viernes, 30 de marzo de 2007

Xavier: un candidato propositivo realista

Puntuales acudimos a la cita del debate ante el televisor. Nos sentamos a escuchar con atención. Percibimos algo y eso es lo que hoy colocamos aquí.

En el debate, todos tienen la misma importancia. No hay uno solo con un segundo más o menos que los demás. Cada uno tiene exactamente los mismos derechos y obligaciones que los otros. Me sigo preguntando por qué el buen Sr. Herrera piensa que estuvo allí "perdiendo el tiempo", cuando es el momento en que él tiene exactamente el mismo nivel y tiempo que los otros participantes en la contienda.

Considerando esa exacta igualdad de circunstancias, lo que sentimos, si tratamos de ser realistas, es algo que tiene que comenzar con la idea que nos queda de cuál de esos 5 haría mejor el oficio de "Gobernador de Yucatán". Y, por una distancia bastante grande, concluimos los que vimos el debate, que el capacitado para el puesto es Xavier Abreu Sierra.

¿Por qué? Cuando se afirma algo tan delicado, uno tiene que sustentarlo. Procedamos a hacer exactamente eso.

En primer lugar, Abreu maneja en forma "natural" qué es lo que falta y en dónde. Tiene ya, como si se tratara del resultado de algo que viene estudiando desde tiempo atrás, qué hay que hacer, en dónde y cómo va a hacer que sea posible. Es decir, de todos los cinco, fue Xavier Abreu el que menos "teoría" usó en sus palabras. También fue Abreu el único en hablar en vez de leer. Digamos que Abreu ya no está al nivel de la teoría de lo que debe de hacerse, como combatir la corrupción, asustarse por la pobreza y hacer caras taciturnas para tratar de impresionar. El Sr. Abreu nos dice en forma directa que la pobreza se combate con empleos. Es decir, no está sujetando a análisis alguno qué tan aberrantes son los contrastes, qué tan chocante puede ser la corrupción dentro y fuera del gobierno, qué tan necesario es que en las ciudades y en el estado exista seguridad para todos. Eso, digamos, ya no es tema de Abreu, aunque sí es casi en su totalidad, el contenido del discurso de los otros cuatro. No es tema de Abreu porque lo da por sentado. Es el fundamento de todos los planes concretos que sugiere.

Puede ser que Ivonne Ortega le siga, bastante abajo, en cuanto a planes concretos. Ella ofreció un plan que provocaría la creación de 100,000 empleos. Abreu ya tenía un plan de acuerdo al cual deberían de crearse 180,000. Ambos sugirieron cómo lo harían.

Ivonne Ortega en varias ocasiones dio por sentado el hecho de la existencia de actitudes que en vez de solucionar problemas, crean otros, dejando además los que ya existían. Y esto lo dice la candidata Ortega cuando se está terminando un sexenio que se tiene que comparar contra 60 años anteriores y no contra un sexenio anterior. Es decir, sabemos, y el que no lo puede ver, que vaya al oculistas, que lo que ha sucedido en Yucatán durante el sexenio de Patrón tendría que ser comparado con varios sexenios anteriores. En este sentido, los intentos de crítica de la candidata Ortega quedan totalmente fuera de lugar.

Pero más distantes y rebuscados vemos los intentos de la Srita. Payán por hacer desaparecer con 10 palabras, el valor real hecho posible por sus propios ex copartidarios durante sus gobiernos: ella habló casi en los términos idénticos al Rabioso de Reforma, tratando de tapar el sol con un dedo, porque la realidad es otra muy diferente a la que la señorita candidata quisiera mostrar para ganar adeptos.

Xavier Abreu no sólo no fue retórico, sino que fue fríamente concretizando entre metas y acciones. La retórica fue dejada por Abreu para los años en que había que describir con un gran cuidado (para evitar la cárcel) cómo los gobiernos hacían como que gobernaban, hacían como que eran democráticos y luego hacían como que entregaban cuentas. Abreu no necesitaba retórica para expresar el contenido directamente pragmático de sus propuestas de gobierno. Sólo tenía que dejar claros los por qués y los comos. Y eso hizo.

En el debate todos tienen el mismo tiempo y las mismas oportunidades. Entonces pues, en igualdad de circunstancias, Xavier Abreu Sierra sobresale. Por lo tanto, él debería de ser el próximo Gobernador de Yucatán.

No hay comentarios: