualdad, de las guerras, observando con amor aquellas cosas que son gratis como puede ser un flamboyán o una lluvia de oro. Un niño, o una tarde fresca con aroma de galán de noche. Va pensando, siempre está pensando en como resolver los problemas de los demás, en una actitud muchas veces quijotesca, siempre queriendo vencer al mal con el bien.

Cree fervientemente en lo que hace aunque muchos no hayan estado de acuerdo en su forma de pensar, actúa según su filosofía de vida sin importarle nunca lo que de él piense nadie. Su ropa desalineada normalmente, y sus siempre sandalias del mercado no lo hacen menos. Son cosas que para él no tienen ninguna trascendencia, hay que vestirse y por eso lo hace, pero lo hace con la máxima humildad que recuerdo haber visto y con la convicción de aquellas palabras de Gandhi “Nadie tiene derecho a lo superfluo mientras alguien carezca de lo indispensable”. Se le ha tachado de fachoso, de poco ambicioso, de irresponsable yo hoy se, que lo único que ha pretendido en la vida es ser un hombre auténtico.

Es muy simpático, siempre tiene una buena broma aún en las peores circunstancias, siempre hay una palabra de consuelo ante el dolor o la aflicción de cualquiera. Ayuda al sordo, al ciego, al tuberculoso, al anciano y al niño.

Recuerdo que en una ocasión estando separados, me di cuenta que los plátanos en mi casa se desaparecían con mayor velocidad de lo habitual. Decidí observar de qué se trataba ese extraño hurto de unos plátanos, era Pepe por supuesto el ladrón, los llevaba a casa de su comadre Rita quien tenía 8 hijos 6 de ellos con tuberculosis, a partir de eso siempre tuve plátanos en casa.

Hay quien ha llegado a decirle: Pepe teniendo tantos contactos y tantas oportunidades ¿Por qué no eres millonario? El solo se ríe y dice: “soy millonario, tengo a mi familia, a mis nietos, a mis hijas, a mis amigos, el sol sale siempre, y tengo mucho más, que muchos que tienen una fuerte suma de dinero, guardada en un banco para que se peleen sus descendientes una vez que hayan muerto”.

Esta es una filosofía de vida con la que muchos no están de acuerdo, pero él es fiel a ella.

Con su corazón cansado por tres infartos y una operación de puentes coronarios, sigue en la lucha, sigue pensando en como llevar siempre con dignidad sus humildes sandalias, confiando siempre en que con esas sandalias hace honor a quien sólo llevó siempre sandalias y fue el mas grande de los hombres y el más humilde también. Nuestro Señor Jesucristo.

Pepe es y ha sido siempre mi mejor amigo.

Silvia Loret de Mola

Mérida Yucatán 14 de marzo 2007


1 comentario:

cesarpech dijo...

Definitivamente sería agradable conocer a personas como tales, ya que aparentemente se entienen y aceptan tal y como son, aunque con ello se tenga que luchar con tantas adversidades, y tal y como dice el Sr. Franz, son personas completamente diferentes al resto de la humanidad.

al expresar el ultimo párrafo -->"Le llamaría algo así como "Empatía simple y sencilla". Él sabe sentir lo que los demás sentirían, si los demás tuvieran la empatía que él tiene, pero que él cree que los demás también tienen y en esto es en donde se equivoca, como siempre, a favor de los demás."<---

¿Se le puede considerar ética ó una subdivisión de ella a esto ó simplemente empatía?