miércoles, 23 de mayo de 2007

Aministía Internacional publica rechazos a la política de Calderón

Notimex y los que están detrás de la noticia lo lograron. Se trata de una institución seria como Amnistía Internacional, en combinación con la Comisión Nacional de Derechos Humanos, otra institución de gran prestigio y seriedad. Esperemos que esos prestigios no sean sólo aparentes.

La noticia lograda: "Rechaza Amnistía Internacional participación de militares en labores policiales". Sentimos discrepar totalmente con todos los prestigios que están por detrás de esta afirmación cuando se trata de que los defensores de la integridad de la nación, ataquen a legítimos despatriados y en el camino haya daños colaterales.

Una advertencia seria habría sido: tengan cuidado y colaboren con el Ejército y la Armada. Ellos tienen una misión muy delicada para cumplir.

Concedamos, para beneficio de los que consideramos con justo prestigio, que al examinar con cuidado la noticia, nos vamos a dar cuenta de que el título escogido por el Diario de Yucatán no está directamente relacionado con lo que efectivamente declararon los involucrados. Ellos dijeron que la justicia militar se maneja en forma diferente de como se maneja la justicia civil. Aquí lo que podemos notar es la inducción del reportero hacia la respuesta que coincida con el titular que le quiere dar a la noticia.

Estas son las pequeñas cosas que se vuelven grandes cuando el electorado llega a la urna, a ese cubículo solitario y quiere colocar su voto. El Presidente Calderón, con su calidad de Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, procedió a combatir con la energía máxima que le permita la ley, a esos cuerpos llamados "crimen organizado" que se han empeñado en corromper a la nación entera al comprar a jefes y subalternos para que les permitan llevar al cabo sus actividades ilícitas, cualesquiera que ésas fueren. Pero ahora le están diciendo al electorado que ese esfuerzo por lograr terminar radicalmente esa delincuencia que corrompe, no está bien.

La sugerencia es muy infantil. Pero así es la masa amorfa de ciudadanos a nivel del subconciente colectivo: infantil. Las piezas de desinformación van penetrando y se van acomodando. El acomodo en la estructura mental del que oye o lee esos pedazos de tergiversada información, hace que cuando llega el momento de tomar una decisión electoral, sólo cuente lo que su subconciente ha coleccionado e ignore la ganancia positiva de su sociedad, de su nación.

Eso exactamente es lo que sucedió en Yucatán 2007 el 20 de mayo. Y algo así va a volver a suceder en 2012 a nivel nacional.

El reportero le extrae, casi con malabarismo conductista, la respuesta que necesita. Luego acomoda la respuesta dentro de un título más radical: "Amnistía RECHAZA". No hubo otra pregunta, como por ejemplo: "Durante muchos años las policías regulares no han logrado éxito en el combate a este tipo de delincuentes. Mientras se va formando una policía profesional y se depura la corrupción, ¿no les parece prudente comenzar la lucha frontal aprovechando la disciplina militar?" El reportero no haría esa pregunta, porque trae una agenda (él, ella o sus jefes). La agenda es: sembremos malestar; desprestigiemos al gobierno; provoquemos su desaprobación.

La sospecha de agenda que concedo ahora es, creo, menos fuerte que insinuar que detrás de la agenda del reportero que provoca la respuesta que puede encajar en el título pre planeado, están realmente los intereses de los corruptos, que basan su "negocio" en pudrir a la gente.

Es menos duro sospechar que detrás de la agenda del reportero manipulador, están los intereses partidistas, aquéllos que buscan la manera de disminuir la popularidad del estadista que hoy México tiene como presidente. Pero si ésta es la sospecha que más se acerca a la realidad, ¡qué bajeza! El interés partidista continúa colocándose por encima de los intereses nacionales.

Pero ésos son los que ganan. Yucatán es un ejemplo de que la acción con resultados efectivamente valiosos para el ciudadano, ¡no cuenta! Cuenta sólo la percepción subjetiva. Y en ese tema, los que hoy son oposición a nivel nacional son expertos. Ellos saben hacer a la perfección lo que vimos en Yucatán 2007: transformar lo cierto en falso y viceversa.

Yo estoy seguro que la gente inteligente de Amninistía Internacional, lo mismo que la gente honesta de la CNDH, ha querido decir con claridad: "Ojalá que no tuviéramos que usar las fuerzas armadas del país para combatir al crimen organizado. Pero mientras logramos cuerpos policiales más eficientes, tenemos que hacer todo lo posible por detener el crecimiento de la corrupción generalizada y el perjuicio a la salud de nuestros hijos".

Esa respuesta no le interesaría al reportero. Por eso, jamás la buscaría.

¿Es el destino del mexicano vivir eternamente inmerso en la maraña de la mentira?

4 comentarios:

Anónimo dijo...

aqui lo importante es leer entre lineas, no habra algo que en las esferas más altas de la urbe, del poder, intereses de los cuales no tenemos alcance, son en verdad los que estan detras de todo esto y los que realmente salen afectados cuando los organizmos militares entran a la defenza del narcotráfico, el cual les deja millones de millones de dollares.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Q ue te importa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Jorge A. Lugo M. dijo...

"Basura del PAN" -- ¡qué inteligente y bien sustentado enunciado! Le rebosa el juicio a la persona que dice eso y luego ofende al que se atreve a exponer sus ideas. En esta forma, muy lejos vamos a llegar como país. ¿Te tocaron en el bolsillo los panistas? ¿No pudiste hacer ese soñado negocio? ¡No importa, ahora sí lo vas a poder hacer! ¿Eso te tiene muy feliz?

El comentario refleja frustración. No hay nada creativo en tus palabras, persona.

Escribe comentarios con argumentos, no ataques al que escribe y te escondas tras el anonimato, "que te importa".

Deja tu nombre. Di quién eres y si tienes algo delicado que denunciar, ¡hazlo! Pero no vengas y dejes, en un sitio abierto para hacernos pensar en cómo ser mejores ciudadanos y personas, en cómo construir un mejor país, esas majaderías sin sentido.