martes, 8 de mayo de 2007

Elecciones en Yucatán: el voto ciudadano no es negociable.

Las elecciones no se negocian. El voto de los ciudadanos no es negociable.

Si un partido no desea participar en la legislación para mejorar a México debido a que no se le "regala" un puesto de elección a su candidato(a), ese partido no merece nada en absoluto de parte de los ciudadanos.

Pero lo más preocupante es la actitud de algunas plumas que dan por sentado el que los votos de los ciudadanos tengan nulo valor y puedan ser objeto de negociación o de "tranzas" de politiqueros.

Como estoy convencido de que el presidente Calderón es un estadista con todas las atribuciones propias de su investidura, también se sin un sólo ápice de duda que no será jamás capaz de ni siquiera considerar el mecanismo de la negociación escondida para obtener el apoyo de algún partido o grupo político. Y como ciudadano mexicano, así prefiero que sean las cosas.

¿Que no habrá reforma del estado? La nación progresa con o sin la reforma "formal". ¿Que no habrá reforma fiscal? Dudo que la haya en cualquier forma: ya anunciaron su negativa a hacer las cosas como éstas deberían de ser hechas. Por lo tanto, no hay absolutamente nada que negociar en lo escondido. Las cosas habrán de ventilarse a la vista de todos.

Por esa razón veo cada vez con más desprecio al articulista que se atreve a colocar letras que forman palabras que forman ideas que sugieren la posibilidad de negociar con el voto de los ciudadanos.

El 20 de mayo habrá elecciones en Yucatán. Se contarán los votos y será gobernador el que obtenga la mayoría simple, tal y como lo definen nuestras leyes vigentes. Cuando el organismo encargado de organizar las elecciones anuncie los resultados, éstos estarán basados en el simple conteo respaldado por las actas firmadas por los ciudadanos a los que se les ha encargado el trabajo voluntario y obligatorio de respetar ley y reglamentos el día de la votación.

Hoy, por razones bastante infundadas, la ley ya no permite hablar de los resultados de las encuestas. Sin embargo, al día siguiente de las elecciones me hago el propósito de comparar los resultados oficiales de las mismas, con los resultados de las encuestas levantadas. Se que una de ellas, por su metodología, siempre ha acertado. Las demás han sido erráticas. Pondré a disposición de ustedes, conciudadanos, el resultado de esa comparación.

Lo que debe de quedar claro es esto: que se nos quite de la cabeza y que deje de ser rumor, eso de que las elecciones "ya están negociadas". Ya es hora de dejar de pensar como las cosas eran antes de la existencia de organismos ciudadanos encargados de organizar las elecciones. Hoy sólo se puede negociar en las cámaras y en los congresos. Los ejecutivos de todos los niveles sólo pueden obedecer leyes y sugerir con iniciativas, cambios legales.

Y si tú ciudadano, seas quien seas, sabes de forma directa acerca de algún evento de intento de negociación del voto ciudadano a escondidas, tienes la obligación de denunciarlo. Pero no hables palabra alguna si vas a mencionar lo que "por ahí te contaron".

No hay comentarios: