domingo, 27 de mayo de 2007

Yucatán 2007: ¿sistema electoral vencido?

Hay dos posturas ante el resultado electoral. Éstas son las dos posturas que creen firmemente en un proceso sin alteraciones en las casillas. Es decir, un proceso en el que los 420,000 votos a favor del ganador y los 357,000 votos a favor del perdedor, fueron los “reales”, los “exactamente emitidos” por los ciudadanos que acudieron a las urnas ese día.

Las dos posturas tienen una diferencia fundamental en cómo ver las cosas. Una postura, la podemos llamar la (A), afirma que el resultado de la elección no es congruente con la calidad real de gobierno que Yucatán tuvo de 2001 a 2006. La otra postura, la postura (B) ya está muy convencida de que la voz del pueblo es la voz de Dios y de que allí terminó todo, los castigaron por malosos y crueles o por quién sabe que otra razón y listo.

Sin embargo, para los que tienen la postura (A), las cosas están tomando un camino diferente. Resulta que además del desprestigio exagerado por los rumores y el chisme político de los ganadores, hay otro pequeño gran asunto. Resulta que puede ser, repito, puede ser, que el sistema electoral que nos dimos los mexicanos en 1994-97 y que fuimos perfeccionando por los últimos 13 años, ya ha quedado superado por los expertos en las violaciones de las normas escritas. O sea, “ya le encontraron cómo”.

Y la inauguración no fue en Yucatán 2007. El asunto comenzó el 2 de julio de 2006. Mi gran pregunta es por qué el partido AN no pidió jamás la apertura e investigación de los paquetes que tenían de 3 a 6 veces la media nacional de votos cancelados, y que, muy coincidentalmente, eran también casillas en las que AN obtenía menos del 1% de la votación. En esas casillas sólo ganaron, alternadamente, algunos de los otros “partidos mayores” del país en esa elección. Si esas casillas se cancelaban, como debería de haber sucedido, los perdedores de la elección habrían sido fuertemente afectados. Es obvio que también intenté encontrar casillas en las cuales se diera el caso simétricamente opuesto, pero a favor de alguno de los dos perdedores y ¡no los encontré!

Bien, pasó el tiempo y llegó el 20 de mayo de 2007. Yucatán estaba inaugurando su IPEPAC: nuevecito, con olor a estreno. Aparentemente, todo muy bien, hasta que las cosas comenzaron a analizarse poco a poco.

Registradas ante el propio IPEPAC se aplicaron 9 encuestas de salida. La ley dice que los resultados de esas encuestas deberían de estar publicadas en las páginas del IPEPAC. Y si la ley no lo dice, lo debería de decir. Pero no están publicadas. Sin embargo, en 5 de las 7 encuestas, el ganador es XAS, en 4 de las 9, OIT. En ningún caso el ganador logra más de 1.5 a 1.7 puntos porcentuales sobre el que no gana. El margen de error de las encuestas es mayor que los puntos porcentuales. Por lo tanto, no son concluyentes. Es decir, no sería confiable afirmar que “le atinaron”. Sin embargo, como se trata de 9 encuestas de salida, y todas coinciden en los puntos porcentuales a favor y en contra, sí podemos afirmar que las 9 muestras provienen de la misma población. De lo contrario, habría diferencias sustanciales.

Ninguna de las encuestas de salida, ni remotamente, le da a OIT 8 puntos porcentuales o algo cercano al 50% de la votación total. Ninguna. Por lo tanto, los resultados de las encuestas, no concuerdan con el resultado de la elección.

Hay más incongruencias. En el 2006, la participación ciudadana fue del 64% en Mérida y del 66% en el interior del estado. Una diferencia promedio de 2%. En el 2007, en Mérida la participación fue del 62%, mientras que en el interior del estado fue del ¡80%! Esto no es congruente con la realidad esperable: es una diferencia del 18% (contra 2% en 2006).

La prueba del “conteo rápido”, ya totalmente incongruente con las encuestas de salida, le daba a OIT una ventaja de 4 a 6 puntos porcentuales. El conteo rápido es una muestra que se hace sobre las actas ya levantadas. La encuesta es lo que dice el votante al salir.

Además del fraude informativo constante para desprestigiar al gobierno saliente y al candidato XAS, tenemos que agregar esa extraña incongruencia estadística entre los resultados de las mediciones probabilísticas y los resultados finales. El resultado es el total desastre electoral contra AN.

¿Ya? ¿Ya perdió el sistema electoral su presumida perfección internacional? ¡Y cómo no! En México somos expertos en encontrar la forma de darle la vuelta a la ley. Somos profesionales. Y fuimos doctorándonos en tal especialidad tranquilamente durante setenta y un años. Claro está, los “maestros” de tal arte, ¡ya le encontraron la forma! ¡Viva México!

Muchas gracias, alquimistas electorales. Muchas gracias, a nombre de las generaciones futuras. Así de verdad que nos va a ir requete bien.

sábado, 26 de mayo de 2007

Mi respuesta al Sr. Rodríguez Vadillo

Dije que es una estupidez creer que en el solitario cubículo de votación, puede haber algún tipo de influencia que no sea la conciencia del votante. Por favor, no tergiverse las palabras. En fin que están escritas.

Vuelve usted al mismo veneno: no le convencen 5 auditorías porque son juez y parte, como si el que realiza las auditorías estuviera coludido con el auditado. Entonces las contralorías no tienen ningún valor. Y hablamos de 5 auditorías, no 1 o 2. 5. El asunto de las auditorías es tan contundente que hay que recurrir a la duda, y no al beneficio de la misma.

Su redacción es "ligera". Rápidamente va haciendo la insinuación de la transformación de lo real en irreal, de lo falso en verdadero. Es el juego que provoca la desmemorización.

Un ejemplo del bueno gobierno, evidente, fue la limpieza total de la ciudad en menos de 2 días, de toda la propaganda política. Y lo hace un ayuntamiento que sabe que su trabajo no puede tener la limitación de falta de reconocimiento. ¿Recuerda usted que los gobiernos anteriores dejaban de hacer obra casi un año antes del relevo? Eso no se da con éstos.

Tengo que insistir en que si tomo en cuenta lo positivo logrado y lo comparo contra lo "negativo", me voy a dar cuenta de que lo negativo es totalmente relativo, de carácter pintoresco o populachero. Lo positivo, que es lo que debe de determinar el sentido del voto, es francamente a favor del progreso general de la vida del ciudadano mexicano en Yucatán.

Algo le debe de caer mal a usted. Pero si usted, con una consciencia transparente borra el "caer mal" y sopesa el resultado positivo de una gestión de "pesados y antipáticos", se va a dar cuenta de que no necesitamos entretenedores en el gobierno, sino gente seria (no tiene que ser simpática) que haga su trabajo lo más productivamente posible. Y mi memoria me dice que las cosas no fueron así muchos años.

Lástima del asunto de la familia Mouriño. No tengo elementos para saber cuál es la verdad. Habrá que dejar hablar a la familia Mouriño. Y le digo esto, Sr. Rodríguez Vadillo: un neopanista que recibe un permiso en las condiciones que usted menciona, es una vergüenza para todo el proceso de limpieza que debería de rodear a los gobiernos de los cuadrados panistas. Nos mostraría que tienen curvitas. Ojalá nos aclaren esto los involucrados, porque conozco de permisos denegados una y otra vez por las razones más irracionales imaginables.

Pero 10 permisos dados en ese sentido no serían razón para descalificar lo obra hecha, pero sí para amonestar o aplicar sanciones fuertes a los que provoquen visión de suciedad en donde todo debe de ser absoluta pulcritud.

El berrinche de la señorita Payán Cervera, repetiré a morir, no era algo merecido por la historia. De haber sido congruente consigo misma, habría sabido que los acordados para participar en la elección interna, NO LA ELIGIERON A ELLA. ¿Se le atropelló a Abreu en la grande? No: sencillamente, no fue elegido. Es exactamente lo mismo que sucedió: NO FUE ELECTA ella, sino el otro. ¿Fue un error hacer las cosas así? Es muy posible, pero ella aceptó jugar con esas reglas.

Y ahora viene su opinión: "poca transparencia para hacer todas esas obras". Ése es el tema que jamás perdonan los privados, cuando pierden y creen que fueron ofendidos. Por lo tanto, dudo que los concursos hayan sido hechos fuera de lo legalmente aceptable. De lo contrario, ya lo sabríamos. Los empresarios no tienen partido: no olvide eso. El único partido del empresario es su empresa.

Palabras mágicas: "evitar [las prácticas] nuevas que se aprendieron, superaron y perfeccionaron". Ésas son las palabras favoritas de los dictadores poéticos de la línea del tricolor: "superaron y perfeccionaron". Dicho eso, hablaron los "dioses". Y fueron falsos, porque sí hay prácticas nuevas, pero NO VAN en el sentido de las prácticas anteriores.

Hacen falta leyes que estén hechas para cumplirse, no para negociarse. El tricolorismo siempre ha influido para que las leyes sean incumplibles, dándole así al burócrata en turno el poder de la negociación y el favoritismo. Las prácticas de los azules fueron, muy probablemente, para evitar el negociantismo y hubo muchos no's qe no gustaron.

Pero de nuevo, el sabio votante nos colocó a los legisladores expertos en hacer leyes incumplibles. ¡Viva México! La culpa no es del votante, sino del que le MAL INFORMA.

Ojalá que no se haya equivocado. Por lo menos aquí estaremos pendientes de que NADIE SE EQUIVOQUE.

Yo no soy ni miembro del PAN (no me aceptaron) ni de ningún otro partido. Soy un simple ciudadano con convicciones prácticas y una teoría: la de la desinformación, práctica que domina a la perfección el tricolorismo y en la que reprueban los azules totalmente. Ojalá que sigan reprobando, pero que al mismo tiempo, la vayan olvidando los otros.

miércoles, 23 de mayo de 2007

Aministía Internacional publica rechazos a la política de Calderón

Notimex y los que están detrás de la noticia lo lograron. Se trata de una institución seria como Amnistía Internacional, en combinación con la Comisión Nacional de Derechos Humanos, otra institución de gran prestigio y seriedad. Esperemos que esos prestigios no sean sólo aparentes.

La noticia lograda: "Rechaza Amnistía Internacional participación de militares en labores policiales". Sentimos discrepar totalmente con todos los prestigios que están por detrás de esta afirmación cuando se trata de que los defensores de la integridad de la nación, ataquen a legítimos despatriados y en el camino haya daños colaterales.

Una advertencia seria habría sido: tengan cuidado y colaboren con el Ejército y la Armada. Ellos tienen una misión muy delicada para cumplir.

Concedamos, para beneficio de los que consideramos con justo prestigio, que al examinar con cuidado la noticia, nos vamos a dar cuenta de que el título escogido por el Diario de Yucatán no está directamente relacionado con lo que efectivamente declararon los involucrados. Ellos dijeron que la justicia militar se maneja en forma diferente de como se maneja la justicia civil. Aquí lo que podemos notar es la inducción del reportero hacia la respuesta que coincida con el titular que le quiere dar a la noticia.

Estas son las pequeñas cosas que se vuelven grandes cuando el electorado llega a la urna, a ese cubículo solitario y quiere colocar su voto. El Presidente Calderón, con su calidad de Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, procedió a combatir con la energía máxima que le permita la ley, a esos cuerpos llamados "crimen organizado" que se han empeñado en corromper a la nación entera al comprar a jefes y subalternos para que les permitan llevar al cabo sus actividades ilícitas, cualesquiera que ésas fueren. Pero ahora le están diciendo al electorado que ese esfuerzo por lograr terminar radicalmente esa delincuencia que corrompe, no está bien.

La sugerencia es muy infantil. Pero así es la masa amorfa de ciudadanos a nivel del subconciente colectivo: infantil. Las piezas de desinformación van penetrando y se van acomodando. El acomodo en la estructura mental del que oye o lee esos pedazos de tergiversada información, hace que cuando llega el momento de tomar una decisión electoral, sólo cuente lo que su subconciente ha coleccionado e ignore la ganancia positiva de su sociedad, de su nación.

Eso exactamente es lo que sucedió en Yucatán 2007 el 20 de mayo. Y algo así va a volver a suceder en 2012 a nivel nacional.

El reportero le extrae, casi con malabarismo conductista, la respuesta que necesita. Luego acomoda la respuesta dentro de un título más radical: "Amnistía RECHAZA". No hubo otra pregunta, como por ejemplo: "Durante muchos años las policías regulares no han logrado éxito en el combate a este tipo de delincuentes. Mientras se va formando una policía profesional y se depura la corrupción, ¿no les parece prudente comenzar la lucha frontal aprovechando la disciplina militar?" El reportero no haría esa pregunta, porque trae una agenda (él, ella o sus jefes). La agenda es: sembremos malestar; desprestigiemos al gobierno; provoquemos su desaprobación.

La sospecha de agenda que concedo ahora es, creo, menos fuerte que insinuar que detrás de la agenda del reportero que provoca la respuesta que puede encajar en el título pre planeado, están realmente los intereses de los corruptos, que basan su "negocio" en pudrir a la gente.

Es menos duro sospechar que detrás de la agenda del reportero manipulador, están los intereses partidistas, aquéllos que buscan la manera de disminuir la popularidad del estadista que hoy México tiene como presidente. Pero si ésta es la sospecha que más se acerca a la realidad, ¡qué bajeza! El interés partidista continúa colocándose por encima de los intereses nacionales.

Pero ésos son los que ganan. Yucatán es un ejemplo de que la acción con resultados efectivamente valiosos para el ciudadano, ¡no cuenta! Cuenta sólo la percepción subjetiva. Y en ese tema, los que hoy son oposición a nivel nacional son expertos. Ellos saben hacer a la perfección lo que vimos en Yucatán 2007: transformar lo cierto en falso y viceversa.

Yo estoy seguro que la gente inteligente de Amninistía Internacional, lo mismo que la gente honesta de la CNDH, ha querido decir con claridad: "Ojalá que no tuviéramos que usar las fuerzas armadas del país para combatir al crimen organizado. Pero mientras logramos cuerpos policiales más eficientes, tenemos que hacer todo lo posible por detener el crecimiento de la corrupción generalizada y el perjuicio a la salud de nuestros hijos".

Esa respuesta no le interesaría al reportero. Por eso, jamás la buscaría.

¿Es el destino del mexicano vivir eternamente inmerso en la maraña de la mentira?

martes, 22 de mayo de 2007

Yucatán 2007: elecciones con arrogancia ciudadana

Cuando una sociedad tiene durante 6 años el mejor gobierno en 30 y al término de esos 6 años decide regresar a la forma en que se hacían las cosas "antes", ¿qué le pasa a esa ciudadanía? ¿de qué enfermedad sufre? ¿Mala memoria? ¿Ceguera histórica? ¿Desinformación total?

No hay un solo ámbito en el gobierno de los últimos 6 años en que las cosas no hayan mejorado: salud, educación, carreteras, pasos a desnivel, administración pública, servicios a los ciudadanos (placas, licencias), permisos (sencillamente no se dan a menos que de verdad legalmente se deban de dar, pero no hay "negociaciones bajo la mesa"), transparencia administrativa, financiera y contable, aprovechamiento de los recursos, cumplimiento cabal de las leyes y un etcétera mayor que lo incluido. Entonces, ¿por qué era necesario regresar al pasado?

El gobierno de los ingenuos en la política se termina con un fracaso de calificación ciudadana final que es muy difícil de entender. Y ni qué decir del gobierno de la ciudad. Aún no se han terminado de contar los votos. A la vista el 77.96 computado, la ventaja del panista es de menos de 1 punto porcentual y ha ido disminuyendo conforme han ido aumentando las casillas computadas. Hay nueve incidencias (casillas cuyos datos no se han incluido en la cuenta). Todo encaja dentro del titular a 6 columnas (ya no alcanza 8 el formato actual) del Diario de Yucatán: "Desastre del PAN".

El resultado no tiene sustento en hechos. La votación de los ciudadanos respondió a "algo" que no es la comparación entre lo que este último gobierno hizo en 6 años y los otros (del grupo de los que han regresado) hicieron en 30. El voto ciudadano fue de prepotencia individual sumada en una colectividad en una expresión de "¡Toma perro!". "¿Y por qué me haces esto?". "Porque me da la gana y porque puedo."

Así es, aparentemente. Pero hay algo más de fondo. Son datos que quedaron impregnados en la memoria mental colectiva y ejercieron un peso negativo. Son datos que no deberían de haber sido el sustento del sentido del voto. Pero lo fueron. Éstos son algunos que recuerdo:

1) La borregada de Xavier Abreu. Súbitamente surge a la "luz pública" una noticia que trata de encontrar un actuar turbio o deshonesto por parte de Abreu. La noticia, digamos que tiene un tamaño de 100 en afectación de la mente del ciudadano. Destruye totalmente la reputación de Xavier Abreu. El resultado de 5 auditorías que prueban total honestidad y buen proceder de parte del funcionario de la SEDESOL tienen, como noticia, un tamaño de 5. 100 puntos de publicidad negativa contra 5 de positiva, dejan 95 de negativa. Y nadie se ocupa de borrar esos 95 puntos de publicidad falsa negativa. Aquí tenemos unos 70,000 votos que se le niegan a Xavier Abreu.

2) El berrinche de Cervera Payán. Ella empezó la revolución azul en 1990 y ella la clausura en 2007. Se le mete a la cabeza o se lo meten a la cabeza sus periféricas: "tú ganaste; te están robando la candidatura". Cuando sabe que dentro de las reglas del juego aceptadas por ella misma, NO GANÓ. Pero lanza el berrinche y se va a buscar una ridícula candidatura a otros partidos. Lo mismo hace López Escoffié. Ahí se van otros 50,000 votos que no gana ella (Cervera Payán) ni López Escoffié. Se van en un 80% al partido del pasado, ése que ellas con tanto ahínco y fuerza humana combatieron. Así de fuerte puede nublar el buen juicio la ambición política. Ambas personalidades debieron haber procedido con integridad partidista: hoy estarían preparándose para darle a Yucatán otros 6 años de mejor gobierno dentro de los equipos ganadores.

3) El hermano del gobernador. ¿Qué hizo? No tengo información exacta. Sea lo que fuere, adolesció de una virtud muy delicada y fina que se llama prudencia. Ahí se fueron otros 10 o 15 mil votos.

En total se pierden 135,000 votos que se van al otro lado. Ahora, veamos la situación numérica con los votos.

En 2006, el 2 de julio, el PAN obtuvo 364,300 votos. El PRI obtuvo 260,108 votos. ¿104 mil votos de diferencia? ¡Alto, cuidado! La otra cara del PRI, llamada PRD, obtuvo 125,111 votos. Los dos PRI's (el congruente con el presente y el regresador al pasado) sumaron 385,219 votos. Entre los dos ganaron al PAN realmente. En esta ocasión, en vez de los 364,300 votos del 2006, el PAN logrará unos 335000 votos cuando mucho. Una pérdida neta directa de 30,000 votos del panismo "duro". Por otra parte, dejó de ganar unos 100,000 votos de los que fluctúan entre uno de los dos PRI's, por informaciones falsas inyectadas en las mentes de los ciudadanos.

El PRI llegará a unos 396,000 votos, o sea, casi 60,000 más que el PAN. Con sólo restar de esos 60,000 los 30,000 del Cervera-Lopezaso, tenemos un empate. Con una campaña que borrara, no digamos el 95% de lo negativo de la borregada falsa, sino el 40%, ya tendríamos una victoria contundente para el PAN y 5 años de gobierno mejor, en vez de gobierno regular que seguro tendremos.

Pero, digamos que, ¡no importa! Ahí estará de nuevo un panismo renovado en el 2012 (fin de los años contabilizados en el calendario maya y principio de una nueva era universal) para salvar al estado del tropezón mal sustentado propiciado por la arrogancia de los ciudadanos que en su confusión dijeron "toma perro".

El PAN ha dado su primera muestra de civismo y de congruencia al descartar toda acción de impugnación. Es correcta esa actitud. Ya es hora de dejar de pensar estúpidamente que, con los métodos electorales que tenemos, la decisión del votante en la soledad de su cubículo pueda responder a algo más que no sea su propia conciencia.

domingo, 20 de mayo de 2007

Yucatán 2007: el voto es finalmente libre

Elecciones Yucatán 2007: lo que viven 500000 electores


Por más que se hable de "elección de estado", el asunto es totalmente infantil. No es posible tal.

De principio a fin, el voto es secreto. Cuando el votante entra al cubículo, la cortina se cierra por detrás y el votante, solo, sin nadie junto a él o ella, escribe una X encima del escudo o símbolo del partido de su elección. En ese momento sólo cuenta la opinión del votante. Los regalos, los discursos, las pancartas o la falta de ellas, ya no cuentan.

Cuentan los dichos de los reporteros en los medios. Cuentan los comentarios de los articulistas independientes. Cuentan los comentarios de los eternos balbuceadores del micrófono y las cámaras de TV nacionales y locales. Todo está dentro del cerebro del votante, como, claro está, también puede estar fresca la última atención amable que haya recibido del candidato o candidata A, B, C, D o Y.

Lo que no puede afectar la colocación de esa X es la amenaza o el chantaje. De hecho, se vuelve en contra del chantajista o amenazante. La X se coloca por el partido que el votante desea, no por el que el gobernador o los candidatos desearían. La sola sugerencia de "elección de estado" es una clara señal de sentimiento de ahogamiento. Los políticos que no pueden ganar votos, porque no logran convencer, usan el término de elección de estado.

Esto lo estoy escribiendo a las 13 horas con 26 minutos del 20 de mayo del 2007 en Yucatán. Hace unas 3 horas salí de mi casilla y pude constatar lo imposible de la llamada coacción al voto. No existe manera de hacerlo. Cuando entras a ese cubículo estás solo ante tu conciencia, ante tu información. Allí confirmas tu decisión personal. El voto no es un asunto corporativo. No hay manera de hacerlo tal.

También tuve hoy la suerte de ser elegido para llenar los datos de una encuesta de salida. Me di cuenta de otro factor real: eres libre de decir lo que quieras. Yo acababa de colocar mis votos por el partido ABC. Lo único que hice fue responder con verdad las preguntas no relacionadas con mi voto y al final, volví a marcar con una X el mismo emblema que ya había marcado antes. Mi respuesta fue depositada en una pequeña urna que traía el encuestador para ese efecto. La encuestadora jamás vio lo que yo estaba escribiendo.

Esto me trajo a la memoria el hecho de que en aquella elección que provocó la invasión de la calle Reforma en México, D.F., no hubo una sola encuesta de salida que le diera el gane al amarillo.

Y también me di cuenta de otro detalle: en el análisis que hice de los "votos anulados", el % de éstos en las casillas en las que el PAN era terriblemente derrotado, se disparaba por encima del % de votos anulados en las demás casillas. Ahora bien, toma en cuenta esto: sales de tu casilla y te preguntan por quién votaste. Tú sabes que acabas de votar por el PAN. Pues dices eso. Lo que no sabes es que tu voto, en esa casilla, será anulado. Por eso al final la diferencia fue de sólo el .58 %. Estoy totalmente seguro de que una gran cantidad de los votos anulados fueron a favor del PAN. Esto explicaría claramente por qué las encuestas de salida, todas (excepto la que pagó el amarillo) le daban una ligera ventaja al PAN.

Compara las encuestas de salida de cinco estados con el resultado oficial. Te vas a dar cuenta de que consistentemente en esos 5 estados se dieron dos datos: 1) la encuesta de salida reportó un % mayor de votos a favor del PAN que el % oficial y 2) el % de votos anulados en esos estados fue mayor a la media nacional. Este fenómeno no se presenta a favor del PAN en ningún lado. Por lo tanto, si hay un partido que no recibió votos "de regalo", fue precisamente el PAN.

No está de más usar un poco el cerebro para encontrar la verdad escondida entre la telaraña de confusión que pretenden sembrar los que pierden. Si pierde el PAN en Yucatán -cosa que será muy triste para el que esto escribe- será necesario aceptar la derrota y revisar si hay algo que de verdad se pudo haber hecho para evitarlo, además de vigilar que los medios no digan mentiras y aclararlas con inteligencia cuando se dé el caso.

Sinceramente, da "asco ciudadano" la cantidad tan grande de mentiras que están circulando en los medios nacionales en contra de Patricio Patrón Laviada. Son mentiras originadas en los círculos en los cuales aún no se sabe ganar una elección a base de convencimiento o de resultados.

viernes, 18 de mayo de 2007

The Crooked Ones Are The Worst Viruses

The human species is impeccably complicated. Its degree of complexity in every single aspect of its existence is what makes it special or different from the other similar biological species. After several hundreds of thousands of years existing on Earth, it has arrived at a point of growth that threatens to cover the whole surface of the planet with human plasma. In the last 200 years it increased 550 times the highest number it reached in more than 1 million years. So, we are doing something that is making it easier and safer to reproduce.

What is that good for? If you believe in God or in a Universal Energy that we belong to or in the Soul as a spirit or entity separate and independent in eternity from the biological body, then you will have to accept that making it easy to grow human bodies facilitates the destiny of incarnation for the zillions of souls that theoretically (according to this line of belief) there must be. So, the easy thing for the gods, God or the Universal Central Energy is to generate souls. There must be zillions of them and they all "fit" in the tip of the tiniest pin. So it must be sort of frustrating for those souls not to be able to incarnate. There is a real "scarcity of bodies", and compared to the technology the gods must have to create souls, the technology to create human bodies is terribly rudimentary. An evolution of several billion years had to take place before the first experiments for possible incarnation began to be successful. Some pioneer souls in the event of incarnation must have felt really bad within those initial outcomes that were not biologically as fit as we have turned out to be.

Now, some of us do not feel comfortable with the idea of ethereal beings such as souls. We believe that we have gotten to understand the way biology works and tend to explain what others call "soul" as simply the "mind", or collection of thoughts and experiences stored within the confines of the electro-chemical sub system that we call "brain". We like to think that the stored collection of information, combining its different elements, creates new ideas and theories, some of which are more easily than others to bring to reality.

The theists and the atheists. For some people, hearing that somebody is an atheist is like hearing that somebody is closer to the ethereal being that embeds the badness of the Universe. If the person proclaims agnosticism, then they feel a little better. At least, they say, the agnostic is in the middle of the way: far from the Best Ethereal Being but also far from the worst ethereal being. These people tend to believe that all the "evil" of the universe is really generated by the weby, (weby = worst ethereal being + y). They also tend to believe that all the good of the Universe is generated by the Beby, (Beby = Best Ethereal Being + y).

Somehow, the power of the Beby is limited to the condition that must be agreed that allows the weby to exist. (I would certainly design a better universe if they gave me a chance. Would you not?)

Some of us try to explain the good things and the bad things in reference to the simple evolving energy in the universe. This energy simply is. We are part of that energy. Some results of such evolution turn out to be "good" for our existence, and some results turn out to be uncomfortable or plainly bad. Or else, how can we explain the existence of the crooked people of the world?

The crooked ones are those that live a lie. They are the people of the lie. The rules within human groups or "social groups" should be very easily explained by simply stating that the limits of your rights and actions are set by the limits of the rights and actions of the others. You are allowed to do all that affects others positively or that does not affect them at all, directly or indirectly. You are not allowed to do what affects others negatively. But when you put up an enterprise and start producing something or offering a service, there is a chance that somebody else is doing the same. However, it is still allowed. How come? Simply because the presence of your offer makes the other offer try to be better and the final result is more of the good stuff for everybody. That is why you are allowed to compete. What you are not allowed to do is to lie about your competitive basis. That is, you are not allowed to create conditions that will make your personal position such that those who intend to compete against you will automatically loose. The name of the game is "fair game".

The crooked ones -inspired by weby?- will not care about the consequences of their deeds. One consequence from the deeds of the crooked ones, that we all suffer from today, is the creation of computer viruses. There is no time in the universe more stupidly used than the minutes or hours devoted to conceiving, designing, programming and launching viruses. The crooked being behind the action would be, if you are a theist, a real weby, a person of lie. If you are an atheist, the crooked person is simply a biological entity that lacks the capacity to respect others like others should respect it. Now, if others do not respect it, then it is a consequence of social sickness or generalized social idiocy or stupidity.

The crooked virus creator either wants to have secret fun at the expense of other persons' well being or feels hurt by the actions of others and is compelled to revenge. In both instances, the final decision comes from the virus creator. In none can the virus creator ever be forgiven after the massive damage caused by a totally useless action.

The most valuable asset any human being has ever had is time. The Internet crooked persons steal time from others. Time is unrecoverable. Once time is gone, it will never ever come back. When a virus invades a machine the least damage it will do is to steal time, although it could also cause loss of data, in which case the virus creator becomes a real criminal.

The crooked people of the world are persons without the capability to understand justice and balance of rights. They will try to steal what belongs to others instead of competing for it. The well adapted human being will know that a competition is to be won, but will always enter it with a clear vision of all possible outcomes. The crooked person will try to affect circumstances on his behalf, instead of trying to be a better competitor.

The crooked person will blame others for their failures and lost competitions. If sufficiently pushed, they will revert to crime, to robbery, always with a justification for their law breaking.

Life in society is not a rose garden. Life is difficult, hard, with a tendency to be felt as unfair. But it is our unrealistic expectations that ring us bells of unfairness. Life is most likely (but not totally) the result of your efforts, the result of the quality of your efforts. It is very unlikely (but not impossible) that with no efforts at all, you will find yourself with privileges of the hard working, passionate individuals who climb the mountains of uncertainty with unquestionably determined attitudes.

The crooked person reverts to seizure by force or subterfuge of that which does not belong to them under any set of human rights. The crooked person will always try to explain other persons' successes in terms of unfairness and inequality.

We need to find ways to spot the potential crooked individual and see that their usefulness within society can be constantly monitored. Society, in search of a humane way of acting, needs to find ways to cancel the action of the crooked individuals before it actually happens. The limits should be carefully defined and actions should be instituted to respond with efficiency as any signs of twisting begin to show up. It is not easy, but it needs to be done. We need to know what those genes are that make the individual incapable of accepting the conditions in life that we all need to adjust to.

Not to monitor the potential crooked persons would be negligent. So far, the crooked people of the world have managed to make things more difficult for us all. We all suffer daily from life conditions that fall well below what we deserve, simply because we must take into account in all our actions, that we need to protect whatever we do from the crooked ones. That sole idea is an energy demanding and sucking element. The quality of our lives decreases as we must be constantly monitoring the attack of the criminals, the liars, the maladapted.

Something must be done, but very different from what we have been doing as a society.

Every single time that crooked maladapted individuals exert their action, the leaders of our societies turn to methods of action in which everybody becomes a suspect of possible criminal action. The monitoring starts on every single person, as if every single person were a potential criminal.

That is wrong. The suggestion here is in an entirely different direction: investigate the patterns of behavior of the crooked ones, their genes, their isolating traits. Of course, this must be done with intelligence. In the hands of persons without a sharp discerning capacity, arbitrary deeds will be perpetrated again. There is a direction that we must find and apply.

Let us stop making life more miserable for all daily.

jueves, 17 de mayo de 2007

Inaceptable petición de retirar al ejército de la lucha anti crimen

A lo largo y ancho de todo el país mexicano andan sueltos cientos, si es que no miles, de personas acostumbradas a vivir fuera de la ley, corrompiendo lo que se deje o asesinando a quien les parezca ser un obstáculo. Esto ha sucedido así por décadas.

En el 2000 los ciudadanos votaron que ya no querían al PRI en la presidencia de la república. Muchas cosas sucedieron entre el 2000 y el 2006. Pero el ataque fue más bien a los cabecillas. Se pensaba que atacando a los jefes, se provocaría el desmantelamiento de los subalternos. El resultado fue que sin "los jefes iniciales", se formaron nuevos jefes y la actividad delictiva continuó.

En el 2006 los ciudadanos mexicanos, muy confundidos, fueron a las urnas y eligieron nuevamente la opción que solicita, exige y cree en el orden y la legalidad. Las otras opciones son, digamos, "más flexibles": justifican cuando pueden al transgresor de la ley siempre y cuando esa transgresión no los perjudique en su imagen política, pero no toleran lo que amenaza sus imágenes.

El nuevo presidente, que ofreció mano firme con pasión por la patria, comenzó a definir materialmente en forma inmediata lo que quiso decirnos con "mano firme". Firmeza para aplicar la ley. Eso es todo. Atacar de frente al delincuente más peligroso para la ciudadanía. Y haciendo uso de sus facultados como comandante en jefe de las fuerzas armadas de la nación, comenzó un ataque frontal a delincuentes ocupados en los crímenes que más perjudican a la nación, a sus ciudadanos de hoy y a los del mañana.

Es obvio que las policías federales, estatales y municipales no han sido capaces de hacerle frente a este nivel de criminales. O, lo que es peor, en vez de hacerles frente, en forma ya casi natural para muchos de ellos, se les han unido discretamente y son dirigidos por los delincuentes de alto nivel. Ante esa situación, el nuevo presidente, el que prometió mano firme, procedió a ser congruente con sus palabras y armó con el ejército y la armada el ataque frontal.

Pero todo lo anterior sólo es para llegar a exponer la total y absoluta situación de sentimiento de frustración, ira, total desacuerdo, desencanto por la nación, casi ganas del suicidio, al escuchar peticiones de los dos partidos principales que no ganaron (partidos que antes fueron uno y el mismo) de que el presidente de la república regrese al ejército al cuartel y deje que las policías regulares se ocupen precisamente de aquello que todos ya sabemos que no fueron capaces de resolver.

Ésa es la petición. ¡Que no se combata con eficiencia al crimen organizado! Es real esto. No lo estoy inventando. Averigua si es cierto que personas del congreso, senado o diputados, hicieron declaraciones pidiendo que el ejército regrese a sus cuarteles para que... ¿para qué puede ser? ¡Es obvio! Pedir esto es para darles a los delincuentes la oportunidad de regenerarse, ¡claro! Pobrecillos de los delincuentes organizados. Hay que darles "chance". Eso de hacer que se les aplique la ley a los que peores daños les pueden causar a los mexicanos, ¡no es conveniente!

¿De qué se trata esto? ¿Qué clase de marronería, majadería, afronta grosera a los mexicanos es esa petición de personas que no merecen el título de legisladores? Como tampoco merecen la ciudadanía los que pueden balbucear todos los días ante su micrófono y cámara y expresar la noticia como si no se tratara de nada especial.

La desesperación por tapar la imagen de éxito de estadista del presidente Calderón es tal, que ya resbalan en la grosería ciudadana. Los ciudadanos, en masa, debemos de provocar la renuncia de los legisladores que hicieron esas declaraciones. No lo hacemos porque somos una masa amorfa, dejada, confundida. ¡Qué bien han hecho su trabajo los medios! Son expertos en provocar la confusión, en generar personas desciudadanizadas, desinformadas.

¿A dónde va este país?

domingo, 13 de mayo de 2007

Algunas reflexiones antes de las elecciones Yucatán 2007

El que esto les escribe es un hombre de 57 años. La misma edad de Xavier Abreu.

Yo estudié con Xavier desde el primer año de kínder y hasta terminar la prepa. Y, de nuevo en la carrera nos encontramos en la misma institución, ya que ambos nos fuimos a la Universidad Ibero-Americana (él a Administración de Empresas y yo a Sociología...)

De manera que conozco perfectamente bien quién es Xavier Abreu.

Y les puedo asegurar que no puedo entender por qué, cuando hemos tenido los más íntegros, bien administrados, bien aprovechados (cada peso en su lugar y jamás diciendo que "no da...") seis años de gobierno federal y de gobierno estatal, puede haber dudas mínimas de por quién se debe de votar.

Es un deber histórico hacer que Xavier Abreu gane arrolladoramente. El no hacerlo es actuar como rehenes de plumas especulativas, lanzadoras de rumores que pretenden presentar como factuales ideas deseadas por la actual oposición.

Jamás habían estado las cosas tan justas y equilibradas como lo están el día de hoy. Durante esos años en que sólo el PRI ganaba, la gente sólo oía lo que los del PRI dejaban que se oiga. Los reporteros de la gran mayoría -con nuestra local excepción- de los periódicos del país sólo obedecían a los jerarcas del tricolor y sólo escribían acerca de lo que le convenía al partido "oficial" y en la forma perfecta para no dejar dudas de que teníamos al mejor gobierno sobre la faz de la tierra.

Pero vino la época del desenmascaramiento. El que esto escribe supuso que el alto IQ de Salinas realmente haría imposible una crisis ¡y tuvimos la peor de todas al comenzar el sexenio de Zedillo! Salinas preparó un camino para continuar con autoritarismo y pretendió hacer del PAN un partido títere del PRI. Zedillo llegó y, para empezar, respetuosamente se retiró del poder de decidir qué se debe de imprimir de billete y cuándo. Pero lo más importante: Zedillo facilitó las cosas para una verdadera reforma electoral, en vez del atole con el dedo que Salinas quiso dar.

Salinas engañó a todo mundo, como lo seguirían haciendo si estuvieran en el poder. Zedillo dejó de mentirle a la nación, a pesar del partido que lo puso en el poder, y por eso es uno de los ex miembros más odiados, y quizás lo mejor que produjeron en los 71 años.

Patricio Patrón Laviada y su equipo encontraron una administración artesanal al llegar al gobierno. No había ni inventarios de activos fijos. Todo era un absoluto desorden. Así convenía a la manera de hacer las cosas que tenían. Por eso no le puede asustar a nadie que los dineros del estado y del municipio de Mérida hayan rendido como jamás antes rindieron durante estos 6 años de Patrón. ¿Quién con un poco de memoria se acuerda de las calles de Mérida previas al primero trienio de Ana Rosa Payán? Y las cosas bien hechas no se quedaron allá, sino que siguieron y siguen hasta el día de hoy.

Mucho de ese cambio se lo debemos los yucatecos y los meridanos a la prensa que ustedes ya conocen, que por razones que no logro comprender aún, de pronto se negó a dejar la imagen real de los gobiernos estatal y municipal, y se dedicó a provocar polémica. Probablemente haya llegado al punto de considerar que la gente debería ya de estar madura y no necesitar de conducción para ver con claridad la realidad.

Y eso no es justo, porque habiendo los gobiernos panistas hecho decenas de veces más bienestar en sus 6 años que en varias décadas del PRI, ¿por qué no hay certeza en la gente de ese progreso real? ¿Por qué les está dando trabajo ganar las elecciones? ¿Por qué Calderón por poco pierde en vez de haber arrollado?

Rumores y más rumores. Seguimos siendo la nación del chisme infundado y las especulaciones política mágicas. ¿Cómo es posible que alguien pueda tan siquiera sugerir que se haga una negociación bajo la mesa para ver quién gana en Yucatán? Esto es tan tonto como es estúpido, además de que está fuera de todo realismo histórico.

El PRI debería de tener vergüenza por no apoyar las legislaciones que saben que les convienen a México, pero las impiden con el objeto de que no se vean aún mejor los gobernantes panistas. Esto quiere decir que estas personas de la "oposición tricolor", parece que les importa más el triunfo electorero que el progreso de la nación mexicana.

Recuerdo que cuando el primer gobierno panista municipal comenzó a hacer obra como jamás se había visto antes, le enviaron a un notificador para pararle una obra al ayuntamiento de Payán Cervera. Estaban desesperados por ver cómo evitar que se notara clara y abiertamente la porquería que venían haciendo antes. La locura de parar las obras públicas necesarias para la ciudad era sólo uno de los subterfugios para tratar de engañar a la opinión pública haciéndole creer que no podían los panistas.

Pero los panistas han podido, y de no haber estado el PAN en el gobierno, quizás hoy seríamos un pueblo dándose de tumbos, con erarios saqueados y propaganda falsa por todos lados.

Nos hace falta ese PAN por lo menos 3 sexenios más. Puede ser que durante ese tiempo la gente del PRI también se haya panificado. Cuando eso suceda, entonces sí seleccionaremos entre ideas, porque sabremos que quienes las expresarán serán sinceros. Hoy aún no es así la cosa. No. Necesitamos orden administrativo y legalista al máximo. En unos 20 años, veremos qué ha pasado.

martes, 8 de mayo de 2007

Elecciones en Yucatán: el voto ciudadano no es negociable.

Las elecciones no se negocian. El voto de los ciudadanos no es negociable.

Si un partido no desea participar en la legislación para mejorar a México debido a que no se le "regala" un puesto de elección a su candidato(a), ese partido no merece nada en absoluto de parte de los ciudadanos.

Pero lo más preocupante es la actitud de algunas plumas que dan por sentado el que los votos de los ciudadanos tengan nulo valor y puedan ser objeto de negociación o de "tranzas" de politiqueros.

Como estoy convencido de que el presidente Calderón es un estadista con todas las atribuciones propias de su investidura, también se sin un sólo ápice de duda que no será jamás capaz de ni siquiera considerar el mecanismo de la negociación escondida para obtener el apoyo de algún partido o grupo político. Y como ciudadano mexicano, así prefiero que sean las cosas.

¿Que no habrá reforma del estado? La nación progresa con o sin la reforma "formal". ¿Que no habrá reforma fiscal? Dudo que la haya en cualquier forma: ya anunciaron su negativa a hacer las cosas como éstas deberían de ser hechas. Por lo tanto, no hay absolutamente nada que negociar en lo escondido. Las cosas habrán de ventilarse a la vista de todos.

Por esa razón veo cada vez con más desprecio al articulista que se atreve a colocar letras que forman palabras que forman ideas que sugieren la posibilidad de negociar con el voto de los ciudadanos.

El 20 de mayo habrá elecciones en Yucatán. Se contarán los votos y será gobernador el que obtenga la mayoría simple, tal y como lo definen nuestras leyes vigentes. Cuando el organismo encargado de organizar las elecciones anuncie los resultados, éstos estarán basados en el simple conteo respaldado por las actas firmadas por los ciudadanos a los que se les ha encargado el trabajo voluntario y obligatorio de respetar ley y reglamentos el día de la votación.

Hoy, por razones bastante infundadas, la ley ya no permite hablar de los resultados de las encuestas. Sin embargo, al día siguiente de las elecciones me hago el propósito de comparar los resultados oficiales de las mismas, con los resultados de las encuestas levantadas. Se que una de ellas, por su metodología, siempre ha acertado. Las demás han sido erráticas. Pondré a disposición de ustedes, conciudadanos, el resultado de esa comparación.

Lo que debe de quedar claro es esto: que se nos quite de la cabeza y que deje de ser rumor, eso de que las elecciones "ya están negociadas". Ya es hora de dejar de pensar como las cosas eran antes de la existencia de organismos ciudadanos encargados de organizar las elecciones. Hoy sólo se puede negociar en las cámaras y en los congresos. Los ejecutivos de todos los niveles sólo pueden obedecer leyes y sugerir con iniciativas, cambios legales.

Y si tú ciudadano, seas quien seas, sabes de forma directa acerca de algún evento de intento de negociación del voto ciudadano a escondidas, tienes la obligación de denunciarlo. Pero no hables palabra alguna si vas a mencionar lo que "por ahí te contaron".

martes, 1 de mayo de 2007

Elecciones Yucatán 2007: Encuesta no es igual a sondeo

La empresa GEA-ISA (www.isa.org.mx) levantó por encargo del Partido Acción Nacional, durante los días 20 a 22 de abril, una encuesta (no un sondeo de opinión). Los resultados de esta encuesta se pueden ver en el documento que GEA-ISA hace público a través de su sitio WEB:

http://www.isa.org.mx/contenido/GIYC0704rp1.pdf

El PRI dice que sus encuestas le dan a ese partido más de los 2 puntos que un sondeo de otra empresa encuentra que tiene su candidata sobre el PAN. Sin embargo, este partido o el sondeo mencionado no nos dicen con los detalles que vemos en el documento referido de GEA-ISA qué método usaron para llegar a sus conclusiones. Esto hace que necesariamente debamos confiar más en el estudio que nos explica cómo llega a sus resultados.

El detalle más importante para confiar en GEA-ISA, además del mencionado, es otro muy especial y único: es la única empresa encuestadora que ha logrado cerca de un 100% de exactitud entre lo que obtiene en sus encuestas y lo que finalmente se produce en la elección.

Hay datos en la encuesta GEA-ISA dignos de ser observados con cuidado. Uno de ellos es el muy alto índice de rechazo a los encuestadores. Esto es resultado de una actitud tristemente equivocada que tiene un 17% de los que habitan nuestro estado, Yucatán. No sabemos cuál es el valor de este dato para la república en general o para otros estados. Lo consideramos alto. Negarse a participar en una encuesta es negar la oportunidad de contar activamente en el resultado del estudio.

La encuesta GEA-ISA no sólo trata el asunto del candidato por el cual se votaría "si hoy fueran las elecciones". La encuesta incluye preguntas de confirmación o ubicación. Por ejemplo: a través de esta encuesta sabemos que el 70% de la gente de Yucatán aprueba el gobierno de Calderón (contra un 64% a nivel nacional). La encuesta nos muestra que el nivel de aprobación de la administración del gobernador Patrón subió de 59% en noviembre a un 61% el 22 de abril.

Lo más grave que nos muestra la encuesta es trágico cambio que sufrió el PAN con respecto a la relación del mismo con el ciudadano. En noviembre, antes de los problemas de la elección interna (que no existieron, pero que provocaron que la perdedora no aceptara la derrota y renunciara al partido) el 57% de los encuestados se identificaba con el PAN, el 20% por el PRI y sólo un 8% decía no identificarse con partido alguno.

Después de los graves acontecimientos por falta de madurez democrática de parte de Ana Rosa Payán Cervera, el día de esta última encuesta (22 de abril de 2007), vemos que la identificación con el PAN baja al 47%, la identificación con el PRI sube al 29% y aumenta la falta de identificación con partido alguno a 12%. Éste es el gran "favor" que le hizo la señorita Payán al Partido Acción Nacional en Yucatán.

El hombre que protestó en Reforma por meses dejó un halo de estupidez anti democrática entre muchos mexicanos. Provocó una desconfianza totalmente infundada en los resultados de las elecciones. En la encuesta que nos ocupa, nos encontramos que el 37% de la gente piensa que las elecciones serán fraudulentas. ¿En qué país vivimos? ¿No se da cuenta este gente del camino que hemos avanzado, de lo que ha costado el aparato para evitar el fraude? Es triste que el grado de fantasía existencial sea tan elevado.

Claro, entre los que declaran que votarán por Ortega, el 45% cree que se trata de fraude, contra sólo un 24% de los que declaran que votarán por Abreu. Es decir, están yendo a votar creyendo que la elección será un "fraude". Casi la mitad, en este sentido, vota por Ortega sabiendo que no ganará, pero adjudicando la pérdida a un fraude. Es lamentable ver estos niveles de desinformación entre la gente.

El 55% contesta que cree que quien ganará será Abreu. Sólo el 33% cree que ganará Ortega. Sin embargo un 13% declara no saber o no poder dar una respuesta a la pregunta. Esto quiere decir que hay mucha gente que votará por Ortega sabiendo que no ganará. Y un 45% de las que votarán por Ortega creen que la elección será fraude.

Es la moda de anti democracia inaugurada por el quejante de Reforma del 2006. El que pierde debe de aceptar las cosas, porque de antemano sabe con qué reglas del juego jugará.

Ana Rosa Payán sabía (se le informó desde el comité central) cuál era la tendencia. Se le informó que no se esperaba el triunfo de ella. Ella sabía que las preferencias entre los votantes llamados "delegados", los que decidieron que Abreu sería el candidato y no Payán, medidas con anterioridad arrojaban cifras prácticamente idénticas a las que se obtuvieron finalmente. Ella prefirió acudir a la calumnia, a la difamación y a la traición, en lugar de hacer lo que hicieron los que perdieron ante Calderón dentro del PAN: unirse al gobierno y servir a la causa.

Las elecciones ya no se pueden decidir por los votos que se compran, porque, a final de cuentas, el asiento físico del voto es totalmente secreto y nadie puede comprobar su aplicación real. A final de cuentas, lo que nos muestran nuestras elecciones son el deseo de la mayoría o de la minoría menor. Si decirles a los mexicanos todos los días por varias semanas que les subiría el sueldo de X a X+Y no es intentar comprar una elección, entonces, ¿qué lo sería?

Necesitamos al PAN, con su seriedad administrativa y estricto apego a la ley durante el tiempo que sea necesario hasta que los demás adquieran la misma tendencia.